Carl Sagan, el maestro de millones

A lo largo de su corta vida, el Dr. Carl Sagan dio un nuevo sentido a la divulgación científica,
trabajó incansablemente por la paz entre los pueblos
y fue capaz de enseñar cosas maravillosas a millones de personas sencillas por todo el planeta.

Carl Sagan

Carl Sagan, doctor en astronomía y astrofísica, divulgador de la ciencia.

Si eres una persona de mente inquieta e interesada por la ciencia y el futuro de la humanidad, sin duda habrás oído hablar de él, habrás leído algo de él o habrás visto algo creado por él. Y si no, deberías hacerlo de inmediato. A partir de los años ’60 y hasta su temprana muerte en 1996, el astrónomo y astrofísico estadounidense Carl Sagan se convirtió en la cara más popular y fascinante de una ciencia que se iba haciendo cada vez más compleja y más lejana para las gentes de a pie. Mediante sus libros, sus conferencias y sus apariciones en televisión, fue capaz de hacer llegar las maravillas del universo al que pertenecemos a millones de personas por todo el mundo, junto a una nueva conciencia planetaria vertebrada en torno al humanismo secular. Sin él, la ciencia habría seguido probablemente su camino; pero su conocimiento popular y el apoyo de sociedades enteras a sus planteamientos jamás habría sido igual. Esta es la historia del Dr. Sagan, el niño de mente inquieta, conciencia clara y frente despejada que logró convertirnos a todos en niños de mente inquieta, conciencia clara y frente despejada, que es seguramente lo mejor y más brillante que se puede ser.

El chaval que miraba más allá.

Carl Edward Sagan nació el 9 de noviembre de 1934 en una familia judía de origen ruso huida de los pogromos zaristas que se ganaba la vida en Brooklyn, en el corazón de Nueva York. Sus padres eran trabajadores: papá Sam Sagan era obrero textil y mamá Rachel Gruber, un ama de casa que se había criado en la miseria más infecta. El joven Carl se crió junto a su hermana Clara en un minúsculo apartamento muy cerca del Océano Atlántico. Cuando tenía cinco años, le llevaron a ver la Exposición Internacional de 1939, donde quedó asombrado por primera vez con las cosas que podía hacer la ciencia, la técnica y el progreso social. Y es que, desde niño, en aquel humilde hogar de judíos reformistas se respiraba un ambiente que el propio Carl describiría así años después:

“Mis padres no eran científicos. Apenas sabían nada de ciencia. Pero al introducirme simultáneamente en el escepticismo y en la capacidad de maravillarme, me enseñaron dos modos de pensamiento complejos de conciliar que son centrales al método científico.”

Con cinco años salía por primera vez solo de casa –cosa corriente en aquellos tiempos, aunque ahora nos hayamos vuelto todos unos paranoicos– para ir a la biblioteca pública con una tarjeta que le consiguió su madre. Allí pidió por primera vez un libro sobre estrellas, y quedó maravillado al descubrir las abismales escalas cósmicas. A los seis o siete años fue con un amiguito al Museo Americano de Historia Natural, donde se fascinó con las exhibiciones sobre meteoritos, dinosaurios y animales modernos en sus hábitats naturales. Él, que apenas había salido de la Gran Manzana.

Carl Sagan de niño.

Carl Sagan de pequeño. Ya entonces su padre se quedaba embobado escuchándole hablar de estrellas y dinosaurios.

Ya papá Sam se quedaba bastante embobado oyendo hablar a su único hijo sobre estrellas y dinosaurios, pero lo consideró parte de sus gustos infantiles. Y aunque el chaval apuntaba maneras, pocos en aquel lugar tan humilde creían que de allí pudiera surgir un gran científico. A Sagan le gustaba recordar una conversación con su abuelo materno Leib Gruber, que por lo visto discurrió más o menos así:

–¿Y tú qué quieres ser de mayor?
–Quiero estudiar astronomía.
–Eso está muy bien, pero ¿qué piensas hacer para ganarte la vida?

Pese a la poca fe de su entorno, el muchacho Sagan siguió creciendo e interesándose cada vez más por los misterios del mundo y del universo. Durante su adolescencia, en la posguerra de la Segunda Guerra Mundial, fue al instituto público Rahway de Nueva Jersey. De ahí saltó a la Universidad de Chicago, donde se graduó en 1954 y obtuvo un master en ciencias en 1956. En 1957 se casó con la destacada bióloga evolucionista Lynn Margullis, que le daría sus dos primeros hijos: Dorion y Jeremy Sagan. Pero Carl seguía soñando con los dinosaurios y con las estrellas.

Científico de la NASA, profesor en Harvard y Cornell, divulgador y antibelicista.

Carl Sagan estuvo relacionado con el programa espacial norteamericano desde fechas muy tempranas. Mientras conseguía su doctorado en astronomía y astrofísica, trabajó en el laboratorio del genetista H. J. Muller y comenzó a relacionarse cada vez más estrechamente con la NASA, que aún trataba de hacer algo en el espacio ante la avalancha de éxitos soviéticos. Como científico visitante en el Jet Propulsion Laboratory, colaboró ya de manera relevante en las primeras misiones Mariner a Venus, que junto a las Venera soviéticas demostraron su hipótesis de que debía tratarse de un lugar muy seco y caliente.

Consiguió una beca de investigación Miller para estudiantes destacados en la Universidad de California en Berkeley entre 1960 y 1962, y entre 1962 y 1968 trabajó en el Observatorio Astrofísico del Smithsonian en Cambridge, Massachusetts. Así, estuvo entre los primeros en teorizar que Europa de Júpiter posee océanos de agua a gran profundidad, y que Titán de Saturno tiene océanos de compuestos líquidos en su superficie. Convertido ya en un especialista en atmósferas planetarias, el jovenzuelo surgido de un suburbio neoyorquino empezaba a brillar con luz propia.

Carl Sagan en 1972

Carl Sagan en las Conferencias CETI (1972)

Merced a la estrecha vinculación entre el Observatorio Astrofísico del Smithsonian y el Observatorio de la Universidad de Harvard, que posteriormente daría lugar a la fundación del Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, el entonces aún poco conocido doctor Carl Sagan comenzó a investigar y dar clases en Harvard. Allí se destacó pronto como un pedagogo excepcional, capaz de explicar la ciencia más compleja con sencillez y buen humor. A los 34 años, en 1968, saltaba a la Universidad Cornell como profesor titular. Regresaba así a su Nueva York natal y permaneció vinculado a esta institución durante el resto de sus días. Dirigió su Laboratorio de Estudios Planetarios y fue co-director del Centro de Radiofísica e Investigaciones Espaciales.

Por aquel entonces ya había empezado a publicar artículos de divulgación científica para una colección de la popular revista LIFE y un libro titulado Vida inteligente en el universo en cooperación con el astrofísico soviético Iosif Shklovski. Sagan empezaba a destacarse así no sólo como científico notable, sino también como educador de las masas y un hombre de conciencia comprometido en tender puentes entre modelos de civilización antagónicos dispuestos a aniquilarse en cualquier momento, lo que le ocasionó no pocos líos y pinchazos con la CIA, el FBI y otras agencias gubernamentales. Hablamos de los años más duros de la Guerra Fría, poco después del macarthismo, cuando el mero hecho de escribir una carta a la URSS podía incluirte en alguna lista secreta poco recomendable.

En 1968 se divorció de Lynn para casarse de nuevo con la artista y escritora Linda Salzman, con quien tendría a su tercer y último hijo Nick Sagan.  A partir de 1970 sus libros de divulgación comienzan a multiplicarse, sus colaboraciones con la NASA también y empieza a aparecer frecuentemente en la televisión norteamericana, sobre todo en el muy popular show de Johnny Carson. El estilo directo y fascinante de este científico de altos vuelos que procede del pueblo y sabe cómo hablar al pueblo comienza a llegar a millones de personas por toda la Unión, quienes descubren una oportunidad única para aprender cosas que nadie más les hace entender. Es un éxito mediático inmediato y el doctor Carl Sagan de Cornell, que habla a la gente sencilla de estrellas y dinosaurios, se convierte rápidamente en un personaje público inmensamente popular y querido. Una de sus expresiones favoritas, billions and billions (miles y miles de millones, en referencia a aquellos abismos cósmicos que tanto le impresionaron de niño), se transforma en una imagen de marca y es recogida por los principales humoristas del país. El maestro de millones ha encontrado su lugar, y esos millones dicen que les mola y quieren más.

Billions and billions.

Entre 1973 y 1979, Sagan publica la friolera de seis libros de alta divulgación: Comunicación con inteligencias extraterrestres (MIT Press, 1973); Marte y la mente humana (Harper & Row, 1973); La Conexión Cósmica (Anchor Press, 1973); Otros mundos (Bantam Books, 1975); Murmullos de la Tierra (Random House, 1978); Los dragones de Edén (Ballantine Books, 1978, que le permite ganar el Premio Pulitzer) y El cerebro de Broca (Ballantine, 1979), más otros textos de menor entidad. Todos ellos constituyen éxitos editoriales en el mundo entero, con millones de copias vendidas, y actualmente se consideran clásicos.

La placa Carl Sagan montada en la Pioneer 10.

La placa elaborada por Carl Sagan con un mensaje de la Humanidad, ya montada en la Pioneer 10 y lista para el lanzamiento (NASA).

Las apariciones televisivas se disparan: todo el mundo quiere escuchar las palabras fascinantes y comprensibles de este astrofísico del pueblo. Da conferencias, organiza cursos. Mientras tanto, encuentra el tiempo para seguir enseñando a sus alumnos de la Universidad de Cornell, investigando desde el Centro de Radiofísica e Investigaciones Espaciales que co-dirige y colaborando con la NASA. En 1972, despega hacia el espacio profundo la Pioneer 10, con la universalmente famosa placa de oro que contiene un mensaje de la Humanidad a quien quiera que haya allá. Frank Drake y Sagan la diseñaron, y fue su esposa Linda Salzman quien realizó el dibujo. En 1973, la Pioneer 11 hace lo propio. Ambas placas contienen información esencial sobre la especie humana, su aspecto, su naturaleza y su posición en el universo en el momento en que fueron lanzadas. Las dos están ya fuera del sistema solar, en dirección a Aldebarán y Al-Thalimain Prior, adonde llegarán dentro de algún que otro millón de años. En la misma línea, participa decisivamente en la elaboración y emisión del Mensaje de Arecibo, orientado hacia el Cúmulo de Hércules (M13), que alcanzará dentro de 25.000 años. Estos son, hoy por hoy, los principales intentos de la Humanidad para hacer saber su existencia a cualquier otro viviente que no haya nacido al calor de nuestro Sol.

Mientras tanto, Sagan se interesa en los peligros y problemas de nuestro propio mundo. Preocupado por el grave riesgo de guerra nuclear que se vivía en esos momentos, trata de tender lazos con otros científicos soviéticos y como experto en atmósferas planetarias comienza a realizar aportaciones en el problema del invierno nuclear y el cambio climático antropogénico. Co-fundó la Sociedad Planetaria, una de las asociaciones científicas más importantes de los Estados Unidos. Y durante el siguiente año, se va configurando su obra maestra de alta divulgación: una serie de televisión llamada Cosmos.

Cosmos.

Cosmos, un viaje personal (Cosmos, a personal voyage) fue una serie de televisión en trece episodios presentada por Carl Sagan y escrita por él mismo, la novelista Ann Druyan –que pronto se convertiría en su tercera esposa– y el astrofísico Steven Soter. La emitió por primera vez la cadena semipública norteamericana PBS en 1980. Y hoy por hoy, sigue siendo la serie de la PBS más vista del mundo, incluso por encima de Barrio Sésamo. La han visto más de quinientos millones de personas en más de sesenta países, y sigue siendo tan fascinante como el primer día.

Los trece episodios de Cosmos hacen un completo recorrido por lo que la humanidad sabía sobre si misma y sobre el universo que la rodea en el momento de su realización. Fue premiada con el Emmy y con el Peabody. Nunca nadie logró contar tantas cosas maravillosas, a tanta gente y en tantos lugares con una sola producción. Estos capítulos son los siguientes:

  1. Carl Sagan en Cosmos

    Carl Sagan en Cosmos, explicando las órbitas planetarias.

    En las orillas del océano cósmico (The shores of the Cosmic Ocean).

  2. Una voz en la fuga cósmica (One voice in the Cosmic Fugue).
  3. La armonía de los mundos (The harmony of the worlds).
  4. Cielo e infierno (Heaven and hell).
  5. Blues para un planeta rojo (Blues for a Red Planet).
  6. Historias de viajeros (Travellers’ Tales).
  7. El espinazo de la noche (The backbone of night).
  8. Viajes a través del espacio y el tiempo (Journeys in space and time).
  9. Las vidas de las estrellas (The lives of the stars).
  10. El filo de la eternidad (The edge of forever).
  11. La persistencia de la memoria (The persistence of memory).
  12. Enciclopedia galáctica (Encyclopaedia Galactica).
  13. ¿Quién habla en el nombre de la Tierra? (Who speaks for Earth?).

Posteriormente se agregó un decimocuarto episodio, Ted Turner entrevista al Dr. Sagan, donde el fundador de la CNN mantiene una conversación con Carl. La banda sonora de la serie es de Vangelis (con algunas partes especialmente escritas para la ocasión), Dmitry Shostakovich, Goro Yamaguchi, Wolfgang Amadeus Mozart, Louis Armstrong, Igor Stravinsky, Johann Sebastian Bach, Antonio Vivaldi y Nikolay Rimski-Korsakov, entre otros músicos de gran calibre.

Carl Sagan en Cosmos

Carl Sagan en el capítulo final de Cosmos: ¿Quién habla en el nombre de la Tierra?

Simultáneamente, se editaba un libro con el mismo título que recogía los temas tratados en este documental. Vendió más de cinco millones de ejemplares e hizo a Sagan rico y famoso en el mundo entero. Una generación entera, entre los que se encuentra este que te escribe, aprendió su lugar en el cosmos, los fundamentos del método científico y el poder del asombro y la curiosidad a través del viaje personal de Carl Sagan: Cosmos, probablemente la mayor y mejor obra de alta divulgación de la historia contemporánea.

La ciencia como una luz en la oscuridad.

Y el astrofísico del pueblo siguió adelante, ahora ya capaz de educar al mundo entero, convertido definitivamente en maestro de millones. Consciente de su alcance y responsabilidad, va agregando rasgos cada vez más humanísticos y sociales en sus obras, que al mismo tiempo siguen siendo rigurosamente científicas. Durante los años ’80, escribe con Paul Ehrlich y Donald Kennedy El frío y las tinieblas: el mundo después de la guerra nuclear, donde introduce al público el concepto de invierno nuclear (Sidgwick & Jackson, 1985); con su nueva mujer redacta también El Cometa, inmediatamente antes del último paso del Halley (Ballantine, 1985); y una novela de ficción: Contact (Simon & Schuster, 1985), de la que también se hizo una película.

Son los años de Reagan y Gorbachov, y Sagan toma partido claramente en contra del belicismo del presidente norteamericano y a favor de las propuestas de reducción de armas nucleares del nuevo Secretario General soviético. Es arrestado en dos ocasiones durante unas manifestaciones en el exterior del Campo de Pruebas de Nevada, por encaramarse a la alambrada. Habla, escribe, se moja, sigue enseñando… y se convierte también en azote de los magufos y supersticiosos, que están en periodo expansivo, con su sencillo escepticismo de a pie y un racionalismo profundamente humanista fácil de entender por todos. En este periodo, va adquiriendo también la convicción de que la magufería –con su potencial para expandir el pensamiento mágico, la ignorancia anti-intelectual y el fanatismo religioso– es otra de las amenazas a las que tendrá que enfrentarse la humanidad en el futuro próximo. En materia religiosa se declara agnóstico, pero es proponente del materialismo positivo, del humanismo secular racionalista y escribe bastantes párrafos muy críticos con las creencias de las religiones tradicionales (y muy especialmente del dios monoteísta occidental). Sin embargo, no se declara ateo porque, en sus propias palabras, un ateo tiene que saber mucho más de lo que yo sé.

A principios de los años ’90, Sagan sabe ver las tendencias que está tomando el mundo tras el fin de la Guerra Fría, y no le gustan. Su obra eleva el nivel filosófico, que llega a ser tan alto como el científico. El concepto de consciencia planetaria, la ciencia y la razón como cultura, como modelo de civilización, humanidad y convivencia, alcanza su culmen en estas creaciones finales: Sombras de antepasados olvidados (Ballantine, 1993); Un punto azul pálido (Random House, 1994) y El mundo y sus demonios: la ciencia como una luz en la oscuridad (Ballantine, 1996), así como su obra póstuma Miles de millones (Billions and billions, Ballantine, 1997) inciden cada vez más en estas ideas. En El mundo y sus demonios nos encontramos con su última enseñanza a las gentes sencillas de todo el mundo, lúcida y magistral:

Carl Sagan con Ann Druyan

Carl Sagan con su última esposa, la novelista Ann Druyan, que participó en muchas de sus creaciones.

“Si no somos capaces de pensar por nosotros mismos, si somos renuentes a cuestionar la autoridad, entonces somos sólo marionetas en las manos de quienes están en el poder. Pero si los ciudadanos están educados y son capaces de formarse su propia opinión, entonces los que están en el poder trabajarán para nosotros. En todos los países, deberíamos enseñar a nuestros hijos e hijas el método científico y las razones por las que existe una Declaración de Derechos. Y con ello, una cierta dosis de honestidad, humildad y espíritu comunitario. En el mundo acosado por los demonios donde vivimos por el mero hecho de ser humanos, esto puede ser todo lo que se interponga entre nosotros y la oscuridad.”

Pues, en 1994, al maestro de millones le han encontrado una rara enfermedad parecida a la leucemia, llamada síndrome mielodisplásico. Requiere tres trasplantes de médula ósea durante los siguientes dos años, lo que le deja muy débil y desprovisto de sistema inmunológico. En estas condiciones, una neumonía calla su voz para siempre el 20 de diciembre de 1996, poco después de cumplir 62 años. Ya se dice que la luz que brilla el doble dura la mitad.

Desde las lunas de Barsoom.

Estación Memorial Carl Sagan (ex-Mars Pathfinder)

La nave espacial interplanetaria Mars Pathfinder, antes de su lanzamiento. Una vez establecida en Marte, fue rebautizada como Estación Memorial Carl Sagan.

El mundo entero lamentó la pérdida del astrofísico del pueblo, que está enterrado en el cementerio de Ithaca, en su natal Nueva York. Y el mundo científico y todos los que habían trabajado con él, también. No sólo tiene dedicadas calles, estampillas de correos y museos al aire libre, sino que algunas personas insistieron en conservar su memoria mucho más allá de la muerte. Por ejemplo, los trabajadores y científicos de la NASA, que casi organizan un motín para que se cambiara el nombre a la Mars Pathfinder, una vez firmemente establecida en Marte, por el de Estación Memorial Carl Sagan (el divulgador había sido un gran proponente y teórico de las misiones marcianas). El asteroide 2709 Sagan fue bautizado en su honor.

Hay al menos tres galardones científicos en su honor: el Premio en Memoria de Carl Sagan, otorgado por la Asociación Astronáutica Americana y la Sociedad Planetaria que co-fundó; la Medalla Carl Sagan de la División de Ciencias Planetarias de la Asociación Astronómica Americana; y el Premio Carl Sagan para la comprensión pública de la Ciencia, que otorga el Consejo de Presidentes de Sociedades Científicas de los Estados Unidos.

En estos tiempos en que nos ha tocado vivir, parece como si las ideas y enseñanzas de Carl Sagan fueran más actuales e importantes que nunca. Entre fanáticos vocíngleros de todos los signos, guerras de religión del siglo XXI, sociedades en involución, ataques a los derechos humanos y el retorno de las numerosas supersticiones e ignorancias que en el mundo han sido, la pedagogía, la ética y la razón comprensible por todos del astrofísico de la gente sencilla resultan urgentes y fundamentales. Más allá de las estéticas, difícilmente ha perdido un ápice de actualidad. Sigue siendo capaz de fascinar. Sigue siendo capaz de hacernos soñar. Sigue siendo capaz de sacar lo mejor de nosotros mismos: ese niño de mente inquieta, conciencia clara y frente despejada y soñadora. Que es seguramente, como dijimos, lo mejor y más brillante que se puede ser.


La última entrevista a Carl Sagan, poco antes de su muerte (no la he encontrado con subtítulos en castellano, pero sí en portugués, que se entiende bastante bien). Parte 1, parte 2, parte 3.

Carl Sagan, doctor en astronomía y astrofísica, divulgador.

Carl Sagan (1934-1996).
Doctor en astronomía y astrofísica, especialista en Ciencias Planetarias.
Medalla de Servicios Públicos Distinguidos y Medalla de Logros Científicos Excepcionales de la NASA, Premio Hugo, Premio Humanista del Año (1981), Premio Isaac Asimov, Premio John F. Kennedy a la Astronáutica, Medalla Konstantin Tsiolkovsky de la Federación de Cosmonautas Soviéticos, Premio Masursky, Premios Emmy, Peabody y Pulitzer, Medalla al Bienestar Público de la Academia de Ciencias de los Estados Unidos.
Divulgador de la Ciencia, la Paz, el Humanismo Secular y la Razón Ilustrada, para la Humanidad.

Thank you, Carl.

Be Sociable, Share!
¡Qué malo!Pschá.No está mal.Es bueno.¡¡¡Magnífico!!! (88 votos, media: 4,91 de 5)
Loading...Loading...
Be Sociable, Share!

55 comentarios »

  1. voet dijo,
    El 9 de septiembre de 2010 @ 13:12

    yo tenía ocho años cuando vi cosmos por primera vez. por su culpa decidí que algún día yo también sería un científico como él, ya que no había aspiración más alta que la ciencia. no sabría decir si le debo mucho, pero si soy como soy e hice lo que hice es en parte por carl sagan. también le rendí homenaje hace más de un año http://glob.cranf.net/?p=70

  2. Cendrero dijo,
    El 9 de septiembre de 2010 @ 13:12

    Un artículo emocionante Yuri, el recuerdo que tengo de su serie “Cosmos” es indescriptible, es inspiradora. Carl Sagan es, para mí, el mejor divulgador científico que ha dado la historia de la humanidad. Su fascinación por la ciencia, el amor por su trabajo y las esperanzas por encontrar vida extraterrestre hacen de él un personaje entrañable. Y también sus numerosos libros, fue un gran escritor.

    De hecho, ahora estoy volviendo a ver cosmos otra vez, sigue siendo tan inspirador como la primera vez.

    Gran homenaje Yuri. Siempre recordaremos a Carl Sagan, ojalá hubiera llegado a ver los avances científicos de hoy.

  3. Dani dijo,
    El 9 de septiembre de 2010 @ 13:21

    Yuri, esta vez no sé que decirte. No encuentro las palabras, no quiero caer en tópicos; siempre sigo tus artículos, todos son bastante buenos y algunos estupendos o divertidos, grandes, fascinantes, originales, emotivos, didácticos, inspiradores, … ya lo sabes muy bien (tú y los que te leen).

    Hoy has superado muchos de los anteriores elogios. Has hecho un perfecto y merecido homenaje sobre la figura del maestro Carl Sagan. Un genio poco conocido para los que tienen menos de 35-40 años…o si no pregunta por ahí.

    Hoy “La pizarra de Yuri” ha tocado algo profundo en mí …, y vas a conseguir que mucha gente descubra a este genio que fue Carl Sagan y su eterno legado. Eso sí que es “divulgar”.

    Eternamente agradecido.

    PD.- Eh!, cuando digo que has tocado profundo, no quiero decir que hayas tocado fondo :-)

  4. Kamarada Danielov dijo,
    El 9 de septiembre de 2010 @ 13:40

    Mi tocayo se me ha adelantado (aunque no creo que yo lo hubiera expresado mejor).

    Solo añadir “El mundo y sus demonios” debería ser lectura recomendada (creo que la obligatoriedad es contraproducente) en los colegios/institutos; gran libro que trasciende la divulgación científica y que tiene un componente filosófico.

  5. Ricardo dijo,
    El 9 de septiembre de 2010 @ 13:42

    GLOBALIZACION: El Trabajo (abuso, competitividad, explotación, vejación) mata a 5000 (cinco mil) personas cada día. Es una manera de combatir la superpoblación.

  6. Abel dijo,
    El 9 de septiembre de 2010 @ 13:50

    Enorme Yuri !!! Este verano he aprovechado entre otras cosas tragarme toda la serie de Cosmos
    y ver este homenaje hoy me ha gustado muchisimo, un ídolo, héroe, mito…

    Como han dicho por arriba, has llegado profundo !! ;)

    Un gran saludo.

  7. Milhaud dijo,
    El 9 de septiembre de 2010 @ 14:26

    Gran artículo, pero esta vez quería hacerte una pequeña corrección. Recientemente me leí “Billions and Billions”, y en ese libro Sagan se ‘quejaba’ de que en realidad el nunca dijo es expresión. Según el comenta en el libro, la razón por la que nunca utilizó una expresión así es la inexactitud de la misma, ya que es un intento de expresar un número, sin ni siquiera expresar su magnitud.

    A parte de este detalle, también quería hacer un inciso sobre el humanismo que mencionas de Sagan, que personalmente es su cualidad que más me fascina. En 1988, Sagan escribió un artículo titulado “The Common Enemy”, con el fin de que fuese publicado sin censura tanto en Estados Unidos como en la URSS. Con ello, pretendía criticar a ambas potencias, mostrando la posición absurda que mantenían ante la Guerra Fría.

    Finalmente, este artículo fue fuertemente censurado en la versión soviética, y acompañado de una innecesaria nota desacreditativa en la versión estadounidense… pero supongo que bien mereció la pena el intento.

    • Batman Peredo dijo,
      El 23 de septiembre de 2010 @ 15:29

      ¿Cómo que no? En Cosmos la dijo un par de veces

  8. Gabriel dijo,
    El 9 de septiembre de 2010 @ 14:38

    Hago mías las palabras de todos los comentarias que me precedieron. Es un gran homenaje a un genio, que marcó mi vida para siempre. Era muy chico cuando veía “Cosmos”, pero siempre que leo a Sagan siento la misma fascinación.

    En Uruguay quisieron suspender la enseñanza de la astronomía en los liceos y Sagan envió una célebre carta a las autoridades de enseñanza en defensa de la astronomía. Sencillamente genial.

    Espero poder conseguir ese documento.

    Salud Tovarich Yuri!

  9. LeonTux dijo,
    El 9 de septiembre de 2010 @ 15:22

    Sí, todos le echamos de menos. Aún recuerdo la serie como una de las vivencias de mi infancia. Aún recuerdo a mis padres (sin ninguna formación específica) siguiendo la serie con interés desde el salón de casa. Después he leído varios de sus libros, y siempre me ha conmovido e impresionado. En estos tiempos de pulseritas holograficas realmente nos haría falta mucha más gente como él.

  10. Manuel Nicolás dijo,
    El 9 de septiembre de 2010 @ 15:55

    “Cosmos” dedería ser de obligado visionado en las clases de ciencias. De hecho, debería ser al menos parte de un curso de la ESO.
    No tiene nada de particular que pueda ser parte de la enseñanza obligatoria. “Cosmos” es ciencia e historia de la ciencia. Lo mismo que Arquímedes, Newton, Darwin, Hawking y tantos otros.
    Y gracias entre otros a Sagan, el padre de la divulgación científica, muchos de nosotros podemos enseñar a nuestros hijos el método científico. Mira, curiosea, experimenta y saca conclusiones. Fácil, sencillo y para toda la familia.
    Y por último y cuando puedas y quieras, Yuri: Stephen Jay Gould también era cojonudo.

  11. Nacho dijo,
    El 9 de septiembre de 2010 @ 16:02

    > En estos tiempos de pulseritas holograficas realmente nos haría falta mucha más gente como él.

    Sí, ahora tenemos a Flippy :S.

  12. El 9 de septiembre de 2010 @ 16:16

    Como dicen por ahi arriba, has tocado la fibra sensible a mucha gente. Tengo casi 30 años y me recuerdo a mi mismo de pequeño embobado delante de la tele devorando los capitulos de Cosmos uno tras otro. Sagan sembró la semilla del cientifico que soy hoy y desperto mi hambre de conocimiento y curiosidad por todo lo que me rodea.

    Me gustaría citar una de sus frases que me parece extremadamente acertada:

    “La primera gran virtud del hombre fue la duda, y el primer gran defecto, la fé”

    Saludos

  13. YUBIL dijo,
    El 9 de septiembre de 2010 @ 16:39

    Yuri,

    Felicitarte por tu blog. Te agredecería que un día trates el tema de las experiencias cercanas a la muerte (ECM). Las personas que “vuelven” tras una reanimación y hablan de luces, oscuridades, experiencias extracorporeas, visualizaciones de su cuerpo “muerto”, etc.

    Un saludo.

  14. Ismael dijo,
    El 9 de septiembre de 2010 @ 17:10

    Voy un paso más allá que Manuel Nicolás. No sólo Cosmos debería constituir un visionado obligatorio en los colegios, sino que El mundo y sus demonios debería ser de lectura obligatoria en los institutos. Así nos evitaríamos que homeópatas, videntes televisivos e “imbestiagadores” del tipo JJ Benítez tomaran el pelo a la gente.

    Por cierto, excelente post, Yuri.

  15. Manu dijo,
    El 9 de septiembre de 2010 @ 17:19

    Yuri, llevo leyendo tu blog desde hace tiempo y la verdad es que tus articulos siempre me parecen geniales.
    Desde el que hablaba del futuro de la aeronautica hasta este ultimo sobre Carl Sagan, pasando por otro en el que hablabas sobre como funciona un arma nuclear, siempre me ha encantado el estilo que le das a las entradas y como le das a cualquier tema que escoges mas curiosidad.
    Te escribo esto para agradecerte por el inmenso trabajo que te debe costar y por las interminables horas de diversion que he disfrutado leyendo tu blog.

  16. Sr XX Terror dijo,
    El 9 de septiembre de 2010 @ 18:16

    Magnífico, muy buen artículo, muy sentido. Quizá olvidaste decir que fue un gran consumidor de marihuana aunque nunca quiso llevar la bandera de la legalización.

  17. Paulo dijo,
    El 9 de septiembre de 2010 @ 19:03

    Enorme. Tengo la enorme dicha de tener un papá curioso que me dejó descubrir un libro gordo llamado “cosmos”… que siempre estuvo ahí, esperando que lo abra. Y que lindo que fue leerlo.

  18. Jeudy dijo,
    El 9 de septiembre de 2010 @ 19:06

    Hermoso articulo. Carl Sagan es uno de mis heroes de todos los tiempos. Cuanta falta hace en el mundo que vivimos hoy!

  19. Smaigol dijo,
    El 9 de septiembre de 2010 @ 20:36

    Hola, Yuri.

    Lo primero de todo, felicitarte por tu blog, que es sencillamente cojonudo, a falta de una palabra mejor. Respecto al tema de esta entrada, yo siempre había visto a Carl Sagan en una luz similar a la del artículo y los comentarios. Y aunque sus aportaciones en particular a la divulgación de la ciencia son valiosísimas e innegables, no deja de ser cuando menos curioso leerse el siguiente ensayo de Michael Crichton: http://www.s8int.com/crichton.html donde critica ciertos casos de ciencia “corrompida” por mezclarse con intereses particulares y, en concreto, los trabajos de Sagan sobre el invierno nucelar. Sin haber leído el trabajo original de Sagan, es cierto que si lo que expone Crichton es exacto la defensa de Sagan del escepticismo y el pensamiento racional en tantas circunstancias pierde peso.

    Un saludo, y de nuevo, enhorabuena por el blog.

  20. eduardo dijo,
    El 9 de septiembre de 2010 @ 20:51

    -Sagan en una playa diciendo:
    “¡En una mano caben mas de diez mil granos de arena, en el universo, hay mas estrellas que granos de arena hay en todas las playas juntas de la Tierra!
    Esa frase la escuche cuando tenia 7 u 8 años, fue, a sido y sera para mi, la forma mas clara de explicarme la inmensidad del universo.

    Gracias Carl.

  21. Kwitsat dijo,
    El 9 de septiembre de 2010 @ 23:25

    Carl Sagan es una crítica viviente al escepticismo, porque Carl Sagan ES DIOS.
    De su obra hay que dejarse algo sin leer, para no caer nunca en la desesperación de saber que luego ya no hay nada más.

    Por cierto, Don Yuri, como es de bien nacido ser agradecido, y yo le llevo leyendo bastante sin darle nada a cambio, ahí le dejo el link de un video sobre Sagan que tal vez le haga gracia:

    http://www.youtube.com/watch?v=zSgiXGELjbc

  22. Dani dijo,
    El 10 de septiembre de 2010 @ 0:03

    Carl Sagan fue LA inspiración que empujó a toda una generación de niños, entre los que me incluyo, a estudiar carreras científicas. Su forma de expresarse era tan clara, directa y sencilla que hacía parecer fácil lo imposible: divulgar ciencia para todos los públicos con un estilo ameno, riguroso y entusiasta. Su optimismo era tan contagioso que te daban ganas de salir a la calle y compartir con todos las maravillas de los últimos descubrimientos y avances científicos. Visto a través de los ojos de Sagan, el mundo era un lugar brillante y maravilloso gracias a la ciencia. El futuro de la Humanidad sólo podía ser igual de brillante: la colonización de otras estrellas con flotas de naves estatocolectoras parecía estar a la vuelta de la esquina; la Enciclopedia Galáctica pronto nos desvelaría los secretos del Cosmos. Desgraciadamente, se nos fue pronto. Demasiado pronto. Muchos lo han intentado después -y con más y mejores medios-, pero hay que reconocer que Sagan era único. Desde que se fue, el mundo es un poquito más oscuro. Desde que se fue, no he vuelto a leer un libro de divulgación que me emocione hasta el punto de hacerme llorar. Lo seguimos echando de menos.

    Gracias por el artículo, Yuri.

    (Por cierto, no sé si lo has visto, pero me encanta este vídeo: http://www.youtube.com/watch?v=o9tDO3HK20Q )

  23. Paski dijo,
    El 10 de septiembre de 2010 @ 1:21

    Aun recuerdo la primera vez que terminé de ver ‘Cosmos’…
    Tengo todos los episodios en mi disco duro y los guardaré el resto de mi vida, si eso es posible :)

  24. roto2 dijo,
    El 10 de septiembre de 2010 @ 2:02

    Me suena el nombre, pero por los comentarios es normal que no conozca mas a fondo a este personaje (tenia 3 años cuando el murio RIP) , intentare buscar la serie de la que hablais, “Cosmos”, y conociendome me gustara.

    A ver si me puedo leer con tranquilidad la entrada mañana, que ahora tengo sueño xD

    Un saludo Yuri

  25. Cuicani dijo,
    El 10 de septiembre de 2010 @ 3:39

    Maginfico Yuri, hojala existieran en este mundo mas personas como el, y como tu y todos los que se dedican a difundir la ciencia y el conocimiento, para lograr un mundo tan solo un poco mejor…

  26. Javi dijo,
    El 10 de septiembre de 2010 @ 5:23

    Muchas gracia por este homenaje. Te lo dice alguien a quien Cosmos le despertó la curiosidad y la fascinación por la Ciencia.

    Después de todos los posts que llevas publicados, por fín te he encontrado un fallo (pequeño, pero mira que es difícil pillarte). El mensaje de Arecibo nunca llegará a M13, ya que cuando llegue dentro de 25000 años, M13 ya no estará allí por su movimiento de rotación alrededor del núcleo galáctico.

    Un saludo y gracias por las perlas que escribes.

  27. Morgan Blackhand dijo,
    El 10 de septiembre de 2010 @ 7:14

    Mi hermano y yo crecimos viendo Cosmos. Carl Sagan despertó en nosotros una curiosidad por el Universo que nos rodea, además de enseñarnos que hay que ser humilde a la hora de estudiarlo. Ciertamente fue la única persona a la que podríamos calificar sin duda alguna de Embajador de la Humanidad. Necesitamos más gente como él.
    Muchas gracias, doctor Sagan. Le echamos de menos.

  28. Kann71 dijo,
    El 10 de septiembre de 2010 @ 12:32

    Recuerdo estar tirado en la cama de mi habitación de hospital, sintiéndo los autobuses de las selecciónes del Mundial 82 pasar por delante, y viéndo en la tele Cosmos, anonadado, hipnotizado con la voz del traductor de Sagan, mientras en mi cabeza aparecían las constelaciones, las estrellas, las nebulosas…me hizo soñar, me hizo volar, a mi, a un niño con las piernas llenas de cicatrices y que se tiraría 4 años con las rehabilitaciones consecuentes…quise ser astronomo, quise llegar a la Luna, quise tocar las estrellas…eso sigue, el niño se recuperó y sigue sonriendo cuando vé las estrellas, porque Sagan le enseñó a hacerlo…pero también ése niño sigue siéndolo, porque Sagan le hizo ver, que tener un niño dentro, lleno de ilusión, de valores, de compasión, de ternura y de fantasía, es una buena manera de conseguir un mundo mejor.

  29. Félix dijo,
    El 10 de septiembre de 2010 @ 13:52

    Saga, Rodríguez de la Fuente y Cousteau.

    Ellos consiguieron que toda una generación fuésemos mejores personas.

    Gracias.

  30. javier alves dijo,
    El 10 de septiembre de 2010 @ 17:33

    creo que luego de leer los comentarios de la gente , estaria de mas agregar algo .
    solo puedo decir que una gran emocion corria por mi cuerpo al leer sobre la vida de tan correcta y completa persona .

    saludas

  31. paricio dijo,
    El 10 de septiembre de 2010 @ 19:51

    Yuri, mi resolución de pantalla es de 1024×768 y me es muy difícil leer la web al ser una columna de texto. No podrías arreglarlo de algún modo? Un saludo.

  32. Yuri dijo,
    El 10 de septiembre de 2010 @ 20:08

    Perdón a todos por no contestar que estoy fuera y escribo desde un móvil ahora mismo.

    A ver, a partir del lunes voy a intentar estrechar un poco ambas columnas laterales. No se si será una solución, pero puede que mejore la cosa.

  33. Intkhiladi dijo,
    El 10 de septiembre de 2010 @ 22:44

    El más grande. La Humanidad necesita desesperadamente gente como él si queremos evolucionar como especie y dar un nuevo salto. Los que crecimos con él le debemos mucho. Gracias dr. Sagan, los habitantes del pequeño punto azul te echamos de menos.

  34. Manu dijo,
    El 11 de septiembre de 2010 @ 14:12

    Yuri, releyendo tu antiguo blog, he encontrado un articulo sobre como funciona un arma nuclear de fision y al final de él dices que el siguiente articulo tratara sobre el funcionamiento de las armas termonucleares. Aunque lo he buscado no lo he encontrado. ¿Al final no lo escribiste o es que no he buscado bien?

  35. Joe dijo,
    El 11 de septiembre de 2010 @ 19:20

    Yuri…tu ere suna especie de carl sagan hispano filoruso, aunque tu modestia te cueste reconocerlo ;P

    Xcierto, cuando pretendes promocionar tu pagina de facebook??? Sirve de gran ayuda para saber cuando subes una articulo. Un abrazo

    • ErrRoddy dijo,
      El 12 de septiembre de 2010 @ 3:35

      rss rulz!

  36. Dani_hartman dijo,
    El 14 de septiembre de 2010 @ 0:46

    Qué decir del maestro Sagan. Yo ahora mismo me pongo a ver un capítulo de Cosmos y aún se me hace un nudo en el estómago. Es algo dificil de explicar :)

    El futuro de nuestra especie pasa porque hayamos aprendido algo (algo bastante) de sus palabras. Tan simple como aplastante.

  37. Manuel Ocaña dijo,
    El 14 de septiembre de 2010 @ 6:55

    Gracias a ti Yuri, estoy leyendo The Demon haunted World. Grande el maestro Sagan, recuerdo haber visto un par de episodios de Cosmos cuando era niño.

  38. Neutravo dijo,
    El 14 de septiembre de 2010 @ 19:23

    Gran artículo Yuri. Si tuviese que escoger a tres personas que hayan contribuido en gran parte a mi forma de ver el mundo, Sagan estaría en ese podio, sin ninguna duda. Me hubiera encantado que siguiese con nosotros opinando sobre la senda que estamos recorriendo actualmente.

    Pd: he visto la tercera parte de la entrevista y me quedé frío ante el optimismo que presentaba justo antes de su muerte. Se me ha ceun nudo en el estómago pensando en sus últimas palabras, sabiendo lo que ocurrió después. ¿Cuánto transcurrió desde la entrevista hasta el fallecimiento?

  39. Nanuel Nicolás dijo,
    El 16 de septiembre de 2010 @ 9:50

    Sofa:
    ¿Sagan toxicómano? Imaginemos por un momento que sí, que efectivamente fuera consumidor habitual de marihuana. ¿Eso fue lo que produjo su prematura muerte? Joer, menudo método científico que está usted aplicando ¿Y además eso que tiene que ver con que fuera un genio de la divulgación científica?.
    ¿Envenenado y/o irradiado por los yankis? Jesús, esa teoría conspirativa sí que no la había imaginado ni el tato, menos usted.
    ¿El perfil claramente semita de Sagan, causa de su agnosticismo?
    Jajajajajaja, es usted un cachondo Sofa, me estaba tomando el pelo y no he caído en su bromazo.
    Mire, Sagan era un genio de la divulgación. No era ni un dios, ni un chamán, ni un amado líder. Era una persona y un científico. Tenemos la manía de dotar de superpoderes a las personas o bien de arrastrarlas por el barro por sus defectos. El Héroe y el Villano.
    Pues no. Era una persona. Era un científico. Punto Pelota.
    Y en cuanto al cambio climático el señor Yuri sabrá si quiere hacer un artículo…………………… o no.
    Aunque empiezo a netender el porqué no lo ha hecho todavía.

  40. nanaki dijo,
    El 23 de septiembre de 2010 @ 12:11

    Me acabo de enterar de que hay un homenaje a Carl Sagan y a la serie Cosmos el próximo día 28 de septiembre en el Auditorio del Campus de la Comunicación de la UPF, en Barcelona. Es gratuito y abierto a todo el mundo. ¿Alguien se apunta?

  41. Sbenkaike dijo,
    El 23 de septiembre de 2010 @ 21:38

    Hay un precioso videoclip de homenaje a Carl Sagan (y de paso a Stephen Hawking) en:

    http://deagosto.com/2010/09/13/carl-sagan/

    ¡Muy recomendable!

  42. Mohrdaunt dijo,
    El 24 de septiembre de 2010 @ 9:48

    En primer lugar Yuri, te felicito por tu página web (ya no digo tu blog, el cual seguía con avidez e impaciencia de más artículos ^^… y la verdad es que por descuido no me dí cuenta de que tenías ya dominio propio en la web, yo fuí uno de los rezagados, jeje)

    En segundo lugar, me gustaría comentar que yo también soy un gran admirador del Dr. Sagan y aunque no soy coetáneo a la época en que se emitió Cosmos, muchos hemos tenido la suerte de que al ser una serie tan popular la hayan repuesto tantas y tantas veces (lo mismo pasaba con “El Universo Mecánico” y ahora con Internet es uan gozada el poder verlos cuando uno quiera)

    Y el tercer y último lugar, me gustaría decirte que tu popularidad y tu buen hacer te causan algunos problemas, Yuri. Hay gente que copia tus artículos y los postea como suyos, sin una sola cita a ti, aunque no es la primera vez que pasa. Que bueno es el anonimato de Internet, que permite a la gente tener menos vergüenza: http://new.taringa.net/posts/ciencia-educacion/6931806/Carl-Sagan_-el-maestro-de-millones.html#

    Saludos!

  43. Cristina_12_años dijo,
    El 25 de septiembre de 2010 @ 22:39

    Hola Yuri! solo era por curiosidad. Hace mucho tiempo que empezaste este “blog”?? es que hace bien poco que lo descubri, y simplemente queria saberlo :-)
    Saludos!!

    • Yuri dijo,
      El 26 de septiembre de 2010 @ 11:18

      ¡Hola, Cristina! Comencé el blog en julio del año pasado; lleva ahora más o menos catorce meses en marcha.

  44. alex espasa dijo,
    El 13 de enero de 2011 @ 11:58

    vuestro trabajo me interesa mucho por que me interesa el cosmos las estrellas los planetas….

    muchas gracias

  45. Fidel dijo,
    El 10 de febrero de 2011 @ 23:31

    Muy interesante, el homenaje recien logro conocer al gran científico Carl Sagan gracias a Ud. Yuri
    Eres bueno hombre, saludos y sigues asi

    Empece a leer El Mundo y Sus Demonios y vere Cosmos

  46. brup dijo,
    El 31 de marzo de 2011 @ 1:33

    yuri, que el cambio climático no existe, que son intereses comerciales, que te lo crees todo!

  47. DxVxKx dijo,
    El 25 de abril de 2011 @ 23:45

    “la luz que brilla el doble dura la mitad”

    Dr. Tyrrell, Blade Runner. :) Por cierto, con música de Vangelis, como Cosmos.

    Falta gente como Carl Sagan. Nos hemos metido en un siglo XXI deprimente en el que las voces que más se oyen son las de politicuchos amaestrados por expertos en marketing, ayatollahs de cualquier dios y dementes ignorantes.

  48. victorhck dijo,
    El 7 de julio de 2011 @ 9:57

    Hola!
    Estoy leyendo ahora el libro de Carl Sagan: “El mundo y sus demonios”. Y no puedo estar más de acuerdo con él. Dice que la ciencia debe explicarse, debe darse a conocer (cosa que esta página hace a la perfección!) Que debe educarse a las nuevas generaciones y atodos en general, en la compresión del mundo y sus maravillas, y no en los insustanciales valores con que nos bombardean cada día. Que debe tenerse en cuenta siempre el método científico para ir tratando de desterrar errores del pasado. Metodo de trabajoso y lento proceso, pero efectivo.
    Gracias a Carl Sagan por inspirar ese espíritu, y los que heredasteis esas cualidades de seguir dando luz sobre las zonas sombrías del conocimiento!!
    Saludos!!

  49. celenio dijo,
    El 6 de mayo de 2012 @ 21:39

    A la vista de un mundo que ama lo antiguo lo clásico por la verdad que lo nuevo no ha superado la estética la belleza lo ético ya que el universo humano se mueve uno contra lo otro tendemos a colgarnos del pasado para aliviar la estrés la depresión del mundo actual habló en sus términos osea el ser humano de la generación pasada no es tan hueco vació como la actual por ende cuando hay alguien que crea algo fuera del pensamiento colectivo se refugia fácilmente en el corazón pobre del hombre el cual lo guarda y lo atesora con un amor hipotético falso por que no hay algo nuevo que lo reemplace me sorprende de las mentiras que habla este Carl Sagan para cautivar las mentes frágiles sedientas de lo que no se ve y probar pues la mentira es una forma errónea de hablar de una verdad
    Carl Sagan es un esclavisador y condenador de personas que las lleva fuera de la verdad pues su ciencia no es mayor incluso llega ha ser lo necio de DIOS
    más aún las cosas que son tan básicas ya estaban miles de años ya definidas y el hombre se vanagloria de lo que copió y lo hace popular habló en sus términos
    el camino del error tiene muchos maestros que están confundidos entregados a sus mentes reprobadas no aceptadas a la verdad yo nunca pude creer lo que el entregaba que era ambiguo contrario a las bases de la creación
    Y CONOCERAN LA VERDAD Y LA VERDAD LOS HARA LIBRES
    BUSCAME SI QUIERES SABER LA VERDAD
    DE CIERTO LO ANTIGUO ES MEJOR QUE LO NUEVO
    POR ESO EL VINO VIEJO HAY QUE PONERLO EN ODRES NUEVAS

  50. celenio dijo,
    El 6 de mayo de 2012 @ 21:46

    Carl Sagan es un pasajero de la mentira

  51. El 13 de mayo de 2012 @ 4:00

    Funde una web de Cultura Griega, que comienza con un video del Dr Carl Sagan en Grecia. La web va a tener todos los videos de Cosmos, y todo el material que este gran cientifico de la NASA, investigo en la misma Grecia.Nuestros ancestros decían que cuando se habla de una persona, de su pensamiento, la persona vuelve a la vida. Por eso Sócrates decía que una vida sin virtud no merece ser vivida. Hay que crear algo para la posteridad. In Memmorian

  52. Taberné dijo,
    El 22 de julio de 2012 @ 12:10

    No quiero ponerme melancólica. Don Yuri, anoche (o más bien esta mañana), durante una polémica sobre la mecánica cuántica, descubrí su blog, e inmediatamente lamenté no haberle descubierto antes. He elegido este post para dirigirme a usted por su protagonista: el gran Carl Sagan, que, en mi opinión, y coincidiendo con Don Félix, nos abrió los ojos junto con Costeau y Rodríguez de la Fuente a mundos nuevos y desconocidos, o quizá viejos y demasiado conocidos. Considero que es cierto que nos convirtieron en mejores personas, quizá, pero lo más importante es que nos hicieron sentarnos ante un televisor escaso de ofertas (aunque ahora no por tener más son mejores), y, como muchos han dicho y seguirán diciendo, nos inculcaron algo que a muchos ya no nos abandonaría jamás: la curiosidad.

    Soy traductora, dedicada principalmente a la traducción jurídica, audiovisual y literaria, aunque últimamente colaboro con alguna ONG en la traducción de documentos de investigación. Jamás hubiera salido del campo de la jurídica si no hubiera sido por esa curiosidad ¿malsana? que me ha llevado durante toda la vida a leer un libro más, a intentar comprender un enigma más, a pulsar una tecla más, en definitiva, a aprender siempre algo más.

    Dicen que los traductores somos aprendices de todo y maestros de nada. Viejo y, en mi opinión, inexacto refrán. Sabemos un poco (a veces bastante) de muchas cosas, ya que a los apasionados de esta profesión nos encanta aprender antes de traducir, para enfrentarnos al texto con un conocimiento superior al necesario y así ser capaces de moldear nuestras palabras. Y yo, particularmente, que soy como un murciélago diurno en lo que se refiere a la ciencia, aprendí con los tres maestros lo que significaba el lema “Citius, altius, fortius”: más rápido, más alto, más fuerte. Alimenta tu curiosidad más rápido, alcanza lo más alto en tu esfuerzo, sé más fuerte para lograr tus metas. Y, al mismo tiempo, sé rápido con las necesidades de tus compañeros de viaje, llega más alto para ayudar a quien lo necesite y sé fuerte para que nadie te arrebate tu pasión y tu entendimiento.

    Necesitamos sabios, que no expertos, con urgencia. Y la sabiduría no la da una carrera universitaria, ni un montón de lecturas, sino vivir con los ojos muy abiertos a todo lo que nos rodea. Yo, ignorante de la ciencia, creo que aprendí algo de estos tres sabios: a tener curiosidad y, sobre todo, a escuchar y a aceptar críticas.

    Lamento sinceramente su desilusión y tristeza ante el panorama en el que nos encontramos, pero permítame aconsejarle, y no humildemente, que es la virtud de los que no tienen otra: sea más rápido, más alto, más fuerte. Porque la vida es una carrera de obstáculos, pero ¿qué sería sin ellos? Sólo un paso aburrido por en medio de un cómodo desierto, sin problemas que superar, sin expectativas que cumplir, sin retos que superar. No digo con esto que siga escribiendo si no le parece oportuno, sólo que siga viviendo en esa curiosidad y afán divulgativo, didáctico y docente que le acompaña.

    Solicito en este momento su permiso para añadir el enlace de esta página web a mi blog, así como copiar en él este comentario. Espero que su recuperación sea más rápida, que su pensamiento sea más alto y que su salud sea más fuerte.

Escribe un comentario

 

11 Trackbacks \ Pings »

  1. septiembre 9, 2010 @ 12:48

    […] Carl Sagan, el maestro de millones http://www.lapizarradeyuri.com/2010/09/09/carl-sagan-el-maestro-de-…  por barni hace 12 segundos […]

  2. septiembre 27, 2010 @ 20:27

    […] un viaje personal es la obra maestra de Carl Sagan, probablemente el mejor divulgador de la ciencia y de las maravillas que se esconden tras la […]

  3. octubre 25, 2010 @ 19:16

    […] de la Relatividad. Por suerte, para al menos relatárnoslo, contamos con nuestro añorado amigo Carl Sagan; no voy a tratar yo de repetir torpemente en unas pocas líneas lo que él narró […]

  4. diciembre 22, 2010 @ 15:47

    […] nadie puede quedar indiferente. Una completa biografía de la labor de Sagan pueden leer en este inspirador artículo y en nuestra web contamos con algunos artículos de su […]

  5. agosto 26, 2011 @ 18:52

    […] Fuente: http://www.lapizarradeyuri.com/2010/09/09/carl-sagan-el-maestro-de-millones/ Like this:LikeBe the first to like this post. […]

  6. noviembre 28, 2012 @ 17:12

    […] de Nanotecnología Textil de la Cornell University, una universidad famosa, no sólo porque Carl Sagan y Richard Feynman enseñaron allí. Con esta nueva fibra de algodón, los físicos y los químicos […]

  7. Jacque dijo,
    junio 21, 2014 @ 17:07

    Jacque

    La pizarra de Yuri » Blog Archive » Carl Sagan, el maestro de millones

  8. noviembre 7, 2014 @ 20:56

    […] profesor en el Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y en la Universidad Cornell, la de Carl Sagan o Richard Feynman. Además, entre 1999 y 2004 dirigió el Departamento de Geodinámica Marina del […]

  9. diciembre 9, 2014 @ 14:06

    Lifeforce Energy facts

    La pizarra de Yuri » Blog Archive » Carl Sagan, el maestro de millones