Archivo de marzo, 2011

Radioactividad

Física nuclear básica: sobre los elementos con numerito, las unidades de medida peculiares y la naturaleza de la radioactividad.


Radioaktivität, de Kraftwerk, 1975

Con los accidentes nucleares de Fukushima, que siguen sucediendo, hemos visto surgir de nuevo el temor arcano a la radioactividad y hemos oído hablar de un montón de cosas extrañas. Muy notablemente, de esas unidades de medida raras como los sieverts o los grays y sobre todo de esos elementos aún más raros, aquellos que olvidábamos enseguida en el instituto, seguidos por un numerito para acabar de empeorarlo: yodo-131, cesio-137 y otras cosas que ya sólo sonaban de aquello otro que pasó en Chernóbyl. ¿De qué va todo esto? ¿Por qué y cuándo es peligroso? ¿Qué es, exactamente, la radioactividad?

De la naturaleza de las cosas.

Lámina de oro-100, donde se han resuelto los átomos individuales organizados en su estructura metálica. Imagen obtenida con un microscopio de barrido por efecto túnel cuántico modelo Omicron Low Temperature STM, de RHK Technology electronics. Universidad Tecnológica de Eindhoven (Holanda), 2006.

Lámina de oro-100, donde se han resuelto los átomos individuales organizados en su estructura metálica. Imagen obtenida con un microscopio de barrido por efecto túnel cuántico modelo Omicron Low Temperature STM, de RHK Technology electronics. Universidad Tecnológica de Eindhoven (Holanda), 2006.

Tú, yo y todo lo que tocan nuestras manos y ven nuestros ojos está compuesto fundamentalmente de materia y energía, que vienen a ser dos caras de la misma moneda. Ninguna de ellas es superior o inferior a la otra, como creen algunos; y, por mucho, la más compleja y estructurada es la materia.

Recordarás, seguro, que la materia que conocemos normalmente está organizada en forma de átomos, a menudo combinados en forma de moléculas. La rama de la ciencia que los estudia es la física atómica. Te acordarás también de que un átomo está compuesto por un núcleo de protones y neutrones más un cierto número de electrones en orbitales situados alrededor. Se suele decir que los electrones definen las propiedades químicas de la materia mientras que el núcleo define las propiedades físicas; esto no es exactamente riguroso y habría que hacer unos cuantos matices importantes, pero para hacernos una idea sencilla de lo que estamos hablando ya va bien.

El núcleo atómico es un lugar muy interesante; lo estudia la física nuclear. Entre otras cosas importantes, la composición del núcleo atómico define qué son las cosas. Así, como suena. El factor clave es el número de protones, llamado número atómico. Por ejemplo, cuando un átomo tiene seis protones en su núcleo, es carbono y no puede ser ninguna otra cosa. Si gana otro protón, y el número sube a siete, entonces deja de ser carbono por completo y se convierte en nitrógeno, un gas a temperatura ambiente. Si aún consigue otro más, o sea ocho, es oxígeno. Y así sucesivamente. Los átomos de oro, pongamos por caso, presentan 79 protones en su núcleo. Pero si algo tiene 80, entonces es mercurio. Y si fueran 78, sería platino.

Se deduce fácilmente que el elemento más básico de todos los posibles es el hidrógeno, cuyo núcleo sólo tiene un protón (si tuviera cero, no habría núcleo y por tanto no habría átomo; algunas veces, a los neutrones libres se les ha llamado el “elemento cero” bajo el nombre neutronio). Por ser el más básico de todos, el núcleo de hidrógeno es el que “más fácilmente aparece”; y debido a esta razón el hidrógeno es también el elemento más abundante del universo. De hecho, fue casi el único que generó el Big Bang –demasiado primario para producir cosas mucho más complejas– antes de que los procesos de nucleosíntesis dieran lugar a todos los demás. Estos procesos de nucleosíntesis que crearon el resto de átomos complejos se dieron –y se siguen dando –, sobre todo, en el corazón de las estrellas. Es, por tanto, rigurosamente cierto aquello tan bonito de que somos polvo de estrellas. Los átomos que nos componen y que definen lo que somos se forjaron en sus hornos termonucleares a partir del hidrógeno primordial, a lo largo de millones de años, mucho antes de que llegaran hasta aquí para formar planetas y se sumaran a nuestros cuerpos y nuestra realidad.

Representación simbólica de un átomo de helio, con detalle de su núcleo compuesto por dos protones y dos neutrones.

Representación simbólica de un átomo de helio, con escala y detalle de su núcleo compuesto por dos protones y dos neutrones. (Clic para ampliar)

¿Y los neutrones? Los neutrones son, entre otras cosas, los estabilizadores de los núcleos atómicos. Se da la circunstancia de que los protones –todos los protones, por el hecho de serlo– tienen carga eléctrica positiva (+1). Como cargas iguales se repelen, los protones tienden a repelerse fuertemente entre sí y por sí solos son incapaces de constituir núcleos atómicos. Los neutrones, con su carga eléctrica neutra (cero), estabilizan el núcleo atómico y éste permanece unido mediante la interacción fuerte o cromática, una de las cuatro fuerzas fundamentales en este universo.

A la suma de protones y neutrones en un núcleo se le llama número másico. Este número másico es la cifra que estamos viendo estos días detrás del nombre del elemento, como yodo-131 o cesio-137 (también expresado 131I o 137Cs). Resulta que, como te he contado, un elemento tiene que mantener siempre el mismo número de protones para seguir siendo ese elemento; pero el número de neutrones puede variar, dando lugar a números másicos distintos. Estas variaciones en el número de neutrones de un mismo elemento (o sea, de un mismo número de protones) se llaman isótopos.

Es decir: para un mismo elemento (mismo número de protones) pueden existir varios de estos isótopos (distinto número de neutrones). ¿Y qué pasa cuando modificamos el número de neutrones? Pues que, como hemos dicho antes, sus propiedades químicas se mantienen porque éstas dependen fundamentalmente de los orbitales electrónicos, que no varían. Es decir, a nivel químico, sigue siendo la misma cosa: carbono, nitrógeno, yodo, cesio, oro, uranio, lo que sea. Pero sus propiedades físicas pueden alterarse radicalmente. Un núcleo atómico estable, tranquilo y buen chico puede transformarse en un monstruo radiológico al cambiar su composición isotópica, o sea su número de neutrones. Por fuera sigue pareciendo lo mismo, pero por dentro ha alterado completamente su manera de interactuar con la realidad. Como en El extraño caso del doctor Jekyll y el señor Hyde.

Los tres isótopos naturales del carbono: carbono-12 (6 protones y 6 neutrones), carbono-13 (6 protones y 7 neutrones) y carbono-14 (6 protones y 8 neutrones). En los tres casos es carbono, tiene el aspecto de carbono y se comporta químicamente como carbono, por tener seis protones (y forma parte de nuestro organismo, por ejemplo). Sin embargo, sus propiedades físicas varían. Por ejemplo, mientras que el carbono-12 y el carbono-13 son estables, el carbono-14 es inestable y radioactivo: emite radiación beta, uno de sus neutrones "extras" se transforma así en un protón y el núcleo se convierte en nitrógeno-14 (que tiene 7 protones y 7 neutrones), con el aspecto y las propiedades del nitrógeno (por tener 7 protones). Dado que la mitad de la masa del carbono-14 pasa a ser nitrógeno-14 cada 5.730 años aproximadamente (más o menos lo que llevamos de civilización humana), la presencia de este isótopo natural resulta especialmente útil para la datación precisa de objetos históricos.

Los tres isótopos naturales del carbono: carbono-12 (6 protones y 6 neutrones), carbono-13 (6 protones y 7 neutrones) y carbono-14 (6 protones y 8 neutrones). En los tres casos es carbono, tiene el aspecto de carbono y se comporta químicamente como carbono, por tener seis protones (y forma parte de nuestro organismo, por ejemplo). Sin embargo, sus propiedades físicas varían. Por ejemplo, mientras que el carbono-12 y el carbono-13 son estables, el carbono-14 es inestable y radioactivo: emite radiación beta, uno de sus neutrones "extras" se transforma así en un protón y el núcleo se convierte en nitrógeno-14 (que tiene 7 protones y 7 neutrones), con el aspecto y las propiedades del nitrógeno (por tener 7 protones). Dado que la mitad de la masa del carbono-14 pasa a ser nitrógeno-14 cada 5.730 años aproximadamente (más o menos lo que llevamos de civilización humana), la presencia de este isótopo natural resulta especialmente útil para la datación precisa de objetos históricos.

Radioisótopos en las playas del Archipiélago de la Realidad.

El "Archipiélago de la Realidad". En este universo, sólo son posibles determinadas combinaciones de protones y neutrones para formar núcleos estables (el "Continente de la Estabilidad" e, hipotéticamente, la "Isla de la Estabilidad"). Alrededor, un infinito "Mar de la Inestabilidad" donde los núcleos atómicos no pueden existir. Entre unos y otros, las "Playas de la Inestabilidad", donde sólo pueden existir durante un tiempo determinado. Estos últimos son los isótopos radioactivos.

El "Archipiélago de la Realidad". En este universo, sólo son posibles determinadas combinaciones de protones y neutrones para formar núcleos estables (el "Continente de la Estabilidad" e, hipotéticamente, la "Isla de la Estabilidad"). Alrededor, un infinito "Mar de la Inestabilidad" donde los núcleos atómicos no pueden existir. Entre unos y otros, las "Playas de la Inestabilidad", donde sólo pueden existir durante un tiempo determinado. Estos últimos son los isótopos radioactivos. (Clic para ampliar)

No todas las combinaciones de protones y neutrones resultan estables. Por ejemplo, un núcleo atómico con diez protones y cien neutrones, o viceversa, no puede llegar a existir. De hecho, sólo unas pocas llegan a constituir núcleos estables por completo, capaces de perdurar indefinidamente: la materia común que conocemos. Los núcleos atómicos muy grandes, con muchos protones y neutrones, nunca llegan a ser verdaderamente estables (aunque algunos pueden llegar a durar mucho tiempo, tanto como muchas veces la edad del universo).

Si el núcleo de hidrógeno es el más basico de todos, con su único protón, el último isótopo de este cosmos auténticamente estable es el plomo-208: presenta 82 protones (por eso es plomo) más 126 neutrones. Por encima de él, todos son inestables en mayor o menor medida. (Para más información sobre los elementos extremos, echa un vistazo al post Aquí creamos elementos nuevos)

Se dice que todas las infinitas combinaciones de protones y neutrones que no pueden constituir núcleos atómicos de ninguna manera constituyen el Mar de la Inestabilidad. Por el contrario, las combinaciones que dan lugar a núcleos estables o bastante estables conformarían el Continente de la Estabilidad y puede que la Isla de la Estabilidad. O, al menos, así llamó a todo esto Glenn Seaborg. En el límite entre estabilidad total e inestabilidad total se encontrarían las combinaciones inestables. Como si dijéramos, en las playas de este Archipiélago de la Realidad.

Estas combinaciones inestables, los isótopos inestables, tienden a liberar materia o energía por varias vías distintas para transformarse en otros que sean más estables o estables por completo. Esto es la radioactividad. Por eso, los núcleos de los isótopos inestables se llaman también radionúclidos. Es decir, núcleos que emiten radiación y así adquieren más estabilidad. Muy a menudo, los isótopos inestables no saltan de golpe a isótopos estables; sino que lo van haciendo en distintos pasos, de isótopo inestable en isótopo inestable hasta que alcanzan la estabilidad. Esto es la cadena de desintegración.

Valores de radiación ambiental en España tomados por la Red de Estaciones Automáticas del Consejo de Seguridad Nuclear el 26/03/2011, expresados en μSv/h. Puede observarse que la "radiación de fondo" en un día típico como este oscila entre los 0,08 μSv/h del País Vasco hasta los 0,19 μSv/h de Pontevedra, debido a su diferente configuración geológica. Datos actualizados en http://www.csn.es/index.php?option=com_maps&view=mappoints&Itemid=32&lang=es

Valores de radiación ambiental en España tomados por la Red de Estaciones Automáticas del Consejo de Seguridad Nuclear el 26/03/2011, expresados en μSv/h. Puede observarse que la "radiación de fondo" en un día típico como este oscila entre los 0,08 μSv/h del País Vasco hasta los 0,19 μSv/h de Pontevedra, debido a su diferente configuración geológica. Datos actualizados en http://www.csn.es/index.php?option=com_maps&view=mappoints&Itemid=32〈=es (Clic para ampliar)

En la naturaleza, en el cosmos, en el planeta Tierra todos los elementos se presentan bajo la forma de distintos isótopos; unos son estables y otros no. Los isótopos inestables que aparecen en la naturaleza emiten radiación, y esta constituye buena parte de la radioactividad natural. El universo entero está lleno de esta radioactividad natural y nuestro planeta no es una excepción. Las estrellas, por ejemplo, son furiosas emisoras radiológicas. Como el Sol.

Los planetas y la vida, en cambio, sólo pueden llegar a formarse cuando el nivel de energía es relativamente bajo (y por eso, para empezar, es tan difícil obtener buenas fuentes de energía abundante en la superficie de un planeta como el nuestro). Si el nivel de energía fuera muy alto, el planeta pasaría a estado plasmático y desaparecería; o, incluso con cifras mucho más bajas, toda vida resultaría esterilizada para siempre. En la práctica, los planetas están compuestos muy mayoritariamente por isótopos estables; es decir, no radioactivos. Además, como con el paso del tiempo los isótopos inestables van transformándose en estables, en un planeta determinado cada vez van quedando menos radioisótopos naturales y por tanto se va generando menos radioactividad natural. Entonces viene cuando surge una especie inteligente –más o menos–, descubre todo esto y se le empiezan a ocurrir cosas que hacer.

El alquimista atómico.

Cuentan que el alquimista buscaba la piedra filosofal para, entre otras cosas, transmutar el plomo en oro. Y al final lo consiguió, cuando aprendió física atómica y se hizo ingeniero nuclear.

Hoy en día, los alquimistas modernos –físicos, químicos e ingenieros nucleares– transmutan habitualmente unos elementos en otros, unos isótopos en otros y hasta crean elementos nuevos. Lo que pasa es que, por ejemplo, convertir plomo en oro cuesta un pastón en forma de energía y al final resultó que no salía a cuenta. El oro nuclear no se diferencia en nada del oro vulgar –si no, no sería oro sino otra cosa distinta– y sale muchísimo más caro. Sin embargo, en el proceso descubrió algunas posibilidades enormemente más preciadas que el oro, desde la medicina nuclear hasta las armas nucleares. Los humanos, que somos así.

Y otra cosa más, de un valor inmenso, tanto que resulta difícil de describir. En la superficie de un planeta donde la cantidad de energía fácilmente disponible es ya muy baja, por los motivos que comenté más arriba, las ciencias y tecnologías del átomo le permitieron concebir una fuente de energía monumental: la energía nuclear. En la actualidad, producimos grandes cantidades de energía mediante la fisión del núcleo atómico, en las centrales nucleares. Y para el futuro, planeamos utilizar el mismo método que usa el Sol y las demás estrellas: la fusión del núcleo atómico en centrales termonucleares.

La central nuclear de Cofrentes, vista desde la lejanía (Clic para ampliar)

La central nuclear de Cofrentes, vista desde la lejanía (Clic para ampliar)

Tan bueno salió el queso que sus riesgos nos incomodaron. Venga, en serio, resulta difícil discutir las ventajas de la energía nuclear, incluso la más atrasada de fisión. Para empezar es increíblemente potente, capaz de echar gigavatio tras gigavatio sin conocimiento, llueva, truene o haga calor. El combustible es hasta cierto punto difícil de obtener, y caro, pero una vez conseguido se puede regenerar una y otra vez durante miles de años. Proporciona potencia base en estado puro. En condiciones normales no contamina casi nada y sus residuos se pueden manipular en forma sólida, a diferencia del gigantesco desastre ambiental y climático ocasionado cada día más por los combustibles fósiles como el carbón y el petróleo. Se puede instalar sin destrozar por completo grandes parajes naturales. Sus posibilidades de futuro son enormes, por la vía de la fisión y sobre todo por la de la fusión. Y hasta genera un montón de riqueza local y puestos de trabajo cualificados incluso en lugares donde no abundan mucho.

Dicen también que sale muy barata, pero yo eso no lo tengo tan claro y las últimas noticias que van llegando de lugares como Olkiluoto o Flamanville (y aquí) no me ayudan a cambiar de opinión. Los posibles costes ocultos, que al final siempre pagamos entre todos, tampoco están claros: hasta el día de hoy, aún estoy por ver un informe público donde se totalicen los costes de una central nuclear desde el día en que a alguien se le ocurre la idea hasta la noche en que ya no queda nada para ver ni allí ni en ningún otro sitio. Para la mayoría de países no proporciona la tan cacareada independencia energética; simplemente, cambia los proveedores tanto de tecnología como de materiales. Su excelente respeto al medio ambiente durante la producción normal queda oscurecido por el problema de los residuos radioactivos. Y luego, claro, está el eterno asunto de la seguridad, ahora mismo en pleno ojo del huracán con lo sucedido en Fukushima.

Peligro nuclear.

No es mentira decir que las centrales nucleares son muy seguras, incluso extremadamente seguras. Pero tampoco lo es afirmar que, cuando sucede lo impensable, los efectos de un accidente nuclear se extienden mucho más en el tiempo y en el espacio que los de la mayoría de siniestros. En estos días, he visto a gente incluso tratando de compararlos con accidentes de tráfico, que sin duda causan muchos más muertos al año. Eso es una falacia: los efectos de un accidente de tráfico no se extienden a lo largo de miles de kilómetros cuadrados y, treinta años después, no quedan contaminantes peligrosos en las tierras agrícolas de los alrededores.

Sin embargo, no es falaz comparar los accidentes nucleares con algunos accidentes industriales a gran escala, y notablemente con los que esparcen gran cantidad de contaminantes químicos. Que, por cierto, están compuestos por isótopos estables e intrínsecamente no desaparecen nunca (aunque, si se trata de moléculas compuestas, se pueden degradar con el tiempo). Como lo de Bhopal, que sigue contaminando. También quisiera recordar en este punto a las incontables víctimas de envenenamiento por arsénico en Bangladesh y otros lugares, ocasionadas cuando la población local se vio obligada a cavar miles de pozos más profundos porque el agua potable es cada vez más escasa. Y otros muchos más.

No obstante, cuando una central nuclear casca… bien, pues existe un riesgo cierto de que escape al medio ambiente una gran cantidad de contaminantes muy extraños, algunos de los cuales son radioactivos y unos pocos furiosamente radioactivos. Resulta que, en los procesos nucleares mencionados más arriba, se producen gran cantidad de esas transmutaciones del alquimista que dan lugar a toda clase de isótopos raros e inestables. De hecho, toda la energía nuclear es una de estas transmutaciones del alquimista: convertir uranio o plutonio (o deuterio y tritio, cuando se alcance la fusión) en otras cosas, aprovechando la energía liberada en el proceso para producir calor, calentar agua y con ella mover turbinas eléctricas. (De lo del torio ya hablaremos en otra ocasión, que no es ni con mucho como lo pintan algunos.)

Yodo común (mayoritariamente yodo-127 estable) en estado sólido. El yodo-131 es inestable, radioactivo y se considera cancerígeno.

Yodo común (mayoritariamente yodo-127 estable) en estado sólido. El yodo-131 es inestable, radioactivo y se considera cancerígeno. Durante un accidente nuclear, suele escapar del reactor en forma gaseosa.

Los isótopos más comunes que se generan como consecuencia de estas reacciones nucleares en un reactor típico de uranio (térmico), son los siguientes por orden de abundancia: cesio-134/135 (6,8%), yodo-135/xenón-135 (6,3%), circonio-93 (6,3%), cesio-137 (6,1%), tecnecio-99 (6,1%), estroncio-90 (5,8%), yodo-131 (2,8%), prometio-147 (2,3%) y samario-149 (1,1%); más una retahíla de otras sustancias, ninguna de las cuales alcanza el 1%.

La mayor parte de estos productos son venenosos, pero se dispersan demasiado para que su toxicidad química sea muy relevante fuera de la instalación. El principal problema, claro, es que la mayoría son radioactivos. Es decir, radioisótopos inestables que liberan energía potencialmente peligrosa y en caso de accidente nuclear se esparcen por el medio ambiente. De todos ellos, los que más miedo dan son los que son o pueden convertirse en potentes emisores de radiación gamma. ¿Qué es esto de la radiación gamma?

Tipos de radioactividad.

Te conté más arriba que los núcleos inestables tienden a liberar materia o energía por varias vías distintas para transformarse en otros que sean más estables o estables por completo, que esto es la radioactividad y que por eso se llaman radioisótopos o radionúclidos. Estas vías distintas son esencialmente cuatro, llamadas alfa, beta, gamma y neutrónica.

La radiación alfa (también llamada desintegración alfa o decaimiento alfa) son grupos de dos protones y dos neutrones que escapan típicamente de los átomos grandes e inestables. Así, no se distinguen en nada del núcleo de un átomo de helio corriente, pero están desprovistos de los dos electrones que este elemento presenta normalmente; es decir, se hallan doblemente ionizados. Tienen una energía típica relativamente alta, del orden de cinco megaelectronvoltios, pero se detienen con facilidad. La piel humana los para e incluso una simple hoja de papel; protecciones sencillas como mascarillas de celulosa, monos de material plástico, gafas de seguridad y guantes de goma bastan para defenderse de ellos. Lo que es una suerte, porque cuando entran dentro del organismo resultan extremadamente peligrosos, mucho más que la radiación beta o gamma que vamos a ver a continuación. Ninguno de los productos que hemos mencionado emite radiación de este tipo, así que para el caso no nos preocupa mucho.

Capacidad de penetración en materiales de los distintos tipos de radioactividad. (Clic para ampliar)

Capacidad de penetración en materiales de los distintos tipos de radioactividad. Imagen suministrada por el gobierno japonés a la población durante los accidentes nucleares de Fukushima. (Clic para ampliar)

La radiación beta (decaimiento beta) son electrones o su partícula de antimateria, los positrones. Ya comentamos cuando hablábamos del Mar de Inestabilidad y el Continente de Estabilidad que los núcleos con una diferencia muy grande entre su número de protones y su número de neutrones son imposibles. De hecho, cuando un núcleo atómico tiene demasiados neutrones (carga 0), uno o varios de ellos se quieren convertir en protones (carga +1) y para ello generan y expulsan uno o varios electrones (carga -1). Y al revés: cuando un núcleo atómico tiene demasiados protones (carga +1), uno o varios de ellos se transforman en neutrones (carga 0) y para ello expulsan uno o varios positrones (esa carga +1 que les sobraba). Así, el núcleo se estabiliza expulsando energía en forma de estas partículas beta (β o β+).

La radiación beta suele ser relativamente menos peligrosa. Es unas cien veces más penetrante que la alfa, pero eso sigue sin ser mucho. Una lámina de papel de aluminio la detiene eficazmente y su capacidad de afectar a la materia viva es entre diez y mil veces menor que la de las partículas alfa, incluso cuando los radioisótopos que la emiten son aspirados o ingeridos. Provoca característicamente quemaduras superficiales e irradiación de la piel u otros tejidos próximos al exterior, dado que sólo puede penetrar unos pocos milímetros en el cuerpo humano. Hace falta una gran cantidad de radiación beta, y muy potente, para causar daños graves a la salud.

La radiación gamma, en cambio, es la peste. No es más que radiación electromagnética, o sea fotones, como la luz visible o los ultravioletas; pero a frecuencias muy altas y con una energía pavorosa. A diferencia de las dos anteriores puede atravesar cantidades significativas de materia y por supuesto un cuerpo humano entero. Dependiendo de su energía, hacen falta varios centímetros de materiales densos como el plomo o el hormigón para detenerla. Interacciona con la materia, incluyendo la materia viva, por tres vías distintas: efecto fotoeléctrico, efecto Compton y creación de pares. Cada una de estas interacciones suele provocar a su vez electrones o positrones secundarios que constituyen una dosis adicional de radiación beta en sí mismos.

Una protección radiológica sencilla: un "castillo de plomo" montado con bloques de este material en torno a una fuente radiológica de un laboratorio.

Una protección radiológica sencilla: un "castillo de plomo" montado con bloques de este material en torno a una fuente radiológica de un laboratorio.

En las sustancias que nos ocupan, la radiación gamma se origina como efecto secundario de la emisión de radiación beta porque el núcleo resultante suele quedar excitado y necesita aliviarse eyaculando, digo emitiendo radiación gamma hasta alcanzar el estado más estable. Dado que penetra todo el organismo y no está compuesta por partículas con masa, sus efectos son más difusos y hace falta una gran cantidad de radiaciones gamma para provocar quemaduras como las características en el decaimiento alfa o beta. Sin embargo, prácticamente toca todas las células del organismo, acelerando la ruleta del cáncer y otras enfermedades asociadas a la radiación.

Los rayos X son una forma de radiación gamma de baja energía.

La radiación neutrónica está compuesta, como su nombre indica, por neutrones libres que escapan de los procesos de fisión o fusión del átomo. Los neutrones así producidos tienen una energía cinética muy grande y son capaces de atravesar metros de plomo u hormigón. Hace falta una cantidad significativa de estas sustancias o de agua para que se paren. Cuando los neutrones alcanzan otra materia, como la materia viva por ejemplo, chocan con los núcleos de sus átomos y los desplazan y alteran en cascadas de colisiones. También puede deteriorarla directamente por efecto Wigner.

La radiación neutrónica resulta excepcionalmente peligrosa porque tiene la capacidad de convertir otras cosas en radioactivas. Esta especie de contagio se llama activación neutrónica. Vamos, que puede hacer que tus ojos se vuelvan radioactivos, por decir algo, y es francamente malo para la salud ir por la vida con unos ojos radioactivos. Por fortuna, ninguna de las sustancias de las que estamos hablando emiten radiación neutrónica. Para recibirla, tienes que exponerte directamente a un proceso de fisión o fusión nuclear, que es lo que ocurre dentro del reactor (o de una bomba). A menos que el reactor quede abierto al exterior no deberías encontrarte con ella.

La radioactividad no es una energía mágica maligna capaz de hacerlo todo, penetrarlo todo y matarlo todo como parecen creer algunos. Es un fenómeno físico sometido a leyes físicas. Específicamente, no puede producirse en ausencia de los radioisótopos que la generan. Por tanto, cuando hablamos de contaminación radioactiva, hablamos fundamentalmente de contaminación de radioisótopos. Aunque las emisiones de algunas formas de radioactividad extremadamente energéticas pueden llegar muy lejos, como en el caso de los brotes cósmicos de rayos gamma, en el nivel terrícola que nos ocupa se puede decir que si no hay radioisótopo no hay radioactividad.

¿Por qué es peligrosa la radioactividad? Pues porque como toda energía puede desarrollar trabajo, y tú no quieres que nada trabaje incontroladamente los átomos que te constituyen. Y los que forman tu ADN, aún menos. La radioactividad provoca quemaduras, daña severamente algunos órganos importantes como la médula espinal, el sistema gástrico o el sistema nervioso, altera el ADN y el sistema reproductivo y puede ocasionar cáncer y malformaciones hereditarias.

¿Cuánta radioactividad es demasiada radioactividad?

Un contador Geiger sencillo moderno

Un contador Geiger sencillo moderno

Los daños ocasionados por la radioactividad al cuerpo humano dependen de varios factores. Por ejemplo, del tipo de radiación –alfa, beta, gamma o neutrónica– y de si se encuentra en el exterior del organismo o ha pasado al interior por ingestión o inhalación. Pero casi siempre decimos que los factores más decisivos (o al menos, los que mejor podemos controlar una vez se ha armado el empastre) son la dosis y el tiempo de exposición. Uno puede recibir grandes cantidades de radioactividad siempre que lo haga durante un periodo de tiempo muy breve, de la misma forma que no te quemas igual si pasas la mano por encima de la llama que si la dejas encima. Por eso, las herramientas más fundamentales del liquidador nuclear son el contador Geiger y el cronómetro. O el dosímetro, que mide cuánta radioactividad vamos absorbiendo.

Esto nos conduce a esas unidades de medida tan raras: sieverts, grays, roentgens, rems, rads, becquerels y demás fauna. Algunos creen que están para marear al público, pero la verdad sencilla es que son unidades científicas que miden cosas diferentes difíciles de comparar entre sí. Otras, simplemente, han quedado obsoletas porque ahora sabemos bastante más de todo este asunto que antes.

La más básica es el becquerel (Bq), nombrada así por el físico francés Henri Becquerel. El número de becquereles nos dice cuántas desintegraciones nucleares se han producido en un material cada segundo. Es decir, cuántos de esos fenómenos emisores de radiación se han dado en un segundo. Cuantos más sean, más calentita está la cosa en términos absolutos. Cada una de las desintegraciones nucleares detectadas se llama una cuenta, y son esos clics que constituyen el sonido característico de un contador Geiger. Esto da lugar a otra unidad que son las cuentas por minuto (cpm), es decir, cuántas de esas desintegraciones hemos detectado en un minuto. Si las estamos detectando todas, evidentemente, un becquerel es igual a 60 cuentas por minuto.

Sin embargo, más que cuánta radioactividad se está emitiendo, nos suele interesar el impacto de esa radioactividad sobre el medio circundante (por ejemplo, nosotros). A efectos prácticos, la exposición. Aquí la cosa se complica un poco más, porque el cálculo ya no es tan directo. La unidad tradicional para medir esto era el roentgen (R). Aunque sólo aplicable en sentido estricto para la radiación gamma / rayos X, su uso se extendió a todos los demás tipos de radioactividad. Un roentgen es la cantidad de radiación necesaria para liberar una unidad electrostática de carga en un centímetro cúbico de aire a temperatura y presión estándar; lo que intuitivamente nos dice bastante poco. En la actualidad el roentgen se considera obsoleto y ha sido sustituido por el culombio/kilo (C/kg).

Aún más nos conviene saber la cantidad de radioactividad que ha sido absorbida por el material circundante, como por ejemplo tu cuerpo o el mío. Para esto surgieron dos unidades: el rad y el rem. El rad se define como la dosis de radiación necesaria para que un kilogramo de materia absorba una centésima de julio de energía. Por su parte, rem significa roentgen-equivalent-man; o, más ampliamente, roentgen equivalente a mamífero (todos los mamíferos, incluso las famosas ratas, reaccionamos a la radioactividad de manera muy parecida). El rem se obtiene multiplicando el número de rads por un factor de equivalencia que representa la efectividad de la radiación para ocasionar daños biológicos.

Ambas unidades están también obsoletas, sustituidas respectivamente por el gray (Gy) y el sievert (Sv). Que son las que más hemos visto con esto de Fukushima. El gray mide la cantidad de radiación absorbida por cualquier material, y se define como la cantidad necesaria para que un kilogramo de materia absorba un julio de energía. Si te fijas en el párrafo anterior, esto son exactamente cien rads. O sea, que un rad se llama ahora centigray y un gray es igual a cien rads. Con algunas limitaciones, también se puede realizar una conversión a roentgens. Se considera, un poco al bulto, que un gray equivale aproximadamente a 115 roentgens.

El mítico contador Geiger soviético DP-5B. Abajo, iluminado en la oscuridad. (Clic para ampliar)

El mítico contador Geiger soviético DP-5B, el "Kalashnikov de los Geigers". Abajo, iluminado en la oscuridad. Muchos de estos antiguos contadores, protagonistas de "la otra historia nuclear", siguen funcionando perfectamente y lo seguirán haciendo durante muchos años. (Clic para ampliar)

Y finalmente nos encontramos con el sievert (Sv), que mide la cantidad de radiación absorbida por los tejidos de un cuerpo humano o de cualquier otro mamífero. Este es el que nos interesa para saber cuánto nos está afectando la radiación. Es simplemente el resultado de multiplicar el número de grays por dos factores correctores: uno para el tipo de radiación y otro para el tipo de tejido afectado. Por ejemplo: la radiación beta o gamma tiene un factor multiplicador de 1 y los testículos u ovarios tiene otro de 0,20. Es decir, que si estamos recibiendo un gray de radiación gamma donde tú ya sabes, estamos absorbiendo 0,2 sieverts. Otro ejemplo: la radiación alfa tiene un factor de 20 y el estómago de 0,12, o sea que si nos hemos zampado una fuente de radiación alfa equivalente a un gray, nuestro estómago está absorbiendo 1,67 sieverts (1 x 20 x 0,12).

Lógicamente, cuando oímos hablar de sieverts/hora (Sv/h), grays/hora (Gy/h) o roentgens/hora (R/h) se están refiriendo a la cantidad de radiación que se absorbe a cada hora que pasa (y lo mismo para el día, el mes, el año, etcétera). O sea, si nos dicen que en un lugar determinado la dosis es de 200 milisieverts/hora, una persona que permanezca ahí cinco horas habrá absorbido un sievert enterito. Cuando anuncian que el límite de seguridad para los trabajadores de la industria nuclear en la Unión Europea son son 50 mSv/año con un máximo de 100 mSv durante cinco años consecutivos están también hablando de esto. Y cuando el Consejo de Seguridad Nuclear nos cuenta que estamos recibiendo normalmente una media de 0,15 μSv/h (ojo con los milis y los micros…) significa que cada año absorbemos 1,314 mSv por la radiación natural de fondo; es decir, 0,001314 sieverts. En ochenta años de vida, 0,1 sieverts.

No hace mucho publiqué en este blog un estudio sobre los extremos que puede resistir un ser vivo, y especialmente los extremos de radioactividad. Resumámoslo diciendo que un ser humano está listo para el ataúd de plomo si absorbe más de 8 o 10 sieverts, especialmente si se los lleva todos de una sola vez. El síndrome radioactivo agudo puede aparecer por encima de 1 sievert. Y entre 0,5 y 1 se observan síntomas inmediatos, como un descenso en la cuenta de glóbulos rojos de la sangre, pero generalmente no causa la muerte de manera directa.

Existe disputa sobre los efectos de la radiación sobre la salud humana. Esto se debe a que son de dos tipos, llamados estocásticos y no-estocásticos. O sea: dependientes de la suerte y directos. Cuando hablamos de estas cifras tan exactas, de sídrome radioactivo, de evenenamiento radiológico nos referimos siempre a los efectos directos (no-estocásticos). Vamos, que si recibes veinte sieverts del tirón, te vas para el otro barrio sí o sí y la suerte ya no tiene nada que decir ahí. Pero si recibes cinco, por ejemplo, vas a tener una combinación de efectos estocásticos y no-estocásticos. Los no-estocásticos o directos dicen que se te va a caer el cabello, vas a sufrir hemorragias e infecciones y la cuenta de glóbulos blancos se te va a ir al demonio. También se puede decir no-estocásticamente que tienes entre un cinco y un cincuenta por cien de probabilidades de morir pronto, incluso con asistencia médica.

Pero en caso de que sobrevivas, no se puede saber si vas a sufrir un cáncer en el futuro relacionado con esta absorción o no. O si tus hijos van a salir estropeados o no. O cualquier otro de los males comúnmente atribuidos a la radiación. Estos son los efectos estocásticos, o sea azarosos. Y de ellos se sabe bastante menos. Si dentro de diez años te sale un cáncer de hígado, ¿será por la radiación, porque le das al vodka cosa mala o simplemente porque te tocaba? Resulta obvio que esto es mucho más difícil de calcular. Un dato generalmente aceptado es el número de cánceres en exceso. Es decir, cuántos cánceres de más se dan en una población expuesta a la radioactividad sobre la cifra que cabría esperar estadísticamente en una población similar que no ha sufrido exposición significativa. Pero incluso esta cifra es un tanto especulativa, porque puede deberse a este motivo o a cualquier otro.

Por ello, existe debate sobre cuáles son los niveles mínimos aceptables de radioactividad. Sabemos que por debajo de 0,5 Sv no suelen manifestarse efectos directos (no-estocásticos), pero muchos disputan que todo incremento de radiación ambiental tenderá a elevar el número de efectos estocásticos, como esos condenados cánceres. Y que, en una población numerosa, por ley de los grandes números, habrá inevitablemente víctimas de la radioactividad incluso a dosis bajas, que no llamarán mucho la atención y se achacarán a otras causas.

El símbolo internacional de peligro radiológico (arriba) y el nuevo específico para las radiaciones ionizantes (abajo).

El símbolo internacional de peligro radiológico (arriba) y el nuevo específico para las radiaciones ionizantes (abajo).

Hace muchos años, se hizo un estudio sobre la incidencia del cáncer entre los trabajadores de la antigua Junta de Energía Nuclear. Resultó que era un 29% superior a la media de la población. Estudios más recientes, relativos a instalaciones más modernas, hablan de un escaso 2% de diferencia entre los trabajadores y cero entre la gente que vive cerca de las centrales atómicas. Aparentemente, en algún punto por debajo de los 50 milisieverts al año que estos trabajadores tienen como límite estaría la línea de seguridad total. Es decir, menos de 5,7 μSv/h sostenidos en el tiempo. En algún lugar entre los 0,15 o 0,20 μSv/h de radiación de fondo y los 5,7 μSv/h que constituyen el primer límite de los trabajadores nucleares está esa línea.

Pero nadie se atreve a trazarla. Ninguna institución internacional ha osado indicar un punto por debajo del cual la exposición a la radiación se considere completamente inocua. Esto representa un problema grave para los evacuados de los accidentes nucleares, porque rara vez un político se anima a decir “esto ya es seguro otra vez, ya pueden volver a casa”.

Eso de la radiación equivalente a un plátano.

En estos últimos días, se ha oído también hablar mucho de la dosis equivalente a un plátano. Resulta que los plátanos presentan de manera natural una pequeña cantidad de un isótopo radioactivo llamado potasio-40. En cantidades suficientes, a veces disparan los detectores radiológicos de las aduanas. Dicen que si uno se come un plátano todos los días durante un año, absorberá 36,5 μSv. Otros apuntan otras cifras, pero van por un estilo. Se pretende decir así que la radioactividad es más segura de lo que parece: comer plátanos resulta bastante saludable.

Como puede suponerse fácilmente esto es una fantochada, por dos razones. La primera es que el potasio-40 emite radiación beta en el 90% de las ocasiones y decae a argón-40 y calcio-40; el primero es estable y el segundo casi estable. O sea que su cadena de desintegración termina ahí, con sólo un 10% de emisión gamma; tal cosa lo hace distinto a los isótopos que nos ocupan y francamente menos peligroso. La segunda razón es que los seres vivos somos extraordinarios gestores del potasio, y la gran mayoría –incluyendo al potasio-40– se elimina rápidamente (la proporción de potasio-40 en el potasio del organismo no varía). En palabras de Geoff Meggitt, médico, antiguo editor del Journal of Radiological Protection y ex miembro de la Autoridad para la Energía Atómica del Reino Unido, la dosis neta de un plátano es cero. Algún otro estudio sugiere una absorción máxima de 0,37 μSv tras un año de consumirlos diariamente.

En la práctica, todas las fuentes alimentarias combinadas suman una radioactividad total aproximada de 400 μSv al año, o sea 0,4 mSv. Esto es, menos de la tercera parte que la radiación de fondo, y casi toda ella beta.

De la peligrosidad de los isótopos que están sonando.

Entonces, ¿cómo son de peligrosas esas sustancias de las que hemos oído hablar recientemente? Bueno, veámoslo. En primer lugar, hay que recordar una cosa: un radioisótopo o es muy radioactivo o es muy duradero en su peligrosidad radiológica, pero ambas cosas no puede ser. La razón es sencilla: si emite mucha energía, también la pierde muy deprisa. Si emite poca, dura mucho pero irradia poco.

Los sospechosos habituales en caso de accidente nuclear son los mencionados más arriba y especialmente el yodo-131, el cesio-137, el estroncio-90 y el tecnecio-99. Los que se escapan más fácilmente son los dos primeros, porque dentro del reactor permanecen en estado gaseoso y salen al exterior con la primera fisura de la vasija. El estroncio y el tecnecio, en cambio, tienen un punto de ebullición mucho más alto y se mantienen en estado sólido, con lo que sólo pueden escapar en cantidades significativas si la vasija ha reventado. Por el momento, en Fukushima no se está detectando estroncio y tecnecio fuera de la instalación, pero sí yodo y cesio. Eso significaría que las vasijas afectadas mantienen su integridad general, aunque con grietas.

El yodo-131 (131I) tiene una semivida cortita, de 8,02 días. Esto de la semivida o periodo de semidesintegración es el tiempo que tarda en decaer la primera mitad de los radionúclidos presentes. Es decir, que a los 8,02 días queda el 50%, a los 16,04 el 25%, a los 24,06 el 12,5% y así sucesivamente. Normalmente se ve expresado como vida media, aunque decirlo así no sea exacto. Al grano. El yodo-131 tiende a acumularse en la glándula tiroides y no se elimina bien biológicamente. Sin embargo, esa semivida tan corta significa que se elimina a sí mismo rápidamente. Si no se producen nuevas emisiones y absorciones, en 80 días quedará menos del uno por mil.

El cesio es un metal dúctil que funde a 28,4 ºC. Su isótopo radioactivo cesio-137 es uno de los "sospechosos habituales" en los accidentes o explosiones nucleares.

El cesio es un metal dúctil que funde a 28,4 ºC. Su isótopo radioactivo cesio-137 es uno de los subproductos característicos de la fisión y uno de los "sospechosos habituales" en los accidentes o explosiones nucleares. Suele permanecer en estado gaseoso dentro de los reactores, por lo que escapa con las primeras grietas.

El yodo-131 emite radiación beta y gamma para transmutar en xenón-131, que es estable. La emisión primaria son rayos gamma de 364 kiloelectronvoltios y partículas beta de 190, con un máximo de 606. Ha sido vinculado con el cáncer tiroideo, especialmente en la infancia y adolescencia. La vía de entrada al organismo es típicamente mediante la alimentación, sobre todo con el consumo de leche y verduras contaminadas.

El cesio-137 (137Cs) tiene una semivida mucho más larga, de 30,17 años. Es decir, que le cuesta mucho más tiempo desaparecer del medio ambiente. En el 94,6% de las ocasiones, su cadena de desintegración consta de dos pasos. El primero es una partícula beta de 512 kiloelectronvoltios que lo transforma en bario-137m. Esta “m” del final significa que ese bario es un isómero metaestable, o sea que está excitado. Para relajarse, necesita emitir radiación gamma y eso es lo que hace exactamente a continuación: radia un rayo gamma de 662 kiloelectronvoltios y se estabiliza como bario-137 normal.

El cesio-137 no se da en la naturaleza: sólo apareció en la Tierra tras las primeras explosiones nucleares humanas. De hecho, a veces se usa para comprobar si un objeto es anterior a 1945. Se da la circunstancia de que es muy soluble en agua y los seres vivos tenemos mucha agua. A diferencia del yodo-131, no tiende a acumularse en un punto del organismo en particular, sino que se distribuye por todas partes; más en los músculos y menos en los huesos. Fue el agente del accidente de Goiânia en Brasil y el incidente de Acerinox en Cádiz. El cesio-137 entra en el organismo a través del agua, los alimentos y también por inhalación, típicamente al caminar sobre suelo contaminado levantando polvo o manipular objetos contaminados y luego acercarse las manos a la cara. Tiene una semivida biológica de 64 a 110 días; este es el tiempo que el cuerpo necesita para eliminar la mitad por vías naturales. Su comportamiento bioquímico es parecido al del potasio.

Las dosis bajas de cesio-137 no se han vinculado a ninguna patología en particular. De los experimentos realizados con animales en el pasado y tras los bombardeos de Hiroshima y Nagasaki se sabe que a dosis superiores incrementa la mortalidad general y tiene efectos teratogénicos sobre la descendencia. Sin embargo, parece que hacen falta dosis ya en el rango de los efectos no-estocásticos para que estos efectos estocásticos se manifiesten también.

El estroncio-90 (90Sr) no ha sido detectado en Fukushima. Es un emisor beta puro y su cadena de desintegración tiene dos pasos: el primero lo convierte en itrio-90 inestable y el segundo en zirconio-90, ya estable. Su semivida asciende a 28,8 años. El estroncio-90 es un “buscahuesos” que se comporta bioquímicamente de manera muy parecida al calcio y por tanto se acumula en los huesos y la médula ósea. Ha sido vinculado con el cáncer óseo, el cáncer de médula ósea, la leucemia y tumores en órganos próximos, pero sólo hay pruebas suficientes de su capacidad para causar estas enfermedades en animales.

El estroncio es un metal alcalino con puntos de fusión y ebullición bastante elevados. Por ello, suele permanecer en estado sólido y sólo escapa de modo significativo al medio ambiente cuando la contención radiológica ha resultado severamente comprometida durante un accidente nuclear.

El estroncio es un metal alcalino con puntos de fusión y ebullición bastante elevados. Por ello, suele permanecer en estado sólido y sólo escapa de modo significativo al medio ambiente cuando la contención radiológica ha resultado severamente comprometida durante un accidente nuclear, en forma de isótopo estroncio-90.

Se han detectado minúsculas cantidades de tecnecio-99m (99mTc) en el agua presente en el interior de la central nuclear de Fukushima I, pero por el momento no en el exterior de la instalación. El tecnecio-99m es otro de estos isótopos metaestables excitados que emiten radiación gamma para tranquilizarse. Tiene una semivida de seis horas y decae rápidamente a tecnecio-99. Este tecnecio-99 tiene una semivida de 211.000 años y es un emisor beta muy suave y lento que va transmutando en rutenio-99. En el agua del interior de Fukushima se han encontrado también cantidades significativas de cloro-38, un emisor beta con una semivida de 37 minutos que decae en argón-38 estable; y cerio-144, emisor alfa y beta con semivida de 285 días que decae finalmente (vía praseodimio-144 y neodimio-144) en cerio-140 estable.

Naturalmente, si cualquiera de ellos o una combinación de los mismos llega a provocar absorciones superiores al sievert, pues entonces empezamos a freírnos radiológicamente de manera muy no-estocástica. Esto es, que nos vamos a la parte de las quemaduras por radiación, el síndrome radioactivo agudo, el muerto que anda y el ataúd de plomo en cripta de hormigón. Por otra parte, la ley CERCLA de los Estados Unidos considera todos los radionúclidos como inherentemente cancerígenos. Son muy conocidos los problemas de salud provocados por el Thorotrast (dióxido de torio) o el Radithor (radio), los sufridos por las chicas del radio o por supuesto los padecidos por las víctimas de la larga lista de accidentes radiológicos y nucleares que en el mundo han sido. El último ocurrido en España, el de la unidad de radioterapia del Clínico de Zaragoza en 1990, se cargó al menos a once personas. La radioactividad es peligrosa. Pero por debajo del sievert y sobre todo por debajo del medio sievert, los efectos son fundamentalmente estocásticos y nadie sabe cómo son de peligrosos realmente en el medio y largo plazo.

La Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC), dependiente de la Organización Mundial de la Salud, incluye numerosas fuentes radiológicas en el grupo 1 de su clasificación (que viene a querer decir “agentes definitivamente carcinógenos para los seres humanos”). Entre estas se encuentran, al mismo nivel que el asbesto, el arsénico, el benceno o fumar tabaco, las siguientes:

  • La radiación neutrónica en todas sus formas.
  • La radiación X y gamma en todas sus formas.
  • Los radionúclidos emisores de radiación alfa y beta depositados en el interior del organismo.
  • El plutonio.
  • Los radioyodos, incluyendo el yodo-131.
  • El radio (-224, -226 y -228) y los productos de su cadena de desintegración.
  • El radón-222 y los productos de su cadena de desintegración.
  • El torio-232 y los productos de su cadena de desintegración.
  • El fósforo-32, como fosfato.
  • En general, todas las radiaciones ionizantes.

Todos estos productos pueden considerarse, pues, como definitivamente peligrosos para la salud humana. Adicionalmente, los rayos X (radiación gamma de baja energía) fueron el primer mutágeno y genotóxico conocido. En general, se considera a las radiaciones ionizantes teratogénicas en diversos grados.

Pero que sean peligrosos no quiere decir que salten a por tu cuello si pasas al lado, ni que te vayan a matar con toda seguridad a partir del mismo instante en que entras en contacto con alguno. Se parece mucho al riesgo de fumar. Depende de lo que fumes, cuánto fumes y durante cuánto tiempo. No corre el mismo riesgo una persona que aspiró humo de cigarrillos años atrás, cuando salía de fiesta, que quien lleva treinta años atizándose tres paquetes de desemboquillados diarios. Tipo de exposición, dosis, tiempo de exposición: esas son las claves.

La central nuclear de Cofrentes vista desde el pueblo (clic para ampliar)

La central nuclear de Cofrentes vista desde el pueblo (clic para ampliar)

La propuesta de la energía nuclear.

Vivir es correr riesgos. Todo lo que hace el ser humano conlleva algunos peligros; sólo los muertos están completamente a salvo, si es que se puede considerar así. La cuestión es cuánto riesgo estamos dispuestos a asumir razonablemente, de manera individual o colectiva, a cambio de qué. La propuesta de la energía nuclear es clara: grandes cantidades de energía, prácticamente ilimitada si continúa su desarrollo, bastante respetuosa con el medio ambiente y dicen que hasta cierto punto económica, al precio de unos residuos peligrosos pero relativamente fáciles de gestionar y un riesgo mínimo pero real de accidentes cuyas consecuencias para la salud colectiva se extienden en el tiempo y en el espacio. Resumiéndolo mucho, así están las cosas.

A cada sociedad queda decidir si acepta o rechaza esta propuesta. Hay sociedades muy serias que la aceptan y otras al menos igual de serias que la rechazan. Las alternativas realistas en este momento son:

  • los combustibles fósiles como el petróleo, el carbón o el gas natural, con un coste ambiental y climático extremo (y también para la salud), que más pronto o más tarde se acabarán o resultarán muy costosos de extraer.
  • la energía hidroeléctrica, sólo aplicable donde hay grandes ríos con desniveles significativos, con un coste ambiental local significativo.
  • la energía eólica y solar, sometidas a variaciones y límites de disponibilidad (son un recurso intermitente), con un coste paisajístico y ambiental local moderado o más alto cuando se explotan intensivamente.
  • los biocombustibles, con un coste ambiental y social notable.
  • la energía geotérmica, sólo disponible en determinados lugares, con un impacto ambiental local moderado.
  • la energía mareomotriz y undimotriz, con algunas limitaciones de disponibilidad y un impacto ambiental local moderado.

Por mucho que reduzcamos el consumo –lo que es en extremo deseable–, si Nikolai Kardashov tenía algo de razón en sus planteamientos, toda civilización tenderá a ir consumiendo cantidades mayores de energía para seguir evolucionando. Aún sin plantearnos el futuro de la humanidad, en estos mismos momentos a miles de millones de personas en el Tercer Mundo les vendría de lo más bien una fuente de energía económica, fácilmente disponible y razonablemente respetuosa con el medio, con la sociedad y con el clima, pues el desarrollo es inseparable del suministro energético. Y a todos nosotros, en todos los países, una factura de la luz más barata y ecológica. La energía nuclear de fisión y sobre todo la de fusión contienen importantes promesas en este sentido, que cada sociedad debe evaluar sin histerias ni forofismos. Recordando siempre que el progreso no está garantizado, que una civilización que no evoluciona y avanza no sólo se estanca, sino que de inmediato comienza a retroceder.

La humanidad futura necesitará inmensas cantidades de energía para dejar de ser un simio de aldehuela planetaria, y la humanidad del presente necesita grandes cantidades ya para contribuir a la superación de incontables miserias e injusticias. Pero no al precio de dejar una herencia envenenada a las generaciones futuras. Eso es lo que está en juego ahora mismo: qué herencia queremos dejar a quienes vendrán detrás.

397 Comentarios Trackbacks / Pingbacks (18)
¡Qué malo!Pschá.No está mal.Es bueno.¡¡¡Magnífico!!! (238 votos, media: 4,94 de 5)
Loading ... Loading ...
Be Sociable, Share!

Secuencia de acontecimientos en las centrales nucleares japonesas

Nota 8 sobre los accidentes nucleares de Fukushima y las incidencias en otras centrales.

Secuencia de acontecimientos en las centrales nucleares japonesas de Fukushima I y II, Onagawa y Tokai II
a partir del terremoto del viernes 11 de marzo de 2011.

Ver también: Videos aéreos de los daños en Fukushima I Mediciones de radiación Estado de los reactores afectados

"Humo blanco" saliendo de la unidad 3 de Fukushima I.

"Humo blanco" saliendo de la unidad 3 de Fukushima I el 16/03/2011. Foto: Reuters/Público

Esta información se irá actualizando conforme vayan llegando más datos. Aún faltan aquí muchas cosas pero las iré añadiendo conforme se vayan sabiendo.

Fuente: Ampliado y actualizado sobre esta cronología y esta del Foro Industrial Atómico del Japón.

Todas las horas son locales de Japón.

Viernes 11 de marzo

Terremoto de Sendai de marzo de 2011 y sus réplicas (

Terremoto de Sendai de marzo de 2011 y sus réplicas (nueva pestaña o ventana para ampliar)

14:46 – Se produce el terremoto de magnitud 9.0. Se confirma el cierre de todos los reactores que operaban en Onagawa (datos, operadora: Tohoku Electric), Fukushima I (Fukushima Daiichi, datos, operadora: Tokyo Electric, TEPCO), Fukushima II (Fukushima Daini, datos, operadora: Tokyo Electric, TEPCO) y Tokai II (Tokai Daini, datos, operadora: JAPC).

Información del USGS: Hora del seísmo: 14:46:23, profundidad 32 Km, 38,322°N, 142,369°E, distancia a costa 129 km al E de Sendai. Central de FUKUSHIMA (37,424411 ºN,141,033332 ºE) – hora aproximada de la llegada del tsunami 15:01.

15:16Información de la NOAA: tsunami registrado por la boya DART 21418 (38,710556°N, 148,693611°E), a 550 km al este.

15:42 – Se pierden todas las fuentes de energía de corriente alterna en las unidades 1, 2 y 3 de Fukushima I. Este hecho es notificado al gobierno japonés (en la hora indicada) según el art. 10 de la Ley Especial de Preparación de Emergencia para Desastres Nucleares (en adelante, “la ley”).

15:45 – Los depósitos de combustible de Fukushima I resultan arrastrados por el tsunami. (Notificado en la hora indicada)

16:10 – La Comisión de Seguridad Nuclear (NSC) reúne al Cuerpo Técnico Asesor para Emergencias Nucleares.

16:36 – La inyección de agua deja de funcionar en el sistema de enfriamiento de emergencia del núcleo (ECCS) en las unidades 1 y 2 de Fukushima I. Es notificado al gobierno según el art. 15 de la ley. Se establece en Tokio un cuartel General de Respuesta ante la Emergencia Nuclear.

19:03 – Se emite una declaración de emergencia nuclear para Fukushima I. Se convoca al grupo de trabajo para desastres nucleares.

Nota del OIEA: La NISA japonesa informa de un incendio en Onagawa, ya apagado. Comunica que Onagawa, Fukushima I, Fukushima II y Tokai II han sido cerradas automáticamente, sin fugas de radiación.

20:50 – La prefectura de Fukushima emite una directiva de evacuación a los residentes en un radio de 2 km alrededor de Fukushima I.

21:23 – El Primer Ministro Naoto Kan recomienda a los residentes en un radio de 3 km alrededor de Fukushima I que evacúen el área, y los que están a 10 km alrededor, que permanezcan en el interior de los edificios.

  • RIA Novosti informa que “unidades especiales niponas” se dirigen a la “central nuclear de Fukushima”.

Sábado 12 de marzo

Central nuclear de Onagawa

Todas las unidades de la central nuclear de Onagawa alcanzaron el estado de parada en frío a las 01:17 del sábado, 12 de marzo.

01:17 Todas las unidades de la central nuclear de Onagawa alcanzan el estado de parada en frío.

04:00 – La presión en la vasija de contención de la unidad 1 de Fukushima I aumenta hasta aproximadamente 840 kPa más allá de su valor de diseño.

05:22 Las funciones de control de presión se pierden en la unidad 1 de Fukushima II, lo que se informa al gobierno según el art. 15 de la ley.

05:32 – Las funciones de control de presión se pierden en la unidad 2 de Fukushima II, lo que se informa al gobierno según el art. 15 de la ley.

05:44 – El Primer Ministro recomienda la evacuación a los residentes que se encuentren en un radio de 10 km alrededor de Fukushima I.

07:11 – El Primer Ministro visita Fukushima I.

07:45 – Se emite una declaración de emergencia nuclear para Fukushima II. El Primer Ministro recomienda la evacuación a los residentes en 3 km alrededor de Fukushima II.

09:07 – Se abre una válvula aliviadora de presión en la vasija de presión de la unidad 1 de Fukushima I.

14:30 – Se inicia la ventilación al exterior de la unidad 1 de Fukushima I.

14:49 – Hay informes de que se ha detectado cesio radioactivo (Cs) alrededor de la unidad 1 de Fukushima I.

15:36 – Ocurre una explosión de hidrógeno en la unidad 1 de Fukushima I.

17:39 – El Primer Ministro recomienda la evacuación a los residentes en un radio de 10 km alrededor de Fukushima II.

18:25 – El Primer Ministro recomienda la evacuación a los residentes en un radio de 20 km alrededor de Fukushima I.

20:20 – Se inyecta agua de mar en el reactor de la unidad 1 de Fukushima I.

  • AFP cita al jefe del gabinete Yukio Edano declarando: “trabajamos asumiendo que hay una elevada probabilidad de que haya ocurrido (una fusión del núcleo, meltdown) en el reactor nº 1” de Fukushima I. “Con respecto al reactor nº 3, trabajamos asumiendo que es posible”. Visto también en RIA Novosti e ITAR-TASS.
  • La BBC cita a Yukio Edano declarando que no creen que la contención haya resultado dañada y que por tanto no se preveían fugas radioactivas.
  • RIA Novosti informa, citando a la agencia Kyodo, que se han producido fugas radioactivas en Fukushima I.
  • Ynet informa, citando a la televisión NHK, que tres personas han resultado contaminadas por radiación en una localidad próxima.

Domingo 13 de marzo

  • Nota del OIEA: las autoridades japonesas consideran lo sucedido en Fukushima I-1 como un accidente de nivel INES 4. Se confirma la presencia de cesio-137 y yodo-131 en el entorno de la central.
  • Nota del OIEA: Se confirma un trabajador muerto en Fukushima II por accidente mecánico; y siete trabajadores heridos y uno irradiado por encima de los límites de seguridad en Fukushima I.
Ayuntamiento de Minamisoma, la ciudad más grande de las evacuadas (70.975 hab.) antes del tsunami y los accidentes nucleares.

Ayuntamiento de Minamisoma, la ciudad más grande de las evacuadas (70.975 hab.) antes del tsunami y los accidentes nucleares.

05:10 – La inyección de agua falla en el sistema de refrigeración de emergencia del núcleo (ECCS) de la unidad 3 de Fukushima I, lo que se informa al gobierno según el art. 15 de la ley.

09:20 – Se abre una válvula aliviadora de presión en la vasija de presión de la unidad 3 de Fukushima I.

13:12 – Se inyecta agua de mar al reactor de la unidad 3 de Fukushima I.

  • Nota del OIEA: Se confirma la ventilación de vapor a la atmósfera en la unidad 3 de Fukushima I, así como las inyecciones de agua de mar. Se notifica una lectura anómala de radiación en Onagawa, que desaparece unas horas después. Se interpreta que es radioactividad procedente de Fukushima I.
  • Reuters informa que el reactor nº 1 de Fukushima I debía haber sido decomisionado en febrero tras 40 años de servicio, pero se prolongó su vida útil 10 años más.

Lunes 14 de marzo

04:08 – La temperatura de la piscina de almacenamiento de combustible gastado en la unidad 4 de Fukushima I aumenta a 84 ºC.

06:10 – La presión en la vasija de contención de la unidad 3 de Fukushima I aumenta hasta aproximadamente 460 kPa por encima de su valor de diseño. Notificado a las 07:44.

  • Nota del OIEA: En Fukushima I, se notifica que las unidades 1 y 2 se están alimentando con generadores móviles. En la 1 se refrigera mediante agua marina con boro. En la 2, mediante aislamiento del núcleo. La unidad 3 carece de alimentación y se ha iniciado la inyección de agua marina con boro. Pese a ello, el nivel no aumenta. Se deconoce la razón.

11:01 – Ocurre una explosión de hidrógeno en la unidad 3 de Fukushima I.

13:25 – Se descubre que el nivel de agua en el reactor de la unidad 2 de Fukushima I es bajo, por lo que se llega a la conclusión de que las funciones de enfriamiento de este reactor se han perdido también.

16:34 – Se comienza a inyectar agua marina en el reactor de la unidad 2 de Fukushima I.

  • MSNBC/AP informa que los Estados Unidos han apartado a sus buques militares del área de Fukushima debido a “bajos niveles” de radiación.
  • Reuters informa que el gobierno alemán “suspenderá la decisión” de extender la vida útil de las centrales nucleares en este país.
  • Mainichi Daily News y otras fuentes informan que TEPCO pidió en esta fecha al gobierno japonés autorización para retirar a todo su personal de Fukushima I. El jefe del gabinete Yukio Edano y el ministro de economía se niegan. Quedarán 50 trabajadores de los 800 que se encontraban en la central cuando sucedió el terremoto (“los 50 de Fukushima“).

Martes 15 de marzo

La central de Tokai Daini alcanzó la parada en frío a las 00:40 del martes, 15 de marzo.

La central de Tokai Daini (en la imagen, a la izda.) alcanzó la parada en frío a las 00:40 del martes, 15 de marzo. A las 07:15 lo conseguían también en Fukushima II.

00:40 Se alcanza la parada en frío en la central de Tokai II.

05:35 – El gobierno establece el Grupo de Trabajo para el Accidente de la Central Nuclear de Fukushima.

06:10 – Se escucha un sonido explosivo en la unidad 2 de Fukushima I. Se sospechan daños en la piscina de supresión de presión. Parte de un muro en el área de operaciones resulta dañado.

07:15 Todas las unidades de Fukushima II alcanzan el estado de parada en frío.

08:25 – Humo blanco saliendo de la unidd 2 de Fukushima I.

09:38 – Se produce un incendio en la tercera planta del edificio del reactor de la unidad 4 de Fukushima I. Se extingue por sí solo poco después.

10:22 – Se registra un nivel de radiación de 400 mSv/h alrededor de la unidad 3 de Fukushima I.

11:00 – El Primer Ministro indica a los residentes en un radio de 20 a 30 km de Fukushima I que busquen refugio en interiores.

11:26 – El centro (de operaciones) en el exterior de la central de Fukushima I se evacúa a la Oficina Prefectural de Fukushima City.

  • Reuters informa que el personal se ha visto obligado a abandonar la sala de control de la unidad 4 de Fukushima I debido a los altos índices de radioactividad. Visto también en RIA Novosti.
  • Nota del OIEA: Confirma la medición de 400 mSv/h en torno a la unidad 3 de Fukushima I por la mañana. Por la tarde, en la puerta principal, se midieron 11,6 mSv/h y 600 μSv/h seis horas después, lo que indica que la radiación ha descendido.
  • Nota del OIEA: Se informa que la contención primaria de las unidades 1 y 3 de Fukushima I está intacta. En cambio, la explosión en la unidad 2 puede haber afectado a su integridad. Se confirma el incendio en la unidad 4, de dos horas de duración. Se establece una zona de exclusión aérea de 30 km y la Guardia Costera da avisos de evacuación en un radio de 10 km alrededor de Fukushima I de 3 alrededor de Fukushima II.
  • Reuters informa que las autoridades rusas han detectado un leve incremento de la radiación (1 μR/h) en Vladivostok, Rusia.
  • Reuters informa que se ha detectado una “minúscula” cantidad de radiación en Tokio (yodo y cesio) y un poco superior en Saitama.
  • El País informa que Rusia “reitera su apuesta por la energía nuclear”.
  • Reuters informa que la canciller Angela Merkel cerrará “para revisiones” 7 de las 17 centrales nucleares alemanas durante 3 meses. Describe la energía nuclear como una “energía de transición” mientras Alemania abandona los combustibles fósiles y se dirige hacia fuentes renovables. El ministro de economía propone una gran expansión de la red para manejar “energía verde”.
  • Reuters informa que la Agencia de Seguridad Nuclear francesa considera los accidentes de Fukushima I de nivel INES 6. Intervención de A. C. Lacoste, presidente de la ASN.

Miércoles 16 de marzo

Mediciones de radioactividad en Japón a las 09:00 del 16/03/2011. Datos: MEXT. Elaboración del mapa: La Pizarra de Yuri. (Clic para ampliar)

Mediciones de radioactividad en Japón a las 09:00 del 16/03/2011. Datos: MEXT. Elaboración del mapa: La Pizarra de Yuri. (Clic para ampliar)

  • Nota del OIEA: Notifica que no hay combustible cargado en el reactor de la unidad 4 de Fukushima I, que se encontraba detenido en el momento del terremoto. Hay combustible cargado en los reactores de las unidades 5 y 6, que se encontraban también detenidos por razones de mantenimiento. Los reactores 1, 2 y 3 estaban cargados y en funcionamiento.

05:45 – Ocurre otro incendio en la unidad 4 de Fukushima I, que también se extingue espontáneamente.

06:40 – Se siguen detectando en torno a 400 mSv/h cerca del edificio de la unidad 3 de Fukushima I.

08:37 – Se observa una enorme cantidad de humo blanco saliendo de la unidad 3 de Fukushima I.

  • ABC News/AP informa que los últimos 50 trabajadores se han visto obligados a abandonar la central de Fukushima I debido a los altos índices de radioactividad. La central queda sin personal.
  • CBS informa que se ha registrado 1 Sv/h en la central, que después descendió a 0,6 – 0,8 Sv/h.

16:00 – Helicópteros de las Fuerzas de Autodefensa (Ejército Japonés) intentan verter agua sobre la unidad 3 de Fukushima I, pero se abandona el intento debido a los elevados niveles de radiación.

20:06 CNN informa que en la central de Fukushima I hay ahora 180 trabajadores en turnos de 50.

  • Reuters informa que, como consecuencia de la explosión del martes en Fukushima I, hay dos trabajadores desaparecidos y daños en el tejado de la unidad. Los trabajadores se encontraban en el área de turbinas de la unidad 4.
  • Dots Press informa, citando a la AFP y Yukio Edano, que el personal ha podido regresar a la sala de control en Fukushima I.
  • Europa Press informa, citando fuentes de TEPCO, que las barras de los reactores 1 y 2 de Fukushima I están dañadas “al 70 y 33%”, respectivamente. Visto también en RIA Novosti.
  • El Reino Unido (fuente), Corea del Sur (fuente), Australia (fuente) y los Estados Unidos (fuente, fuente), entre otros, recomiendan oficialmente a sus ciudadanos que se alejen a más de 80 kilómetros de Fukushima.
  • Bloomberg informa que Lufthansa y Alitalia, entre otras compañías aéreas, han decidido desviar sus vuelos a Tokio hacia ciudades meridionales como Osaka. Otras compañías alteran su operatoria; por ejemplo, Air France – KLM. En cambio, Cathay Pacific y China Eastern incrementan su servicio a la capital japonesa.
  • Nota del OIEA: Se ha observado un nuevo incendio en la unidad 4 de Fukushima I. El nivel del agua en la unidad 5 ha descendido.

Jueves 17 de marzo

  • RIA Novosti cita al director del Instituto Kurchatov: los acontecimientos en Japón “no conducen a una catástrofe nuclear, pero la situación es grave”.
  • Nota del OIEA relativa a los daños a las personas en el transcurso de estos accidentes nucleares en Fukushima I:

Heridos:

Imagen satelitaria de Fukushima I, tomada el 16/03/2011. Foto: Digitalglobe Imagery. (Clic para ampliar)

Imagen satelitaria de Fukushima I, tomada el 16/03/2011. De izquierda a derecha, unidades 4, 3, 2 y 1. Foto: DigitalGlobe Imagery. (Clic para ampliar)

    • 2 empleados de TEPCO presentan heridas leves.
    • 2 empleados de subcontrata están heridos; 1 persona con piernas rotas y 1 en “condición desconocida” fueron trasladadas al hospital.
    • 2 personas desaparecidas.
    • 2 personas “se pusieron súbitamente enfermas”
    • 2 empleados de TEPCO requirieron asistencia hospitalaria durante la colocación de protecciones respiratorias.
    • 4 personas (2 empleados de TEPCO, 2 de subcontrata) sufrieron heridas leves durante la explosión en la unidad 1 el 11 de marzo y fueron trasladadas al hospital.
    • 11 personas (4 empleados de TEPCO, 3 de subcontrata y 4 trabajadores de la defensa civil) resultaron heridas a consecuencia de la explosión en la unidad 3 el 14 de marzo.

Irradiados:

    • 17 personas (9 empleados de tepco, 8 de subcontrata) sufrieron deposición de material radioactivo en la cara pero no fueron trasladadas al hospital debido al bajo nivel de exposición.
    • 1 trabajador sufrió exposición significativa durante las “tareas de ventilación” y fue trasladado a un centro fuera del área.
    • 2 policías expuestos a radiación fueron descontaminados.
    • Bomberos que fueron expuestos a radiación están siendo estudiados.
  • AFP informa que la Comisión Europea recomienda a los estados miembros de la Unión controlar las importaciones de alimentos japoneses en busca de radiación.
  • CNN cita al Primer Ministro de Israel Benjamin Netanyahu diciendo que “ha reconsiderado los proyectos de construir centrales nucleares civiles” y que no cree que “apostemos por la energía nuclear civil en los próximos años”. Visto también en la agencia Xinhua.
  • Reuters cita al jefe de la Comisión Reguladora Nuclear de los EEUU, Gregory Jaczko, declarando en audiencia parlamentaria: “Va a ser muy difícil que los trabajadores de emergencia lleguen cerca de los reactores. Las dosis que podrían experimentar serían dosis potencialmente letales en un periodo de tiempo muy corto.”
  • NBC News informa que existe una “disparidad” entre las mediciones de radioactividad proporcionadas por las autoridades japonesas y las registradas en los sistemas militares de los Estados Unidos. Creen que pueden ser superiores.
  • La Agencia Kyodo informa, citando al gobierno japonés, que se detectaron niveles de yodo radioactivo “por encima del límite” (establecido en 300 Bq/kg) en el agua potable de Kawamata, a 45 km al noroeste de Fukushima I. Descendió “por debajo del límite” en los siguientes días.
  • El Asahi Shimbun informa, citando a representantes de TEPCO, que se han detectado niveles ínfimos de radiación neutrónica cerca de la puerta principal de Fukushima I. El 23 de marzo la agencia Kyodo confirmará esta información.

Evolución de las lecturas de radioactividad en Ibaraki (arriba) y Tochigi (abajo) del 14 al 18 de marzo de 2011. Fuente: MEXT.

Evolución de las lecturas de radioactividad en Ibaraki (arriba) y Tochigi (abajo) del 14 al 18 de marzo de 2011. Gráficas: MEXT. (Clic para ampliar)

09:48 – Los helicópteros de las Fuerzas de Autodefensa comienzan a verter agua sobre la unidad 3 de Fukushima I.

10:40 El Japan Times informa, citando a NISA, que la radiación en la puerta principal de Fukushima I es de 10 mSv/h.

  • Nota del OIEA: El OIEA confirma que se realizaron 4 descargas de agua desde helicópteros sobre la unidad 3 de Fukushima I. La situación en las unidades 1, 2 y 3, cuyos núcleos han sufrido daños, parece ser relativamente estable. Se sigue inyectando agua marina con mangueras de bomberos. La presión en las contenciones fluctúan. La unidad 4 sigue causando gran preocupación. No hay información sobre el nivel de agua en la piscina de combustible gastada, ni de su temperatura. No hay tejado. Los niveles de agua en las unidades 5 y 6 han disminuido.
  • RIA Novosti informa, citando a TEPCO, que la radioactividad en la unidad 3 ha aumentado después de que los helicópteros arrojaran agua.
  • AFP informa que China revisará todas sus centrales nucleares y suspenderá la construcción de otras nuevas mientras se crean “nuevas reglas de seguridad”.

Viernes 18 de marzo

  • El Asahi Shimbun informa que hay ahora 580 personas trabajando en Fukushima I.
  • El Wall Street Journal informa que Alemania transfiere su embajada a Osaka, en el sur, y pide a sus nacionales que abandonen Tokio. Visto también en la agencia Xinhua.
  • El Atlanta Journal-Constitution informa que Delta Air Lines, a menudo considerada la mayor aerolínea del mundo, suspende sus vuelos a Tokio-Haneda pero los mantiene a Tokio-Narita.
  • El Asahi Shimbun informa que diversos países asiáticos comprobarán las importaciones de alimentos japoneses en busca de radiación.
  • MSNBC informa que la FDA estadounidense incrementará los controles radiológicos en las importaciones de alimentos japoneses.
  • El ABC informa que el gobierno español recomienda a sus nacionales alejarse a más de 120 kilómetros de Fukushima.
  • Reuters informa que Alemania aplicará medidas de seguridad “drásticas” a sus centrales nucleares.
  • Euronews informa que la Unión Europea propondrá “pruebas de resistencia voluntarias” en todas sus centrales nucleares.
  • Science cita al presidente de la Comisión de Energía Atómica de la India declarando que este país “revisará sus centrales, pero no las cerrará”.
  • RIA Novosti informa que la radiación en el extremo oriente de Rusia es “normal”.
  • ITAR-TASS cita al presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, declarando que la radiación de Fukushima presenta un “riesgo sustancial” para las personas y que ordenará una revisión de las centrales nucleares en su país.
  • Bloomberg cita al jefe del gabinete japonés Yukio Edano declarando que “es imposible pensar en” nuevas centrales nucleares para este país mientras la crisis actual no se resuelva.
  • Reuters informa, citando a la NISA, que en la unidad 2 de Fukushima I se han detectado 0,5 mSv/h.

Según el JAIF, es en esta fecha cuando se abrieron los agujeros en los tejados de las unidades 5 y 6 para evitar que continuara acumulándose presión.

Sábado 19 de marzo

Trabajos para restablecer el suministro eléctrico a Fukushima. Foto: TEPCO. (Clic para ampliar)

Trabajos para restablecer el suministro eléctrico a Fukushima. Foto: TEPCO. (Clic para ampliar)

  • El OIEA confirma que Japón ha elevado la calificación del accidente en las unidades 1, 2 y 3 de Fukushima I desde INES 4 a INES 5. Información de la NISA al respecto.
  • Reuters informa a las 14:49 18/03/2011 EDT que se ha conseguido restablecer el suministro eléctrico a Fukushima I.
  • Associated Press informa que una minúscula cantidad de radiación está llegando a California, en los Estados Unidos. Medida por la estación de Sacramento. Según el profesor Ed Morse, de la UC Berkeley, se trata de “yodo, cesio, bario y kriptón”.

  • Graham Andrew, asesor especial del OIEA, comunica que la situación en los reactores de las unidades 1, 2 y 3 de Fukushima I parece ser bastante estable. Hay preocupación por las piscinas de combustible gastado en las unidades 3 y 4. Se está intentando restablecer la energía eléctrica a toda la central. Los generadores diesel están suministrando electricidad para mantener frías las unidades 5 y 6. Las unidades 1, 2 y 3 han sido elevadas a accidente INES 5 por las autoridades japonesas. En Fukushima II, la pérdida de funciones de refrigeración en las unidades 1, 2 y 4 ha sido calificada como incidente INES 3.
  • Protestas en Hiroshima, donde la Compañía Central de Electricidad de Chogoku detuvo el lunes las obras de una nueva central nuclear en Kaminoseki, a unos 80 km de distancia.
  • La agencia Kyodo informa, citando fuentes gubernamentales, que se ha encontrado “radiación excesiva” en leche procedente de Fukushima y espinacas recogidas en la vecina Ibaraki. Visto también en RIA Novosti. Presencia de yodo radioactivo en estos alimentos confirmada por el OIEA, en niveles que no representan un riesgo inmediato para la salud. Confirma también que se recomendó a los centros de evacuación que los evacuados consumiesen las pastillas de yodo. El Ministerio de Sanidad, Trabajo y Bienestar estudia la prohibición de venta de alimentos procedentes de la prefectura de Fukushima.
  • Diversos medios españoles y de otros países informan de la presencia de “restos” de yodo radioactivo en el agua potable de Tokio y en las prefecturas centrales de Gunma, Tochigi, Saitama, Chiba y Niigata.
  • RIA Novosti cita al subdirector de Rosenergoatom, Valeri Asmólov, declarando que los japoneses “están tomando bajo control” la situación.

Un resumen de situación del OIEA del 19 de marzo contiene las siguientes informaciones:

(Clic para ver mejor) Estado de los reactores de Fukushima I el 19/03/2011 según el OIEA (http://www.iaea.org/press/?p=1463)

(Clic para ver mejor) Estado de los reactores de Fukushima I el 19/03/2011 según el OIEA (http://www.iaea.org/press/?p=1463)

Los seis reactores de la central nuclear de Fukushima I, en la costa este del Japón, son reactores de agua en ebullición (BWR). Un terremoto masivo sucedido el 11 de marzo cortó la potencia (eléctrica) externa a la central y disparó el cierre automático de los tres reactores que se hallaban operando en esos momentos: las unidades 1, 2 y 3. Las barras de control en esas unidades se insertaron con éxito en el núcleo de los reactores, interrumpiendo la reacción de fisión en cadena. Los reactores restantes unidades 4, 5 y 6 habían sido cerradas previamente por razones de mantenimiento rutinario. Los generadores diésel de respaldo, diseñados para arrancar al perderse el suministro externo, comenzaron a suministrar electricidad a las bombas para circular refrigerante a los seis reactores.

Poco después del terremoto, un gran tsunami alcanzó la instalación, desactivando los generadores de respaldo. Aunque algunas baterías siguieron operativas, la central en su totalidad perdió la capacidad de mantener las funciones adecuadas de enfriamiento de reactores y circulación de agua. Este es el estado actual de los seis reactores, sustentado en la documentación y confirmado por las autoridades japonesas:

Unidad 1: El refrigerante de la unidad 1 cubre aproximadamente la mitad de las barras en el reactor, lo que conduce a daños en el combustible. La alta presión en la contención del reactor obligó a los operadores a ventilar gas. El 12 de marzo, una explosión destruyó la capa exterior del edificio del reactor, por encima de la contención. No hay indicaciones de problemas con la vasija de presión del reactor o la contención primaria. El 18 de marzo, Japón asignó una calificación INES 5 a esta unidad.

Unidad 2: El refrigerante de la unidad 2 cubre aproximadamente la mitad de las barras en el reactor, lo que conduce a daños en el combustible. Después de una explosión el 15 de marzo, los representantes japoneses expresaron su preocupación de que la contención del reactor podría no estar intacta por completo. Continúan los esfuerzos para bombear agua marina en el núcleo del reactor. El 18 de marzo, Japón asignó una calificación INES 5 a esta unidad. Representantes de la NISA notificaron el 18 de marzo que sigue saliendo humo blanco del edificio.

Unidad 3: El refrigerante de la unidad 3 cubre aproximadamente la mitad de las barras en el reactor, lo que conduce a daños en el combustible. Una explosión el 14 de marzo destruyó la parte exterior del edificio de la unidad. Tras la explosión, los representantes japoneses expresaron preocupación de que la contención del reactor podría no estar intacta por completo. El 18 de marzo, Japón asignó una calificación INES 5 a esta unidad. Representantes de la NISA notificaron el 18 de marzo que sigue saliendo humo blanco del edificio.

Continúan los esfuerzos para bombear agua marina en el núcleo del reactor. Constituye una preocupación adicional el estado de la piscina de combustible gastado en la unidad 3. Existen indicaciones de que hay un nivel de agua de refrigeración inadecuado en la piscina, y las autoridades están afrontando este problema arrojando agua al edificio desde helicópteros y mediante camiones. El 18 de marzo, las Fuerzas de Autodefensa del Japón usaron siete camiones de bomberos con este propósito. No hay datos de la temperatura del agua en la piscina.

(Clic para ver mejor) Mediciones de radioactividad en todas las prefecturas de Japón, del 16 al 19/03/2011, excepto Fukushima y Miyagi. Fuente: ATMC / MEXT

(Clic para ver mejor) Mediciones de radioactividad en todas las prefecturas de Japón, del 16 al 19/03/2011, excepto Fukushima y Miyagi. Fuente: ATMC / MEXT

Unidad 4: Todo el combustible se había retirado del núcleo para mantenimiento de rutina y se situó en la piscina de combustible gastado. Una parte de la capa exterior del edificio resultó dañada por la explosión del 14 de marzo en la unidad 3. Se han notificado dos incendios que se extinguieron espontáneamente, posiblemente incluyendo uno en la piscina de combustible gastado el 15 de marzo. El 18 de marzo, sigue habiendo humo visible. Las autoridades continúan preocupadas por el estado de la piscina de combustible gastado. El 18 de marzo, Japón calificó el accidente en esta unidad como de nivel INES 4.

Unidades 5 y 6. Cerradas por mantenimiento antes del terremoto, no hay preocupación inmediata por los núcleos y la contención de sus reactores. Sin embargo, los instrumentos de ambas piscinas de combustible gastado han mostrado temperaturas que se incrementan gradualmente. El personal ha configurado 2 generadores diésel para alimentar la circulación en los núcleos y las piscinas de las unidades 5 y 6. Los trabajadores han abierto agujeros en los tejados de ambos edificios para evitar la posible acumulación de hidrógeno, que se sospecha la causa de las explosiones en las otras unidades.

Restablecimiento de la red eléctrica. Se han realizado progresos para restablecer el suministro eléctrico a la central, aunque se desconoce cuándo se podrá disponer de alimentación en su totalidad.

Evacuación. Las autoridades japonesas han informado al OIEA que la evacuación de la población en un área de 20 km alrededor de Fukushima I se ha completado con éxito. También han recomendado a la población hasta 30 km que permanezcan en interiores.

Yodo. El 16 de marzo, la Comisión de Seguridad Nuclear de Japón recomendó a las autoridades locales que instruyeran a los evacuados para que se tomaran las pastillas de yodo estable (no radioactivo). Estas pastillas (y el jarabe para los niños) habían sido pre-ubicadas en los centros de evacuación. La orden recomendaba tomar una sola dosis, en cantidad dependiente de la edad. (Bebés: 12,5 mg. De 1 mes a 3 años: 25 mg. De 3 a 13 años: 38 mg. De 13 a 40 años: 76 mg. Mayores de 40 años: no necesaria)

Lecturas de radiación. Los niveles de radiación cerca de Fukushima I y más allá se han elevado desde que comenzó el daño a los reactores. Sin embargo, las dosis en Tokio y otros lugares más allá de la zona de 30 km de radio siguen estando alejadas de los niveles que exigirían acciones protectoras. En otras palabras, no son peligrosas para la salud humana.

En la central de Fukushima I, los niveles de radiación han presentado tres picos desde el terremoto, aunque se han estabilizado desde el 16 de marzo en cifras significativamente más altas de lo normal pero dentro del rango que permite a los trabajadores proseguir sus tareas de recuperación.

05:00 – Se consigue rearrancar la bomba RHR en la unidad 5 de Fukushima I.

22:00 JAIF informa que se ha restablecido la línea eléctrica exterior a las unidades 1 y 2 de Fukushima I. Se prevé la reconexión para el domingo. “La amenaza inmediata es el daño al combustible en las piscinas de combustible gastado”. La situación continúa estable.  Se sigue trabajando para enfriar. Medidas de radiación en la central: 313,1 μSv/h (11:30 local) en la puerta oeste, 2,97 mSv/h (19:00 local) al norte del edificio de servicio.

22:14 – Se consigue rearrancar la bomba RHR en la unidad 6 de Fukushima I.

Domingo, 20 de marzo

  • La Agencia Kyodo informa que se logró verter agua en la piscina de combustible usado de la unidad 4 de Fukushima I “por primera vez” (80 Tm). También aumentaron los esfuerzos para reactivar los sistemas de refrigeración de la unidad 1 y 2, conectando cables de potencia eléctrica.
  • Reuters cita declaraciones del director general del OIEA, Yukiya Amano, que se ha desplazado a Japón: “Mi impresión es que los japoneses han reforzado sus actividades para estabilizar los reactores (…) Espero que la seguridad y la estabilidad se recuperen tan pronto como sea posible, pero creo que aún no es el momento de decir si creo que van en buena dirección o no.” Anuncia que el OIEA ha pedido a las autoridades japonesas que incrementen la cantidad y calidad de información que les remiten. Graham Andrew, asesor del OIEA, añade: “Hay un riesgo. La cuestión es, cómo de grande es ese riesgo. (…) Creo que conforme pasan los días, y veamos la electricidad conectada a esas unidades, los esfuerzos con el agua, ese riesgo se irá reduciendo día a día (…) ¿Podría suceder algo imprevisto? Muy ciertamente… hay riesgo de que empeore“. Otro representante del OIEA indica: “Hay una gran diferencia entre lo que pasó en Chernóbyl y lo que vemos hoy en Japón (…) En Chernóbyl había una fuerza muy poderosa, una potente explosión y un gran incendio de grafito, que proyectó mucha radioactividad al exterior (…) En Japón no hay emisiones masivas de radiación.
  • La Agencia Kyodo informa, citando al gobierno japonés, que el jueves 17 se detectaron niveles de yodo radioactivo “por encima del límite” (establecido en 300 Bq/kg de I-131 o 200 Bq/kg de Cs-137) en el agua potable de Kawamata, a 45 km de Fukushima I. La cifra descendió “por debajo del límite” el viernes y el sábado. Se detectaron también los siguientes niveles en otros lugares: Tochigi (77 Bq/kg de I-131, 1,6 Bq/kg de Cs-137); Gunma (2,5 Bq/kg de I-131, 0,22 Bq/kg de Cs-137); Tokio (1,5 Bq/kg de I-131); Chiba (0,79 Bq/kg de I-131); Saitama (0,62 Bq/kg de I-131); Niigata (0,27 Bq/kg de I-131).
  • La Agencia Kyodo informa, citando a TEPCO, que se ha logrado restablecer el suministro eléctrico a la unidad 2 de Fukushima I a primera hora de la tarde.
  • La Agencia Kyodo informa que se han detectado niveles de radiación “27 veces superiores al límite establecido” en distintos alimentos de Fukushima e Ibaraki (límite: 2.000 Bq/kg de I-131 y 500 Bq/kg de Cs-137). Se han medido 54.000 Bq/kg de I-131 y 1.931 Bq/kg de Cs-137 en espinacas de Hitachi City, unos 100 km al sur de Fukushima I. En Ibaraki se han encontrado espinacas con 24.000 Bq/kg de I-131 y 690 Bq/kg de Cs-137. Se detectaron otros niveles de radiacion superiores al límite en otros lugares. Más genéricamente, se han medido 540 MBq/km2 de I-131 en Tochigi, 190 en Gunma y 40 en Tokio.

14:30 – El reactor 5 de Fukushima I entra en parada en frío.

19:27 – El reactor 6 de Fukushima I entra en parada en frío.

Modelo de dispersión radiológica (Cs-137) de Fukushima I hasta el 20/03/2011 elaborado por el Instituto francés de Radioprotección y Seguridad Nuclear (IRSN).

A escala regional, en Bq/m3:

A escala global, en fracciones sobre el máximo, con proyección hasta el día 26/03:

Lunes, 21 de marzo

"Humo gris" sobre la unidad 3, el día 21/03/2011. Foto: Reuters/TEPCO en Público

"Humo gris" sobre la unidad 3, el día 21/03/2011. Al fondo, la unidad 4. A la izquierda, en primer plano, se aprecia parte de la 2. Foto: Reuters/TEPCO en Público

  • Nota del OIEA: Las autoridades japonesas confirman que los trabajadores en la central nuclear de Fukushima I han llevado los reactores de las unidades 5 y 6 a parada en frío. Esto significa que ambos reactores se encuentran a seguro, con los sistemas de refrigeración estables, bajo control y con temperatura y presión bajas en el interior. Prosiguen los esfuerzos para restaurar los sistemas en las unidades 1, 2 y 3. La unidad 4 estaba cerrada por mantenimiento, con todo el combustible retirado del núcleo, antes de que se produjera el terremoto del 11 de marzo.
  • Nota del OIEA: Fukushima I. Unidad 1: Se restablecieron los indicadores de presión en la vasija (19/03). Unidad 2: No se ve humo saliendo de la unidad (19/03). Se ha comenzado a bombear 40 Tm de agua marina a la piscina de combustible gastado. Unidad 3: Se ha visto humo blanco saliendo del edificio, pero menos que otros días (19/03). Se empieza a echar agua desde camiones a la piscina de combustible gastado (20/03). Unidad 4: El Ejército Japonés comienza a echar agua al edificio desde camiones (20/03). Unidades 5 y 6: La temperatura en las piscinas de combustible gastado ha descendido considerablemente (20/03). Restablecimiento de la red eléctrica: Se ha conectado energía eléctrica exterior a un transformador auxiliar y los paneles de distribución de la unidad 2. Se sigue trabajando para alimentar equipos específicos de la misma. Contaminación radiológica: Se confirma la presencia de yodo-131 “por encima de límites” en tres muestras de leche, y cesio-137 “por debajo de límites” en otra. En Ibaraki, se ha detectado yodo-131 y cesio-137 “por encima de límites” en vegetales (cebollas, espinacas). Se ha detectado yodo-131 “por debajo de límites” en 6 de 46 muestras de agua potable.
  • El Mundo informa que en Iitate-mura (a 40 km de la central) se han detectado 965 Bq de I-131 por kg de agua (límite: 300 Bq/kg). Posteriormente se detectaran 163.000 Bq/kg de Cs-137 (ver más abajo).
  • JAIF informa de 3,05 mSv/h “al norte del edificio de servicio” de la central.
  • Reuters cita al portavoz de la Organización Mundial de la Salud declarando: “Claramente es una situación seria (…) Es mucho más serio de lo que cualquiera creía en los primeros días, cuando pensábamos que esta clase de problema podía limitarse a 20 o 30 kilómetros (…) Es seguro suponer que algunos productos contaminados han salido de la zona de contaminación.” En todo caso, indicó, no hay evidencias de que la comida contaminada haya llegado a otros países. Malcolm Crick, secretario del Comité Científico de las Naciones Unidas sobre los efectos de la radiación atómica, señaló: “Las pocas mediciones de radiación notificadas en la comida hasta el momento son mucho más bajas que las de alrededor de Chernóbyl en 1986, pero la imagen global aún está formándose.”

15:00 – La radioactividad “al norte del edificio de servicios” ha descendido a 2 mSv/h según el JAIF.

15:55 La agencia Kyodo informa que se vuelve a ver humo blanco saliendo de la unidad 2 y humo gris de la unidad 3 de Fukushima I. TEPCO evacúa brevemente a sus trabajadores. Confirmado por el OIEA.

17:15 La agencia Kyodo informa que sigue viéndose una pequeña cantidad de humo sobre la piscina de combustible usado de la unidad 3. Se informa que los niveles de radiación no han aumentado, pero los trabajos para restaurar el suministro eléctrico se han interrumpido. Proseguirán más tarde.

  • Según la agencia Kyodo, el gobierno japonés ha prohibido la comercialización de espinacas y “otra hortaliza con hojas” procedentes de las prefecturas de Fukushima, Ibaraki, Tochigi y Gunma.
  • El Asahi Shimbun informa, citando fuentes de TEPCO, que se ha logrado restablecer la refrigeración “completa” a la unidad 5 de Fukushima I. No así a la unidad 2.
  • El Asahi Shimbun informa, citando fuentes de TEPCO, que se han registrado niveles de I-131 “126,7 veces” superiores a los normales en el agua del mar cerca de Fukushima I.
  • El Mundo informa que la central nuclear de Fukushima I será desmantelada cuando finalice la crisis. Visto también en ITAR-Tass.

Martes, 22 de marzo

(Clic para ver mejor) Gráfica de radiación en la central nuclear de Fukushima I desde el 12 hasta el 22/03/2011, elaborada por GRS / Ministerio de Medio Ambiente (Alemania) con datos de TEPCO. Original: http://www.bmu.de/files/bilder/allgemein/image/jpeg/japan_tepco_messung_20_gr.jpg Traducción: La Pizarra de Yuri.

(Clic para ver mejor) Gráfica de radiación en la central nuclear de Fukushima I desde el 12 hasta el 22/03/2011, elaborada por GRS / Ministerio de Medio Ambiente (Alemania) con datos de TEPCO. Pueden observarse varios picos de 8, 11 y 12 mSv/h a partir del incendio en la unidad 4. Según el JAIF, el 15 de marzo se detectaron también 400 mSv/h "en torno a la unidad 3"; y al día siguiente hasta 1 Sv/h según la CBS. Original: http://www.bmu.de/files/bilder/allgemein/image/jpeg/japan_tepco_messung_20_gr.jpg Traducción: La Pizarra de Yuri.

  • Un resumen de situación del OIEA contiene las siguientes informaciones, suministradas por el asesor especial Graham Andrew a los países miembros y a la prensa:

Plano de la central nuclear de Fukushima I. (Clic para ampliar)

Plano de la central nuclear de Fukushima I. (Clic para ampliar)

Situación actual

Estamos viendo algunas mejoras constantes, pero la situación global en la central nuclear de Fukushima I sigue siendo muy seria. Se han detectado altos niveles de contaminación en las proximidades del complejo.

El restablecimiento de potencia eléctrica a la unidad 2, del que informamos ayer, son buenas noticias. Hay corriente alterna disponible y se está realizando una prueba de carga eléctrica a las bombas, etc. Se sigue trabajando para restablecer el suministro a la unidad 3.

Se sigue inyectando agua de mar a las vasijas de presión de los reactores en las unidades 1, 2 y 3. La presión en la vasija y el pozo seco de la contención en la unidad 3, que ayer estaba aumentando, ha vuelto a descender.

Se arroja agua periódicamente a las piscinas de combustible usado en las unidades 2, 3 y 4. El OIEA no tiene aún información sobre el nivel y la temperatura del agua en las piscinas de las unidades 1, 2, 3 y 4.

Al restablecer la refrigeración en las unidades 5 y 6, las temperaturas en sus piscinas de combustible usado continúa descendiendo.

Monitorización de la radioactividad

Como informé ayer, el equipo de monitorización de la radioactividad del OIEA tomó mediciones a una distancia entre 56 y 200 km de la central nuclear de Fukushima. Se han repetido las medidas de la radiación gamma y la contaminación beta-gamma en la prefectura. Estas medidas han mostrado altos niveles de contaminación beta-gamma. Las autoridades japonesas realizaron mediciones en los mismos momentos y lugares, con resultados comparables.

El 20 de marzo se realizaron mediciones de la radiación gamma y la contaminación beta-gamma en más lugares. Los resultados oscilaron entre 2 y 160 μSv/h, que se pueden comparar con una radiación natural de fondo típica de 0,1 μSv/h. Entre 16 y 58 km de la central se han medido altos niveles de contaminación beta-gamma, que van de 0,2 a 0,9 MBq/m2.

Se necesitarán más mediciones para estimar la posible contaminación más allá del área actualmente controlada, más lejos y más cerca de la instalación. No tenemos mediciones mostrando que los niveles de contaminación sean altos a más de 58 km de la central, pero no puede excluirse esta posibilidad.

No tengo nueva información sobre las mediciones de radiación alfa. Como informé ayer, no se había detectado radiación alfa significativa dentro de la zona de evacuación (20 km).

En los próximos días, el equipo de monitorización del OIEA seguirá realizando medidas en la prefectura de Fukushima. Estamos localizando datos de contaminación radioactiva para el resto de Japón.

La FAO y el OIEA han suministrado algunos resultados de la monitorización de los alimentos. Las autoridades japonesas han proporcionado datos recientemente que indican la presencia de 55.000 Bq/kg de I-131 en espinacas de la prefectura de Ibaraki. Estos valores están muy por encima de los límites japoneses para el consumo (2.000 Bq/kg). Entiendo que el gobierno japonés está tomando medidas de precaución relevantes y ha indicado a cuatro prefecturas (Ibaraki, Tochigi, Gunma, Fukushima) que, de momento, no distribuyan dos tipos de hortalizas (espinacas y kakina) de estas prefecturas, así como leche de Fukushima.

El Océano Pacífico frente a Namie, prefectura de Fukushima. Foto: Yobito Kayanuma / gpscycling.net / Panoramio

El Océano Pacífico frente a Namie, prefectura de Fukushima, antes del tsunami y los accidentes nucleares. Foto: Yobito Kayanuma / gpscycling.net / Panoramio. ("Ver imagen" para ampliar)

10:35 – Se restablece el suministro eléctrico externo al cuadro de distribución de la unidad 4.

19:41 – Las unidades 5 y 6 de Fukushima I conmutan a suministro eléctrico externo normal y se desconectan de los generadores diésel de emergencia.

22:46 –Se restablece la iluminación en la sala de control de la unidad 3.

  • La agencia Kyodo informa que se han detectado 161 μSv/h en Namie, una de las localidades evacuadas a 20 km de Fukushima I (1.600 veces el nivel normal).
  • La agencia Kyodo informa que TEPCO comenzará a estudiar el impacto sobre el mar de los accidentes nucleares de Fukushima. Confirmado por el OIEA.
  • La agencia Kyodo informa que los trabajadores han conseguido conectar la línea eléctrica externa al panel de alimentación de la unidad 1 de Fukushima I.
  • CNN informa que los Estados Unidos están considerando evacuar a sus tropas de la base de Yokosuka. El lunes, “el portaaviones USS George Washington, que se hallaba allí sometiéndose a mantenimiento, se hizo a la mar para apartarse de la pluma de partículas radioactivas que podía soplar sobre la base (…) con una tripulación reducida”.
  • La agencia Kyodo informa que se ha conseguido restablecer la potencia eléctrica externa a las seis unidades de Fukushima I, pero prosiguen las comprobaciones de los equipos en todas ellas antes de poder alimentarlos. Las emisiones de humos están dificultando estas tareas. Video de Russia Today.
  • Europa Press informa, citando al Financial Times y el gobierno japonés, que TEPCO y este gobierno indemnizarán a los granjeros de las áreas afectadas por la prohibición de vender sus productos.
  • Reuters informa que el terremoto y el tsunami del 11 de marzo desactivaron 5,8 gigavatios de potencia procedente de las centrales térmicas y 9,1 gigavatios de potencia nuclear con la desconexión de Fukushima I y Fukushima II. Se temen los efectos que pueda tener sobre la economía de cara al verano. Menciona la curiosidad de la “doble red” eléctrica japonesa, parte a 50 Hz y parte a 60 Hz.
  • La agencia Kyodo informa que los Estados Unidos prohibirán la importación de alimentos japoneses de las prefecturas de Fukushima, Ibaraki, Tochigi y Gunma.
  • La cadena CBC, el Toronto Sun y otros medios informan que se han detectado partículas radioactivas procedentes de Japón en la Columbia Británica de Canadá. El nivel de radiación asciende a 0,0005 μSv, “significativamente por debajo de la procedente de otras fuentes”.
  • Euronews informa que vuelve a elevarse “humo blanco y vapor” de la unidad 2. Visto también en la BBC.
  • La televisión NHK informa que se han detectado 163.000 Bq/kg de Cs-137 en el suelo de Iitate, 40 km al noroeste de la central, siendo el nivel normal de 100 Bq/kg “como máximo”.
Trabajadores con equipo protector restableciendo el suministro a la unidad 3. Foto: TEPCO. (Clic para ampliar)

Trabajadores con equipo protector restableciendo el suministro eléctrico a la unidad 3. Foto: TEPCO. (Clic para ampliar)

Miércoles, 23 de marzo

Nota del OIEA: El gobierno japonés informa que se han encontrado sustancias radioactivas en el agua marina, cerca del canal de desagüe sur de Fukushima I. Se ha detectado yodo-131, cesio-134 y cesio-137. La Agencia Japonesa de Ciencia y Tecnología Marítimo-Terrestre (JAMSTEC) realizará más muestreos durante los próximos dos días.

16:20 – Sale gran cantidad de humo negro de la unidad 3 de Fukushima I.

17:24 – Se detiene automáticamente la bomba RHR en la unidad 5 de Fukushima I, aparentemente averiada.

22:30 – Desaparece el humo negro de la unidad 3.

  • CNN informa que se ha conseguido reconectar la iluminación de la sala de control de la unidad 3 de Fukushima I. También visto en la BBC. Confirmado por el OIEA.
  • La agencia Kyodo informa que se han detectado “números minúsculos” de partículas radioactivas en Islandia.
  • La BBC informa que, según el OIEA, sigue escapando radiación de Fukushima I pero “no están seguros” de dónde procede la fuga. Podría estar filtrándose a través de las vasijas de contención de los reactores o proceder de las piscinas de almacenamiento de combustible usado. Visto también en Reuters.
  • El Jerusalem Post informa, citando a un subdirector de TEPCO, que “preocupa” el reactor nº 1 de Fukushima I porque su temperatura actual asciende a 380 – 390 ºC. Fue diseñado para operar a 302 º C. Visto también en Today, Reuters.

Nota del OIEA: Llegan los primeros datos sobre la temperatura de la piscina de combustible gastado en la unidad 2 de Fukushima I: en torno a 50 ºC entre el 20 y el 22 de marzo. También se informa sobre la cantidad de combustible en todas las piscinas de la instalación y sobre las tareas que se están realizando para enfriarlas. En cuanto a la piscina común, su temperatura ascendió a 61 ºC el 21 de marzo.

Video de los trabajadores y bomberos combatiendo los accidentes nucleares de Fukushima I, en Russia Today:

Primeras imágenes de los trabajadores en la sala de control de las unidades 1 y 2 de Fukushima I. Fotos: NISA. (Clic para ampliar)

Primeras imágenes de los trabajadores en la sala de control de las unidades 1 y 2 de Fukushima I, que aparentemente permanece a oscuras el 23 de marzo. Se ha informado que en esta fecha se logró restablecer la iluminación en la sala de control de la unidad 3. Fotos: NISA. (Clic para ampliar)

Resumen de situación del OIEA del que extraigo las informaciones relativas a las unidades más comprometidas:

Sin suministro eléctrico, los sistemas de refrigeración en los seis reactores de Fukushima I no pueden funcionar. Muchos de los problemas que tiene la central se originan en la pérdida de alimentación eléctrica que se produjo a consecuencia del terremoto y el tsunami del 11 de marzo. El terremoto cortó el suministro externo y el tsunami desactivó los generadores diésel de respaldo. El personal japonés ha estado trabajando para restablecer el suministro a la instalación, con sus esfuerzos organizados en tres fases.

Unidades 1 y 2. Los sistemas de refrigeración del reactor en estas dos unidades están severamente impedidos. Se sospechan daños al combustible nuclear en ambas unidades. Los trabajadores han logrado conectar con éxito suministro eléctrico exterior a un transformador de la unidad 2 y después a un cuadro de distribución dentro de la central. Los técnicos están realizando pruebas diagnósticas para determinar la integridad de los sistemas eléctricos del reactor.

Las autoridades japonesas planean reconectar la unidad 1 algún tiempo después que la unidad 2. Debido a las condiciones degradadas del edificio de la unidad 1, esta tarea puede necesitar más tiempo que el que hace falta para la unidad 2, donde el edificio del reactor ha sufrido significativamente menos daños.

Unidades 3 y 4. Los sistemas de refrigeración del reactor de la unidad 3 están severamente impedidos. Se sospechan daños al combustible del reactor y el estado de la piscina de combustible usado es incierto. La unidad 4 estaba cerrada por mantenimiento rutinario y todo su combustible fue trasladado a su piscina antes del terremoto. Por tanto, no hay preocupación [por la ausencia de] combustible en el núcleo del reactor, pero sí hay una preocupación considerable por el combustible presente en la piscina. Los trabajadores están intentando restablecer la electricidad en ambas unidades, pero sus progresos son inciertos. (…)

  • Reuters informa, citando a las autoridades tokiotas, que la contaminación radiológica en el agua potable de Tokio (210 Bq/l de I-131) duplica el límite máximo para bebés (100 Bq/l) y por tanto las autoridades recomiendan no utilizarla en la preparación de alimentos infantiles. Visto también en Público, El País, El Mundo.
  • CNN informa que vuelve a salir humo gris de la unidad 3 de Fukushima I. Visto también en la televisión japonesa NHK, ABC News, Público. La agencia Kyodo informa que los trabajos se han tenido que interrumpir temporalmente de nuevo por esta razón. Reuters cita a un subdirector de NISA declarando “no creemos que sea nada serio”. Confirmado por el OIEA.
  • La agencia Kyodo informa que se han detectado 11 hortalizas con hojas contaminados en la prefectura de Fukushima, incluyendo espinacas, brócolis, nabos y coles.
  • La televisión NHK muestra al jefe del gabinete Yukio Edano declarando que la radiación “puede afectar a las personas más allá del límite de 30 km”.
  • La agencia Kyodo informa, citando fuentes de TEPCO, que se han detectado “haces neutrónicos” trece veces desde que comenzaron los accidentes nucleares en Fukushima I. Se midieron a 2,5 km de la central entre el 13 y el 16 de marzo, al sudoeste de las unidades 1 y 2, midiendo entre 0,01 y 0,02 μSv/h; un nivel no peligroso. El Asahi Shimbun había informado el 17 de marzo de una de estas detecciones de radiación neutrónica.

Declaración conjunta del Organismo Internacional de la Energía Atómica (OIEA-IAEA), la Organización Mundial de la Salud (OMS-WHO) y la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) confirmando oficialmente la contaminación radiológica de diversos alimentos en Japón y la presencia de medidas de monitorización. Breve, pero incluye un interesante enlace a preguntas y respuestas sobre la materia.

  • La CNN informa que 25 embajadas extranjeras han cerrado o se han mudado al sur de Tokio, incluyendo cinco europeas, como las de Alemania y Suiza.

Jueves, 24 de marzo

  • La agencia Kyodo cita al jefe del gabinete Yukio Edano declarando que, según una simulación informática realizada por el gobierno japonés, los niños de un año de edad “en algunos casos pueden haber recibido más de 0,1 sieverts de radiación, incluso si estaban fuera de la zona de 30 kilómetros, siempre que hayan pasado todos los días en el exterior desde la explosión en la central nuclear de Fukushima (…) Nuestro análisis demuestra que la población fuera del radio de 30 km no está en una situación en la que tengan que evacuar o permanecer en interiores inmediatamente (pero) como medida de precaución, deberían cerrar las ventanas y permanecer en interiores tanto como sea posible”. La presidenta de la Comisión de Seguridad Nuclear señaló que la dosis acumulada por los adultos fuera de la zona de 30 km sería más baja, pero que las personas expuestas a esta dosis deben tomar yoduro de potasio. La simulación fue realizada por el Centro de Tecnología para la Seguridad Nuclear mediante el sistema SPEEDI.

10:50 – Humo blanco parecido al vapor saliendo de la unidad 1 de Fukushima I.

11:30 – Se restablece la iluminación en la sala de control de la unidad 1 de Fukushima I.

16:14 – La bomba del RHR que había fallado en la unidad 5 de Fukushima I es reemplazada y puesta en marcha otra vez.

La Autoridad Finlandesa de Seguridad Nuclear y Radiológica (STUK) informa que se han detectado minúsculas cantidades de I-131 procedente de Fukushima en Helsinki y Rovaniemi, “por debajo de 1 Bq/m3 de aire”. También visto en la agencia AGI.

Primer plano de los daños por el incendio en la unidad 4 de Fukushima I. Foto: TEPCO. (Clic para ampliar)

Primer plano de los daños por el incendio en la unidad 4 de Fukushima I. Foto: TEPCO. (Clic para ampliar)

  • La agencia Kyodo informa que Hong Kong prohibe la importación de comida japonesa procedente de las prefecturas de Fukushima, Ibaraki, Tochigi, Gunma y Chiba al detectar yodo-131 en tres muestras. Quedan prohibidas “la leche, las bebidas de leche, la leche en polvo, las hortalizas, las frutas, la caza refrigerada o congelada, la carne, las aves de corral, los huevos de ave de corral y los productos acuáticos refrigerados o congelados que se hayan recogido, manufacturado, procesado o empaquetado el 11 de marzo o más tarde”. Quedan excluidos los alimentos que vengan certificados por las autoridades japonesas como libres de radiación. Canadá también las restringe.
  • Bloomberg informa que Australia y Singapur también limitan las importaciones de comida japonesa.
  • RIA Novosti informa que Rusia prohibe la importación de alimentos desde las prefecturas de Fukushima, Ibaraki, Tochigi, Gunma, Chiba y Nagano.
  • La agencia Kyodo informa que los bancos japoneses están considerando una solicitud de préstamo realizada por TEPCO por importe de 2 billones de yenes (17.000 millones de €) para “dar varios pasos que lleven el suministro eléctrico actual a condiciones normales” y “poner en marcha instalaciones de generación de electricidad tan pronto como sea posible”. El día 30 TEPCO declarará que este préstamo “no basta” para mantener la empresa a flote y pagar los costes de los accidentes nucleares.

Nota del OIEA: Se sigue “avanzando” para restablecer el suministro eléctrico a las unidades 1, 2, 3 y 4 de Fukushima I. Confirman que las luces funcionan en la sala de control de la unidad 3. Confirman que se vio humo de nuevo en la unidad 3, lo que obligó a evacuar a los trabajadores en esta unidad y en la 4. Se siguen arrojando grandes cantidades de agua a la piscina de combustible gastado de la unidad 4, donde persiste la preocupación de que no haya bastante agua sobre los ensamblajes de combustible. Se confirma que está restablecido el suministro eléctrico a las unidades 5 y 6, que ya se hallaban en parada en frío.

Evacuados del entorno de Fukushima en un refugio de Namie.

Evacuados del entorno de Fukushima en un refugio de Namie. (Clic para ampliar)

  • La agencia Kyodo informa que los accidentes nucleares están dificultando la búsqueda de desaparecidos por el terremoto y tsunami en la prefectura de Fukushima. En estos momentos, la cifra oficial de víctimas ocasionadas por estos fenómenos sísmicos asciende a 9.523 muertos y 16.094 desaparecidos, según la policía nacional japonesa.
  • El Washington Post informa que en los análisis de seguridad de Fukushima I “se desdeñaron” los riesgos de tsunami. También visto en el Sydney Morning Herald.
  • Nota de NPR sobre los evacuados de Fukushima. También en NTDTV, Financial Times.
  • La televisión NHK informa que hay “lo que parece vapor” sobre las unidades 1, 2, 3 y 4 de Fukushima I, filmado por uno de sus helicópteros. Es la primera vez que se observa este tipo de humareda en la unidad 1.
  • NHK y la agencia Kyodo informan, citando a TEPCO y la NISA, que otros tres trabajadores han sufrido irradiación y dos de ellos han tenido que ser hospitalizados por quemaduras de radiación beta en los pies. Al parecer, tuvieron los pies metidos en agua mientras trabajaban y ésta se infiltró dentro de los trajes de protección, recibiendo en los mismos una exposición de 0,17 – 0,18 Sv. Tras el incidente, se evacuó al personal de la planta baja y el primer piso de la unidad 3 de Fukushima I. También visto en Reuters. Confirmado por el OIEA. Dos días después, la agencia Kyodo elevó esta cifra a 2 – 6 Sv.
  • Según RIA Novosti, 17 trabajadores han recibido dosis altas de radiación hasta el momento.
  • La agencia Kyodo informa, citando fuentes de TEPCO, que se han vuelto a encontrar niveles altos de radionúclidos en el agua marina hasta 30 km alrededor de Fukushima I (yodo-131, cesio-134, cesio-137). Visto también en la NHK, aquí y aquí.
  • NHK informa que las autoridades de Tokio y cinco ciudades periféricas han retirado el aviso que recomendaba no utilizar agua del grifo para preparar comida de bebé, dado que los niveles de I-131 han descendido de nuevo por debajo del límite de seguridad. Sin embargo, en Kawaguchi, Matsudo y otra localidad se cursan avisos al detectar niveles elevados de I-131 en las depuradoras de agua potable.
  • La agencia Kyodo informa que las llegadas de extranjeros al aeropuerto de Narita – Tokio han descendido un 60% desde el terremoto.
  • La agencia Kyodo informa que Singapur ha detectado radiación en verduras japonesas.
  • ABC News informa que Rusia está comprobando un barco procedente de Japón por presencia de radioactividad.
  • Bloomberg informa que TEPCO y otras operadoras eléctricas japonesas detienen sus planes de expansión nuclear como consecuencia de los accidentes de Fukushima.
  • NHK informa que TEPCO combate el incremento de presión y temperatura medido recientemente en la unidad 1 de Fukushima I, al parecer con éxito. Se habría conseguido también encender las luces de la sala de control de las unidades 1 y 2.
  • NHK cita a Ban Ki-moon, secretario general de las Naciones Unidas, apelando a “una revisión internacional de la gestión de las centrales nucleares”.
El cesio es un metal dúctil que funde a 28,4 ºC. La variante isotópica cesio-137 es un emisor de radiación beta y gamma que se produce característicamente a consecuencia de los procesos nucleares artificiales. Vida media: 30,17 años.

El cesio es un metal dúctil que funde a 28,4 ºC. La variante isotópica cesio-137 es radioactiva, un emisor de radiación beta y gamma que se produce característicamente a consecuencia de los procesos nucleares artificiales y suele liberarse en forma de gas durante las explosiones atómicas y accidentes nucleares. Con una vida media de 30,17 años, es soluble en agua y pasa a todos los tejidos del organismo y especialmente los músculos, con un comportamiento biológico parecido al del potasio. Sin embargo, su vida media biológica en tejidos humanos es de unos 70 días. Hoy en día, sigue siendo la principal fuente de radioactividad en el entorno de Chernóbyl.

Viernes, 25 de marzo

Nota del OIEA: Se confirma la presencia de yodo-131 y cesio-137 en el agua marina, mediante muestreos tomados hasta a 30 km de Fukushima I.

Nota del OIEA: Se confirma que tres trabajadores han resultado irradiados en la unidad 3 de Fukushima I, con dosis de 0,17 – 0,18 Sv. Al siguiente día, la agencia Kyodo eleva esta cifra a 2 – 6 Sv.

  • La NHK informa, citando fuentes del Ministerio de Defensa, que la temperatura superficial de los reactores en las unidades 1, 2, 3 y 4 de Fukushima I “ha descendido por debajo de 20 ºC”.
  • Reuters informa que algunos barcos están evitando el puerto de Tokio por temor a la radiación.
  • Reuters informa que Lufthansa vuelve a volar a Tokio. Había derivado sus vuelos a aeropuertos más al sur. Alitalia también. A las tripulaciones de las aerolíneas rusas, que han operado los destinos japoneses con normalidad en este periodo, se les ha instruído para que no se reaprovisionen de agua en Tokio.
  • La NHK informa que se ha encontrado radioactividad excesiva en una verdura cultivada en el área de Tokio (890 Bq/kg de Cs-137, siendo el límite 500 Bq/kg).
  • La agencia Kyodo informa que de 66 menores entre 1 y 15 años que han pasado pruebas en el área de Fukushima, ninguno tiene la tiroides afectada. Confirmado por el OIEA.
  • Los Angeles Times informa que diversos especialistas en materia nuclear están descontentos con la cantidad y calidad de la información técnica específica que se recibe de Japón.
  • Nota de Reuters sobre los evacuados de Fukushima.

09:00 – Hay trazas de que agua contaminada de la unidad 2 de Fukushima I se está derramando al desagüe general.

18:02 – Comienzan a refrigerar la unidad 3 de Fukushima I con agua dulce en vez de salada, para evitar la acumulación de sal dentro del reactor.

Resumen de situación del OIEA:

Situación actual: Se sigue recuperando la instrumentación en las unidades 1, 2 y 4 de Fukushima I. Los trabajadores han vuelto a las unidades 3 y 4 después de que cesara el “humo negro” en la 3. La presión del reactor está aumentando en la 1, las lecturas de presión no son confiables en la 2 y están estables en la 3. La temperatura en la toma de alimentación de agua de la vasija del reactor está descendiendo en la unidad 1 (243 ºC) y en la 3 (aprox. 185 ºC), mientras se mantiene estable en la 2 (aprox. 102 ºC). Las unidades 5 y 6, en parada en frío, se someten a mantenimiento. Las tasas de radiación en las vasijas de contención y cámaras de supresión de las unidades 1 y 2 han descendido ligeramente.

Monitorización radiológica: A distancias entre 34 y 73 km de Fukushima I, en dirección oeste, se registran de 0,6 a 6,9 μSv/h. En los mismos lugares, la contaminación beta-gamma va de 0,04 a 0,4 MBq/m2. A distancias entre 30 y 32 km en dirección noroeste, la contaminación beta-gamma está entre 3,8 y 4,9 MBq/m2. A 21 km se registraron 115 μSv/h y no se pudo determinar la contaminación beta-gamma.

En la central nuclear afectada, la radiación ha descendido de 1,93 mSv/h a 210 μSv/h entre el 21 y el 23 de marzo; de los seis radioisótopos comprobados, sólo se han detectado dosis de I-131 por encima del límite.

Según el OIEA, la contaminación radiológica del agua, la leche y las verduras en varias prefecturas japonesas se está convirtiendo en la mayor preocupación.

Según el OIEA, la contaminación radiológica del agua, la leche y las verduras en varias prefecturas japonesas se está convirtiendo en la mayor preocupación.

Hay grandes variaciones diarias en la deposición de I-131 y Cs-137 en las diez prefecturas que las notifican. Se atribuye a la humedad y las lluvias recientes. En el distrito Shinjuku de Tokio, la deposición de I-131 se incrementó en 36.000 Bq/m2 entre el 22 y el 23 de marzo, y la de Cs-137 en 340 Bq/m2.

El 24 de marzo, la superficie del agua marina muestreada en ocho puntos distintos presentó de 24,9 a 76,8 Bq/l de I-131 y de 11,2 a 24,1 Bq/l de Cs-137. También se tomaron muestras del aire, que están siendo estudiadas.

Los límites de I-131 y Cs-137 para la comida, la leche y el agua están excedidos en un gran número de los muestreos realizados en las prefecturas de Fukushima e Ibaraki. Esto se considera ahora mismo lo más preocupante, mientras que la situación en los reactores parece menos aguda en algunos aspectos, si bien la situación general sigue siendo muy seria.

  • La agencia Kyodo informa, citando fuentes de TEPCO, que el agua en el que sufrieron irradiación tres trabajadores ayer presenta un nivel de radioactividad “10.000 veces superior al normal”. Se considera indicio significativo de que el combustible en el reactor o la piscina de la unidad 3 de Fukushima I está dañado. La televisión NHK informa verbalmente que la presencia de radioisótopos en este agua ascendía a 3,5 MBq/cm3.
  • La televisión NHK cita al presidente ruso Dmitry Medvédev proponiendo una normativa más estricta y unificada en todo el mundo para las centrales nucleares, así como la restricción de estas instalaciones en zonas con grave riesgo sísmico o análogo. Pide también reforzar y extender el papel del OIEA para que pueda “medir y suministrar” información más precisa sobre las centrales nucleares del mundo.
  • La agencia Kyodo cita al jefe del gabinete Yukio Edano declarando que TEPCO no podrá beneficiarse de la limitación de responsabilidad civil a 120.000 millones de yenes (1.047 millones de €) por desastre natural dado que “es imposible bajo las circunstancias sociales actuales”.
  • Reuters informa que dos viajeros japoneses han “recibido tratamiento médico” en China al presentar niveles de radiación que “excedían seriamente los límites”. Se ha determinado que no son peligrosos para otras personas.
  • Reuters informa, citando fuentes de TEPCO, que la radiación en el agua de la unidad 3 de Fukushima I que ayer afectó a tres trabajadores podría proceder del núcleo del reactor.
  • La agencia Kyodo informa que el gobierno japonés “recomienda” la “evacuación voluntaria” a la población que está en un radio de 20 a 30 kilómetros alrededor de Fukushima, a quienes anteriormente se indicó que permanecieran en interiores. Numerosos medios, como el New York Times, lo interpretan como una “ampliación discreta” del radio de evacuación.
  • El Asahi Shimbun informa, por primera vez en Japón, que el accidente nuclear de Fukushima ha alcanzado el nivel INES 6. Por el momento, no parece haber confirmación oficial de esta recalificación, que probablemente correspondería a la unidad 3 de Fukushima I.
El ayuntamiento de Futaba, la localidad más próxima a la central de Fukushima I, antes del desastre. Actualmente está evacuada.

El ayuntamiento de Futaba, la localidad más próxima a la central de Fukushima I. Actualmente la población está evacuada. ("Ver imagen" para ampliar)

Sábado, 26 de marzo

  • La agencia Kyodo informa que dos de los tres trabajadores irradiados ayer sufren “exposición interna” y han recibido de 2 a 6 Sv por debajo de los tobillos. Previamente el OIEA y distintos medios habían informado de 0,17 a 0,18 Sv. El límite autorizado en estos momentos para los trabajadores en Fukushima es de 0,25 Sv. Confirmada la cifra de 2 a 6 Sv por el OIEA.
  • Según TEPCO, el agua de la unidad 3 donde resultaron irradiados recientemente los tres trabajadores presentaba una radiación de 400 mSv/h en superficie y la concentración de radionúclidos era aprox. 3,9 · 106 Bq/cm3 en total (detalle más abajo).
  • La agencia Kyodo informa que se está inyectando agua dulce a los reactores para evitar la acumulación de sal procedente del agua marina que se ha venido usando. TEPCO reconoce “problemas en la gestión de la radioactividad”, refiriéndose a los trabajadores irradiados anteayer.
  • La agencia Kyodo informa que los niveles de radiación en el agua potable de Tokio han vuelto a la normalidad. La televisión NHK informa que se sigue detectando radioactividad en el agua por encima de los límites de seguridad para bebés en la prefectura de Ibaraki, notablemente en Hitachi City.
  • La agencia Kyodo informa que las personas irradiadas serán enviadas a hospitales por todo Japón si superan el centenar. Actualmente, los centros de referencia de emergencia son el Instituto Nacional de Ciencias Radiológicas en Chiba y la Universidad de Hiroshima.
  • La agencia Kyodo informa que diversas agencias de las Naciones Unidas han mantenido una reunión, presidida por Ban Ki-moon, para estudiar la manera de responder “a la crisis en marcha en la central nuclear de Fukushima I“.
  • Nikkei informa que, además de en la unidad 3, se ha detectado agua “altamente radioactiva” en los edificios de turbinas de las unidades 1 y 2 de Fukushima I. Ver composición en la unidad 1 según la NISA.

10:10 – Comienzan a refrigerar la unidad 2 de Fukushima I con agua dulce en vez de salada, para evitar la acumulación de sal dentro del reactor.

16:46 – Se restablece la iluminación en la sala de control de la unidad 2 de Fukushima I.

Resumen de situación del OIEA: No se han producido cambios significativos desde ayer. A pesar de la llegada de suministro eléctrico, es demasiado pronto para saber qué instrumentación podrá recuperarse en las unidades 1, 2, 3 y 4 de Fukushima I. Continúa detectándose radiación en el aire, el agua y la tierra a decenas de kilómetros alrededor de la instalación. (Leer el resumen completo para más detalles)

Un informe de la NISA detalla los radionúclidos encontrados en el agua de la planta baja de la unidad 1 de Fukushima I: cloro-38 (1,6 x 106 Bq/cm3), arsénico-74 (3,9 · 102 Bq/cm3), itrio-91 (5,2 · 104 Bq/cm3), yodo-131 (2,1 · 105 Bq/cm3), cesio-134 (1,6 · 105 Bq/cm3), cesio-136 (1,7 · 104 Bq/cm3), cesio-137 (1,8 · 106 Bq/cm3) y lantano-140 (3,4 · 102 Bq/cm3).

Por su parte, según TEPCO, el agua de la unidad 3 de Fukushima I donde resultaron irradiados recientemente los tres trabajadores presentaba una radiación de 400 mSv/h en superficie y la concentración de radionúclidos era: cobalto-60 (7 · 102 Bq/cm3), tecnecio-99m (2,5 · 103 Bq/cm3), yodo-131 (1,2 · 106 Bq/cm3), cesio-134 (1,8 · 105 Bq/cm3), cesio-136 (2,3 · 104 Bq/cm3), cesio-137 (1,8 · 105 Bq/cm3), bario-140 (5,2 · 104 Bq/cm3), lantano-140 (9,4 · 103 Bq/cm3) y cerio-144 (2,2 · 106 Bq/cm3), para un total aproximado de 3,9 · 106 Bq/cm3.

Sumio Mabuchi es nombrado "persona al cargo" de los accidentes nucleares de Fukushima.

Sumio Mabuchi es nombrado "persona al cargo" de la gestión de los accidentes nucleares de Fukushima. Diversos especialistas internacionales habían criticado, entre otras cosas, que en Japón no parecía haber ningún dirigente político gestionando específicamente el problema.

  • NHK informa que dos de estos tres trabajadores irradiados recibirán tratamiento para quemaduras  en el Instituto Nacional de Ciencias Radiológicas de Chiba. Les darán el alta a principios de la semana próxima, pero los doctores temen que “desarrollen síntomas en el plazo de tres semanas”. El tercer trabajador no presenta signos de exposición interna.
  • Reuters, Kyodo citan a la NISA indicando que la radioactividad en el agua del mar alrededor de Fukushima I ha aumentado a 1.250 veces el nivel normal. Podrían estar refiriéndose a la información reflejada en esta nota del OIEA.
  • NHK informa que el nivel de radiación en el aire del Japón nororiental ha permanecido estable o ha descendido en los últimos días. Sin embargo, los niveles en algunas localidades son superiores al máximo anual que se considera inocuo para la salud humana.
  • Nota de NHK sobre las evacuaciones de Fukushima.
  • NHK informa que los operadores de las demás centrales nucleares japonesas tienen problemas para arrancar de nuevo sus reactores o transportar el combustible hasta las instalaciones, dado que las autoridades municipales les están presionando para que revisen las medidas de seguridad y congelen los proyectos de expansión.
  • Kyodo cita al jefe del gabinete Yukio Edano declarando que es difícil saber cuándo terminará la crisis nuclear en Fukushima I. Dice: “La situación actual es que estamos evitando que empeore” pero “requerirá una enorme cantidad de trabajo” para solucionarla. Anuncia que Sumio Mabuchi, un ex ministro de urbanismo, infraestructuras, transporte y turismo, ha sido nombrado “persona al cargo” del problema y “asesor especial” del primer ministro Naoto Kan. [Nota: diversos especialistas internacionales habían criticado, entre otras cosas, que en Japón no había un dirigente claro de la gestión de los accidentes nucleares]

Domingo, 27 de marzo

El OIEA informa que TEPCO comienza a retirar el agua acumulada en los edificios de turbinas 1 y 2 para intentar la reactivación de algunos equipos esenciales. Se está estudiando también para el 3 y 4.

Mapa de deposición radiológica de Fukushima realizado con el sistema SPEEDI para el periodo del 12 al 24/03/2011. Línea roja sólida: hasta 10 Sv. Roja punteada: 5 Sv. Roja de puntos y rayas: 1 Sv. Naranja: 500 mSv. Amarilla: 100 mSv. Fuente: Comisión de Seguridad Nuclear del Japón (http://www.nsc.go.jp/).

Mapa preliminar de deposición radiológica de Fukushima (dosis tiroidea a la intemperie) realizado con el sistema SPEEDI para el periodo del 12 al 24/03/2011. Línea roja sólida: hasta 10 Sv. Roja punteada: 5 Sv. Roja de puntos y rayas: 1 Sv. Naranja: 500 mSv. Amarilla: 100 mSv. Fuente: Comisión de Seguridad Nuclear del Japón (http://www.nsc.go.jp/). (Clic para ampliar)

Resumen de situación del OIEA:

Sigue saliendo vapor de varias unidades. Electricidad restablecida en las salas de control de las unidades 1, 2 y 3. Radiación en las vasijas de las unidades 1, 2 y 3 descendiendo ligeramente. Presión aumenta un poco en la 1 y está estable en las 2 y 3. La temperatura desciende levemente en la 1 y 2. Se sigue bombeando agua por medios externos. Sin cambios en la unidad 4.

Los tres trabajadores irradiados están aún en el hospital, en observación.

Las dosis de radiación en Fukushima tienden a descender. En 7 prefecturas se ha detectado una deposición de 500 Bq/m2 de yodo-131 y menos de 100 Bq/m2 de cesio-137 diarios entre el 18 y el 25 de marzo. El 26 de marzo, en la prefectura de Yamagata hubo deposición de 7.000 Bq/m2 de I-131 y 1.200 de Cs-137. No hay cambios significativos en la radiación gamma detectada en las 45 prefecturas japonesas, con un ligero descenso debido a la desintegración del I-131.

En el área de 30 a 41 km de la central se detectan de 0,9 a 17 µSv/h y deposición beta-gamma de 0,03 a 3,1 MBq/m2.

En el agua del mar hasta 30 km se detecta un descenso en la concentración de I-131 y Cs-137, que se atribuye eminentemente a la dilución. El grupo SIROCCO de la Universidad de Toulouse (Francia) está analizando estos datos.

Sigue la recomendación de no beber agua potable en 7 puntos debido al I-131 (6 sólo para niños y 1 para niños y adultos). Se sigue detectando radiación en alimentos, la mayoría por debajo de límites.

El OIEA confirma la estimación de que los trabajadores irradiados recientemente en Fukushima I recibieron de 2 a 6 sieverts en las piernas. Ajustada a 2 – 3 sieverts el 29 de marzo.

  • Hay confusión en los medios sobre una cifra de radiación “diez millones de veces superior a la normal” detectada en el agua del reactor 2 de Fukushima I, según fuentes de TEPCO. Al parecer pudo tratarse de una equivocación. Según NHK, Edano critica a TEPCO por haber suministrado información errónea a este respecto. Al día siguiente Kyodo informa de “más de mil milisieverts” en una zanja situada en el exterior de la unidad 2, es decir más de un sievert. [Uno o dos sieverts por hora se corresponderían con esta cifra "diez millones de veces superior a la normal", que es de una o dos décimas de microsievert por hora.] Visto  también en Bloomberg. Confirmado por el OIEA; más de 1 Sv/h en una zanja fuera de la unidad 2.

Lunes, 28 de marzo

La carretera que conduce a la central nuclear de Fukushima, antes del tsunami y los accidentes nucleares

La carretera que conduce a la central nuclear de Fukushima, antes del tsunami y los accidentes nucleares (clic para ampliar).

  • Kyodo sigue informando, citando fuentes de TEPCO, que se ha detectado más de 1 Sv de radiación en una zanja fuera del edificio de la unidad 2 de Fukushima I. Se cree que procede del núcleo del reactor como consecuencia de una fusión parcial, en palabras del jefe del gabinete Yukio Edano. Añadió que el gobierno se esfuerza para impedir que esta radioactividad llegue al agua marina o se infiltre a las aguas subterráneas. Visto  también en Bloomberg. Confirmado por el OIEA: más de 1 Sv/h en una zanja fuera de la unidad 2.
  • Bloomberg informa que hay presiones de los accionistas para forzar la dimisión del presidente de TEPCO por pérdidas de 29.000 millones de dólares relacionadas con los accidentes nucleares.
  • El Wall Street Journal reproduce unos correos electrónicos entre trabajadores de TEPCO, con una interesante “visión desde dentro”.
  • Bloomberg informa que en la prefectura de Fukushima “y otras” podría no plantarse arroz este año debido a la radiación. La prefectura de Fukushima es la 4ª productora de arroz del Japón.
  • Nikkei informa que el conglomerado estatal francés Areva ha recibido una “petición de ayuda” por parte de TEPCO. Visto también en Reuters.
  • Xinhua informa que se han detectado “niveles extremadamente bajos” de material radioactivo en el aire sobre las costas de China sudoriental.
  • Kyodo, Reuters y otros informan citando a TEPCO que se ha encontrado plutonio en muestras tomadas hace una semana en el suelo de Fukushima I. Se habría hallado en cinco puntos distintos, en una concentración que “no representa un riesgo para la salud humana”, según la empresa. Confirmado por el OIEA en dos de cinco puntos.
  • Kyodo cita al jefe del gabinete Yukio Edano pidiendo a la población que no regrese por el momento al área evacuada: “Es muy probable que cualquier punto en 20 kilómetros [alrededor de] la central esté contaminado y hay un gran peligro [para la salud humana] en este momento”.

Martes, 29 de marzo

Estado de las unidades 4 (izda.) y 3 (dcha.) de la central nuclear de Fukushima I. (Clic para ampliar)

Estado de las unidades 4 (izda.) y 3 (dcha.) de la central nuclear de Fukushima I. (Clic para ampliar)

  • Kyodo cita al director general del OIEA Yukiya Amano declarando que ha propuesto a distintos países una reunión de alto nivel, probablemente en julio, para discutir asuntos como el aumento de la seguridad en las centrales nucleares y las lecciones aprendidas en Japón. También dice que la situación en Fukushima es seria y necesitará algún tiempo para estabilizarse, pero cree que podrá solucionarse con los esfuerzos de los trabajadores.
  • Kyodo informa que se han detectado “trazas” de materiales radioactivos en Carolina del Sur, Carolina del Norte y Florida, en los Estados Unidos.

11:50 – Se restablece la iluminación en la sala de control de la unidad 4.

El OIEA confirma la presencia de plutonio en el suelo de Fukushima I. Indica que la composición isotópica de este plutonio sugiere que el material procede de la central, no de las pruebas nucleares de la Guerra Fría como se había apuntado. En todo caso, la cantidad hallada no excede significativamente de los niveles de fondo de los últimos 30 años. Detalles en la NISA.

El OIEA ajusta la cantidad de radiación recibida por los trabajadores recientemente irradiados a 2 – 3 Sv. Indica que han sido dados de alta en el hospital y harán seguimiento en domicilio.

El OIEA informa que están buscando el origen y recorrido del agua contaminada en las unidades 1 a 4. Se está consiguiendo evacuar agua de la unidad 1. Este informe también incorpora las últimas mediciones de radioactividad en algunas de las prefecturas afectadas.

OIEA – Disponibles Powepoints: Modelo de concentración integrada tiempo / deposición de la sección de seguridad operacional del OIEA, Impacto potencial sobre el entorno marino de los laboratorios del medio marino del OIEA en Mónaco y otro sobre las consecuencias radiológicas medidas hasta el momento.

Miércoles, 30 de marzo

Se acepta ya generalmente que hay un meltdown al menos parcial en el reactor de la unidad 2 (en la imagen), que sería origen de las elevadas mediciones de radiación en el agua acumulada en el exterior.

Se acepta ya generalmente un meltdown al menos parcial en el reactor de la unidad 2 de Fukushima I (en la imagen), que sería origen de las elevadas mediciones de radiación en el agua acumulada en el exterior.

  • Reuters analiza algunos de los complejos problemas que tendrán los evacuados de Fukushima para regresar a casa, si pueden regresar. Algunos especialistas estudian posibles soluciones.
  • Un informe especial de Reuters realiza fuertes críticas contra TEPCO y la industria nuclear japonesa. Entre estas críticas se incluirían: TEPCO ignoró las advertencias sobre tsunamis de su propio ingeniero jefe de seguridad, sistemas de ventilación vulnerables a pesar de los informes sísmicos, la empresa y no el regulador nuclear decidían sobre cuestiones de seguridad, ocultación de informes problemáticos. Ver PDF completo (en inglés).

El OIEA confirma que se ha encontrado agua fuertemente radioactiva en zanjas fuera de los edificios de Fukushima I. En una zanja cerca de la unidad 2 se detectó más de 1 sievert/hora a las 18:30 UTC del 26 de marzo. Se cree que esta radiación procede de agua “que ha entrado en contacto con elementos fundidos del núcleo durante un tiempo” y ha escapado al edificio de turbinas por un camino aún sin identificar. Cerca de la unidad 1 se han detectado 0,4 mSv/h y cerca de la unidad 3 no se han podido tomar mediciones debido a los escombros. Este informe contiene otros datos sobre el estado de los reactores y la radiación en el exterior del complejo que no varían significativamente sobre días precedentes.

  • Reuters informa de “humo negro” en la central nuclear de Fukushima II, al parecer ocasionado en un cuadro de distribución eléctrica. Ya se habría disipado.
  • Kyodo cita a TEPCO confirmando que los cuatro reactores afectados en Fukushima I serán desmantelados cuando finalice la crisis. Bloomberg cita al jefe del gabinete Yukio Edano diciendo que el 5 y el 6 tampoco se podrán recuperar.
  • Kyodo cita al primer ministro Naoto Kan declarando que considera independizar la Agencia de Seguridad Nuclear del Ministerio de Industria.
  • Kyodo informa que el gobierno japonés ha ordenado a las compañías eléctricas mejorar sus protecciones contra tsunamis y prevenir pérdidas completas de refrigeración “en el plazo de un mes”, con medios móviles y modificaciones sobre los procedimientos actuales, como “un primer paso para mejorar la seguridad nuclear japonesa”.
  • Reuters informa que algunos miembros del gobierno japonés podrían estar considerando la nacionalización de TEPCO.
  • Kyodo informa que la naviera noruego-estadounidense Royal Caribbean cancela las visitas turísticas de su crucero de lujo Legend of the Seas a Japón.
  • Kyodo informa que un grupo de 1.300 evacuados de Futaba, hasta ahora alojados en un estadio deportivo de Saitama, han sido trasladados a un centro de enseñanza que estaba cerrado pero dispone de mejores instalaciones para albergarlos.
  • Kyodo informa que un vehículo del gobierno a control remoto pulverizará una resina para fijar la contaminación radioactiva sobre los escombros de Fukushima I y reducir así su diseminación al medio ambiente.
  • Kyodo cita a la Agencia de Seguridad Nuclear japonesa declarando que los esfuerzos para retirar el agua “del edificio de un reactor en problemas” y una zanja subterránea se han encontrado con dificultades, complicando así la posibilidad de restablecer las funciones de refrigeración. Podrían referirse a la unidad 1 de Fukushima I. También informa que ayer se detectaron altos niveles de yodo-131 en el agua marina cerca de las bocas de desagüe de la central, 3.355 veces superiores al límite permitido por la ley.
  • Reuters cita a representantes de TEPCO diciendo que el préstamo solicitado el día 24 por importe de 2 billones de yenes (17.000 millones de €) “no basta” para mantener la empresa a flote y pagar los costes de los accidentes nucleares en Fukushima I. TEPCO es la compañía privada de servicios públicos más grande de Asia.

La NISA ha informado que en la tarde del 30 de marzo los dos trabajadores desaparecidos fueron hallados muertos en el nivel 1 del edificio de turbinas de la unidad 4.

Jueves, 31 de marzo (hora local japonesa)

Una niña y dos muchachas evacuadas de Futaba, la localidad más próxima a Fukushima I, durante su estancia en el estadio de Saitama.

Evacuadas de Futaba, la localidad más próxima a Fukushima I, durante su estancia en el estadio de Saitama.

  • Bloomberg cita al jefe del gabinete Yukio Edano declarando que “es obvio” que los reactores 5 y 6 de Fukushima I tampoco podrán ser recuperados, y que Japón considera la posibilidad de enterrar las instalaciones afectadas en sarcófagos de hormigón.

Un resumen de situación de la OIEA sigue calificando la situación en Fukushima I como “muy seria”. Detalla los esfuerzos para evacuar el agua contaminada de las salas de turbinas e incluye información sobre la temperatura de los reactores y datos sobre las mediciones de radioactividad en diversas prefecturas afectadas. Menciona un nuevo incidente en que tres trabajadores resultaron salpicados con agua radioactiva pero, tras ducharse, no se les detectó contaminación.

Ir al mes de abril

390 Comentarios Trackbacks / Pingbacks (13)
¡Qué malo!Pschá.No está mal.Es bueno.¡¡¡Magnífico!!! (118 votos, media: 4,86 de 5)
Loading ... Loading ...
Be Sociable, Share!

Video desde un helicóptero de la central nuclear de Fukushima I

Nota 7 sobre los accidentes nucleares de Fukushima.

Ver también: Secuencia de acontecimientos en todas las centrales nucleares afectadas – Mediciones de radiación Estado de los reactores afectados

Actualización del 27/03/2011:

Otro video aéreo, de hoy mismo (480 p):

Actualización del 25/03/2011:

Nuevo video aéreo con buen detalle (resolución ajustable a 480 p):

Video de Fukushima I montado con capturas de la webcam de TEPCO desde el 11 al 25/03/2011:

Video aéreo anterior con mucha mejor imagen:

Imágenes aéreas del 17/03/2011 (post original):

Imágenes tomadas por un helicóptero de TEPCO de los daños en la central nuclear de Fukushima I.

Video estabilizado con detalles a cámara lenta al final:

Video original:

80 Comentarios
¡Qué malo!Pschá.No está mal.Es bueno.¡¡¡Magnífico!!! (33 votos, media: 4,85 de 5)
Loading ... Loading ...
Be Sociable, Share!

Mediciones de radioactividad en Japón y el entorno de Fukushima I el 16/03/2011

Nota 6 sobre los accidentes nucleares de Fukushima.

Ver también: Secuencia de acontecimientos en todas las centrales nucleares afectadas Video aéreo de los daños en Fukushima I Estado de los reactores afectados

Actualización 28/03/2011:

Mapa de deposición radiológica de Fukushima (dosis tiroidea a la intemperie) realizado con el sistema SPEEDI para el periodo del 12 al 24/03/2011. Línea roja sólida: hasta 10 Sv. Roja punteada: 5 Sv. Roja de puntos y rayas: 1 Sv. Naranja: 500 mSv. Amarilla: 100 mSv. Fuente: Comisión de Seguridad Nuclear del Japón (http://www.nsc.go.jp/).

(Clic para ampliar) Mapa preliminar de deposición radiológica de Fukushima (dosis tiroidea a la intemperie) realizado con el sistema SPEEDI para el periodo del 12 al 24/03/2011. Línea roja sólida: hasta 10 Sv. Roja punteada: 5 Sv. Roja de puntos y rayas: 1 Sv. Naranja: 500 mSv. Amarilla: 100 mSv. Fuente: Comisión de Seguridad Nuclear del Japón (http://www.nsc.go.jp/).

Actualización 22/03/2011:

(Clic para ver mejor) Gráfica de radiación en la central nuclear de Fukushima I desde el 12 hasta el 22/03/2011, elaborada por GRS / Ministerio de Medio Ambiente (Alemania) con datos de TEPCO. Original: http://www.bmu.de/files/bilder/allgemein/image/jpeg/japan_tepco_messung_20_gr.jpg Traducción: La Pizarra de Yuri.

(Clic para ver mejor) Gráfica de radiación en la central nuclear de Fukushima I desde el 12 hasta el 22/03/2011, elaborada por GRS / Ministerio de Medio Ambiente (Alemania) con datos de TEPCO. Pueden observarse varios picos de 8, 11 y 12 mSv/h a partir del incendio en la unidad 4. Según el JAIF, el 15 de marzo se detectaron también 400 mSv/h "en torno a la unidad 3"; y al día siguiente hasta 1 Sv/h según la CBS. Original: http://www.bmu.de/files/bilder/allgemein/image/jpeg/japan_tepco_messung_20_gr.jpg Traducción: La Pizarra de Yuri.

Actualización 21/03/2011:

Lecturas de radiación en el entorno de Fukushima. Cifras en μSv/h. Fuente: MEXT.

Lecturas de radiación en el entorno de Fukushima el 21/03/2011. Cifras en μSv/h. Fuente: MEXT.

(Clic para ampliar) Mediciones de radiación en la prefectura de Ibaraki, de dos fuentes distintas del MEXT.

(Clic para ampliar) Mediciones de radiación en la prefectura de Ibaraki entre el 14 y el 21/03/2011, de dos fuentes distintas del MEXT.

  • El Mundo informa que en Litatemura (a 40 km de la central) se han detectado 965 Bq de I-131 por kg de agua (límite: 300 Bq/kg). JAIF informa de 3,05 mSv/h “al norte del edificio de servicio” de la central.

Actualización 20/03/2011:

  • La Agencia Kyodo informa, citando al gobierno japonés, que el jueves 17 se detectaron niveles de yodo radioactivo “por encima del límite” (establecido en 300 Bq/kg de I-131 o 200 Bq/kg de Cs-137) en el agua potable de Kawamata, a 45 km de Fukushima I. La cifra descendió “por debajo del límite” el viernes y el sábado. Se detectaron también los siguientes niveles en otros lugares: Tochigi (77 Bq/kg de I-131, 1,6 Bq/kg de Cs-137); Gunma (2,5 Bq/kg de I-131, 0,22 Bq/kg de Cs-137); Tokio (1,5 Bq/kg de I-131); Chiba (0,79 Bq/kg de I-131); Saitama (0,62 Bq/kg de I-131); Niigata (0,27 Bq/kg de I-131).
  • La Agencia Kyodo informa que se han detectado niveles de radiación “27 veces superiores al límite establecido” en distintos alimentos de Fukushima e Ibaraki (límite: 2.000 Bq/kg de I-131 y 500 Bq/kg de Cs-137). Se han medido 54.000 Bq/kg de I-131 y 1.931 Bq/kg de Cs-137 en espinacas de Hitachi City, unos 100 km al sur de Fukushima I. En Ibaraki se han encontrado espinacas con 24.000 Bq/kg de I-131 y 690 Bq/kg de Cs-137. Se detectaron otros niveles de radiacion superiores al límite en otros lugares. Más genéricamente, se han medido 540 MBq/km2 de I-131 en Tochigi, 190 en Gunma y 40 en Tokio.

Modelo de dispersión radiológica (Cs-137) de Fukushima I hasta el 20/03/2011 elaborado por el Instituto francés de Radioprotección y Seguridad Nuclear (IRSN).

A escala regional, en Bq/m3:

A escala global, en fracciones sobre el máximo, con proyección hasta el día 26/03:

Actualización 19/03/2011:

Primeros datos de radiación del interior de la central nuclear Fukushima I: 2,97 mSv/h “al norte del edificio de servicio”. 313,1 μSv/h en la puerta oeste.

Mediciones de radioactividad en todo Japón excepto las prefecturas de Fukushima y Miyagi del 16 al 19/03/2011:

(Clic para ver mejor) Mediciones de radioactividad en todas las prefecturas de Japón, del 16 al 19/03/2011, excepto Fukushima y Miyagi. Fuente: ATMC / MEXT

(Clic para ver mejor) Mediciones de radioactividad en todas las prefecturas de Japón, del 16 al 19/03/2011, excepto Fukushima y Miyagi. Fuente: ATMC / MEXT

Actualización 18/03/2011: Los niveles de radiación parecen estar bajando. :-)

Evolución de los índices de radiación en Ibaraki hasta el 18/03/2011. Fuente: MEXT.

Evolución de los índices de radiación en Ibaraki hasta el 18/03/2011. Fuente: MEXT.

Evolución de los índices de radiación en Tochigi hasta el 18/03/2011. Fuente: MEXT.

Evolución de los índices de radiación en Tochigi hasta el 18/03/2011. Fuente: MEXT.

Actualización 17/03/2011: Se informa de la medición de 170 μSv/h en un punto 30 km al noroeste de Fukushima.

Mapa radiológico de Japón el 16/03/2011. Mediciones: MEXT. Elaboración: La Pizarra de Yuri.

Mapa radiológico de Japón el 16/03/2011. Mediciones: MEXT. Elaboración: La Pizarra de Yuri.

Mediciones de radiación en todas las prefecturas japonesas el 16/03/2011. Fuente: MEXT. Traducción: La Pizarra de Yuri.

(Clic para ver mejor) Mediciones de radiación en todas las prefecturas japonesas el 16/03/2011. Fuente: MEXT. Traducción: La Pizarra de Yuri.

Documento original aquí

Mediciones de radiación en el entorno de Fukushima I el 16/03/2011. Fuente: MEXT. Traducción: La Pizarra de Yuri.

(Clic para ver mejor) Mediciones de radiación en el entorno de Fukushima I el 16/03/2011. Fuente: MEXT. Traducción: La Pizarra de Yuri.

Documento original aquí

71 Comentarios Trackbacks / Pingbacks (3)
¡Qué malo!Pschá.No está mal.Es bueno.¡¡¡Magnífico!!! (28 votos, media: 4,86 de 5)
Loading ... Loading ...
Be Sociable, Share!

Actualización 3: Estado de las centrales nucleares de Fukushima a las 16:00 (08:00 CET) del 17 de marzo de 2011

Nota 5 sobre los accidentes nucleares de Fukushima.

Ver también: Secuencia de acontecimientos en todas las centrales nucleares afectadas Video aéreo de los daños en Fukushima I Mediciones de radiación

22/03/2011: Se ha conseguido conectar suministro eléctrico externo a todas las unidades, pero se siguen haciendo pruebas antes de alimentar los sistemas. Sin cambios significativos sobre el estado indicado en la tabla, más abajo.

Nota del OIEA el 21/03/2011 (20/03/2011 a las 16:20 UTC):

Las autoridades japonesas informan que los trabajadores en la central nuclear de Fukushima I han llevado los reactores de las unidades 5 y 6 a parada en frío. Esto significa que ambos reactores se encuentran a seguro, con los sistemas de refrigeración estables, bajo control y con temperatura y presión bajas en el interior. Prosiguen los esfuerzos para restaurar los sistemas en las unidades 1, 2 y 3. La unidad 4 estaba cerrada por mantenimiento, con todo el combustible retirado del núcleo, antes de que se produjera el terremoto del 11 de marzo; sin embargo, se produjeron incendios en la zona de la piscina de combustible a partir del 16 de marzo.

Actualización del 19/03/2011: A las 22:00 hora de Japón (14:00 hora española) del 19 de marzo de 2011, según el Foro Industrial Atómico de Japón (JAIF, traduciendo y ampliando sobre este documento), la situación en las centrales nucleares de Fukushima era la siguiente:

(Clic para ver mejor) Estado de la central nuclear Fukushima I a las 22:00 (local) del 19/03/2011. Fuente: JAIF, La Pizarra de Yuri.

(Clic para ver mejor) Estado de la central nuclear Fukushima I a las 22:00 (local) del 19/03/2011. Fuente: JAIF, La Pizarra de Yuri.

(Clic para ver mejor) Estado de la central nuclear Fukushima II a las 22:00 (local) del 19/03/2011. Fuente: JAIF, La Pizarra de Yuri.

(Clic para ver mejor) Estado de la central nuclear Fukushima II a las 22:00 (local) del 19/03/2011. Fuente: JAIF, La Pizarra de Yuri.

Actualización del 18/03/2011: Japón eleva los accidentes en las unidades 2 y 3 al nivel INES 5. Se ha conseguido restablecer la conexión eléctrica a una parte de Fukushima I, lo cual es una muy buena noticia. :-) Se cree que la contención primaria del reactor 3 podría estar bien. Los niveles de radiación siguen bajando poco a poco. Por demás, no parece haber grandes cambios en el estado de los reactores: ver documento.

Actualización 3 de la anterior: A las 16:00 hora de Japón (08:00 hora española) del 17 de marzo de 2011, según el Foro Industrial Atómico de Japón (JAIF, traduciendo y ampliando sobre este documento), la situación en las centrales nucleares de Fukushima era la siguiente:

(Clic para ver mejor) Estado de la central nuclear Fukushima I a las 16:00 (local) del 17/03/2011. Información caducada el 19/03/2011. Fuente: JAIF, La Pizarra de Yuri.

(Clic para ver mejor) Estado de la central nuclear Fukushima I a las 16:00 (local) del 17/03/2011. Información caducada el 19/03/2011. Fuente: JAIF, La Pizarra de Yuri.

(Clic para ver mejor) Estado de la central nuclear Fukushima II a las 16:00 (local) del 17/03/2011. Información caducada el 19/03/2011. Fuente: JAIF, La Pizarra de Yuri.

(Clic para ver mejor) Estado de la central nuclear Fukushima II a las 16:00 (local) del 17/03/2011. Información caducada el 19/03/2011. Fuente: JAIF, La Pizarra de Yuri.

>>> PÁGINA DE DONATIVOS DE LA CRUZ ROJA ESPAÑOLA PULSANDO AQUÍ <<<

>>> PÁGINA DE DONATIVOS DE UNICEF PULSANDO AQUÍ <<<

55 Comentarios Trackbacks / Pingbacks (5)
¡Qué malo!Pschá.No está mal.Es bueno.¡¡¡Magnífico!!! (14 votos, media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Be Sociable, Share!

Y Fukushima no resistió

En estos momentos, la única buena noticia parece ser que los niveles de radiación fuera del área de seguridad siguen siendo extremadamente bajos.

Ver también: Secuencia de acontecimientos en todas las centrales nucleares afectadas Video aéreo de los daños en Fukushima I Mediciones de radiación Estado de los reactores afectados

Estado de las unidades 3 y 4 de la central nuclear de Fukushima I el 16/03/2011. Foto: AFP/Público

Estado de las unidades 3 y 4 de la central nuclear de Fukushima I el 16/03/2011. Foto: AFP/Público

A estas alturas, ya no se puede decir honestamente –y yo lo dije– que la central nuclear de Fukushima I haya aguantado bien el terremoto y el tsunami del pasado viernes. No, es evidente que no lo ha hecho. Todos los sistemas de refrigeración del núcleo, incluso los de emergencia, se fueron al infierno a la vez provocando LOCA instantáneos de la máxima gravedad. Como consecuencia, se ha producido ya un triple meltdown (fusión del núcleo), cuatro explosiones y varios incendios radiológicos que han diseminado una pequeña cantidad de radiación al exterior del perímetro. Se ha informado de al menos un muerto, hay heridos y se pelea a la desesperada para enfriar lo que queda de los reactores con agua de mar. Cuatro accidentes nucleares en uno. Esto no es aguantar bien y decir lo contrario sería mentir. Todas las unidades que estaban trabajando en el momento que llegó la ola cascaron a la vez y a lo largo de las siguientes horas se desparramaron por completo. Buena parte del complejo está perdida sin remisión. Fukushima no resistió.

Soldados japoneses se protegen con máscaras para entrar a la zona afectada por los accidentes nucleares de Fukushima. Imagen: Reuters/Público.

Soldados japoneses se protegen con máscaras para entrar a la zona afectada por los accidentes nucleares de Fukushima. Imagen: Reuters/Público.

¿Qué pasa en Fukushima?

Pues qué va a pasar. Que se ha liado parda. Mucho.

Recopilemos. Con la información disponible en este momento, aparentemente el tsunami cerró por completo todos los sistemas de refrigeración del núcleo, incluyendo los de emergencia. Como quiera que a una central nuclear no se le puede “cortar el gas”, sino que el combustible ya está dentro y sigue reaccionando por sí solo, este fracaso de los sistemas de refrigeración condujo a la pérdida de control sobre la reacción. La gravedad de esto no puede disculparse ni pasarse por alto. Sí, el terremoto fue terrible y el tsunami más. Pero no es aceptable de ningún modo que todos los sistemas de refrigeración de una central nuclear queden desactivados a la vez, por muy grave que sea la agresión sufrida. En una región conocida por sus terremotos y tsunamis de naturaleza extrema, evidentemente los estudios sísmicos estaban subestimados, como ya pasó en Kashiwazaki-Kariwa y otras instalaciones. Lo peor de todo es que se sabía y fue objeto de editoriales y protestas en Japón a lo largo de años, un debate que nos fue ocultado aquí.

El terremoto y sobre todo el tsunami provocaron tres LOCA, pero LOCAzos del todo, con fracaso total de los sistemas de refrigeración de los reactores, pérdida de control sobre la reacción, hidrólisis a gran escala, explosiones de la contención exterior, fusiones del núcleo, incendios radiológicos y el personal luchando ahora mismo para enfriar lo que quede con agua de mar. En total, cuatro accidentes nucleares por el momento, todos y cada uno de ellos ya más graves que Three Mile Island. Parece ser que la Agencia de Seguridad Nuclear e Industrial del Japón sigue aferrándose a la idea de que estamos ante un accidente de nivel INES 4. No tiene sentido a estas alturas. Los franceses de la Autoridad de Seguridad Nuclear llevan más razón cuando dicen que se trata de un sólido INES 6. Esto es mucho más gordo que Three Mile Island, y Three Mile Island fue un 5.

Tratar de minimizar semejante desparramo es absurdo y manipulador, quizá bueno para la propaganda pero malo para todo lo demás, desde la seguridad nuclear hasta la correcta educación del público en esta materia. Estamos ante un accidente nuclear múltiple muy severo, relevante e histórico. En román paladino, un cisco del copón de la baraja.

Pero tampoco se debe maximizarlo irresponsablemente. Dio tiempo a llevar los reactores a potencia mínima antes de perder el control. De todas las monumentales mentiras que se han escuchado estos días (también) sobre Chernóbyl, sólo hay una cosa que sea cierta: las grandes explosiones radiológicas de Chernóbyl únicamente fueron posibles porque el reactor estaba acelerado a la máxima energía cuando sucedieron sin apenas previo aviso. Los reactores de Fukushima, en principio, deben encontrarse a un nivel mínimo de energía en estos momentos. No descarto que puedan ocurrir más explosiones u otros fenómenos que provoquen diseminación radioactiva al medio ambiente, pues en Fukushima se han caído todos los palos del sombrajo nuclear, pero si fuera el caso no deberían ser tan potentes como las sucedidas en la central soviética. Eso significa menos diseminación de sustancias radioactivas y menos alcance de las mismas. Suponiendo que no nos encontremos con alguna otra sorpresa.

Explosión en la unidad 3 de Fukushima I.

Explosión en la unidad 3 de Fukushima I.

Racionalizando el desastre.

A estas alturas, el lobby nuclear y los “expertos” que se han llenado la boca con garantías que iban desplomándose apenas acababan de pronunciarlas han perdido la credibilidad de la mayoría del público. Y con razón. Me pregunto si el tsunami, además de desactivar los sistemas de refrigeración de Fukushima, les desconectó también el encéfalo superior. O si siempre fueron así, especialitos, sólo que aparentaban muy bien.

Hubo un momento en que, de tan absurdos, parecían gafes: bastaba que dijesen que algo no podía ocurrir para que sucediera en las siguientes horas. Hay que ser necio para no pensar que estábamos ante una situación extraordinaria que no se había producido antes, sobre la que no existían antecedentes y que quizás, sólo quizás, algo podía haberse roto a pesar de las primeras declaraciones. Apenas sabían lo mismo que tú y que yo sobre lo que pasaba y sin embargo se dedicaron a engañarse a sí mismos y a los demás una y otra vez hasta que ya nadie les escuchó. Me pregunto dónde quedó su prudencia, su sensatez y su sentido crítico. Si yo fuera el gran archimandrita del lobby nuclear, ahora mismo estarían en la cola del paro. Todos ellos. Y ellas. La energía nuclear no necesita defensores así.

No obstante, que el lobby nuclear y los “expertos” de pastel se hayan ahorcado con su propia lengua no es razón para sacar las cosas de quicio. Esto es muy grave pero no el apocalipsis que se podría deducir viendo la portada de algunos medios y las opiniones de algunos antinucleares. Según hablan unos y otros, parece como si Godzilla fuera a salir del mar por Puerto Banús en breves minutos para comerse los higadillos de un señor de Albacete. O, dicho de otra manera, que vamos a empezar a caer todos como chinches en una fritanga radiológica que se extenderá durante generaciones incontables. Y no es así.

El alcance de lo peor de Fukushima va a ser, fundamentalmente, japonés y quizá de algunas zonas periféricas; igual que el alcance de lo peor de Chernóbyl fue, fundamentalmente, ruso, bielorruso y ucranio. Hay aquí algunas leyes físicas en juego, y una de ellas afirma que la concentración tiende a disminuir con la distancia. Otra de ellas, que los daños de la radioactividad a la materia –incluyendo la materia viva– son extremadamente dependientes de la dosis y del tiempo de exposición. La pura verdad es que en la historia ha habido enormes diseminaciones de radiación a la atmósfera, como los cientos de pruebas nucleares durante la Guerra Fría, y aquí seguimos.

Es más. Aunque ahora mismo no se puede poner la mano en el fuego por nada, las dosis de radiación medidas fuera del perímetro de seguridad hasta el momento son en total tan cancerígenas y teratogénicas como un paquete de cigarrillos. Si la situación actual se mantiene mínimamente, no vamos a ver gente enfermando y muriendo a gran escala. Y que dure.

Exploración a una mujer por posible exposición a la radioactividad en Hitachi City. Imagen: Reuters/Público

Exploración a una mujer por posible exposición a la radioactividad en Hitachi City. Imagen: Reuters/Público

Algunas consideraciones adicionales.

Es una simpleza decir eso de que “aquí no hay tsunamis ni terremotos así”. Las instalaciones nucleares se construyen según unos estudios sísmicos (entre otros), que varían dependiendo del lugar donde se plantan. No son todas iguales. Los estudios sísmicos o cualesquiera otros también podrían estar subestimados en cualquier otro lugar, para las características de ese lugar. No parece irracional, por tanto, revisarlos. También cabe preguntar sensatamente de qué otras maneras podría producirse una detención simultánea de todos los sistemas de refrigeración, pues ahora resulta evidente que era posible.

Pero que los estudios podrían estar subestimados en otros lugares para las características de esos otros lugares no quiere decir que lo estén. Es razonable revisarlos y hacer muchas preguntas al respecto, pero no tanto proponer la clausura inmediata de todas las centrales nucleares del mundo como están haciendo algunos. A fin de cuentas, ha hecho falta un fenómeno de naturaleza muy excepcional para provocar el desastre de Fukushima. El resto de instalaciones del planeta no plantean necesariamente un peligro inminente.

Sin duda, en Fukushima se han caído un montón de mitos nucleares. Los sistemas de seguridad pueden fallar por completo y de golpe. Se puede perder el control sobre la reacción. Puede escapar radiación al medio ambiente a pesar de todas las defensas. Pero eso no quiere decir que suceda alegremente. Hay motivos para poner en tela de juicio una montaña de cosas, y para hacer un millón de preguntas incómodas, pero precisamente por eso reitero lo que he dicho mil veces en este blog y en otros lugares: la política energética y el debate nuclear son extremadamente delicados y llenas de matices y puntos de equilibrio, por lo que deben basarse en criterios racionales, no en proclamas propagandísticas de unos y de otros. Debe ser un verdadero debate, donde todas las voces se oigan por igual, no sustentado en campañas publicitarias mediáticas ni tampoco en titulares apocalípticos. Una vez más, digo que esto no es –no debe ser– un partido Madrid-Barça ni una típica diatriba PSOE-PP. La energía nuclear vive siempre en un equilibrio muy delicado. Hay países perfectamente razonables que han optado por renunciar a ella, y otros igualmente razonables que han optado por apostar por ella. Precisamente porque está tan cerca de “fiel de la balanza”, ambas posiciones pueden ser correctas dependiendo de las circunstancias. Del contexto. El contexto es siempre lo más relevante.

Es también indudable que va a haber un antes y un después de Fukushima. Que Fukushima ha desplazado y va a seguir desplazando ese “fiel de la balanza”. Esto no se olvidará fácilmente, ni debe hacerse.

Quisiera recordar, en todo caso, que por el momento la verdadera catástrofe es la que ha sufrido el pueblo japonés a causa del terremoto y el tsunami. Hay miles de muertos, cientos de miles de desplazados, comarcas enteras borradas del mapa. También quisiera recordar que hay otros pueblos que siguen sufriendo, como Haití. Toda esa gente son hermanos y hermanas nuestros, que han padecido desgracias enormes. Por ello, apelo a vuestra compasión, vuestro humanismo y vuestra solidaridad.

>>> PÁGINA DE DONATIVOS DE LA CRUZ ROJA ESPAÑOLA PULSANDO AQUÍ <<<

>>> PÁGINA DE DONATIVOS DE UNICEF PULSANDO AQUÍ <<<

Ver también: Secuencia de acontecimientos en todas las centrales nucleares afectadas Video aéreo de los daños en Fukushima I Mediciones de radiación Estado de los reactores afectados

507 Comentarios Trackbacks / Pingbacks (15)
¡Qué malo!Pschá.No está mal.Es bueno.¡¡¡Magnífico!!! (233 votos, media: 4,81 de 5)
Loading ... Loading ...
Be Sociable, Share!

Actualización 2: Estado de las centrales nucleares de Fukushima a las 19:00 (11:00 CET) del 16 de marzo de 2011

Nota 3 sobre los accidentes nucleares de Fukushima.

Ver también: Secuencia de acontecimientos en todas las centrales nucleares afectadas Video aéreo de los daños en Fukushima I Mediciones de radiación Estado de los reactores afectados

*** ATENCIÓN: Información caducada el 17/03/2011 ***

>>> INFORMACIÓN ACTUALIZADA AQUÍ <<<

Actualización 2 de la anterior: A las 19:00 hora de Japón (11:00 hora española) del 16 de marzo de 2011, según el Foro Industrial Atómico de Japón (JAIF, traduciendo y ampliando sobre este documento), la situación en las centrales nucleares de Fukushima era la siguiente:

(Clic para ver mejor) Estado de la central nuclear Fukushima I a las 19:00 (local) del 16/03/2011. Información caducada el 17/03/2011. Fuente: JAIF, La Pizarra de Yuri.

(Clic para ver mejor) Estado de la central nuclear Fukushima I a las 19:00 (local) del 16/03/2011. Información caducada el 17/03/2011. Fuente: JAIF, La Pizarra de Yuri.

Estado de la central nuclear Fukushima II a las 19:00 (local) del 16/03/2011. Información caducada el 17/03/2011. Fuente: JAIF, La Pizarra de Yuri.

Estado de la central nuclear Fukushima II a las 19:00 (local) del 16/03/2011. Información caducada el 17/03/2011. Fuente: JAIF, La Pizarra de Yuri.

>>> PÁGINA DE DONATIVOS DE LA CRUZ ROJA ESPAÑOLA PULSANDO AQUÍ <<<

81 Comentarios Trackbacks / Pingbacks (2)
¡Qué malo!Pschá.No está mal.Es bueno.¡¡¡Magnífico!!! (19 votos, media: 4,79 de 5)
Loading ... Loading ...
Be Sociable, Share!

« Entradas anteriores Página siguiente » Página siguiente »