El transbordador espacial se acabó. Y ahora, ¿qué?

El incierto futuro de la exploración espacial norteamericana.

Anterior: 50 años de Gagarin. Y ahora, ¿qué? (12/04/2011)


Despegue del Atlantis STS-135, en la última misión de los transbordadores espaciales.

El Atlantis, en su misión STS-135 y última de los transbordadores espaciales estadounidenses, se dispone a ensamblarse con la Estación Espacial Internacional el 10 de julio de 2011. Foto: NASA.

El Atlantis, en su misión STS-135 y última de los transbordadores espaciales estadounidenses, se dispone a ensamblarse con la Estación Espacial Internacional el 10 de julio de 2011. Foto: NASA.

Lanzamientos espaciales por países en el periodo abril de 2006 a marzo de 2011. Fuente de los datos: Quarterly & semi-annual launch reports, Federal Aviation Administration (USA). (Clic para ampliar)

Lanzamientos espaciales por países en el periodo abril de 2006 a marzo de 2011. Fuente de los datos: Quarterly & semi-annual launch reports, Federal Aviation Administration (USA). (Clic para ampliar)

Hace ahora algo más de un año, escribí una despedida prematura para el Atlantis. En aquellos momentos se daba por sentado que la misión STS-135 actualmente en curso no saldría adelante. Me alegro de haberme equivocado y de que mi transbordador espacial favorito, al final, haya cerrado esta extraordinaria aventura. :-) Pero ahora ya está: se acabó. No habrá más transbordadores. Y, con ellos, desaparece toda posibilidad para los Estados Unidos de lanzar naves espaciales tripuladas durante los próximos años. No había un reemplazo claro, el tiempo se ha echado encima y todas las alternativas siguen en el tablero de diseño o en etapas tempranas de desarrollo. A partir del próximo día 21, toda la humanidad pasa a depender de las naves Soyuz para viajar a las estrellas, más lo que puedan hacer los chinos (que tardarán algún tiempo).

Aquí tienes otro post que escribí sobre el estado actual de la exploración espacial, cuya lectura te recomiendo para hacerte una idea general de la situación. Las tendencias que comentaba en él, si algo, no han hecho más que profundizarse a lo largo de estos últimos catorce meses. Cincuenta años después de Gagarin, 42 años después del primer viaje a la Luna y 25 años después de la estación espacial Mir… sólo nos queda aferrarnos a diseños de aquellos tiempos para ser capaces aún de hacer algo por ahí fuera (la Soyuz voló por primera vez en 1967 y la Estación Espacial Internacional es básicamente lo que iba a ser la Mir-2). Pero es más: comienza a asomar la patita por el horizonte el día en que habrá que retirar la E.E.I. (ya hubo un amago que hablaba de 2016, aunque seguirá hasta por lo menos 2020) y la idea de plantear un proyecto nuevo con un alcance sólo remotamente parecido para reemplazarla provoca sudores fríos y taquicardias a todos los pusilánimes. Indudablemente, la humanidad ha menguado e involucionado mucho durante las dos últimas décadas (excepto en volumen: dentro de unas semanas seremos ya 7.000 millones), y el estado de nuestros programas espaciales lo refleja perfectamente.

Las palabras del director de lanzamientos del transbordador, dirigiéndose a su gente antes de esta última misión, fueron bastante sinceras y expresivas de la sensación que corre por el programa espacial norteamericano:

“El final del programa del transbordador es duro de tragar, y todos somos víctimas de unas malas políticas en Washington DC, tanto al nivel de la NASA como de la rama ejecutiva del gobierno, y esto nos afecta a todos nosotros -os afecta a la mayoría de vosotros- severamente.

Me da vergüenza que no haya salido un liderazgo mejor de Washington DC. A lo largo de la historia del programa espacial tripulado, siempre tuvimos otro programa al que hacer transición: del Mercury al Gemini, y al Apolo, y al programa de pruebas Apolo-Soyuz, al Skylab y luego al transbordador. Siempre tuvimos algo a lo que hacer transición.

Y lo teníamos, y fue cancelado y ahora no tenemos nada, y me avergüenzo de que no lo tengamos. Francamente, como alto directivo de la NASA, me gustaría pediros disculpas porque no lo tenemos. Así que ahí estáis. Os quiero a todos. Os deseo lo mejor.”

El martes pasado, algunos de los principales responsables de esta situación, los mismos que se han pasado décadas dejando sin dinero y sin recursos a la NASA, entraron en pánico y se permitieron el lujazo de pasar por la tostadora al director de la NASA Charlie Bolden, que me supongo yo que tuvo que recurrir a todas sus conchas como ex-general de los Marines para no mandarlos a pastar por ahí. Al parecer, han descubierto de sopetón que queda fatal en la tele eso de que los astronautas estadounidenses tengan que comprar billetes a Roskosmos si quieren acceder al espacio. En su estulticia, tuvieron un instante de lucidez y vislumbraron también que, si una potencia espacial abandona segmentos mayores de sus investigaciones espaciales… pues es muy posible que deje de ser potencia espacial. Y, después de años negándole a la NASA el pan y la sal, estos prohombres y promujeres acosaron a Bolden con la pregunta secundaria que les resultaba más cómoda: “¿por qué la NASA no tiene aún el plan de futuro para el lanzador pesado que nos llevará a Marte y a los asteroides próximos a la Tierra, al que se comprometió (la comprometimos) para el pasado mes de enero?”

El astronauta norteamericano Scott Kelly en la Soyuz TMA-01M, camino de la Estación Espacial Internacional. Estados Unidos pagó 56 millones de dólares por ese asiento y en 2014 pagará 63. Foto: NASA. (Clic para ampliar)

El astronauta norteamericano Scott Kelly en la Soyuz TMA-01M rusa, camino de la Estación Espacial Internacional, el 9 de octubre de 2010. Estados Unidos pagó 56 millones de dólares por ese asiento y en 2014 pagará 63. Foto: NASA. (Clic para ampliar)

Charlie, en vez de contestar “porque lleváis veinte años dejándonos bajo mínimos y delirando a golpe de pensamiento ilusorio, porque no hacéis otra cosa que estrangularnos un poco más con cada presupuesto, porque no escucháis a los especialistas técnicos sino sólo a los gurús que os dicen lo que queréis escuchar y porque sois alérgicos a mojaros con un proyecto a largo plazo así os ahorquen”, hizo de tripas corazón con un despliegue de buenos modales, mano izquierda y diplomacia cortesana. Nobleza obliga. Tuvo buenas palabras para todo el mundo y definió cuatro líneas de trabajo sobre las que la NASA se plantea el futuro para los próximos tiempos. De todo el lamentable espectáculo, estos cuatro puntos fueron lo único que merece la pena rescatar. Veámoslos.

“¿Roskosmos? Sí, hola, buenos días, quisiera comprar unos billetes para la estación espacial…”

En primer lugar, lo dejó claro: al menos hasta 2015, todos los lanzamientos tripulados de los Estados Unidos se realizarán a través de la Agencia Espacial Rusa “y otros partners” (como no sean los chinos…). El asiento en una Soyuz con destino a la Estación Espacial sale a 56 millones de dólares por unidad, billete de ida y vuelta, que sube a 63 millones en 2014. Ya han firmado 18 pasajes por esos importes. Eso es lo que hay, punto pelota. Mientras tanto, seguirán apoyando el desarrollo de cohetes y naves espaciales construidos por empresas privadas, en la esperanza de que alguno de ellos pueda llegar a competir con las Soyuz. El más conocido y probablemente más adelantado de estos proyectos es el de SpaceX, con sus cohetes Falcon y sus naves espaciales Dragon.

Esta es una apuesta francamente arriesgada y un tanto confusa. Se trataría, básicamente, de subvencionar con dinero público el desarrollo y operación privados de una tecnología de lanzamiento análoga a la de la Soyuz, para luego comprarle misiones (otra vez) con dinero público. Más o menos. Gene Cernan, el último hombre que estuvo en la Luna, lo describió así recientemente:

Lanzamiento con éxito de un prototipo de nave espacial Dragon con el cohete Falcon-9, ambos de desarrollo privado, el 8 de diciembre de 2010. Foto: NASA.

Lanzamiento con éxito de un prototipo de nave espacial Dragon con el cohete Falcon-9, ambos de desarrollo privado, el 8 de diciembre de 2010. Foto: NASA.

Fue la industria espacial comercial, bajo el liderazgo y la guía de la NASA, la que nos permitió ir a la Luna y construir el transbordador y hacer todo lo que ha pasado en los últimos 50 años. [Pero] transferírselo todo sin ninguna supervisión al sector comercial, una expresión que cuestiono, va a necesitar mucho tiempo. Algunas de esas personas están muy cualificadas, pero otros [sólo] son emprendedores jóvenes con mucho dinero, y para ellos es una especie de hobby. No para todos ellos. Pero algunos dicen que pueden ir al espacio en cinco años por 10.000 millones de dólares, y hasta los rusos dicen que tardaremos por lo menos el doble si ponemos nuestros huevos en esa cesta.

No tengo mucha confianza en que ese extremo del espectro espacial comercial nos devuelva a órbita en ningún momento de los próximos tiempos. Me gustaría que toda esa gente que se autodenominan [operadores espaciales privados] me dijeran quiénes son sus inversores. Que me dijeran dónde está su mercado. Se supone que una empresa comercial debe usar capital privado. ¿Y quiénes son sus usuarios? Imagínese que nosotros, la NASA, no tuviéramos necesidad de sus servicios. No existe ningún otro mercado para ellos. Entonces, ¿esto es realmente una empresa privada, o no? ¿Es un grupo de muchachos con estrellas en los ojos, que quieren convertirse en un gran desarrollador espacial? No lo sé.

No creo que lleguen ni cerca de conseguir lo que han dicho que pueden hacer. Se lo dije al Congreso y sigue siendo cierto hoy: aún no saben lo que no saben. Nosotros […] hemos estado haciendo esto durante medio siglo. Hemos cometido errores. Hemos perdido colegas. ¿No crees que hemos aprendido algo de esos errores? Puedes apostar tu vida a que sí. Ellos tienen que aprender aún de sus errores. Y, como contribuyente, no tengo el deseo de sentarme ahí y pagarles para que cometan esos errores antes de que puedan siquiera llegar adonde creen que son capaces de ir. La buena noticia es que ahora algunas de las grandes compañías aeroespaciales están tratando de entrar en ese sector. Los Boeing, Lockheed Martin, ATK, están tratando de competir en el lado comercial del negocio. Eso es un poco más alentador. Esas son las personas que han estado trabajando en todo lo que hemos hecho durante los últimos 50 años. Ellos saben cómo se puede hacer.

Cernan no es el único que no ve claro el asunto. Algunos otros astronautas notables opinan que esta aproximación puede condenar a los Estados Unidos a convertirse en un operador espacial de “segunda o tercera clase”. Ojo: es posible que esta transferencia al sector privado funcione, siempre que la lleven a cabo los especialistas adecuados y se mantenga con dinero público. En principio, no hay nada que lo impida. Pero tiene muchos números para ser un proceso largo, caro y no exento de problemas. Y Estados Unidos no está solo en el mundo: hay competidores. Están los rusos, con sus Angara, sus Rus-M y el PPTS en distintos estados de desarrollo. Detrás, vienen empujando los chinos. En 2015, que es cuando está prevista la entrada en servicio de estas naves y cohetes estadounidenses de construcción privada, podrían encontrarse con una durísima competencia. Si se producen retrasos, todos los nichos podrían estar ya ocupados para cuando quieran llegar.

Lo único que está claro es que, por el momento, el vuelo espacial tripulado de la humanidad queda en manos exclusivamente rusas, más lo que China pueda ir haciendo. No existe ninguna alternativa ni la habrá durante al menos los próximos cuatro años. Y en cuanto a lo de enviar cargueros no tripulados del tipo de las Progress, ya se verá cuándo consiguen poner en órbita el primero. Sin duda, nos hallamos ante una situación de lo más incómoda para los Estados Unidos.

Una Soyuz TMA-M, la más reciente actualización de la veterana nave rusa, se acerca a la Estación Espacial Internacional el 9 de octubre de 2010. Foto: NASA.

Una Soyuz TMA-M, la más reciente actualización de la veterana nave espacial soviética, se aproxima a la Estación Internacional el 9 de octubre de 2010. Foto: NASA.

El regreso de la Orión… ¿y del Energía?

Prototipo del módulo de tripulación y reentrada del MPCV, propuesta en estos momentos como futura nave espacial tripulada de la NASA.

Prototipo del módulo de tripulación y reentrada del MPCV, propuesta en estos momentos como futura nave espacial tripulada de la NASA.

Con el propósito de ir más allá de las órbitas terrestres cercanas, Charlie Boden dijo que mantienen sus intenciones de resucitar la nave Orión del descarriado Programa Constellation para volver a la Luna propuesto durante los años de Bush. La nave Orión fue cancelada después de gastarse cinco mil millones de dólares en desarrollarla, pero ahora vuelve por sus fueros bajo el acrónimo MPCV, o sea, vehículo tripulado multi-propósito (web oficial de la NASA al respecto). La idea es disponer de una nave espacial tripulada capaz de llegar hasta los asteroides y Marte… y de servir como cartucho en la recámara para el caso de que las iniciativas privadas del apartado anterior no fueran a ninguna parte (de hecho, algunos critican que el MPCV duplicaría la funcionalidad de naves como la Dragon).

En esencia, la Orión es un concepto Apolo pero con más capacidades, radio de acción y autonomía. Según se plantea, debería ser capaz de hacer por sí sola viajes espaciales con dos a cuatro tripulantes de 21 días de duración, ampliables hasta seis meses mediante elementos modulares. Con una masa total de 21.250 kg, estaría compuesta por dos módulos: uno de tripulación/reentrada y otro de servicio. El módulo de tripulación/reentrada dispondría de 8,9 m3 ocupables, un poco menos que los aproximadamente 10 m3 habitables de una Soyuz-TMA o los 11 de una Apolo (en ambos casos, sumando todos los espacios presurizados). El módulo de servicio, no habitable, contendría los sistemas de propulsión, el almacén y el resto de equipos tecnológicos.

Para lanzar esta nave se requiere un nuevo cohete, que es el tema con el que los congresistas dieron la brasa a Charlie Boden.  Tal como se plantea en estos momentos, se trataría de un lanzador pesado que combinaría tecnologías de los propulsores del transbordador espacial, de los cancelados Ares I y Ares V e incluso del Programa Apolo. Al parecer, algunos de sus motores podrían terminar siendo una copia norteamericana del motor ruso NK-33. Su nombre es SLS (space launch system) y, como comentaba hace poco Dani Marín, podría llegar a ser esencialmente un concepto similar al del cohete soviético Energía. O, si las cosas no van al final por ahí, un Ares V de bajo coste. Aunque, por el momento, no existe una estimación de costes ni un calendario específico para el desarrollo del MPCV o el SLS. La estimación preliminar es que podrían entrar en servicio en torno a 2016-2017, si bien esta parece una fecha demasiado optimista en las circunstancias actuales.

Hasta Marte o por ahí.

El último punto que planteó Charlie Boden en su exposición es el más delicado de todos: a dónde se va con estas mimbres. Como era de esperar, repitió la idea planteada por Obama el año pasado: a un asteroide próximo a la Tierra, en torno a 2025, y a Marte para 2030 o cosa así. También se plantea ir ocupando los puntos de Lagrange o algunas misiones a la Luna.

Ese es un plan ambicioso, en el que me encantaría creer. I want to believe. Sin embargo, visto lo visto en los últimos años, hay buenas razones para el escepticismo. De momento, ni siquiera la Iniciativa Conjunta de Exploración de Marte firmada recientemente entre la NASA y la ESA supera por mucho el estadio de declaración de intenciones.

Presupuesto de la NASA 1960-2010 en millones de dólares constantes de 2007 y como porcentaje del presupuesto federal de los EEUU. Fuente de los datos: Oficina de Gestión y Presupuestos (OMB), Presidencia de los EEUU. (Clic para ampliar)

Presupuesto de la NASA 1960-2010 en millones de dólares constantes de 2007 y como porcentaje del presupuesto federal de los EEUU. Fuente de los datos: Oficina de Gestión y Presupuestos (OMB), Presidencia de los EEUU. (Clic para ampliar)

Vamos a ver si nos entendemos y recordamos un poco de dónde venimos y sobre los hombros de qué gigantes caminamos y todo eso. Desde que Kennedy dijo que se iban para la Luna hasta que Armstrong puso su pie en el maldito sitio, transcurrieron ocho años escasos. ¿Cómo se hace eso? Sencillo: metiendo un montón de voluntad, de imaginación, de determinación y de recursos. O sea, una montaña de dinero. Para ser exactos, unos 24.000 millones de dólares de la época: la mayor inversión realizada jamás por un país en tiempos de paz. Es decir, unos 150.000 millones de dólares actuales. En 1966, durante el desarrollo del proyecto Apolo, llegaron a gastarse el 4,41% del presupuesto federal para sacarlo adelante. El mismo porcentaje del presupuesto federal para 2011 ascendería a 170.000 millones de dólares sólo en un año. Y mantuvieron un gasto parecido durante casi una década.

Esa es la clase de decisión política que se precisa para hacer cosas grandes. Y no parece quedar nadie, al menos en Occidente, con esas pelotas. Ni con unas ideas mínimamente realistas. A todo el mundo le gustaría apuntarse el tanto de un viaje a Marte, pero dentro de su legislatura de cuatro años, sin que sus votantes tengan que rascarse el bolsillo y sin correr ningún riesgo político o económico. Evidentemente, eso no es posible. Con esa forma de pensar, los egipcios nunca habrían construido las pirámides o el faro de Alejandría. En realidad, con esa forma de pensar no se va a ninguna parte. Es esa forma de pensar la que nos ha llevado, ahora mismo, adonde estamos.

Ni los Estados Unidos ni nadie irán a Marte racaneando mil millones de dólares de aquí y de allá, con MPCV y SLS o sin ellos. Tampoco con un presupuesto anual de 19.000 millones para toda la NASA, que tiene en marcha muchos otros proyectos. Es ridículo. El problema de fondo en este asunto no es científico o tecnológico. Hay ciencia y tecnología de sobras para ir al punto del sistema solar que nos dé la gana, y la que no está disponible aún, se puede desarrollar en pocos años sobre la base actual. La cuestión de fondo es quién se moja, cuánto y hacia dónde. Mientras esta cuestión no esté clara, todo lo demás es marear la perdiz. O, como dijo Charlie Bolden al terminar, “un programa espacial sólo tendrá éxito si múltiples parlamentos y múltiples administraciones proveen la adecuada financiación.”


Preparando la Soyuz TMA-02M para el lanzamiento. Video: Roskosmos.

Lanzamiento de la Soyuz TMA-02M desde Baikonur, el 7 de junio de 2011 (secuencia con vistas desde distintos puntos – la más chula en el 03:45). Lleva a bordo 40 experimentos científicos, entre ellos uno para tratar de encontrar un mejor tratamiento contra el cáncer y otro para experimentar los cultivos en el espacio. Video: Roskosmos.

Actualización: Una aportación de Pastor Cartoon inspirada por la lectura de este post:

Cartel del astronauta estadounidense: "A la ISS". Oficial ruso: "¿Tienes algo suelto?"

Cartel del astronauta estadounidense: "A la ISS". Oficial ruso: "¿Tienes algo suelto?"


Be Sociable, Share!
¡Qué malo!Pschá.No está mal.Es bueno.¡¡¡Magnífico!!! (48 votos, media: 4,90 de 5)
Loading...Loading...
Be Sociable, Share!

72 comentarios »

  1. Suiroh dijo,
    El 16 de julio de 2011 @ 16:46

    2 Artículos seguidos, se nota que estamos en verano ;-) .

    • Yuri dijo,
      El 16 de julio de 2011 @ 16:48

      ¿A que sí? :-P

  2. Nosfe dijo,
    El 16 de julio de 2011 @ 16:59

    Bendito verano entonces jeje

    • Yuri dijo,
      El 16 de julio de 2011 @ 17:21

      Ya lo puedes decir. :-D

  3. luis dijo,
    El 16 de julio de 2011 @ 17:14

    Y que hay del Energia, lo estaran viendo los rusos nuevamente?

    Saludos

    • Yuri dijo,
      El 16 de julio de 2011 @ 17:21

      No, los rusos están ahora mismo poniendo a punto el Angara y trabajando en el Rus-M. Han pasado muchos años. ;-)

  4. andres dijo,
    El 16 de julio de 2011 @ 17:28

    Los rusos se van a hacer de oro con el monopolio de los transbordadores

    • Yuri dijo,
      El 16 de julio de 2011 @ 18:03

      Bueno… por lo menos servirá para que puedan mantener y adelantar lo suyo. Y esa es una buena noticia para todos. :-)

      • andres dijo,
        El 16 de julio de 2011 @ 18:39

        Nunca he comprendido como la ESA no intenta desarrollar programa propio con transbordadores disponiendo de centro de lanzamiento en la Guayana…

        • Sheldon dijo,
          El 16 de julio de 2011 @ 20:02

          Hombre, se intentó…

          http://en.wikipedia.org/wiki/Hermes_(spaceplane)

          Pero la ESA es un follón, hay que poner de acuerdo a demasiada gente, que cada pais contribuya lo suyo a cambio de distintos acuerdos… demasiado politiqueo. El Ariane 5 se diseñó precísamente para lanzar el Hermes, de ahí que sea un poco complicado de rentabilizar hoy en día: demasiada potencia que solo se aprovecha si pones de acuerdo a dos clientes que quieran lanzar a GEO juntos, siendo uno de los satelites algo mas pequeño y ligero que el otro…

          Del Hermes creo que solo se hicieron modelos aerodinamicos a escala para tunel de viento, pero no pasó de ahí. Cuando cayó la Unión Soviética, la ESA negoció con Rusia y ya vieron la inversión innecesaria.

        • Lord Vader dijo,
          El 16 de julio de 2011 @ 22:55

          Después del Hermes (que llegó a tener un planeador real, una maqueta a escala que volaba) aún se intentó otro proyecto, e incluso hubo una gran discusión con Rusia sobre la participación en el proyecto Kliper, que al final se abandonó por motivos políticos, Rusia no tenía dinero y a papá EEUU no le gustaba que la ESO tuviese un juguete autónomo. Quienes piensan que la industria privada es menos influenciable a la política, no saben cuán engañados están. En este tipo de proyectos megabestiales las aportaciones de dinero público no es que sean imprescindibles, es que sin que los estados pongan encima de la mesa la práctica totalidad del presupuesto (más del 80%) la cosa no va. La ventaja que tiene desviar todo a la empresa privada está precisamente en la falta de fiscalización, política y económica (corrupción a mansalva). La empresa privada cobra y no da explicaciones a nadie. Cuando Perkin-Elmer sobornó a mucha gente para imponer su espejo defectuoso en el HST en detrimento del espejo secundario de Kodak (sin fallos, que se está pudriendo en el Smitshonian), mucha gente fue a la cárcel porque era un proyecto de la NASA, si hubiera sido un proyecto “privado”, los contribuyentes hubieran palmado más pasta y absolutamente nadie hubiera ido al talego. Negocio redondo.

  5. Luis Luna dijo,
    El 16 de julio de 2011 @ 17:54

    Gran entrada Yuri, como siempre, felicidades y adelante, éxitos

    • Yuri dijo,
      El 16 de julio de 2011 @ 18:03

      Gracias. ;-)

  6. Damoru dijo,
    El 16 de julio de 2011 @ 20:13

    Soy un aguafiestas, pero no le veo sentido a enviar a seres humanos a Marte. Más allá del aspecto romántico del asunto, y del aspecto de “mira qué guay es la raza humana, y mira adónde hemos sido capaces de llegar”, no tiene sentido invertir una cantidad grosera de dinero en enviar a unos seres torpes (en un ambiente que desde luego no es precisamente el suyo) a hacer un ¿trabajo? que no puedan hacer infinitamente mejor, infinitamente más tiempo, y por supuesto, infinitamente más barato, algún tipo de “robot” dirigido desde aquí. Es más: Me parece una frivolidad un gasto sonrojante de dinero en conseguir un reto como ese. Que se supone que es un paso natural en el progreso del ser humano? Sobre el papel, sí.

    Personalmente, soy totalmente escéptico respecto a que algún día veamos, no ya nuestra generación sino las venideras, a un fulano/a dando saltitos (más cortos que en la Luna, eso sí) sobre el planeta colorao. Y sinceramente, creo que maldita falta nos hace. Conste que me gustaría verlo, pero no al precio necesario para ello. Me parece una frivolidad parecida a irte de crucero a todo trapo viviendo en la miseria.

    Repito: Soy un aguafiestas.

    • Victor H. dijo,
      El 16 de julio de 2011 @ 20:24

      Hola Damoru,
      efectivamente, eres un aguafiestas, y con todo el respeto del mundo ;)
      Alguna vez has tenido las ganas de subir a lo alto de una montaña y saber como se ven desde ahí las cosas? A parte del aspecto romántico del asunto, como bien dices, llevar hombres a Marte, supondría un salto tecnológico enorme. De hecho, uno de los pilares de la exploración espacial fue adaptar la tecnología para usos cotidianos (informatica o telefonia mobil por poner un ejemplo).
      Investigaciones en horticultura, psicología, ciencia en general podrían dar saltos enormes gracias a ese hipotético viaje a Marte.
      Por mi parte soy optimista, pues espero que haya alguien que este acabando la carrera o empiece su carrera de investigador, y que piense que esto NO PUEDE SER. A la espera de un nuevo Von Braun o Korolev, que seduzca a los políticos y que estos, den el visto bueno….
      Saludos!

      • Damoru dijo,
        El 16 de julio de 2011 @ 20:35

        Es que creo que a los “frikis de las navecitas” (entre los que me incluyo; recuerdo como si fuese ayer el lanzamiento del Columbia, el primerito de todos, y tenía yo 7 años) nos puede el aspecto romántico (again), y el hecho de que vemos el salto a Marte como un paso natural, y quién sabe si un paso previo a las estrellas (así, en genérico). Y sí, fuimos a la Luna (aunque muchos a los que prefiero no calificar lo nieguen). Pero es que esto de Marte es otra cosa. Especialmente porque considero que hemos aprendido de la experiencia selenita: Vale, hemos ido, nos hemos llenado las botas de este incómodo y jodón polvo. Hemos traído unas rocas para casa. Pero, y ahora qué hacemos? Pues en cuanto dejemos de ser portada, nos volvemos para casa y adiós muy buenas.

        Esa es la cuestión. Dudo mucho que nadie esté dispuesto a enfrentar el esfuerzo, especialmente económico (y quién sabe si perder algunas vidas en caríiiiiiiiiiiiisimos intentos), ni tan siquiera una posible pero extraña alianza de países, en llegar sin rentabilizar el asunto de algún modo. Porque es ir, darse un paseo, traerse unas rocas como souvenir, pasar unos días allá por el qué dirán, y volverse.

        Si pretendemos hacer algo más que eso (montar allí un chiringuito semipermanente) se requerirían muuuuuuuuuuchos y caríiiiiiiiiiiiisimos viajes más. Y a eso voy. Grandísimos, ingentes esfuerzos, sin precedentes, para una tarea que, como he dicho, podemos realizar casi como si estuviésemos allí (cámaras 3D, y lo que venga) y por una ridícula fracción del coste.

        Sigo siendo pesimista. A lo mejor es porque está lloviendo por aquí. Maldito verano gallego.

        • Victor H. dijo,
          El 19 de julio de 2011 @ 9:36

          No soy un friki de las navecitas, de hecho, la ciencia ficcion me parece aburridisima, no obstante, ya dije que soy optimista ;)
          La exploracion espacial es cara? te remito a un post en este blog:
          http://danielmarin.blogspot.com/2011/04/cuestion-de-prioridades.html
          De hecho, hace poco lei que se destina mas dinero al ano (disculpa, no puedo poner mi querida ENE xDD) en mantener el aire acondicionado de las tropas en Afganistan que en el gasto anual de la NASA. Desconozco las cifras verdaderas, pero al articulo lo relata a la perfeccion: no hay vision de futuro en los politicos actuales :(
          Y me repito: sigo siendo optimista…y eso que ahora esta lloviendo aqui.
          Bendito verano aleman ;)
          Saludos!

    • El 20 de julio de 2011 @ 20:50

      cantidad grosera de dinero, dices?????
      yo reservaría eso para la LIGA ESPAÑOLA DE FUTBOL, con la que podrían pagar unas cuantas cosas, eso sí es grosero…
      el presupuesto de la NASA o el de la misión x a donde sea es de risa si lo comparas con el gasto militar…
      ¿lo pillas?

    • Sicsaen dijo,
      El 21 de julio de 2011 @ 0:26

      Bueno, creo que en este caso conviene ver la llegada a Marte de una forma muy distinta a como se vio la de la Luna en su día. Marte es un planeta potencialmente habitable, y con 7000 millones de individuos en una Tierra que se esta yendo al garete, una base permanente podria ser el principio de la solucion a bastantes cosas en un futuro lejano.
      Por no hablar de, que diantres, la construccion de naves espaciales en entornos de menor gravedad, experimentos peligrosos y demas cosas que la imaginacion pueda dar de si sobre como utilizar un planeta entero. No estamos hablando de un simple viaje de ida y vuelta, sino del principio de grandes cosas ;)

  7. Ryz dijo,
    El 16 de julio de 2011 @ 20:16

    Vaya con el Congreso de EEUU…

    Se ve que en todas partes cuecen habas con políticos cortos de miras en cuanto a tecnología e I+D. ¿De qué nos sonará eso?

  8. Rcubo dijo,
    El 16 de julio de 2011 @ 20:25

    Muy bueno, como siempre Yuri

    Nah, lo que ya sabemos, la gente que maneja el cotarro no ve más allá de 4 años vista y eso los mas visionarios, otros viven al dia……

  9. Kemical dijo,
    El 16 de julio de 2011 @ 20:29

    Buen articulo Yuri ;)
    Articulos como este hace que la gente de calle se interese por estos temas.

  10. Queso dijo,
    El 16 de julio de 2011 @ 20:41

    ¿no hay dinero para NASA?, el presupuesto para el Ejercito americano aumentó notablemente este año; y los dos rescates a Grecias facilmente alcanzan para hacer todas las naves que quieran los cientificos; sin embargo los dueños del mundo piensan distinto

  11. ErrRoddy dijo,
    El 16 de julio de 2011 @ 22:38

    Tengo más confianza en la iniciativa privada. Ellos no son elegidos cada 4 años y no le deben explicaciones ni populismo a nadie. Claro que pocos quieren botar dinero en algo tan arriesgado y de utilidad a tan largo plazo. Concuerdo plenamente en tu planteamiento de “faltan huevos, no tecnología”.
    Saludos.

    • Dimitri dijo,
      El 18 de julio de 2011 @ 11:32

      Bueno, no tienen que ser elegidos cada cuatro años… se someten a juntas generales de accionistas anuales… y, dado el caso, a las extraordinarias, también.
      Sólo a modo de anotación al pie, eh? :)

    • El 20 de julio de 2011 @ 20:53

      lo lamento, pero la ratio de beneficios de los puticlubs de carretera es mayor. La iniciativa privada es lo que tiene. Tu fiate y veras…
      Salvo que sea de esa que se forra privadamente con dinero de todos gracias a subcontratas a los amiguetes…

      • ErrRoddy dijo,
        El 21 de julio de 2011 @ 5:16

        Algo así es precisamente lo que pienso. Es el emprendimiento más preocupado de ganarse la vida haciendo lo que ama, en vez de los que buscan forrarse a la rápida, lo que quise decir.
        Los que quieran forrarse a la rápida no buscarán el espacio, menos aún si no participa el gobierno del país de turno. No tiene sentido para ellos si no hay ganancias inmediatas, menos aún si puede que nunca las haya.
        Por eso, desde mi punto de vista, los gobiernos participarán cada vez menos de la actividad espacial. La guerra fría les pagaba con populismo y patriotismo barato cada logro fuera de la atmósfera. Y todo eso lo cambiaban por votos. Pero ahora los votos no son para el que ponga un hombre en la Luna o ponga tal o cual satélite.
        Eso es lo que quise decir. Saludos.

  12. Lord Vader dijo,
    El 16 de julio de 2011 @ 22:47

    Tomando un poco de perspectiva (alejándose), esto en mi opinión sólo tiene dos lecturas, la menos mala y la peor. La menos mala simplemente constata la decadencia profunda y el declive de los EEUU, que además está arrastrando (sin necesidad ni beneficio para nadie) a sus “aliados” más directos (Europa-UE). Yo no apostaría ni siquiera por el tinglado militar-industrial USA, porque va a acabar quebrando como todos los EEUU (de hecho, serán de los primeros en caer), y no creo que queden ni para fabricar avionetas. La lectura en clave “peor” sería la constatación de que la decadencia es generalizada de toda nuestra sociedad industrial-occidental, y que si aparentemente los rusos siguen ahí (a medio gas también comparados con lo que fueron) y los chinos están despegando, es más bien porque ocupan nichos modestos y porque el papel de esa industria en sus sistemas económicos ha logrado diversificarse un poco más allá del tinglado militar (muy elocuentes los gráficos de lanzamientos comerciales). Vienen malos tiempos para todo, y todos estos detalles no son más que síntomas e indicadores. A la NASA que la maten a través de recetas neoliberales o simplemente por anemia presupuestaria (o ambas), es irrelevante. El hecho queda ahí.

  13. pacohete dijo,
    El 16 de julio de 2011 @ 22:59

    Al imperio solo le quedan sus legiones y las corrompidas clases dirigentes

  14. Forestalx dijo,
    El 17 de julio de 2011 @ 0:19

    Lo que ha pasado con la NASA en EStados Unidos es una consecuencia del cortoplacismo de los políticos, y del triunfo de un sistema que sólo busca la rentabilidad al menos plazo posible. Una pena que el país que llevo a la humanidad a La Luna se encuentre en esta situación, haciendo el ridículo científicamente.

    En este aspecto, prefería la guerra fría. Derrotar a los rusos siempre era un buen aliciente del que tirar…

  15. Cherniakovski dijo,
    El 17 de julio de 2011 @ 3:28

    Se veía venir lo de la NASA. Los soviéticos, los rusos ahora, siempre han tenido mejores lanzadores y siempre lo han hecho con más seguridad y menos costo. Terminada la guerra fría se demuestra que la cohetería espacial rusa/soviética era la más potente y la mejor preparada para los grandes saltos de la Humanidad.
    Conocí a un militar de las fuerzas aéreas soviéticas que estuvo trabajando en Baikonur; me contó muchas cosas que hoy en día siguen siendo tabú en los medios de comunicación. Sólo diré que la cohetería soviética siempre estuvo muy por delante de la estadounidense; siempre.
    Un abrazo Yuri.

  16. R.Chao dijo,
    El 17 de julio de 2011 @ 11:43

    Enhorabuena y gracias una vez más, Yuri: otro de esos artículos tuyos que da pena acabarlos, y que uno quisiera que siguiera y siguiera y nunca se acabara.
    A mi me da la impresión de que estas décadas pasadas hemos podido ver los primeros pasos de la Humanidad en el espacio, pero que tardaremos generaciones en avanzar más allá. En cierto modo me recuerda a la historia de la navegación: durante milenios los seres humanos sólo pudimos hacer navegación de cabotaje, siguiendo la costa. Tal vez sea esa nuestra situación y todavía tardemos siglos en alejarnos de Mamá Tierra. Eso no es necesariamente negativo: cada cosa tiene su tiempo, y hay que asumirlo.

  17. Canarion dijo,
    El 17 de julio de 2011 @ 11:56

    Iniciativa privada en el espacio????????? El put… capitalismo llega a las estrellas, que horror.

    • Asdert dijo,
      El 21 de julio de 2011 @ 3:56

      Pues no sé que hay de malo en que alguien se ponga desarrollar proyectos espaciales por su cuenta. Si les sale bien y funciona, la NASA ,o cualquiera que tenga dinero y ganas de ir al espacio, puede comprarselo. Y si es un fiasco, la factura se la comen ellos y sus accionistas, y no todos los contribuyentes. Aunque me parece irresponsable abandonar todo proyecto público, como hace la NASA, porque puede ser que la industria privada no esté preparada.

      Y al final, si alguien quiere gastarse los millones en hacer cohetes, transbordadores y lo que le de la gana, ¿Qué más da? ¿O planteas que el estado prohiba desarrollar cohetes a quien quiera?

      Como siempre, grande Yuri

      • Teukrion dijo,
        El 19 de agosto de 2011 @ 8:19

        Yo no estaría tan seguro, la “iniciativa”privada es especialista en chupar dinero del contribuyente, tanto si tiene éxito como si no. Peor es si no lo tiene, siempre encuentra la forma de cubrir sus pérdidas a costa del contribuyente.
        En la época del proyecto Apolo, el capitalismo estaba atado corto, debiendo pagar los realmente ricos hasta el 80% de sus ingresos. Había dinero para todo, para escuelas, carretera, enseñanza, seguridad social, sanidad y hasta para poner un hombre en la Luna. No, la “iniciativa” privada solo es eficiente para llenarse los bolsillos a costa del contribuyente!!.

        • Legrandin dijo,
          El 18 de septiembre de 2011 @ 0:45

          Que yo sepa, el único que recauda impuestos es el estado. Así es usted tan amable de explicarme como la iniciativa privada obtiene dinero del contribuyente…

          • Ridli Scott dijo,
            El 20 de septiembre de 2011 @ 12:50

            Los nuevos hospitales construidos en la Comunidad de Madrid, por ejemplo, fueron construidos con dinero publico pero son de empresas privadas que te atienden gratis, pero pasan el cargo de dicha antención a la sanidad madrileña, luego cobran del contribuyente a traves de la comunidad.
            Similar, pero menos descarado que el caso que nos atañe, las empresas

          • Ridli Scott dijo,
            El 20 de septiembre de 2011 @ 12:54

            Mierda! pulse el boton antes de tiempo, continuo:

            Similar, pero menos descarado que el caso que nos atañe, las empresas aeroespaciales, estas montan sus cohetes con ayudas y patrocinios (principalmente privados aunque no siempre) pero si una de ellas consigue crear un cohete o nave viable son contratados por la NASA, es contratarlos y pagarlos con parte de su presupuesto, el cual sale del contribuyente americano.

  18. YUBIL dijo,
    El 17 de julio de 2011 @ 13:34

    Como me apasiona lo de los viajes espaciales, me ha encantado el artículo. Creo que el “kalashnikov del espacio”, la Soyuz, se merece un homenaje. Lo que ya no veo tan clara es esa apuesta casi indiscutible por destinar enormes presupuestos a los programas espaciales (o a determinados programas espaciales), siendo las necesidades humanas tan variadas y, muchas de ellas, tan urgentes y de primera necesidad. No creo que una decisión democrática que limite la partida presupuestaria demandada por el sector espacial (¿espacial-militar?) sea necesariamente obra de gente cortita de mollera que no sopesa racional y razonablemente la asignación de recursos.

  19. Alejandra dijo,
    El 17 de julio de 2011 @ 18:12

    Fantástica entrada :)
    Se aprende un montón contigo.
    Ahora ,tal vez, veremos más noticias en los medios tradicionales sobre los rusos,que todavia parece que no existieran :D

  20. Richard dijo,
    El 17 de julio de 2011 @ 18:22

    El presupuesto anual para el ejército de USA es de $663.800 millones de dólares, el de la NASA es sólo 19.000 millones, es apenas el 2.8% !!!!!!! (Wikipedia: Military budget of the United States)

    Creo en el libre mercado, pero me parece lamentable que estos esfuerzos pasen a manos privadas.

    Lo que los programas espaciales le han aportado a la humanidad sobrepasa la inversión que se hace en ellos. Tu iPhone, iPod, TV de alta definición, el tren y hasta las cosas que comemos hoy en dia son producto de la innovación de los programas espaciales.

    USA no es invencible, la decadencia de su sistema político ha lesionado gravemente a la NASA, un importante componente científico de la humanidad.

    • carlos dijo,
      El 18 de julio de 2011 @ 12:39

      Efectivamente Richard. Dejando un programa espacial en manos de una empresa privada atribuida mas o menos por concurso, esta se planteara dos posibilidades. Recibir una subvencion millonaria y construir con ella un cohete espacial o recibir una subvencion espacial y no construir nada mas que humo. Adivinais que es mas rentable para la empresa?

  21. Sorken dijo,
    El 18 de julio de 2011 @ 8:33

    Cuando el gigante espacial agoniza apenas México considera los objetivos de su (tentativa y futura) propia agencia espacial. Triste, pero al menos el primer paso, aunque tardísimo, ya se dio.

    Estados Unidos se conduce a un suicidio tecnológico, mermando sus esfuerzos en investigación, enseñando creacionismo y no evolucionismo, estereotipando a la ciencia, etc. Lo único que lograrán es perder su principal ventaja en el escenario geopolítico: su armamento, pronto serán superados; o como les pasó a los romanos serán destrozados en el campo de batalla por “bárbaros” con peor tecnología.

    Bien por Rusia cuya industria ha demostrado poder construir mejor y más barata tecnología (Mig’s, Kalashnikovs, Soyuz, Havoc etc, etc). Mal por los políticos de todo el mundo que prefieren ir en pos de proyectos que tomen tanto tiempo como sus períodos de poder.

    Mis esperanzas recaen en Boeing, que es una empresa fuerte, que tiene la experiencia, además de la infraestructura y especialistas listos para empezar hoy nuevos proyectos en cuanto les llegue una partida de billetitos verdes.

  22. El Erial dijo,
    El 18 de julio de 2011 @ 14:32

    Os invito a leer unartículo publicado en 2009 sobre los programas de la NAsa en el blog Crisis Energética:

    “Lo único que la NASA puede hacer ahora es lo mismo que ha hecho desde 1972: continuar con misiones en órbita baja y rezar para que todo siga igual. Porque el programa tripulado estadounidense está más cerca de la desaparición que nunca y sólo la existencia de programas similares en otras naciones permitirán que la NASA siga mandando a sus astronautas al espacio, cualquier misión fuera de la órbita baja está simplemente más allá de la capacidad presupuestaria de la NASA.”
    http://www.crisisenergetica.org/article.php?story=20090902132103528

    Os invito también a informaros bien sobre el gravísimo problema de la energía.
    Un saludo.

    • Teukrion dijo,
      El 19 de agosto de 2011 @ 8:43

      Excelente articulo, comparto la conclusión hemos llegado a nuestro techo, tanto tecnológico como económico. El tema del cenit del petroleo también tiene su historia, además coincide el inicio de la decadencia de la NASA con el principio del cenit del petroleo en USA, que casualidad!!
      Un post interesante, que me gustaría proponerle a Yuri, si lo considera oportuno, sería el tema de la energía: ¿Pueden ser substituidos los combustibles fósiles por cualquier fuente o combinación de fuentes?. Es una pregunta clave, que nos dirá si seremos capaces de mantener, ya no los viajes espaciales, si no nuestra civilización, o esta colapsará y llegaremos a una nueva edad media.

  23. Dani dijo,
    El 18 de julio de 2011 @ 19:42

    Muy completo, Yuri.
    Y comparto tu escepticismo… :(

    Un saludo, y buen verano. :)

  24. blindado dijo,
    El 18 de julio de 2011 @ 21:36

    Yo tengo en cambio muchas esperanzas en la NASA todavia, hemos visto todas las misiones en el espacio, lo que pasa es que la NASA es suceptible a recortes, eso ya pasó en las Viking. Creo que se puede usar todo lo aprendido hasta ahora con las misiones Atlantis. Hay muchas misiones en la NASA en este momento, lo único que esperamos es que entre el nuevo Orion y despegue. Tenemos New horixonts en camino a Pluton y los objetos Kuyper, tenemos un nuevo telescopio en el espacio, la mision keppeler, el James Webb, la ISS que es muy cara, la MESSENGER , y un sinfin de misiones que han aportado una nueva vision de este universo en donde vivimos. Lo único que le fata a la NASA es que acepte ayudas privadas, por ejemplo de simpatizantes para algun proyecto, el coste de las VOyager I y II todavia en marcha fue de un centimo por cada habitante del planeta. Yo estaría orgulloso si pudiera aportar mi granito de arena. Hemos aprendido mucho y tambien hemos fracasado, pero de cada fracaso se saca un aprendizaje nuevo como dijo Goddar.
    Se ha cancelado el programa Constellation, el programa para suceder a la lanzadera espacial, la finalidad que persiguen de momento es transportar personas y carga con seguridad y a bajo coste a la ISS, el nuevo plan de la NASA incluye que una visita de ida y vuelta a Marte requerirá un progreso tecnológico superior al que hubiera proporcionado el Constellation, ya que tiene que incluir la protección del personal de radiaciones nocivas durante un largo periodo. La NASA se ha librado de invertir todo su dinero y experiencia en el transporte orbital, la política actual de la NASA es reducir costes mejorar la gestión de órbitas bajas, y dedicarse a proyectos de investigación y desarrollo, a las ciencias de la Tierra y del espacio, y liberarse de un tremendo gasto. Encargar a empresas civiles operaciones en órbitas bajas conocidas de sobra por la NASA. La próxima Luna para la NASA es Marte y en eso se centra gran parte de su presupuesto, en el que participan Universidades Médicas y de otro tipo.
    Por cierto creo que el presupuesto va a subir.
    Y no olvidemos la carisima nueva herramienta a bordo de la ISS para descubrir nuevas partículas exóticas, y la materia oscura, el instrumento más caro enviado hasta el momento creo.

  25. mr_cenutrio dijo,
    El 19 de julio de 2011 @ 15:04

    Muy buena la entrada, Большое спасибо Yuri. Aunque la verdad es que ver como está el panorama en cuanto a inversiones en el tema de los viajes tripulados me hizo sentir mas tristeza que esperanza, cuando creo que hablar de estos temas debería tener el efecto contrario

  26. blindado dijo,
    El 19 de julio de 2011 @ 15:15

    Según palabras de la NASA, la NASA se limitará a estipular los objetivos que debe cumplir un sistema una vez acabado, asi como requisitos de calidad y otro tipo de cosas. No serán demasiado puntillosos de momento de como esperamos que las empresas cumplan nuestros requisitos. Simplemente enunciaremos los objetivos y les daremos la máxima flexibilidad en los procedimientos. Después en etapas concretas realizaremos las supervisiones necesarias para verificar que se están cumpliendo con los requisitos. Para ayudar a las empresas a mantener unos vehículos tan sencillos y eficientes como sea posible, el nuevo plan renuncia al requisito que Constellation había impuesto sobre el vehículo resultante: a saber, que fuese capaz de llegar hasta la Luna. Parece un objetivo fácil, pero ya sabemos que no lo es tanto. Ahora , la única finalidad que se persigue consiste en transportar con seguridad y a bajo coste, personas y cargas hasta la ISS.
    La cancelación de misiones lunares ha levantado ampollas, desde luego, a mi también me las ha levantado. Pero dichas misiones no fueron concebidas sino como simulacros de la auténtica meta a largo plazo: llevar seres humanos a MArte. Y, pese a lo que algunos críticos han insinuado, el plan no constituye una coartada para que la NASA invierta menos dinero en programas espaciales ni para que abandone el proyecto a largo plazo de la exploración humana del espacio. Más bien, el nuevo plan reconoce de manera implícita que una visita de ida y vuelta a Marte requerirá un progreso tecnológico superior con creces al que Constellation hubiera proporcionado. Al liberar a la NASA de la obligación de invertir todo su dinero y experiencia en el transporte orbital, el plan le da a la agencia un respiro apra concentrarse en dichos avances. La política actual reducirá costes y mejorará la gestión de órbitas bajas, a las ciencias de la Tierra y del espacio, con nuevos satélites aun no reemplazados para la investigación de ciencias terrestres, y de otros proyectos en el espacio.

  27. blindado dijo,
    El 19 de julio de 2011 @ 15:24

    La pregunta es si el sector privado superará la prueba a la que la NASA les impone?. No lo sabemos, pero los incentivos puestos han dado como resultado el Falcon 1 y el Falcon 9, un vehículo más potente para transportar un vehículo tripulado, hay unas diez compañías que anuncian que pueden enviar personas al espacio, personalmente no me gusta mucho esto pero asi estan las cosas, empresas como Lockheed, Boeing, orbital Science, SpaceX,etc, aparte de Rusia claro., finalidad de este plan reducción del coste de los vuelos orbitales, la NASA se dedicará a orbitas altas y ciencias terrestres, al espacio, se liera en parte de una carga pesada segun ellos, cediendoselo a contratistas privados y exigiéndoles unos requisitos.

  28. Moises dijo,
    El 19 de julio de 2011 @ 21:08

    En fin el transbordador espacial ruso el Buran también se abandonó por falta de fondos en 1993, y volvió con éxito del espacio, y la NASA ya había decidido el final del transbordador para cuando terminase la construcción de la ISS.
    Quizás es un final, pero también es un principio Yuri, para una nueva generación de naves espaciales, que puedan ir a Marte, pero por supuesto si puede ir a Marte, muy bien podrá ir a la Luna. Se abre una nueva vía muy interesante con nuevos proyectos, desde luego que mayor reto es ir a Marte que a la Luna, todos estamos informados de las dificultades, más o menos. Y será interesante enterarse de los nuevos proyectos. Si han dicho que no van a abandonar el espacio, todavía quedan muchas misiones interesantes a los satélites de Júpiter y de Saturno, y porque no, a una estrella vecina. Algo que sirva para dar un aliciente a las nuevas generaciones futuras, antes todos esperaban la vuelta de naves con noticias de nuevas tierras, ahora esperaremos la vuelta de las naves espaciales, o de sus fotografías con nuevos descubrimientos

  29. Luciano dijo,
    El 20 de julio de 2011 @ 9:29

    Quiero hacer una pequeñísima corrección a la traducción del discurso de despedida del director de lanzamientos del transbordador. Cerca del final, “So there you are” no es “Así que ahí estáis” si no más bien algo como “Así que esto es lo que hay”, o “Y así es la cosa”.
    Y ahora sigo leyendo el artículo :-)

  30. Garvm dijo,
    El 20 de julio de 2011 @ 13:26

    Pienso que uno de los factores importantes para que Estados Unidos gastase lo que gastó fue que un personaje como Kennedy murió dejando prácticamente como un testamento político la promesa de llegar a la luna antes de final de la década. Tal vez si Kennedy hubiese vivido la población le habría pedido cuentas, se habría puesto nerviosa con el dinero, habría hablado de otras prioridades. Pero un ídolo se había convertido en mito, y ese mito quería llegar a la luna.

    • El 20 de julio de 2011 @ 20:59

      Lo que pasaba es que les entraban sudores fríos a los norteamericanos sólo de pensar que la bandera Roja de la URSS ondeara en la Luna en solitario. Hubiera sido la pera….

      Seguiría allí.

      Por eso se gastaron el 5 % de su PIB durante 10 años. El mayor triunfo de una economía planificada y del sector público bien llevado en toda la HISTORIA, la NASA de la carrera lunar.

  31. Portavoz dijo,
    El 20 de julio de 2011 @ 23:19

    Siempre he tenido curiosidad por saber si es posible (no digo que económicamente viable) montar una base en la Luna con suficientes algas y plantas como para aprovechar la luz solar y auto-generar el oxígeno y los alimentos necesarios para mantener a una decena de personas ahí arriba.

    Una especie de micro-ecosistema.

    =)

  32. Tachikomakun dijo,
    El 21 de julio de 2011 @ 17:01

    Buah, si los gobiernos no fueran una casa de putas de favores políticos entre contribuyentes a las campañas y otros mamoneos, la NASA le podría dar la pasta directamente a los rusos para que les diseñaran y construyeran un cohete nuevecito, bueno, bonito y barato, ya que seguramente son las únicas empresas que tienen conocimientos como para hacerlo en un plazo decente con buen financiamiento (suponiendo que su gobierno les autorizara a compartir tecnología).

    Ahora al turrón. Las naves en si no son un fin, son un medio, así que lo que hay que definir es un objetivo y luego crear los medios que nos puedan llevar a ellos. Llegar a Marte o Venus como fin es una estupidez, como lo fue llegar a la Luna. Cualquier objetivo ha de ser mas permanente o ambicioso, establecer una colonia de voluntarios, no un par de pilotos chuleras deseando volver a casa para ligar en la discoteca, sino técnicos, ingenieros y científicos especializados en apañarse con lo que tengan a mano.

    Y el primer paso es abandonar el concepto de “nave de vuelo completo” en que tu mandas un cohete desde el suelo, llega a Marte y se vuelve tal cual perdiendo cachos. Hay que mandar diferentes cachos a la órbita y ensamblar allá una nave de un tamaño importante en unos astilleros, olvidándose de las limitaciones de los lanzamientos en atmósfera y sacando material de donde sea mas sencillo o barato, por ejemplo parte de la estructura podría hacerse con hormigón lunar o de algún asteroide, quizá lanzados por rampas electromagnéticas. Lo cual implica una primera colonia en la Luna.

    La conquista del espacio (como todos los pasos adelante en la exploración terrestre anteriores) suena mas a aventura de una panda de temerarios con financiación de algún líder con visión que otra cosa, y se ha de sacar adelante a base de ponerle huevos.

    O como decía aquel “El dia que sea presidente (del Espanyol, o de la NASA para el caso), no habra tantos Canapés, pero habrá más Cojones”

    • FLIP dijo,
      El 22 de julio de 2011 @ 21:00

      LA verdad es que hay bastantes proyectos para montar cosas en Marte, yo leo las páginas de la NASA e incluso buscan cooperación en algunos proyectos, como sitios de aterrizaje interesantes como Nili Fossae y otros. La verdad es que no hay que echarle huevos como dice alguien sino pensarselo mucho. A mi me parecen muy interesantes los proyectos que vayan surgiendo, todos nuevos. EL desafio de ir a Marte hace que al nave que vaya allí sea totalmente nueva, tres meses sin gravedad y luegoaterrizar y encontrarse con una gravedad distinta a la terrestre es todo un desafio, las radiaciones solares son otro desafio, no hay proteccion en MArte, de hecho se recomienda no tener un embarazo a las mujeres claro está, por las consecuencias. Implica tecnologia muy nueva e incluso podria necesitarse un acelerador centrifugo para simular gravedad, porque los astronautas después de una larga estancia en el espacio casi no pueden andar a pesar del ejercicio, no es como ir a la Luna, los que vayan son unos heroes y va para ellos/as mi admiración.
      Ir al espacio es una necesidad, todo el dinero que se invierta alli no es un dinero perdido, estan pensados varios proyectos para construir estancias que aprovechen los materiales que se encuentran tanto en la Luna como en Marte, e incluso hacer mineria con bacterias, cosa que ya se hace en la Tierra, veamos cual es el siguiente paso, pero ahora tienen creo mas de 9000 millones de dolares libres tras abandonar el programa de las lanzaderas

      • Tachikomakun dijo,
        El 27 de julio de 2011 @ 21:32

        Fijo que iban presupuestados aparte, y si no hay lanzamientos no les cae ese dinero, lo típico.

  33. Los transbordadores no han sido la mejor opción dijo,
    El 22 de julio de 2011 @ 11:07

    Incluida la Estación Espacial Internacional, aunque me encantan. Esto ya lo dijo el que fuera director de la NASA Michael Griffin, hace unos años.
    Yo creo que después del Apolo hubiera sido mejor desarrollar un amplio programa de sondas no tripuladas como se lleva haciendo desde hace algunos años con misiones tipo Mars Pathfinder que están resultando un éxito absoluto. Seguramente sabríamos mucho más de los misterios de Marte o de otros planetas y habría sectores como la robótica mucho más desarrollados.

    El transbordador es un desarrollo en el límite de lo posible tecnológicamente hablando, incluso para hoy en día (una nave que despega como un cohete y aterriza planeando) y era carísimo de mantener. Es un producto de la guerra fría y el factor militar fue fundamental para que el programa saliera adelante.

    Para mi una nueva era de la investigación espacial, por encima de todo, debería estar dirigida a desarrollar nuevos sistemas de propulsión que permitan colocar en órbita toneladas de masa de una forma mucho más barata que hoy en día. Mientras eso no se consiga, con los actuales sistemas de propulsión química pensar en ir simplemente a Marte es una utopía por el coste que supone, sobre todo porque las naves habría que ensamblarlas en órbita, como se ha hecho con la ISS, e ir subiendo los módulos poco a poco.

    Resumiendo, en mi opinión una nueva era en la investigación espacial tiene que estar orientada por las agencias públicas, a la búsqueda de nuevos sistemas de propulsión que nos permitan vencer la gravedad terrestre y poner cargas en órbita de una forma mucho más eficiente, económica y segura que los actuales sistemas de propulsión química. Y mientras eso se desarrolla, seguir enviando sondas no tripuladas cada ves mas avanzadas a Marte o a otros lugares. Eso no quita para que de forma paralela se vaya creando una industria paralela del espacio con empresas privadas orientadas a satélites, turismo espacial, etc… (perdón por el ladrillo pero es un tema apasionante)

  34. Jeibros dijo,
    El 23 de julio de 2011 @ 11:23

    Gran entrada!

  35. ll dijo,
    El 23 de julio de 2011 @ 13:46

    offtopic:
    http://www.youtube.com/watch?v=plsrsRBh9Jw

  36. hover dijo,
    El 25 de julio de 2011 @ 2:05

    Es increíble lo mucho que hemos avanzado en algunas tecnologías en 20 años …. y lo estancados que estamos con otras.
    Mientras sectores como la informática o las telecomunicaciones han dado un paso de gigante en ese lapso de tiempo … otros sectores como la aeronáutica o el espacio están simplemente estancados, no solo seguimos utilizando la misma tecnología que hace un porrón de años … es que en algunos aspectos hemos involucionado !!
    ¿Cómo es posible que hace años la gente tuviera la oportunidad de viajar en aviones supersónicos (Concorde) y ahora ya no?

  37. Angel dijo,
    El 25 de julio de 2011 @ 14:43

    ¡Queremos un ascensor espacial YA! ;-)

  38. FuzzyLogic dijo,
    El 27 de julio de 2011 @ 18:25

    He visto que en los comentarios se menciona el Falcon 9 de SpaceX… ¿Como va la cosa? ¿Algún progreso en el lanzador y en la cápsula Dragon? ¿O la apuesta privada de EEUU ha resultado ser (como era previsible) un timo monumental?

  39. Tachikomakun dijo,
    El 27 de julio de 2011 @ 21:58

    Buah, pues si lo de las lanzaderas ya se ha acabado, los rusos ahora dicen que hundirán en el mar la ISS en 2020.

    http://www.elperiodico.com/es/noticias/internacional/estacion-espacial-internacional-hundira-mar-2020-1095589

    Todo el esfuerzo de subir puedas durante casi 15 años para que no dure ni 10 mas? Te preguntas si no bastaba con mandar unas cuantas Soyuz, la verdad. Al menos podrían mandarla a la órbita o colisionarla con la Luna o Marte usando una ruta ITN y quizá montándole un motor iónico, o enviar varios experimentos a Marte dentro para probar la viabilidad de algunas tecnologías para un futuro viaje. Todo lo que sea volver dejar caer a tierra algo que ha costado tanto de mandar me parece un auténtico desperdicio.

  40. FuzzyLogic dijo,
    El 28 de julio de 2011 @ 2:01

    Poner la ISS en órbita de Marte sería lo mas. :D

  41. FranManuel dijo,
    El 28 de julio de 2011 @ 21:29

    A ver si lo he entendido bien. Si un astronauta norteamericano tiene que ir a la Estacion Espacial Iinternacional ¿tiene que pedir a los rusos que le presten un Soyuz?

    • Tachikomakun dijo,
      El 28 de julio de 2011 @ 23:46

      Ni eso, tienen que comprar un billete a los rusos en alguna Soyuz que tengan previsto lanzar, cual turista espacial, los dos otros asientos son para cosmonautas rusos. Y compartir turno con los europeos y demás paises que tienen mano en la ISS.

      • FranManuel dijo,
        El 1 de agosto de 2011 @ 10:28

        Gracias por la aclaración.
        Creía que había entendido mal el artículo.

        • Ridli Scott dijo,
          El 1 de agosto de 2011 @ 11:48

          La verdad que seria un puto Epic win para los rusos ver despegar una souz en cabo Cañaberal.

          Otra cosa es que los rusos prefieran controlar sus naves, antes de dejarselas a los americanos, no fuera a ser que hubiera una fotocopiadora al lado.

  42. El 29 de julio de 2011 @ 23:09

    A mí lo que más me inquieta de todo esto es que hizo falta una guerra mundial para “estrenar” a toda presión el lanzamiento de missiles, algo fundamental en la gigantesca empresa de llevar al hombre a la Luna (por cierto, según tengo entendido, muchos españoles fueron claves para capturar a los científicos alemanes para los estadounidenses). Hizo falta una “guerra fría” para llevar la industria aeronáutica a los niveles a los que llegó…

    La conclusión a la que no me gustaría llegar es que… ¿para volver a “despegar” todos estos proyectos espaciales, hará falta otra confrontación mundial, que sirva de “campo de pruebas”, perfeccionamiento, reasignación de prioridades y recursos, etc., por la enorme presión que conllevaría la nueva situación? Quiero creer que no…

  43. Sulfuman dijo,
    El 2 de septiembre de 2011 @ 13:12

    La carrera espacial esta acabada desde que la opinión pública y política se han dado cuenta de que no es rentable económicamente, y esa es la clave: La rentabilidad es lo que mueve todo hoy en día.

    La estación espacial es un macro proyecto que ha costado millones de euros y que sigue costando mucho dinero sin tener una clara justificación. Las pruebas y experimentos que se hacen en ella (por la gravedad 0), se pueden hacer desde un avión en caída libre con un coste infinitamente mas pequeño, por lo que no tiene sentido mantener semejante proyecto con la sangría monetaria que supone.

    La única posibilidad de salvación de los programas espaciales, seria la posibilidad de sacar beneficios con ellos, lo que facilitaría la entrada de capital privado y del desarrollo de nuevas tecnologías. De momento lo único que lo ha conseguido ha sido el sector turístico que ya plantea varias opciones de visita a la orbita terrestre con vuelta.

    Dicho de otro modo las dos posibilidades que podría salvar la exploración espacial seria el descubrir algo en el espacio y/o planetas/satélites que haga rentable su explotación o inventar un nuevo medio para salir al espacio mas barato y fiable que los actuales.

    Siendo demagógico, suficientes problemas tiene el mundo en la actualidad como para perder recursos y dinero en exploraciones espaciales que poco beneficio nos pueden remitir.

Escribe un comentario

 

7 Trackbacks \ Pings »

  1. julio 16, 2011 @ 16:36

    […] El transbordador espacial se acabó. Y ahora, ¿qué? http://www.lapizarradeyuri.com/2011/07/14/el-transbordador-espac…  por disconubes hace 2 segundos […]

  2. julio 17, 2011 @ 3:25

    […] » noticia original […]

  3. julio 17, 2011 @ 7:33

    […] » noticia original […]

  4. julio 17, 2011 @ 19:16

    […] Fuente: La pizarra de Yuri […]

  5. julio 23, 2011 @ 11:29

    […] Con la misión STS-135 la historia de los transbordadores espaciales llega a su fin, han sido treinta años de viajes espaciales con sus altibajos (incluidos dos accidentes mortales, uno del Challenger y el otro del Columbia) y no llegar a cumplir el número de misiones que habían pensado en un principio (alrededor de cuarenta al año, cuando han sido unas cuatro e incluso con años que no hubo), pero han sido la imagen que tenemos todos en la retina como ejemplo de misión espacial, a muchos la imagen del transbordador despegando nos ha acompañado toda la vida y tenemos buenos recuerdos, por lo que da algo de pena que esta época termine, y más cuando lo que llegue en el futuro es algo incierto, si tienes curiosidad sobre lo que viene, esto es lo que se preguntan en La Pizarra de Yuri, y ahora ¿qué? […]

  6. septiembre 2, 2011 @ 19:09

    […] Paz mundial, ¿suena a utopía verdad?, pero quizá si en un futuro, se hiciera un cambio hacía una “conciencia planetaria”, quizá se podría conseguir. Pero para ello ciertos intereses (como los actuales), deberían de desaparecer y cambiarlos por otros. Por ejemplo los intereses que genera la venta de armamento para crear guerra en nuestro planeta. Como decía anteriormente, se tendría que cambiar el rumbo de la economía mundial, para dirigirla hacia otros sectores, como por ejemplo “la carrera espacial”. En la actualidad en EEUU se destinarán 700mil millones de dolares para salvar a los bancos, pero sin embargo se destina un presupuesto anual de 19.000 millones para toda la NASA. […]

  7. mayo 26, 2014 @ 14:38

    macys coupon code

    La pizarra de Yuri » Blog Archive » El transbordador espacial se acabó. Y ahora, ¿qué?