25 kilómetros

Toda la vida compleja que conocemos se concentra en un tenue manto alrededor del planeta Tierra.

Imagen de la ISS con las capas atmosféricas

Fotografía tomada desde la Estación Espacial Internacional sobre el Océano Índico, al atardecer del 25 de mayo de 2010 (hora local en tierra). Debido a un efecto óptico, pueden distinguirse perfectamente las distintas capas de la atmósfera: de abajo arriba, troposfera (roja-naranja-amarilla), estratosfera (blanca), atmósfera superior (azul claro) y espacio exterior (azul oscuro a negro). Todo lo que somos existe en esa delgada franja de colores cálidos entre el barro y el cosmos. Y no conocemos ningún otro sitio adonde ir. Foto: NASA.

Y de la misma forma que la semana pasada te contaba que yo no veo ese apocalipsis profetizado una y otra vez, hoy quiero dar la de arena. ;-) La de arena es que, por difícil que sea extinguirnos, hay cosas que nos pueden hacer muchísimo daño a nosotros y a quienes nos acompañan en esta nave espacial que llamamos el planeta Tierra. Porque, ya lo he comentado alguna vez, casi todo lo que amamos, casi todo lo que nos importa, se concentra en una levísima franja entre el fuego y la nada, o casi nada. Hoy por hoy y durante al menos algún siglo más, no tenemos absolutamente ningún otro sitio adonde ir.

Zonas pelágicas

Si la imagen anterior nos muestra todo nuestro espacio disponible “hacia arriba”, esta otra nos muestra todo nuestro espacio disponible “hacia abajo”. Entre ambas, suman menos de 25 kilómetros. La vida compleja terrestre no puede existir normalmente fuera de estos dos delgados mantos. Imagen: Wikimedia Commons

Me refiero, naturalmente, a esos escasos veinticinco kilómetros de hidrógeno, oxígeno, nitrógeno y poco más que toleran la vida compleja. Es decir, las aguas y el aire hasta más o menos el borde de la estratosfera. Hay algunos animalitos capaces de vivir por el fondo de la Fosa de las Marianas, el punto natural más profundo de la Tierra (10.911 metros), a algo más de  mil atmósferas de presión. Por el otro extremo, el 29 de noviembre de 1973 un avión se tragó a un buitre de Rüppel a unos 11.000 metros de altitud sobre Costa de Marfil, donde la temperatura es de unos 50 grados bajo cero y la presión, de 0,25 atmósferas. Eso suman unos 22 kilómetros. Vamos a redondearlo a 25, para dejar un poco de margen, por si esas sorpresas que siempre nos da la vida.

Dije en el post anterior que veo difícil que los destrocemos tanto como para que nadie pueda sobrevivir, pero basta con empobrecerlos significativamente para ocasionar enorme sufrimiento y mortandad. Empezando, por supuesto, por los más pobres y los más débiles. Los más pobres y los más débiles van siempre los primeros en la lista mala. Eso nos incluye también a unos cuantos habitantes del llamado Primer Mundo. Como dije la semana pasada, yo no no creo que la supervivencia de la humanidad o incluso de su civilización estén amenazadas en el esquema grande de las cosas. Pero en el pequeño, pequeño como tú y como yo, el tema puede llegar a ponerse muy chungo.

Esos 25 kilómetros de hidrógeno, oxígeno y nitrógeno contienen nuestro aire, nuestra agua, nuestra comida, nuestra vida. Incluso alteraciones menores pueden provocar, por ejemplo, graves crisis alimentarias. Si te parece que la comida está cara, te asombrarías de lo mucho que puede llegar a subir, digamos, con un fallo grave de las cosechas de arroz. El arroz es el alimento básico de buena parte de la humanidad, que inmediatamente se verían obligadas a buscar (y pagar, los que puedan) otras alternativas, encareciendo todos los demás. Si ya tenemos los bolsillos como los tenemos, imagínate las consecuencias. Ahora imagínatelas para esos 2.400 millones de personas que viven con menos de dos dólares diarios.

Dije también en los comentarios del post anterior que antes me asustaban mucho más los peaks, como en peak oil, que ahora. Y no porque discuta el concepto en sí: es obvio que todos los recursos no renovables que se consumen y no se reponen acabarán enrareciéndose –encareciéndose– hasta agotarse por completo. No obstante, por todos los indicios que yo puedo colegir, veo más un aterrizaje suave con mucho tiempo de adaptación que los crash de que se hablaba cuando yo estaba aún tiernecito en vez de correoso como ahora, por la época en que se rodó Mad Max. Sin embargo, hay una escasez que me preocupa mucho más, porque ya está afectando a millones de personas y hasta la tenemos presente aquí en España: la del agua potable.

Envenenamiento por arsénico en Bangladesh.

Efectos cutáneos del envenenamiento por arsénico en el agua de boca de Bangladesh, ocasionado al tener que excavar pozos más y más profundos para extraerla. Todas esas personas dependen de sus manos y sus pies para sobrevivir. Foto: Mr. Manzurul Hassan.

El agua potable es, por fortuna, un recurso renovable. Pero la presión sobre el mismo que ejercemos los siete mil y pico millones que somos es extrema. En países como la India ya han ocurrido crisis del arsénico cuando la población tuvo que excavar pozos mucho más profundos para sacar agua, que resultaron estar contaminados por este veneno. Aquí en España todos conocemos las broncas que hemos tenido a estas alturas por los recursos hídricos. En extensas regiones del mundo, el agua potable económicamente accesible es un bien escaso. La menor alteración puede empujar a millones más hacia la sed. Y así con muchas cosas más. En todos los casos, con los más pobres y los más débiles encabezando la marcha esa hacia las tinieblas.

Una dislocación grave de esa tenue película de agua y aire y sus mecanismos puede causar enorme sufrimiento, enfermedad, miseria y muerte a partes significativas de la población, no todas las cuales están dispuestas a aceptar sumisamente su suerte mientras otros gastan decenas, cientos o hasta miles de dólares en sus botellas de agua mineral premium. Puede causar conflictos, guerras, genocidios. Del buen estado de esos 25 kilómetros depende, dependemos gran parte de la humanidad. Y no hay más. Todavía no conocemos ningún otro sitio donde haya más, en cantidades suficientes y accesibles. Si nos los cargamos, la liamos.

Atmósferas planetarias

En nuestro sistema solar hay muchos planetas y lunas que tienen atmósfera. Los gigantes gaseosos como Júpiter o Saturno, por ejemplo, son casi por completo una enorme atmósfera de densidad variable, con un núcleo rocoso muy pequeño. Venus tiene su conocido infierno que tanto nos costó atravesar. Una luna de Saturno, Titán, posee una densa atmósfera de nitrógeno, metano e hidrógeno, con posibles mares superficiales de hidrocarburos líquidos. Otros cuerpos celestes las tienen más débiles y algunos carecen prácticamente de ella, como el planeta Mercurio o nuestra propia Luna.

Europa de Júpiter

Europa de Júpiter (Júpiter-II). Su superficie visible está compuesta de hielo de agua y probablemente debajo hay un océano de agua líquida. Pero aún nos resulta francamente difícil acceder a ella. Imagen tomada por la sonda espacial Galileo. Foto: NASA / Deutsche Forschungsanstalt für Luft- und Raumfahrt e.V., Berlin.

Pero todas tienen algo en común: nosotros no podemos vivir ahí, al menos sin hábitats artificiales o terraformación extensiva, algo que está actualmente fuera del alcance de nuestra tecnología y, sobre todo, de nuestra economía. Y tampoco nos sirven para traernos, por ejemplo, agua. El agua no es rara en nuestro sistema solar, pero sí difícilmente accesible. Por ejemplo, no podemos echar una manguera desde el océano submarino de Europa de Júpiter hasta aquí. No sabemos aún.

El resto de posibles destinos están fuera del sistema solar, demasiado lejos para nuestra capacidad actual. Los exoplanetas confirmados más próximos de tipo terrestre andan por Gliese 876, en la constelación de Acuario, a 184,5 billones de kilómetros de aquí (sí, con B). Con algunas de las naves más veloces que hemos construido hasta ahora, suponiendo que fuésemos en linea recta –lo que es mucho suponer, esto no va como en las pelis sino por órbitas y cosas de esas–, tardaríamos 67.075 años en llegar. Incluso cuando dominemos la tecnología para construir naves relativistas, el viaje se nos pone en un mínimo de quince años y pico (aunque puede ser considerablemente menos para quienes vayan a bordo, si es que va alguien, debido a la dilatación temporal.)

Pero ni siquiera estos exoplanetas parecen contar con buenas urbanizaciones para montarnos el chalé. Por lo poco que sabemos todavía de ellos, no reúnen buenas condiciones para la vida compleja terrestre aunque hiciéramos adaptaciones importantes. El primer candidato bueno podría ser Gliese 667 Cc, a 223 billones de kilómetros, lo que vienen siendo 23,6 años-luz. Los siguientes andan bastante más lejos, en el orden de los cientos o miles de años-luz. Por otra parte, si tuviésemos la tecnología para mudarnos a 223 billones de kilómetros, seguramente nos resultaría bastante más sencillo adaptar o adaptarnos a algún otro planeta o luna de nuestro propio sistema solar.

Por desgracia y por maldito atraso, todo esto está aún mucho más allá de lo que somos capaces de hacer. De momento, vamos a permanecer una buena temporada encerrados como ratas en la Tierra y sus alrededores. Una Tierra que sólo tiene para nosotros, eso, 25 kilómetros de espacio vital.

Prisioneros entre el abismo y el fuego

Esquema interno de la Tierra

Estructura interna de la Tierra. 1. Corteza continental; 2. Corteza oceánica; 3. Manto superior; 4. Manto inferior; 5. Núcleo externo; 6. Núcleo interno; A. Discontinuidad de Mohorovičić; B. Discontinuidad de Gutenberg; C. Discontinuidad de Wiechert-Lehmann. Esquema: Wikimedia Commons

Bajo nuestros pies, está la corteza terrestre. Que, como su nombre indica, es eso: una cortecita, vamos a decir que sólida, que en algunos puntos de la corteza continental se extiende hasta los 70 kilómetros de profundidad. La oceánica, en cambio, no pasa de diez. Además, es una corteza hecha migas: junto con las capas más rígidas del manto superior, lo que en su conjunto constituye la litosfera, está dividida en grandes pedazos a los que llamamos placas tectónicas. Esto son como islas que rozan entre sí y flotan sobre casi tres mil kilómetros de unos silicatos tan viscosos que también los consideramos sólidos: el manto. Y éste, a su vez, sobre una capa líquida de unos 2.250 kilómetros de espesor: la parte exterior del núcleo. Luego, más para adentro, ya está el núcleo interno. Teniendo en cuenta que todo esto se mueve a distintas velocidades y con diferentes rumbos, eso de tierra firme no pasa de bonita fantasía.

Bueno, ¿y qué? Pues verás, sucede que la temperatura aumenta con la profundidad. Al principio, no mucho, pero luego acelera rápidamente. La mina más honda del mundo, la de oro de TauTona en Sudáfrica, alcanza los 55-60 ºC a 3.900 metros de profundidad y hay que instalar aire acondicionado para que los mineros puedan trabajar, no con poco peligro. Es decir, aproximadamente 8 ºC por kilómetro sobre el ambiente local. En la perforación más profunda de todas, la científica soviética de Kola, tuvieron que parar cuando la temperatura ascendió a 180 ºC llegando a los 12.262 metros: unos 14,7 ºC por kilómetro. Ese es el punto más bajo que hemos alcanzado los humanos. Proyectaron que aumentando a ese ritmo, alcanzaría los 300 ºC a 15.000 metros. A esto le pusimos el nombre de gradiente geotérmico.

Sabemos que más abajo la temperatura continúa subiendo hasta alcanzar unos 6000 ºC en la región de transición entre el núcleo exterior y el interior; tanto como en la superficie del Sol. ¿Y de dónde sale todo este calor? Bueno, pues de varias fuentes, pero sobre todo del calor residual de acreción de cuando el sistema solar estaba formándose y especialmente de la gran cantidad de isótopos radiactivos naturales que hay ahí bajo nuestros pies. Sí, estamos sentados sobre una especie de gigantesca piscina de Fukushima a la temperatura del Sol, en islotes de piedra que se mueven, aquí leyendo tranquilamente.

Por el momento, no hay nada para nosotros ahí debajo. Ni tierra hueca ni ningún otro de esos cuentos tan raros; sólo un infierno ardiente. Mirando hacia el otro lado, hacia donde siempre nos ha gustado más mirar, hacia arriba, ya sabemos lo que hay: abismales distancias de la casi-nada que llamamos medio interplanetario o la casi-casi-nada del medio interestelar, salpicada muy aquí y allá por algún pedrusco o bola de gas, encendida en forma de estrella o no, más nebulosas y tal. Todo está muy lejos, muy muy lejos o sobrecogedoramente lejos, al menos hasta que construyamos la nave esa relativista de la que te hablaba antes.

(A todo esto, sigo pensando que no sería totalmente estúpido irnos currando algún refugio de emergencia sostenible en algún cuerpo celeste próximo, en este mismo sistema solar. Por mucho que opine que no nos vamos a extinguir en ningún momento imaginablemente próximo, yo podría estar estupendamente equivocado como todo hijo de vecina. Y en ese caso, tener todos los huevos en la misma cesta, o sea en un solo planeta, resulta ciertamente inquietante. Buena parte de las tecnologías necesarias están ya disponibles. No digo que tengamos que hacerlo justamente ahora, con la que está cayendo y todo ese rollo, pero sí mantener la idea viva e ir trabajando poco a poco en esa dirección. Por muy seguro que sea tu barco, disponer de un bote salvavidas es siempre una buena idea.)

Remediación planetaria

Desastre ecológico del Rin, 1986

Desastre de Sandoz (hoy Novartis), Suiza, 1986. Un incendio en un almacén agroquímico y su subsiguiente extinción vertieron cantidades masivas de sustancias extremadamente tóxicas al río Rin, ya muy deteriorado por la gran cantidad de industria a su alrededor. Este vertido provocó gravísimos daños ecológicos y un colapso generalizado de sus ecosistemas. Esta imagen fue tomada en Holanda, 800 km río abajo. Se dijo que “el Rin estaba muerto.” Hoy en día el Rin, sin ser el río más limpio del mundo, está razonablemente regenerado.

Los barcos, además de no estropearlos, se pueden reparar. A este ya le hemos puesto algunos parches y no han ido mal del todo: desde la regeneración del Rin, al que casi matamos una vez, hasta la recuperación de Hiroshima y Nagasaki o la reforestación de Europa, en parte accidental y en parte voluntaria. Los humanos, igual que sabemos romper cosas, también sabemos repararlas; al menos, a veces, cuando hay ganas o necesidad de trabajar y gastar dinero. Suele salir bastante más caro que no haberlas roto en primer lugar, pero qué le vamos a hacer.

A este proceso de regenerar entornos naturales que hemos estropeado antes se le suele llamar remediación. En los países más o menos serios, es ya obligatorio por ley apartar dinero para arreglar al menos parte de lo que rompas. Quizá el más conocido de todos sea el Superfund estadounidense, pero no es el único, ni mucho menos. En general es una práctica, por fortuna, cada vez más extendida. Hasta en lugares con tan mala fama medioambiental como China –en buena parte justificada, si bien últimamente ya no hay ninguna localidad china en la lista de las diez peores– la remediación es incluso un negocio en alza. Sitios contaminados hasta extremos legandarios como Linfen, que muchos consideraban un lugar más tóxico para vivir que el mismísimo Chernóbil, han mejorado bastante últimamente.

Linfen todavía no es un ejemplo de remediación, porque remediar, lo que se dice remediar, apenas han empezado. Pero el mero hecho de prohibir las peores prácticas –como el paso de camiones cargados del carbón que se produce allí a través de la ciudad–, cerrar las cien industrias más contaminantes, apercibir a otras 150 y establecer ayudas estatales para instalar filtros en las fábricas, así como pasar el 85% de la calefacción urbana a gas natural, la cosa se ha arreglado un poco. Poco a poco, en algunos de los puntos más guarros, han comenzado a limpiar. Y eso ya es el principio de la remediación.

Lo idóneo, naturalmente, sería no tener que remediar. Nada permanece más limpio que aquello que no se ensucia. Por desgracia, nuestro nivel de desarrollo socio-tecno-económico actual aún no permite nada parecido en numerosos procesos que nos son esenciales como civilización. En estos casos, la remediación es lo mejor que se puede hacer.

Deforestación por tala y quema

Deforestación por tala y quema vista desde el espacio, Mato Grosso, Brasil. Esta práctica se remonta al momento en que aprendimos a usar el fuego y es uno de los más viejos y peores desastres ecológicos ocasionados por la humanidad, alterando por completo los ecosistemas de continentes enteros. Así desaparecieron los bosques de Europa en su práctica totalidad. Imagen: Tripulación de la Estación Espacial Internacional.

Los daños al medio ambiente causados por el ser humano no son ninguna novedad. Uno de los más graves de nuestra historia fue la invención de la agricultura, hace ya unos cuantos miles de años. ¿Y cómo es eso? Pues porque una de las formas más fáciles de obtener nuevas tierras de cultivo es meterle fuego a los bosques, sabanas y praderas que las ocupen. Esta práctica se llama agricultura de tala y quema, y viene usándose desde antes de la historia. Conllevó la destrucción sistemática del bosque ancestral en extensas regiones del planeta, como por ejemplo Europa, donde desapareció casi por completo. Sin embargo, hoy en día, el abandono de la agricultura pero también los programas de reforestación han hecho que el bosque en Europa no pare de crecer, como te conté más arriba. Esto podría considerarse una forma de remediación continental tardía.

Lógicamente, a algunas personas de las que piensan por alto se les ha ocurrido el concepto de remediación planetaria. La idea en sí es sencilla: si le estamos causando daños globales al medio ambiente, podemos plantearnos remediarlos a la misma escala. Por ejemplo, se han apuntado varias técnicas para limpiar masivamente todo ese carbono que le echamos a la naturaleza sin parar, que en su forma de CO2 ya ronda e incluso ha superado algún día las 400 partes por millón. Esto no había ocurrido en varios millones de años y, si seguimos al ritmo actual de añadirle una más cada seis meses, en menos de dos siglos andaremos por las 750. Esta cifra es la concentración mínima que pudo darse durante el Máximo Térmico del Paleoceno-Eoceno, hace 55 millones de años, cuando aparentemente se disparó el fusil de clatratos y la temperatura de la Tierra subió unos 6ºC a lo largo de varios milenios (puede que alcanzando las 26.000 ppm).

Incremento del CO2 atmosférico 1958-2013. NOAA / Scripps Institution of Oceanography / NASA.

Incremento del CO2 atmosférico 1958-2013. NOAA / Scripps Institution of Oceanography / NASA.

En el peor escenario de los que yo he visto publicados con una cierta credibilidad científica, se habla de unas 1.000 ppm en el año 2100, con un incremento de temperatura máximo en torno a los 4,5ºC sobre la actual. Un aumento de 4,5 – 6ºC no nos extinguirá, pero puede causar graves daños a los ecosistemas, incluyendo el ecosistema humano, especialmente los ecosistemas humanos más frágiles. Eso es, los pobres y los débiles, que ya se verá a ver cómo andamos de eso por entonces. En cualquier caso, es una maldita cochinada y una herencia envenenada por la que nuestros nietos, muy justamente, nos repudiarán. Entre otras cosas, porque les tocará pagar la factura de la que sus abuelos nos estamos escaqueando, pagándonos los vicios con su carbono. Una factura carísima de remediación planetaria.

Pero puede hacerse. En parte, incluso con nuestra tecnología actual. Por ejemplo, todo submarino y toda nave espacial tripulada lleva sus correspondientes depuradores de CO2, precisamente para que no se acumule el generado por sus ocupantes al respirar. Lo único que impide hacer esto a mucha mayor escala, como con este que financia Bill Gates, es el coste. Otra técnica ya existente es la bio-energía con captura y almacenamiento de carbono, de las que existen un puñado de plantas en operación y construcción. Este sistema permitiría capturar sosteniblemente 10.000 millones de toneladas de carbono al año y los 36.000 millones de toneladas que emitimos anualmente quemando combustibles fósiles a un coste adicional de entre 50 y 100 euros por tonelada. Entre las propuestas aún en estudio se encuentra la fertilización oceánica, con posibles efectos secundarios sobre los ecosistemas marinos, el biochar, ciertas bacterias modificadas por ingeniería genética o la simple reforestación.

Una combinación de estas técnicas y las que vayan surgiendo por el camino pueden mitigar o incluso remediar el desastre carbónico que estamos organizando. ¿A qué coste? Pues ese es el tema: alto, al menos en la situación actual. A lo mejor dentro de cien años nos parece tan normal como producir ordenadores, o penicilina, ambas cosas poco menos que ciencia-ficción hace ahora un siglo.

Evolución del radiocarbono atmosférico (12C/14C) 1955-1994.

Evolución del radiocarbono atmosférico (12C/14C) 1955-1994. Puede observarse cómo aumenta hasta el Tratado de Prohibición Parcial de Pruebas Nucleares (atmosféricas) y el descenso del mismo desde entonces. En su época también hubo propagandistas diciendo que no, que en realidad eso no era por los bombazos atómicos en plena atmósfera, sino por la actividad solar o “tormentas de rayos cósmicos” (al igual que pasaría con el peligro del tabaco y la gasolina con plomo). Fuente de los datos: Manning, M; Melhuish, W.H. (1994), Atmospheric 14C record from Wellington. In Trends: A Compendium of Data on Global Change. Carbon Dioxide Information Analysis Center, Oak Ridge National Laboratory, U.S. Department of Energy, Oak Ridge, USA. Imagen: Wikimedia Commons

Hay formas de polución que tienden a remediarse solas, por simple degradación o reabsorción natural del agente contaminante. En realidad, por ejemplo, bastaría con dejar de emitir carbono y otros gases de efecto invernadero al ambiente como tarados para que ese problema se arreglase solo en un tiempo. Otra forma de contaminación que tiende a remediarse por sí misma, al menos en parte, es la radiactiva. Los isótopos más radiactivos y peligrosos agotan su energía rápidamente, con lo que su capacidad de hacer daño se desploma a toda velocidad. Los menos radiactivos tardan mucho más en irse, pero claro, son mucho menos peligrosos. Con el tiempo todos ellos van suavizándose más y más hasta que al final se vuelven indistinguibles de la radiación natural de fondo, dejando “sólo” un problema de contaminación química convencional (algunas de esas sustancias, además de radiactivas durante un tiempo, son muy tóxicas.)

De hecho, en este planeta ya hemos tenido una gran guerra atómica a cámara lenta, con cientos de detonaciones, no pocas de ellas extremadamente potentes y sucias. Me estoy refiriendo, por supuesto, a la época de las pruebas nucleares atmosféricas entre 1945 y 1963: 215 estadounidenses, 219 soviéticas, 21 británicas, 50 francesas y 23 chinas. Algunas fueron enloquecidamente poderosas, como el mítico Emperador de las Bombas (Bomba Zar), una chulería sin ninguna utilidad militar práctica. Otras, errores que generaron inmensas cantidades de contaminación radiactiva, como la no menos mítica Castle Bravo. Sí, estamos hablando de petar grandes cargas nucleares al aire libre, en algunos casos a menos de ciento cincuenta kilómetros de la gran ciudad más próxima como Las Vegas (USA) o Semipalatinsk (URSS). En otras palabras: como si yo ahora mismo hiciera estallar varias bombas atómicas anticuadas y sumamente contaminantes sobre el Polígono de Tiro de las Bardenas Reales y luego dijese que maños, vascos, riojanos, navarros y sorianos son todos unos histéricos por quejarse.

Absorción de yodo-131 en tiroides por condados a consecuencia de las pruebas nucleares atmosféricas en los EEUU continentales.

Absorción de yodo-131 en tiroides por condados a consecuencia de las pruebas nucleares atmosféricas en los EEUU continentales. Imagen: National Cancer Institute, USA.

Hubo downwinders, hubo evacuaciones a la carrera, hubo daños, miserias y enfermedades jamás cuantificados, hubo abundantes materiales radiactivos que se diseminaron por todo el planeta… pero, con el tiempo, la radiación que emitió esta guerra atómica de 18 años de duración y medio millar de explosiones (más que los arsenales modernos completos de Francia, India y Pakistán juntos, con cargas mucho más potentes y guarras) se ha ido suavizando y diluyendo hasta que ahora es sólo detectable con algunos instrumentos específicos de gran sensibilidad. Como no estallaron en un periodo breve de tiempo, no hubo invierno nuclear.

Por cierto que con los fenómenos de invierno nuclear (o volcánico, o meteorítico, etcétera) pasa un poco lo mismo. Al principio es muy intenso, pero desde el día uno los humos y cenizas se van posando y en unos años o décadas se disipa totalmente por sí mismo, como ha ocurrido muchas veces en la larga historia de la Tierra. Sin embargo, hay otras fuentes de contaminación mucho más persistentes. Por ejemplo, los metales pesados no-radiactivos. Estos metales son básicamente estables y, por sí mismos, no desaparecen nunca. Como mucho se diluyen, en parte pasando a la cadena alimentaria. Al papeo, vamos. Pero, normalmente, sólo al de los pobres.

Hay otros agentes químicos a los que les cuesta mucho degradarse. Y luego hay cosas que hacen cisco ciertos ecosistemas frágiles, como las bolsas de plástico. No obstante todo ello, al menos una parte de la pupa que le hacemos al planeta se puede remediar. Sólo hace falta la pasta, la conciencia y las ganas de trabajar.

Habrá a quien le parezca que esto es jugar a los dioses, violar a la Madre Tierra y todas esas cosas frankensteinianas que al final habrán de costarnos caro. Pero mira, llevamos jugando a los dioses desde que inventamos el fuego, o antes. Esa es una de las características esenciales del ser humano como especie: más que adaptarse al medio, adaptamos el medio a nuestra conveniencia. Desde que nos pareció oportuno clarear el primer bosque, seguramente allá por el Paleolítico, le metimos antorcha y santas pascuas. Ahora que vamos siendo un poquito más conscientes de las consecuencias de hacer el animal como si no hubiera mañana, hablamos de mitigación y remediación. Es un avance.

Y aún así…

Punto azul pálido

El famoso “punto azul pálido”, en la banda marrón de la derecha, un poco hacia abajo del centro. Esa es nuestra Tierra vista desde 6.000 millones de kilómetros por la nave espacial Voyager-1. Ahí está, hoy por hoy, todo lo que somos. Foto: NASA.

…aún así, son sólo 25 kilómetros. Los recorro con el metro de mi ciudad por dos euros con ochenta céntimos, billete sencillo. Uno con cuarenta si me pillo el bono. A decir verdad, en nuestro estado de desarrollo actual es, en la práctica, mucho menos. Si de algún modo estropeamos gravemente los primeros tres kilómetros de aire, donde vivimos algo así como el 99% largo de la humanidad, tenemos un problema. Gordo. Tres kilómetros es la longitud de una avenida mediana puesta de pie. Si te asomas a la ventana, a menos que vivas entre edificios como yo, vas a ver más de tres kilómetros a tu alrededor. ¿Has viajado en avión? Bueno, pues esa es la altitud a la que sueles estar unos tres o cuatro minutos después de separar las ruedas del suelo. Y eso que los aviones de pasajeros suben tranquilitos. Si fueses en un cohete Soyuz-2, lo harías en unos treinta segundos, antes de acelerar en serio.

No tenemos muchas bases de operaciones a más de tres kilómetros de altitud. Está La Paz, Bolivia, y luego una serie de pueblos cada vez más pequeños e infértiles hasta llegar a una localidad minera muy contaminada que se llama La Rinconada, en Perú (interesante). A partir de ahí, ya sólo puedes encontrar algunos templos y puestos militares por la parte del Himalaya, cada vez soportando menos y menos población. Salvo aclimatación extrema, a esas altitudes ya andamos midiendo cosas como los tiempos de conciencia útil y engorros así.

Mar abajo, está claro: una persona inconsciente puede ahogarse en pocos centímetros de agua. Según el Guinness, un tipo puede resistir 22 minutos sin respirar, hiperventilándose primero con oxígeno y manteniéndose muy quieto. Pero no más. Para sumergirnos bajo el mar, necesitamos máquinas. Hay unas máquinas estupendas llamadas submarinos, algunos de los cuales pueden operar varios años a cientos de metros de profundidad con entre 60 y 150 personas a bordo. Como dije en el post anterior, aquellos que funcionan a propulsión nuclear e incluyen hombres y mujeres en su tripulación pueden convertirse en excelentes cápsulas de supervivencia de la humanidad. Lamentablemente, no disponen de muchas plazas y casi todas ellas están reservadas para tripulantes con una formación en extremo exigente. Seguro que siempre encontrarán algún hueco donde embutir a Su Excelencia y algún Excelentísimo Pariente, pero incluso los grandes submarinos atómicos no se caracterizan por disponer de mucho espacio libre o medios para mantener a mucha más gente que su tripulación. Por debajo del primer kilómetro pasamos ya a los batiscafos y cosas por el estilo, cuya autonomía (cuando son autónomos) suele medirse en decenas de horas.

Pero el tremendismo en estos temas es casi tan perjudicial como la acción perniciosa, las excusas ridículas y la perezosa inacción. Si hablamos de los grandes problemas planetarios, si hablamos de los grandes daños al medio ambiente, cualquiera de estas cosas importantes, y lo planteamos en términos de ¡vamos a morir todoooos!… bien, pues le estamos haciendo el juego a quienes la lían a conciencia y a quienes pasan de todo. Esto funciona como aquel cuento tan viejo del lobo. Si te pasas la vida avisando de que llega el día y el día nunca llega, porque no era realista, al final todo el mundo pasa de tu cara y, ya puestos, de las cuestiones incómodas verdaderamente graves.

Llevo oyendo hablar de escenarios cataclísmicos, tormentas perfectas, el colapso de esta civilización decadente, esa guerra que supuestamente nos tenía que tocar a cada generación, días del juicio varios y lobos que vienen desde que sólo tenía pelo en la cabeza. Y no, al final resultó que esto no va así. Por supuesto que hay lobos, pero se comen mayormente a los pobres y los débiles, como toda la santa vida. Hay muchas cosas que pueden llevarse por delante a un bebé mísero de los deltas de Bangladesh, que duerme a un metro de altura sobre el nivel del mar. Hay muy pocas cosas que puedan hacer lo mismo con un señor que desayuna en Nueva York y cena en Hong Kong tras un agradable viaje en su jet privado, como no sea que se estampe con él. Por no mencionar una vez más a los chicos, y chicas, del submarino. Esto no va de novedosos e improbabilísimos apocalipsis globales. Esto va de agravar o no injusticias viejas perfectamente reales hoy por hoy.

En último término, es que resulta que esos veinticinco kilómetros no son nuestros. Apenas tenemos ningún derecho sobre ellos; tan solo una minúscula parte proporcional, casi infinitesimal. Quien los estropea por la cara no sólo es un indeseable y un guarro a escala planetaria por mucho desodorante que se eche; es además un ladrón, porque está saqueando algo que no es suyo, y posiblemente un homicida.  Esos veinticinco kilómetros pertenecen a todos los vivientes y a todas las generaciones futuras, no a ninguno de nosotros. Aquí no hay nada gratis. Todas las cochinadas y estupideces que cometamos, ellos las pagarán. Al menos, hasta que encuentren la manera de largarse a sitios mejores y olvidar a sus patéticos antepasados para siempre jamás.

Be Sociable, Share!
¡Qué malo!Pschá.No está mal.Es bueno.¡¡¡Magnífico!!! (41 votos, media: 4,76 de 5)
Loading...
Be Sociable, Share!

39 comentarios

  1. andrewtwelve dijo,
    El 22 de febrero de 2014 @ 13:36

    Aplaudo tu vuelta con artículos como este. Son necesarios, muy necesarios.

  2. Raúl dijo,
    El 22 de febrero de 2014 @ 15:13

    Gracias por volver a escribir. :)

  3. Gustavo dijo,
    El 22 de febrero de 2014 @ 15:19

    Excelente artículo. Y me parece muy acertado su inicio: la de arena.

    La realidad es que siendo muy difícil extinguir a la humanidad como se habló en el artículo anterior tampoco es descabellado decir que vivimos en el filo de la navaja.

    Por otro lado extinción y supervivencia los utilizamos de forma genérica. Lo más grave ante cataclismos grandes o pequeños o simplemente crisis cíclicas es que siempre pagan los mismos. Incluso cuando no pasa nada la cosa suele estar mal para los de siempre. Sin meteorítos, sin calentamiento global, sin guerra nuclear y sin nada por el estilo la mayoría de los seres humanos son pobres, pobres de solemnidad. No tienen acceso a una sanidad medio aceptable, ni a una educación, a veces ni a agua potable.

    La catástrofe la vivimos día a día y se llama exclusión. La mayoría de los seres humanos viven por debajo del umbral de la pobreza según la referencia occidental de las misma y hoy en día en nuestro propio entorno sumamos más y más personas a ese estado.

    Cierto también que en el pasado la cosa era peor, pero el ser humano ha evolucionado de tal manera que hoy en día maneja algo que llamamos valores. No somos máquinas ni hormigas, ni habitantes del medievo. En teoría no deberíamos estar impasibles ante tragedias como la de Bhopal, las hambrunas cíclicas en África o las personas (antes clase media) que en nuestro país caen diariamente en la pobreza.

    Por eso veo extremadamente complicado la llegada de un apocalipsis, muy mal se tendrían que dar, pero si veo que día a día se dan microapocalipsis donde pagan los de siempre, y que están algunos cuantos por venir, posiblemente muchos de los que comentamos en el anterior artículo, de magnitud controlada y que posiblemente devasten a un número limitado de personas, eso si las de siempre.

    La realidad es que esos 25 Km de vida son moralmente de todos, pero analizando el mundo en que vivivimos descubrimos que a efectos prácticos tienen dueño, que unos pocos disfrutan de una gran parte de esos 25 km dejando los restos, las miseras, las crisis actuales y futuras para los demás humanos y además esa minoría que se ha apropiado de esos 25 Km encima lo pone en peligro.

    El verdadero apocalipsis que sufrimos y sufriremos es en mi humilde opinión es la falta de valores.

    Excelente artículo y a la espera de muchos más.

    Saludos

  4. auroraboreal dijo,
    El 22 de febrero de 2014 @ 15:58

    Me encanta que hayas vuelto y me encanta el optimismo que desprende esta frase:

    “Sí, estamos sentados sobre una especie de gigantesca piscina de Fukushima a la temperatura del Sol, en islotes de piedra que se mueven, aquí leyendo tranquilamente”.

    ((Le falta alguna referencia a los campos magnéticos que nos afectan para echar por tierra, pero está genial :-) ))

  5. maribel dijo,
    El 22 de febrero de 2014 @ 16:23

    Bien. Me alegro un montón de tu vuelta.
    Nadie como tu para hacernos ver lo que estamos haciendo con nuestro planeta.
    Lástima que los que te leemos solo somos los que estamos de acuerdo contigo.
    Un saludo.

  6. Antonio dijo,
    El 22 de febrero de 2014 @ 16:58

    Hola, Yuri:

    Aún no he terminado de leer el artículo pero, antes de que se me olvide: ¿cuando dices que tardaremos un billón de años en llegar a Gliese 876 no querrás decir en realidad un billón de segundos? Además, la distancia en kilómetros me sale algo más del doble de lo que dices, haciendo las cuentas.

    • Yuri dijo,
      El 22 de febrero de 2014 @ 17:43

      ¡Muy bien visto, sí señor! :-) La distancia a Gliese 876 es correcta, 15,4 años luz, pero esto en realidad son 148,5 billones de kilómetros (1,485 x 10^14, si a mi no me fallan los cálculos otra vez ;-) ). Y como bien dices, dado que la velocidad en perihelio de la nave Helios-A fue de unos 70,22 km/s, el tiempo de vuelo en línea recta serían unos 67.075 años (bastante más trazando las órbitas correspondientes, pero esto no viene al caso; era una metida de pata y ya está.) Cosas de hacer demasiados pasos a la vez en una calculadora cutre y luego transcribirlos demasiado deprisa y sin pensar. :-) Corregido y muchas gracias. En todo caso, las conclusiones no cambian mucho en lo que hace a este artículo, pero de nuevo, te lo agradezco y te debo una caña. ;-)

      Los datos del tiempo de vuelo relativista y los de la distancia a Gliese 667 Cc en cambio, son correctos (bueno, he retocado 222 por 223 billones de kilómetros, pero vamos, esto era sólo un redondeo.)

      • Antonio dijo,
        El 22 de febrero de 2014 @ 18:33

        Gracias a ti por este estupendo artículo ;-) Con esa velocidad se podría colonizar la galaxia en unos 500 millones de años, lo cual hace que la paradoja de Fermi sea aún más puñetera.

        Sobre el artículo, yo pienso que este siglo será el de la revolución ecológica, sobre todo a finales de siglo, pero espero que sin todas las magufadas de las asociaciones ecologistas actuales. Por ejemplo, en una conferencia a la que asistí hace poco de Ecologistas en Acción en contra de una cementera llegaron a decir que el cemento era una de las sustancias más tóxicas que conocemos (sic). Me parece que tanto los que contaminan como los que no quieren contaminar escuchan poco a los científicos.

        • Roberto dijo,
          El 23 de febrero de 2014 @ 16:59

          Tampoco es una afirmación descabellada, esa del cemento: viértelo sobre tierra fértil e inmediatamente tendrás suelo yermo. Toxicidad metafórica :)

  7. 0rwell was right dijo,
    El 22 de febrero de 2014 @ 17:10

    Hola Yuri

    Segun lo veo yo… este siglo va a definir mucho las futuras generaciones…

    Yo opino que tenemos en frente 3 problemas que se juntan. Cambio climatico, escasez de recursos y crisis economica (fin del crecimiento ilimitado).

    Para mi la crisis economica no ha hecho mas que empezar. La riqueza no es otra cosa que acceso a combustibles fosiles. Mientras esos combustibles han sido faciles de conseguir ha sido muy facil de crecer. De los combustibles fosiles el que mas escasea es el petroleo y es el mas importante. Como dije la semana pasada algunos dicen que el peak fue en 2006, otros 2010 y otros lo retrasan hasta 2019… pero que estamos ahi esta claro. Y esto es una pista de porque no crecemos… cada decada comsumiamos mas petroleo que en toda la historia anterior, estamos bajando ese ritmo y la economia se estanca. Ahora el crecimiento viene mas por ahorro de enegia, mejor aislamiento termico en las casa, motores mas eficientes, etc… pero el crecimiento por ahorro es mas costoso y tiene menos recorrido. Como bien dices, no nos vamos a quedar sin petroleo manana pero si el precio de los combustibles fosiles suben a un modico 5%, tenemos en una decada precios en los combustibles fosiles a precios prohibitivos para la mayoria de la gente. Y asi es dificil salir de una crisis… de momento estamos en crecimientos aproximados a 0 en el primer mundo. Si, USA con el shale gas esta consiguiendo mantener un poco mas el crecimiento pero en 15-20 anios volveran a enfrentarse a la realidad. Si, China esta en el 8%, pero parece estabilizado ya que China no deja de ser mas que la gran fabrica del capitalismo… en cuanto el 1er mundo deja de consumir, China deja de producir…

    Y esto me lleva al cambio climatico. Ya podemos ver los primeros efectos del cambio climatico hoy mismo y cuan costosos son. Ya hemos emitido mas de la mitad de CO2 para mantenernos por debajo de los 2C, y yo no veo ni la mas mimina accion por parte de los gobiernos en cambiar el sistema energetico. La semana pasada comente por encima los efectos devastadores de un cambio tan brusco (2-5C en apenas 200 anios) en los ecosistemas. Hoy podria decir que hay estudios economicos que estima que adaptarnos al cambio climatico puede costar hasta un 20% del GDP de cada pais cada anio. Algo asi, seria devastador para cualquier economia.

    Entonces, con una economia estancada, con los efectos mas graves del cambio climatico y su masivo costo para adaptarse le juntamos falta de recursos como el petroleo y que estamos armados hasta los dientes (armas nucleares)… el futuro proximo esta bastante incierto diria yo… y no estoy hablando de dentro de 300 anios… estoy hablando de la gente que haya nacido en los ultimos 5 anios… esos van a ver todos y cada uno de los problemas que menciono… el como lidien con esos problemas definira a las generaciones posteriores…

    Un saludo

    PD- No pongo enlaces… si no te llega al spam…

    • FanClub dijo,
      El 23 de febrero de 2014 @ 2:16

      Hola Orwell, en el tema del CCA creo que la cosa incluso empeorará, ya que se está observando que con la creciente escasez-carestía de petróleo, muchos países especialmente los emergentes (hasta incluso Alemania debido al cierre de sus CNs), están aumentando el uso del carbón. De hecho parece apuntar a ser el combustible del futuro también en los países “ricos”.
      En Grecia este invierno debido a su creciente pobreza energética, ha aumentado la calefacción a leña, no han sido raros los días del antiguo y casi olvidado “smog” cubriendo Atenas, malas noticias para la reforestación en Grecia y en nuestro país, ya que parecemos tener destinos paralelos.
      Y para rematar uno encuentra noticias como esta del Newscientist, donde algunas empresas mineras apuestan por “quemar” directamente bajo el subsuelo el carbón no extraíble (cientos de miles de millones de toneladas) y extraer los gases producto de la combustión para la industria y la generación de energía, “underground coal gasification” llaman al engendro, sobran explicar las consecuencias que esta práctica supondría en la emisión de GEIS a la atmósfera. He leído el artículo entero y hablan de una posible subida en la temperatura global de 10º si se quemara toda esa cantidad, para echarse a temblar… Viva el BAU y el crecimiento exponencial.

      http://www.newscientist.com/article/mg22129560.400-fire-in-the-hole-after-fracking-comes-coal.html

      Un saludo Orwell, hemos coincidido en otros foros, me alegro leerte por aquí.

      • 0rwell was right dijo,
        El 23 de febrero de 2014 @ 15:13

        Hola FanClub, me has dejado con la boca abierta… no habia leido nada del “underground coal gasification”…. y no es otra muestra mas de la desesperacion de la sociedad de hoy en dia para obtener nuevos metodos de energia… gracias por el enlace… ya lo he guardado en mi carpeta de favoritos sobre cambio climatico…

        Ya lo he dicho en otros sitios… el petroleo no substituyo al carbon, la energia nuclear no substituyo ni al carbon ni al petroleo, el gas no substituyo a ninguna de las anteriores… y las renovables tampoco ha substituido a ninguna de las anteriores… siempre que hemos descubierto una nueva fuente de energia la hemos sumado a las que ya habia para mantener ese sistema economico llamado capitalismo.

        El gran problema que veo es que una vez que las temperaturas despeguen, muchos van a empezar a pedir dejar los combustibles fosiles enterrados…. mucha gente no se da cuenta de lo dependientes que somos de los ecosistemas (las sequias en Australia estan haciendo estragos) y de un clima “estable” (en Bangladesh si el nivel del mar sube unos milimetros crearia millones de desplazados)… Si las multinacionales que controlan los combustibles fosiles son obligadas a dejarlos enterrados, la gran economia que se sostiene a base de combustibles fosiles se va a pique…. si a las multinacionales les permitimos sacar todos esos combustibles fosiles y vemos los peores efectos del cambio climatico… muchos de los que estan naciendo hoy en dia van a ver con sus propios ojos lo que significa una extincion masiva…

        Una vez llegados a este punto solo hay 2 opciones… una es opcion es muy mala (dejar los combustibles fosiles enterrados) y la otra muy, muy ,muy, muy mala (quemar los combustibles fosiles que nos quedan)… pero en esta epoca de crisis, el pan para hoy y hambre para manana es el pensamiento mas generalizado… cambiar un sistema energetico puede llevar mas de 50 anios… y yo no veo que ni hayamos empezado a tomarnos en serio eso de cambiarlo… DESERTEC ha quedado reducido a su minima expresion y aunque China esta haciendo grandes esfuerzos en cambiar algo (es el pais que mas dinero invierte en renovables) pero no es ni por asomo lo que seria necesario…

        Un claro ejemplo… el programa de IU… y no es por atizar a IU, simplemente es el unico programa de un partido politico que he leido… y ademas estan unidos a Los Verdes…

        Proponen un sueldo minimo de 1100 euros. Como persona de izquierdas podria decir que es una idea magnifica… ahora bien… que haces con ese dinero?? Pues te puedes permitir algunas cosas… te puedes permitir tener tu coche (consumo de combustibles fosiles), te puedes permitir calentar tu casa (consumo de combustibles fosiles), te permite volar para ir de vacaciones (mas consumo de CCFF), te permite comprarte tus pequenos caprichos (mas consumo de CCFF), te permite comprarte mangos o vegetales fuera de temporada (mas consumo de CCFF), te permite cambiar de nevera de vez en cuando (mas consumo de CCFF)… y podria seguir y seguir…

        Yo no veo a ningun partido politico explicando a la gente la que se avecina y que necesitamos un esfurzo titanico para intentar revertir la actual situacion… si queremos mantener una sociedad con cierto nivel de vida tenemos que ponernos a invertir en energias renovables como si no existese un manana… pero eso es muy caro y mas si estas en crisis… la pescadilla que se muerde la cola… catch 22…

        Un cordial saludo…

  8. bolo dijo,
    El 22 de febrero de 2014 @ 19:34

    Todo bien Yuri, se esperaba tu vuelta con ansias pero aun se sigue esperando tu articulo prometido sobre lo que realmente sucedio en Chernobyl, eso lo prometiste en el año 2010 y ya vamos en el 2014, ha pasado mucho tiempo y aun hay versiones sueltas sobre ese desastre nuclear, yo creere la version que tu escribas.

  9. Alfonso dijo,
    El 22 de febrero de 2014 @ 19:35

    la mejor noticia del mes!!!
    ha vuelto yuri…

  10. Javier dijo,
    El 22 de febrero de 2014 @ 19:52

    Hola yuri, viendo el articulo me asalta una duda y es que si se podria dar una una castastrofe de Malthus antes de poder salir de agotar los recursos y si seria ético algún tipo de virus que frenara la tasa de fertilidad en países en vías de desarrollo donde esta es extremadamente alta.

    Si bien es cierto que según una población avanza esta pasa del estado del alta natalidad y alta mortandad a baja natalidad y baja mortandad en la mayoria de paises africanos esta siendo a una velocidad bestial, mientras en España hemos pasado la transición de 1890-1990 y crecido de 10 a 30 millones de habitantes por ejemplo Chad lleva desde 1980 a 2010 de 4 a 12 millones de personas lo cual es un aumento parecido al de españa solo que en una tercera parte del tiempo.

    SI te vas a la R.democratica del Congo en los años 60 eran 10 milones y ya son 45(datos 2005) eso es multiplicación por 4.5 de la poblacion en 50 años.

    La cuestión yuri es si esos países se podrán estabilizar antes de que sean insostenibles ya que si bien parecen estar pasando a la etapa 3 aun en día tienen una fertilidad extremadamente alta y no veo como un país subdesarrollado pueda mantener un aumento de la población de ese calibre ya que estan aumentando la población bastante mas que los casos europeos en un lapso parecido de tiempo con peores economías.

    • Adrián dijo,
      El 22 de febrero de 2014 @ 22:03

      Javier, cada ciudadano de EEUU contamina tanto como 35 africanos pobres. No son los pobres de este mundo precisamente los que están destruyendo los 25km.
      Sí para sostener al primer mundo se necesita más de un planeta Tierra ¿Qué sentido tiene meterse con los pobres?

      • Javier dijo,
        El 23 de febrero de 2014 @ 0:25

        El problema al que quiero aludir es que el estrés al que futuramente vamos a someter la tierra para proporcionar el alimento necesario a toda esa población puede que simplemente no sea posible a niveles actuales, ya no hablo de contaminación(que conste que la contaminación de EEUU me parece una barbaridad).

        Mas bien me refería al estrés al que vamos a someter al planeta y cuanto tiempo sera este capaz de soportarlo hasta que demos con una política demográfica soportable para el medio.

        Me disculpo tambien por poner solo africa, el caso es extrapolable igualmente a Asia y aunque menor a latinoamerica.

        También aunque no sea evidentemente la razón una explosión demografica como la de los países subdesarrollados sin sistema de producción que la soporte conduce inevitablemente a una caída del nivel per capita, si bien es inexcusable el papel que juega occidente manejando africa creo que culpar de todos sus males a occidente me parece bastante paternalista.

        Por ultimo yo no creo que se este destruyendo esos 25 km, mas bien veo como se empieza a tomar conciencia de que estamos todos en el mismo bote y si este se hunde nos ahogamos todos,yo personalmente confió en salir de esta roca en 50 años a ser posible con alguna carrera espacial con china que parece que están un poco mas centrados en i+d y espacio(me sorprendí cuando vi que estaban fabricando piezas del ITER).

        El tema de la explosión demográfica y la pobreza se explica aquí si bien no tiene mucho misterio:http://vicentecamarasa.wordpress.com/2010/04/25/demografia-en-los-paises-subdesarrollados/

        • Adrián dijo,
          El 23 de febrero de 2014 @ 1:01

          Bueno, yo escribí “contaminación” muy livianamente cuando debería haberme referido a ‘Huella ecológica’. Lo siento.
          http://es.wikipedia.org/wiki/Huella_ecol%C3%B3gica

          Pero eso no cambia nada mi opinión. Los únicos responsables son los países ricos, y les toca a ellos abandonar el consumo desmedido que está acabando con el planeta.

          • Javier dijo,
            El 23 de febrero de 2014 @ 12:36

            El problema es que la huella ecológica es por habitante, si multiplicas la población por dos sin aumentar industria la huella ecológica….baja a la mitad!.Lo que me quiero referir y parece que estamos en un debate sin entendernos en que mientras que es relativamente sencillo dejar de emitir CO2(existe la tecnologia) y incluso Yuri plantea la idea de remediarlo

            Por el aumento masivo de poblacion no es tan facil de remediar en corto plazo(mira china lo que le esta costando).

            Respecto a lo de que los paises ricos estan acabando con el planeta ahi dos puntualizaciones:

            1-No todos los paises son emiratos Arabes Y EEUU que son casos de esquizofrenia suicida en lo que a recursos se refiere o ocurrira una catastrofe.

            2-A su vez son estos los que están empezando a impulsarla conservación del planeta y su remediacion bajando su huella(al menos prefiero pensarlo asi por que si no ya no tenemos solución).

            La discrepancia que tenemos es que tu te refieres a amenaza inmediata por exceso de consumo en los paises ricos, yo me refiero a la amenaza futura por exceso de población queriendo alimentarse en 30 años en los paises pobres a niveles parecidos simplemente los de países ricos, ya que si midiésemos la huella ecológica en unidades no es los mismo tener unos 5 puntos por 1000 milones estabilizados (toda población en paises desarrollado mas o menos) que 1 punto por mil millones cada 20 años teniendo hoy en día 6000 millones(8000 en 2050 se prevee) con lo cual mientras los países avanzados van a empezar a bajar su huella ecológica lo subdesarrollados se van a convertir en la amenaza ecológica en el futuro por simple supervivencia.

            La cuestión que preguntaba a Yuri al principio es si hay alguna manera de resolver ese problema antes de que ocurra o ocurrirá una castastrofe de Malthus si nadie hace nada y agotamos los recursos disponibles antes de poder pasar a la etapa espacial o de equilibrio con el entorno.

          • Zanstel dijo,
            El 24 de febrero de 2014 @ 10:20

            La forma de medir la huella ecológica depende mucho de la forma de cultivar.
            Creo, sinceramente, que se van a desarrollar sistemas de cultivo baratos, eficientes, nutridos por energías renovables, en terrenos ahora no cultivables, de alta productividad.

            Básicamente, reverdecer terrenos, a la vez que los cultivos hacen un uso muchísimo más eficiente de los nutrientes, a la vez que los reciclamos mejor (tratamientos de aguas fecales).

            Y esto se va a hacer, sobre todo, en esos paises pobres. Africa, por ejemplo, no solo va a tener mucha población. Esta gente está creciendo en formación a toda velocidad, y las renovables se están abaratando, siendo allí donde tienen un potencial inmenso.
            Imagina los desiertos Africanos produciendo de forma intensiva y renovable. Miles de millones de “cabezas” pensantes y motivadas pueden lograrlo.

  11. Luis dijo,
    El 22 de febrero de 2014 @ 19:56

    Excelente artículo, que más que artículo parece una tesis de fin de carrera. Felicidades!

  12. Varlak dijo,
    El 22 de febrero de 2014 @ 20:33

    Gracias por el artículo y gracias por volver. Un fan

  13. Adrián dijo,
    El 22 de febrero de 2014 @ 20:39

    Hola Yuri.

    ¿Cuál es la publicidad anti-tabaco y anti-accidentes viales más efectiva? ¿La que dice “la ciencia en el futuro arreglará tu cuerpo” o la que muestra escenas horribles diciendo “vais a moriiiiir”?

    Pues eso.

    • Adrián dijo,
      El 22 de febrero de 2014 @ 20:58

      Lamentablemente, en la psique humana lo que despierta la conciencia es el dramatismo. No soy psicólogo ni experto publicitario, pero así lo veo.

      Por cierto, fascinante artículo, como siempre. Saludos.

  14. Falk dijo,
    El 22 de febrero de 2014 @ 21:25

    Magnifica lectura.

    El arsénico también hace estragos por estas latitudes

    http://digital.csic.es/handle/10261/37318

    “Por supuesto que hay lobos, pero se comen mayormente a los pobres y los débiles, como toda la santa vida.”

    Por supuesto ahora no va a ser diferente; pero una escasez permanente de recursos supone necesariamente algunos cambios

    http://www.eleconomista.es/economia/noticias/5564379/02/14/La-Nueva-Normalidad-que-augura-Nino-Becerra-pinta-una-sociedad-llena-de-desigualdades.html

  15. maxx dijo,
    El 22 de febrero de 2014 @ 21:32

    Nos quedamos con las ganas de verte en Ferrol , otra vez será. Sólo una cosa, mil gracias por volver. Se te echaba en falta.

  16. Blackfyre dijo,
    El 22 de febrero de 2014 @ 21:56

    Muy buen artículo, de nuevo, gracias por volver… muchos, entre los que me incluyo, estamos como los que volvemos a beber agua corriente después de años en el desierto ;)
    ¡A ver si te das un saltito por Madrid uno de estos días!

  17. baskerbill dijo,
    El 22 de febrero de 2014 @ 22:22

    No te compliques tanto. El ser humano desaparecerá como tal, eso lo tienes más seguro que la loteria, y conociendo nuestra especie, creo de desaparecerá del todo antes con antes.
    Pero esta bola de lava y piedra en la que vivimos seguirá girando durante mucho, mucho tiempo, y quién sabe si en el futuro no habrá una especie de ser vivo del tipo de Howard el pato, Bob Esponja o por ahí.

  18. kike dijo,
    El 23 de febrero de 2014 @ 0:37

    Gracias por volver. Que una persona con tanto conocimiento interconectado, sea capaz de escribir para las masas con ese ‘cariño’ didactico a tantos desconocidos es algo que te agradezco enormemente y que considero mas que suficiente para hacerte una estatua en alguna plaza. Eres un crack.

  19. Gonzalo dijo,
    El 23 de febrero de 2014 @ 4:52

    Este artículo es maravilloso. De lo mejorcito que he leído en meses, quitando los extensos y detallados posts de Daniel Marín en Eureka… pero quizá este sea menos techie… Espero que sigas así, y que recibas mi más apreciado agradecimiento.

  20. Nepósimoburlancaster dijo,
    El 23 de febrero de 2014 @ 11:09

    Como no tengo sombrero que pueda quitarme me dan ganas de arrancarme el pelo,el poco que va quedando.Gracias por subirme la moral y hacerlo de una forma tan entretenida ;)

  21. Lolo dijo,
    El 23 de febrero de 2014 @ 19:44

    De nuevo gracias por un excelente articulo.. Es sinceramente un placer poder leerte de nuevo.

    Personalmente no tengo mucho tiempo libre en esta etapa de mi vida, pero te aseguro q reservar una horita para poder leer tu articulo (y guardar en favoritos muchos de los links que tienes en ellos) es sin duda una de las cosas mas satisfactorias que puedo hacer.. de largo!

    GRACIAS!

  22. Yuri dijo,
    El 24 de febrero de 2014 @ 5:07

    Disculpadme por no haber podido venir a los comentarios esta vez, ha sido un fin de semana algo liado.

    Muchísimas gracias a tod@s. ;-)

  23. Fran dijo,
    El 24 de febrero de 2014 @ 16:23

    Extraordinario Yuri. Impagables estos ratos.

    Dejo un poco de humor relacionado con parte del artículo:

    http://www.youtube.com/watch?v=K3TrQc6RbUs

    ( Pedro Reyes y el hombre)

  24. WinstonSmith dijo,
    El 24 de febrero de 2014 @ 22:08

    Grandisima alegria cuando me entró en el RSS un nuevo post de Yuri. Y me alegra muchisimo comprobar que vuelves a tener esas ganas de escribir y compartir. Ojala escribir este blog te proporcione tanta felicidad como a mi el leerlo.
    ¡Gracias!

  25. Mario dijo,
    El 26 de febrero de 2014 @ 17:04

    Señor, me descubro ante su mente preclara.

    Gracias por los magníficos artículos,

    Mario

    PD: Si uno accede a todos los enlaces de los artículos (cosa que apetece), ¡no hay manera de acostarse a una hora prudente! Jeje.

  26. Shurperro dijo,
    El 1 de marzo de 2014 @ 18:51

    No quisiera ser pesado, ni offtopic, pero quizás con el ‘conflicto’ actual en Crimea es un buen momento para volver, aunque sea temporalmente a Forocoches :D.

  27. Rcubo dijo,
    El 3 de marzo de 2014 @ 23:16

    Vaya articulazos que te estas marcando en tu vuelta, un crack

    Saludos

  28. Viden dijo,
    El 21 de mayo de 2014 @ 19:44

    Sé que el comentario es tardío, pero a raíz de lo explicado acerca de las explosiones atómicas en la Guerra Fría se me ha ocurrido compartir este vídeo con quién aún lea estos comentarios:

    http://memolition.com/2013/10/16/time-lapse-map-of-every-nuclear-explosion-ever-on-earth/

    2053 explosiones nucleares entre 1945 y 1998.

4 Trackbacks \ Pings

  1. febrero 22, 2014 @ 13:11

    […] Tan solo 25 kilómetros […]

  2. noviembre 6, 2014 @ 9:51

    […] itsasoetarantz hedatua dago. Horrela bizia larriki harrapatua dago bertan, baina antzera dago Lurreko bizi guztia harrapatuta amildegiaren eta kosmosaren artean. Antartidakoa bortizkiago zokoratua dago hala ere. Lehorrera iristen zarelarik, baleak, txipiroi […]

  3. junio 1, 2015 @ 10:38

    […] hacia Sudamérica y los mares circundantes, de manera muy parecida a como toda la vida terrestre está atrapada entre el abismo y el cosmos, pero todavía más exagerado. Conforme desembarcas, las ballenas, los calamares colosales y los […]