Park Ji-young, la heroína del MV Sewol

Salvó a casi un tercio de los supervivientes mientras los oficiales huían como las ratas. Pagó con su vida.

Park Ji-Young

Park Ji-young, de 22 años de edad, camarera y heroína del ferry MV Sewol, naufragado en la mañana del 16 de abril de 2014. In memoriam. Foto: Imgur.

Te acordarás, porque fue hace poco: en la mañana del 16 de abril de 2014, el ferry surcoreano MV Sewol naufragó con 472 personas a bordo. De ellas, 325 eran estudiantes de secundaria de un instituto público situado en una periferia obrera de Seúl. Quizá también recuerdes que el capitán y gran parte de la tripulación se cubrieron de oprobio al abandonarlos a su suerte mientras el barco se hundía. Por eso, lo que hizo la camarera Park Ji-young, de 22 años, brilla en las tinieblas con una luz aún más sobrecogedora. Y es que Ji-young fue la luz de la vida para decenas de personas que, si no hubiera sido por ella, estaban condenadas a morir.

Las causas exactas del naufragio aún no han quedado bien establecidas; la investigación está todavía en curso. Pero hay unas cuantas pistas. Para empezar el barco, construido en Japón, transportaba 3.600 toneladas de carga cuando sólo estaba certificado para 987. Una peligrosísima sobrecarga que, al parecer, ni siquiera estaba bien estibada. Además, le habían añadido recientemente dos cabinas superiores para embutir a más pasaje, desplazando así el centro de gravedad hacia arriba, lo que favorecía el vuelco. Para compensarlo, debían llevar 2.000 toneladas de agua como lastre, pero las habían vaciado al menos en parte con el propósito de acomodar la sobrecarga.

Esto no era excepcional: por infame que fuera el capitán y sus oficiales, resultaba una práctica habitual de la empresa armadora. Una empresa que tiene tela: la Chonghaejin Marine Co. Ltd. Es una cosa de esas opacas, con muy buenos contactos en el poder político, económico y judicial, de propiedad familiar a través de testaferros interpuestos. Y el cabeza de familia, o más bien famiglia, es el reclusivo multimillonario y presunto artista Yoo Byung-eon, más conocido como Ahae. Este tal Ahae fue (o es, no se sabe bien) líder de una secta evangélica suicida. A pesar del suicidio en masa de 32 de sus seguidores en 1987, Ahae salió de rositas y mantiene unos 20.000 seguidores en Corea. Por su parte, él dice que no tiene nada que ver con la empresa armadora del MV Sewol, que es cosa de dos hijos suyos. El Ministerio de Hacienda surcoreano no opina lo mismo. Mientras tanto, algunos de sus discípulos creen que Ahae es Dios y por tanto puede hacer con vidas y bienes como mejor le plazca.

Hundimiento del MV Sewol

El MV Sewol se hunde a las diez de la mañana del 16 de abril de 2004. Perecieron 287 de los 476 ocupantes, la mayoría estudiantes de secundaria, y sigue habiendo 17 personas desaparecidas que se presumen muertas. Foto: Guardia Costera de Corea del Sur.

En fin, el caso es que ya te haces una idea de la clase de empresa y empresarios de los que estamos hablando, y sus prácticas. Y si no te gustan, ya sabes: hay cola esperando para ocupar tu puesto. El MV Sewol partió de Seúl sobrecargado, mal estibado, mal lastrado y con 476 personas a bordo hacia una isla turística bastante chula que se llama Jeju. Como puede comprenderse fácilmente, era un accidente esperando a ocurrir. Y ocurrió a las 8:48 AM, doce horas después de la partida. Por motivos que aún no se han podido determinar bien, el buque viró bruscamente, los ocupantes oyeron un fuerte estampido metálico, y comenzó a volcar al momento. No seré yo quien quiera hacerle el trabajo a la comisión de investigación, pero apesta a corrimiento de carga. En esos instantes, el capitán descansaba en su camarote y un oficial novato comandaba el navío.

Hasta aquí, sólo teníamos las prácticas habituales del capitalismo corporativo más salvaje, en plan mini-chaebol. A partir de aquí, empieza la bajeza personal, individual, humana. Cuatro minutos después, a las 8:52, uno de los 325 estudiantes –chavalería de 16 y 17 años e incluso menos– logra llamar por teléfono móvil al número de emergencias (se encontraban bastante cerca de la costa) para comunicarles que el barco se está ladeando peligrosamente (este estudiante pereció también en el naufragio.) Los de emergencias le pasan la llamada al servicio de tráfico marítimo regional, que se piensan que es una broma adolescente hasta que el capitán se pone en contacto por radio (a las 8:55) para decir que bueno, que tienen un problemilla. Que el buque se está inclinando y eh… bien, puede que estén en peligro.

El servicio de tráfico marítimo (en adelante, VTS) despacha inmediatamente una patrullera. A las 9:07, el capitán comunica al VTS que el barco está volcando. El VTS le indica que evacúen inmediatamente, pero a las 9:14 el capitán contesta que eso no es posible debido a la inclinación. A las 9:18, informa que la inclinación es ya de 50º a babor. Son las 9:23 cuando el VTS ordena a la tripulación que todo el mundo se ponga los chalecos salvavidas. La tripulación contesta que no pueden comunicárselo al pasaje porque la megafonía no funciona. Una burda mentira: la megafonía funciona y le están diciendo todo el rato al pasaje que permanezca en sus camarotes, que no pasa nada. Y esa chavalería bien educada, en una cultura donde no hacer caso a los mayores es como pegarle a un padre, obedece escalofriantemente (ojo: vídeo duro, o al menos a mí me lo parece, aunque no sea “explícito”.)

A las 9:25 el VTS pide al capitán que decida si evacúa o no. Que hay patrulleras y un helicóptero en camino. A las 9:30, con el helicóptero ya encima, el capitán ordena finalmente abandonar el barco. Pero o no lo hace muy bien, o el caos en el puesto de mando es ya total, o algo pasa, porque gran parte del pasaje no se entera. Apenas llega el helicóptero, el capitán dice ahí os quedáis y se larga vergonzosamente. Con él, casi toda la oficialidad. A las 9:33, los buques que se encuentran en las proximidades (esa es una de las rutas marítimas con más tráfico del mundo) comienzan a enviar botes salvavidas motorizados. Son las 9:38 cuando se cortan las comunicaciones.

Los cuatro héroes del MV Sewol

Los cuatro héroes del MV Sewol. Arriba: Park Ji-young (izda.) haciéndose una “selfie” con Jeong Hyun-seon (dcha.) Al medio: Jeong Hyun-seon con su novio Kim Ki-woong. Abajo: el único oficial que no huyó, Yang Dae-hong. Ninguno de los cuatro logró sobrevivir, pero salvaron a más de cien personas. Fotos: Korea IT Times, AP/Gillian Wong. (Clic para ampliar)

Y entonces, entre tanta ruindad y tanto miserable, apareció Park Ji-young.

Park Ji-young (o Jee-young) había sido también estudiante, en la universidad. Pero cuando murió su padre, hace dos años, se lo dejó para buscar trabajo y ayudar así a su familia. Lo encontró en el MV Sewol, de camarera, con un contrato a tiempo parcial. A sus 22 años recién cumplidos, era la tripulante más joven del ferry. Viéndola, puede uno imaginarse que para muchos debía ser sólo esa niña mona que pone cafés. Una humilde curranta, una camata, una muñequita, un ligue en potencia. En suma: una doña nadie. El mundo está lleno de nenas monas sirviendo cubatas y haciéndose selfies con sus colegas.

Pero esa muñequita tan mona ocultaba unas pelotas, o tetas, o como prefieras, que dejan microscópicas a las del caballo de Espartero. Mientras su infame capitán –con cuyo nombre no quiero manchar este post– ni siquiera encontraba tiempo para ponerse los pantalones antes de huir como la proverbial rata de sentina, Ji-young no sólo permaneció en su puesto. Al comprender que el MV Sewol se iba a pique, y que toda la cadena de mando por encima de ella se había desintegrado, tomó la iniciativa y salió corriendo al control de megafonía para ordenar al pasaje que abandonasen el barco. Ese fue el primer y único aviso que muchos tuvieron.

Por desgracia, para la mayoría era ya demasiado tarde: todo el lado de babor estaba sumergido a esas alturas y resultaba imposible escapar. Pero Ji-young no se arredró. En el lado de estribor aún quedaba mucha gente, parte de la cual tampoco podía salir debido a que el barco estaba ahora de costado, con la pared convertida en el suelo, y una puerta abierta se había transformado en un foso insuperable que les cerraba el paso. Primero, Ji-young se las ingenió para cerrarla con extraordinaria habilidad, creando así lo que después los periodistas llamarían “el puente hacia la vida.”  A continuación, les ayudó a ponerse los chalecos salvavidas y encontrar las salidas mientras el agua subía y subía y subía sin parar. Cuando Ji-young se quedó sin chalecos, corrió a la siguiente cubierta para conseguir más. Dicen que logró socorrer a unas cincuenta personas, lo que es casi un tercio de los 172 supervivientes. Ya les llegaba el agua al pecho cuando los estudiantes le preguntaron:

–¡¿Y tú no vienes?!

Ji-young respondió:

–Saldré después de vosotros. La tripulación debe quedarse hasta el final.

Y ahí siguió la muñequita de los cafés, repartiendo chalecos, enseñando a ponérselos e indicando las salidas hasta el final. Hasta el final del todo, porque Ji-young no sobrevivió. Murió ahogada. Su cadáver fue uno de los primeros que encontraron los servicios de emergencia cuando consiguieron penetrar en el barco hundido, tres días después. No llevaba puesto un chaleco salvavidas. Aseguran los testigos que se los dio todos a los pasajeros y no se quedó ninguno para ella.

Mientras la rata de su capitán y casi todos sus ratoniles oficiales se daban el piro, justo antes de que los corruptos dueños de la compañía-secta-famiglia armadora se escondieran debajo de las piedras y comenzasen a buscar la protección de sus políticos de cabecera y sus medios de comunicación, la trabajadora a tiempo parcial Park Ji-young peleó cara a cara contra el mar y la muerte con el agua al cuello –tal cual– para salvar a todos aquellos pasajeros poco más jóvenes que ella. Y no paró hasta que el mar y la muerte la derrotaron, siendo en torno a las diez de la mañana del 16 de abril de 2014; pero no sin que antes ella les arrebatara decenas de vidas luchando a pelo hasta el último aliento, a fuerza de pura valentía, responsabilidad, habilidad y sentido del honor. Con un par. O más.

Es de justicia añadir que Ji-young no fue la única tripulante del MV Sewol que estuvo a la altura. Hubo un único oficial que no huyó: Yang Dae-hong, de 45 años. Y una trabajadora administrativa del buque: Jeong Hyun-seon, de 28 años, con su novio Kim Ki-woong, de 27, que también curraba en el barco con otro contrato a tiempo parcial. Los tres se quedaron ayudando a la gente, recorriendo los camarotes en busca de pasajeros hasta que ya no pudieron salir. Los tres perecieron como Ji-young.

Pero probablemente su intervención fue la más decisiva. Si Ji-young no llega a tomar la iniciativa, dar la alerta por megafonía, cerrar aquella puerta que se convirtió en el puente hacia la vida y quedarse auxiliando a la gente que salía despavorida, ahí no se salva ni el tato. En lo que a mí respecta, por sus actos, por rastrera deserción de sus superiores y por desintegración total de la cadena de mando, la camarera Park Ji-young, de 22 años de edad, se convirtió en el auténtico capitán del MV Sewol durante los últimos minutos de su existencia, haciendo honor a las mejores leyendas de los marinos verdaderos. Haciendo aquello tan viejo de los héroes de verdad: entregar su vida con bravura infinita para que otros muchos puedan vivir. Así pues, como tal quiero inclinarme ante ella: que la tierra le sea leve, capitana Park Ji-young. Gente como usted o sus tres compañeros Yang Dae-hong, Kim Ki-woong y Jeong Hyun-seon es la que salva a esta triste humanidad. Y muchas, muchísimas gracias.

Con mi agradecimiento al blog Ask a Korean!, sin el que no me habría enterado de estos hechos.

Funeral de Park Ji-Young

Funeral de Park Ji-Young, el pasado 22 de abril, con guardia de honor de la policía surcoreana. Foto: The Hankyoreh.

Be Sociable, Share!
¡Qué malo!Pschá.No está mal.Es bueno.¡¡¡Magnífico!!! (40 votos, media: 5,00 de 5)
Loading ... Loading ...
Be Sociable, Share!

55 comentarios »

  1. lectora60 dijo,
    El 20 de mayo de 2014 @ 10:44

    Es impresionante, hay personas a las que no se las debe olvidar nunca. Ante tanta desgracia los que lograron salir del buque le estarán siempre agradecidos y han de explicar la heroicidad de estas personas al resto de los mortales. Estoy conmovida.

  2. Hugo Segura dijo,
    El 20 de mayo de 2014 @ 11:59

    Excelente relato, lamentablemente personas así hay muy pocas, pero las hay, y de las otras, de los inescrupulosos y cobardes las hay más! No pude contener un lagrimón.

  3. v4mpir0 dijo,
    El 20 de mayo de 2014 @ 12:00

    uf, casi me salta la lagrima.

    y los miserables responsables con vida.

    el honor para su familia aqui no seria nada, pero en japon..

  4. Multimaniaco dijo,
    El 20 de mayo de 2014 @ 12:35

    Muchas gracias por compartir esto. Que la tierra les sea leve, en efecto, y que los cobardes mueran mil muertes durante sus vidas.

  5. Áskar dijo,
    El 20 de mayo de 2014 @ 12:43

    v4mpir0: Pos a mí si se me ha saltado.

    Gracias, Yuri, por mostrarnos esta heroína de hoy. Al menos, ya que en otros casos no obtienen más reconocimiento, que las letras los recuerden para que no se los lleven el viento.

    ;)

  6. Shail dijo,
    El 20 de mayo de 2014 @ 13:04

    Buah, lagrimón que se me ha saltado. Muchas gracias por compartir la historia.

  7. Clemente dijo,
    El 20 de mayo de 2014 @ 14:11

    Gran artículo, gracias.

  8. Pepe dijo,
    El 20 de mayo de 2014 @ 14:18

    Muchas gracias por la entrada, Yuri. Como siempre de diez, tanto el contenido como la narración.

  9. Conde dijo,
    El 20 de mayo de 2014 @ 14:34

    Una pregunta: ¿por qué llevan mascarilla los guardias de la última foto?

    • toni3d dijo,
      El 21 de mayo de 2014 @ 5:24

      En Asia mucha gente usa mascarilla, por nada muy en especial, cuando hay gripe para protegerse, cuando ellos mismo están acatarrados, cuando hace frío porque abriga y quita el viento, por polución, incluso para que no los reconozcan supongo que también, etc, etc. No tiene que pasar nada grave, mucha gente yo creo que la lleva por inercia o porque se sienten mejor con ella, para nosotros es cuanto menos curioso. Que sean todos los que van uniformados los que las lleven pues a saber, se las repartirían sus superiores o sería una recomendación.

  10. Manuel dijo,
    El 20 de mayo de 2014 @ 14:35

    Después se quejan y dicen que la juventud solo sabe de diversión, drogas e irresponsabilidad. A veces, nos dan lecciones y se aprende que el ser responsable, integro, generoso y capaz no va con la edad, va con los principios y con lo que uno ha mamado desde pequeño. Muchas gracias por el post.

    • Yuri dijo,
      El 21 de mayo de 2014 @ 1:35

      ¡¡¡AMÉN!!!

  11. typhoon dijo,
    El 20 de mayo de 2014 @ 14:45

    Lo fuerte es que con una excepción, han sido todos los de las subcontratas, los de los trabajos basura, los explotados, los únicos que han dado la talla.

  12. luis dijo,
    El 20 de mayo de 2014 @ 15:04

    Asi es y así ha sido siempre, ya no queda gente con honor y decencia, sino que abandonan a los suyos sin dudar y hasta los hubieran pisado si fuera necesario para salvar su culo. En cuanto a esos 4 tripulantes que se quedaron mis mas sinceros respetos.

  13. nina dijo,
    El 20 de mayo de 2014 @ 15:14

    Impresionante el artículo, y de lo más entretenido, como suele ser habitual con los escritos de Antonio Cantó.

    Por cierto, he terminado el libro; como no soy experta en los temas no puedo entrar en discusiones, pero anoté cifras que me produjeron escalofríos, por lo de enormes. He de dejar a mi pobre cerebro tiempo para asimilarlas…pero me pareció muy interesante, como todo lo que escribes en este medio. Saludos.

    • Yuri dijo,
      El 21 de mayo de 2014 @ 1:31

      Mi correo electrónico, arriba a la izquierda, acepta preguntas. ;-)

      Un saludo y gracias.

  14. Xasdo dijo,
    El 20 de mayo de 2014 @ 15:21

    Ole sus ovarios. Espero que le hagan un homenaje, una estatua o nombre de una calle, a la par que una buena película…

  15. Antonio dijo,
    El 20 de mayo de 2014 @ 15:22

    Me he emocionado. Trágica historia de una auténtica heroína y sus tres heróicos compañeros.

    Gracias por contarnos su historia que permanecerá y será recordada.

    Saludos,

  16. Manuel Arnau Calvo dijo,
    El 20 de mayo de 2014 @ 16:24

    “Un bell morire tuta una vitta honora”, “una bella muerte toda una vida honra”. Los jovenes heroes que sacrifican su vida por los demás, los debiles, los vencidos, los abandonados, son la luz que guia al mundo adelante y nos reconfortan con el calor de sus corazones y nos recuerdan que aún queda humanidad en este mundo loco y desquiciado. Gracias a la vida por permitirme compartir mis horas con tan maravillosos seres humanos y a ellos por haber nacido.

    • K dijo,
      El 23 de mayo de 2014 @ 9:13

      +1 a tu comentario. Quien sabe, quizás gente como ellos, sean los responsables de que nosotros no hayamos corrido ya el mismo destino de los dinosaurios…

  17. Manuel dijo,
    El 20 de mayo de 2014 @ 16:48

    Me ha impactado que al final la pobre chica y los otros miembros de la tripulación también murieran.

    Y yo me pregunto: aún sin chaleco salvavidas, y dado que ya estaban por allí los barcos de salvamento (o a punto de llegar): ¿no era suficiente con desprenderse de la ropa y tirarse sin más al agua? Digo yo que unos minutos se puede aguantar a flote; incluso una hora larga, si hace falta.

    • Yuri dijo,
      El 22 de mayo de 2014 @ 1:35

      El barco acabó dándose la vuelta por completo. Al hacerlo, los atrapó dentro. :-(

  18. Matias dijo,
    El 20 de mayo de 2014 @ 16:55

    Primero de todo darte las gracias por haber vuelto!! (Un poco tarde por mi parte, pero bueno). Quería recalcar algo que vengo pensando desde tu vuelta y es que noto los artículos mucho más centrados en catástrofes de lo que nos tenías habituados y era solo para preguntar si era algo consciente o no :) Sinceramente me enamoraron artículos como el de como vuela un avión o el de Sergei Korolev además de otros muchos.
    Pero bueno con catástrofes o sin ellas, se disfruta y se aprende un montón con ellos.

    • Yuri dijo,
      El 22 de mayo de 2014 @ 1:36

      Pues tienes razón. No, la pura verdad es que no era consciente (no del todo, al menos.) Dado que voy escribiendo “las cosas que me salen del caletre”, supongo que es una cuestión de estado de ánimo. Ya irá evolucionando. ;-)

  19. xxx dijo,
    El 20 de mayo de 2014 @ 19:01

    …Y a ese H.P. del capitan, lo van a quemar vivo con leña verde??

  20. El 21 de mayo de 2014 @ 0:37

    Tarde o temprano la Historia tendrá que hecerle un hueco a este magnífico ejemplo de calidad humana, muy por encima no ya de los cobardes de sus superiores, sino de nosotros mismos que nos consideramos medianmente dignos u honestos.

    Hay muchas evidencias de que este mundo actualmente va hacia la deriva (sin la conciencia de especie que decía el presidente filósofo Mujica).

    Por eso necesitamos (más que nunca) poder observar como hay entre nosotros autenticas flores de magnifica belleza interior, que nos sirven de ejemplo y de guía, a todos los que somos “normales”:

    http://renovablessinlimites.blogspot.com.es/2014/03/necesitamos.html

    Gracias por continuar con tu labor de divulgación.

  21. felipe dijo,
    El 21 de mayo de 2014 @ 1:17

    es el ejemplo de la conciencia que se adquiere cuando se es trabajdo@,pero ademas persona.
    es muy sencillo:solidaridad,responsabilidad.que además los empresarios armadores no la tuvieron ni la tendran.léase spanair y muchas más.Por siempre tendre en mi memoria a esa personita y los compañeros que dieron su vida por salvar la de los demas.sus familias deben sentirse orgullosas ,a pesar de la pérdida tan grande que han tenido.Mis respetos.

  22. Yuri dijo,
    El 21 de mayo de 2014 @ 1:34

    Muchas gracias a tod@s. :-) Pero todos los agradecimientos, a estas personas.

  23. Fran dijo,
    El 21 de mayo de 2014 @ 6:32

    Historia de villanos y héroes como la vida misma. Lo que se aprende con Yuri… Como de esta historia más o menos particular nos ha ofrecido un retrato poco conocido de la sociedad surcoreana. Un país cubierto por muchos mitos, que ha sufrido terribles dictaduras hasta hace pocos años, masacres como la de Bodo League en colaboración con EEUU absolutamente desconocidas por estos lares, que gran parte de su PIB se debe a la prostitución, que tiene una ley de seguridad nacional denunciada por diversas organizaciones de DDHH que permite la represión de sindicalistas y activistas de izquierdas , y que en contra de lo que se cree en su desarrollo económico ha sido fundamental el papel del Estado con numerosas expropiaciones, concentraciones empresariales, etc. Hechos que quedan sepultados en gran medida por la mala y merecida publicidad de la Corea vecina .

    En fin, pobre chica, tan guapa, tan joven… y con tan grandes valores.

    Gracias por esta bella historia Yuri.

  24. Gustavo dijo,
    El 21 de mayo de 2014 @ 10:20

    Como siempre excelente.

    En la miseria más grande siempre surgen personas que merecen ese calificativo.

    Solo añadir que empresas como esas no son una excepción. Nuestro país está llena de ellas y en todos los sectores. Contratos de 4 horas para quienes trabajan 12, nóminas falsificadas, normas de seguridad rotas día si y el siguiente también, fraudes a la seguridad social, etc …. y ante cualquier legítima reclamación solo hay una respuesta: la amenaza del despido avalada hoy en día por las leyes.

    Nuestra situación económica y social ha favorecido una cultura de la explotación y la falta de ética. Hacer un contrato de 4 horas a sabiendas que vas a exigir 8 es un fraude de ley, es un estafa a la seguridad social y por supuesto una falta de ética sin paliativos. Y eso solo es la punta del iceberg, si investigamos más vemos como la podredumbre no es solo de unas pocas empresas, inunda toda nuestra sociedad y casi todo nuestro planeta.

    Asumir por el estado deudas de empresas “amigas” de la fórmula 1 mientras se recorta en investigación contra el cancer, alzeimer o ayudas a la dependencia sería impensable en cualquier mente medio aceptable, aún así es lo que se hace y además sin rubor ni verguenza.

    Es triste ver como esa empresa, ese capitán y esa oficialidad son una tónica general en nuestras sociedades, donde se han apartado casi por completo los valores.

    Y es esperanzador ver que hay ciudadanos que aún no han renunciado a dichos valores.

    Saludos

  25. Husita dijo,
    El 21 de mayo de 2014 @ 15:57

    Saludos a los 4 heroes.

  26. Pableras85 dijo,
    El 21 de mayo de 2014 @ 17:35

    Descanse en paz, Park Ji-young.

  27. durruti77 dijo,
    El 21 de mayo de 2014 @ 22:10

    Al miserable que huyó sin pantalones ya lo conocía, pero a estos héroes no. Se me ha saltado una lágrima, pero me siento un poquito más reconciliado con la humanidad… muchas gracias Yuri!
    Pena que no haya galeras ya, al capitán y sus chicos los ponía yo a apalear sardinas hasta que se secara el mar.

  28. Diego dijo,
    El 22 de mayo de 2014 @ 13:37

    Me ha emocionado mucho tu relato. Mis respetos a los cuatro héroes.

  29. El 22 de mayo de 2014 @ 19:08

    Hola Yuri. Te indico una pequeña errata, donde dice … “Kim Ki-woong, de 28 años, con su novio Jeong Hyun-seon, de 27,” cuyos nombres son al reves (ella es Jeong Hyun-seon).

    Me encante este claro mensaje de “ejemplo para la humanidad”, en estos tiempos donde aparentemente no hay solución, por tanta mediocridad que frenan a los que son realmente buenos. Este mundo tan solo necesita gente honesta.

    • Yuri dijo,
      El 22 de mayo de 2014 @ 20:24

      ¡Cierto! Y el caso es que en el pie de foto de la derecha lo tenía bien, pero ahí me columpié.

      ¡Gracias!

  30. Riveiro dijo,
    El 22 de mayo de 2014 @ 23:39

    Esta historia (como la de los tres héroes de Chernobil, como otras de este blog -y de tu libro-) deberían leerse en todos los institutos de España.

    Gracias, Yuri, una vez más.

  31. akalia dijo,
    El 23 de mayo de 2014 @ 1:52

    Los pelos como escarpias que se dice, gracias a los superheroes que existen de verdad sólo hay que saberlos ver.

    Casi me emociono al principio -también- porque vi a una oriental y ya pensé que ibas a hablar de Fukushima. Pero esta historia merece la pena tanto o más, por cierto bonita isla Jeju.

    saludos

  32. K dijo,
    El 23 de mayo de 2014 @ 9:09

    Muchas gracias por esta extraordinaria historia Antonio. Si existe otra vida en un sitio mejor después de la muerte, sin duda es para gente como ella. En cualquier caso espero que su memoria reciba el tributo que se merece, en esta vida.

  33. Sergio B dijo,
    El 23 de mayo de 2014 @ 11:32

    Ha sido una historia fascinante, la verdad es que me he emocionado. Luego he empezado a plantearme lo distinto que puede llegar a ver los comportamientos humanos personas distintas. No me gusta mucho eso de una heroina con grandes ovarios y tal, por que me parece que tambien podria ser otra pobre victima del alineamiento mental, como el reflejado en los chicos en sus camarotes. Que la tripulacion debe quedarse hasta el final? Ojala se hubiese bajado del ciruelo un poco antes y no se hubiese sacrificado tontamente, por que, con todo el respeto por lo que la gente crea sobre el valhalla, en mi opinion lo que va a recibir a cambio es nada en absoluto y quien da todo a cambio de nada es tonto. Con esto quiero decir que una persona que ayuda a los demas es loable, una persona que sacrifica su vida por los demas, esta un poco mal de la cabeza. Y yo lo digo desde otro punto de optimismo, el que me da el hecho de que me gustan los seres humanos tal y como son. A mi la imagen del capitan huyendo sin los pantalones, despues de cagarla a base de bien, desde luego le carga de mucha responsabilidad, pero no lo convierte en un demonio, solo en un ser humano.

    Perdonar por ser el cinico, pero yo prefiero poner las cosas en claro antes de presentar mis respetos. Yo prefiero imaginarme que actuo como un ser humano, que se dejo llevar por el entusiasmo y por la buena fe pero que amo y quiso salvar su vida tanto como amo y salvo las de los demas, que paso mucho miedo y que mantuvo la esperanza de que podia salvar a mas personas y a ella misma tambien hasta que, probablemente al final, sintio que habia ido demasiado lejos y, aunque no dudo de sus actos, sufrio por todo lo que perdia. Yo no quiero respetar a una heroina, actuando por buenos principios exagerados hasta el absurdo, sino a una buena persona, a una muy buena persona, por que considero que no se puede aspirar a ser nada mejor.

    • José dijo,
      El 7 de junio de 2014 @ 10:05

      A veces los humanos arriesgan su vida por estupideces, no es nada raro que la arriesguen por algo… y no descartes que tu mismo la arriesgases si se diese el caso.

  34. Romade dijo,
    El 23 de mayo de 2014 @ 16:42

    Me conmoviste con tu relato, y me conmovió ella con su entereza.
    Un ángel nació aquel día.

  35. kurodo77 dijo,
    El 23 de mayo de 2014 @ 16:48

    Que la tierra sea leve Park Ji Young.

    Y espero que al capitán y sus monigotes les toque el infierno en vida(bien merecido que lo tienen).

  36. José Luis dijo,
    El 24 de mayo de 2014 @ 4:23

    Brutalmente conmovedor.
    Tal y cual los relatos de los liquidadores de Chernobyl.
    Se me hace que la existencia humana está plagada de actos de heroísmo así de anónimo.
    Los héroes reconocidos (sin desmerecerlos) lo son porque alguien ha querido recordarlos.
    Gracias Yuri, como siempre.

  37. Dani dijo,
    El 25 de mayo de 2014 @ 18:02

    No habia podido leerlo hasta hoy.
    Emocionante es poco. A mi si q se me ha saltado la lagrima.
    Las personas a veces podemos hacer cosas excelentes no lo siguiente.

  38. Эспиндола Иосифович Рамиро Руис) dijo,
    El 27 de mayo de 2014 @ 21:03

    Me hizo llorar…y yo hace mucho que no lloro…

  39. Smychy dijo,
    El 5 de junio de 2014 @ 1:39

    ¡Gracias Yuri por tu relato, es impresionante! Pero a continuación me hago una pregunta: ¿Qué pasa en la actualidad con los “profesionales” de la marina mercante? Este caso es calcado, en cuanto al comportamiento, al del infame capitán del Costa Concordia, que al igual que el coreano, que en cuanto vió que la cosa se ponía mal, puso piés en polvorosa dejando a tripulación y pasaje diciendo “ahí os quedáis”. Por cierto, en los días siguientes vi en prensa una foto de este impresentable coreano a punto de saltar por el alerón de babor del puente en compañía de algún oficial; en alguna de esas fotos se ve claramente como los contenedores de las balsas permancen intactos en sus soportes; nadie tuvo el detalle de apretar el pedal y lanzarlas al mar. ¡La de vidas que se hubiesen salvado!

  40. Diego dijo,
    El 6 de junio de 2014 @ 22:27

    Esto sí son héroes, que es bastante distinto a lo que los periodistas deportivos llaman héroe

  41. Rodrigo dijo,
    El 11 de junio de 2014 @ 2:09

    Hola Yuri!
    Hacia muchísimo que no entraba, aunque nunca perdí la “fe” en volver a leer nuevas entradas en tu blog.
    Que alegría inmensa cuando vi las fechas de tus post! 2014, el Yuri volvió… y sonreí.
    No es poca cosa ya que haces uno de los mejores blogs de ciencia y divulgación de toda la web. Mis mejores deseos para este nuevo comienzo.

    Salu2 desde Argentina!

    PD: tengo un montón que leer!

  42. miguel dijo,
    El 12 de junio de 2014 @ 11:26

    “hasta aquí, solo teníamos las prácticas habituales del capitalismo corporativo”

    Cuanta falsa demagogia…
    1º No son las práctica habituales
    2º En los estados capitalistas cientos de miles de personas se mueven cada día y no pasa esto habitualmente.
    3º ¿Cuantos aviones rusos se cayeron por falta de mantenimiento durante el comunismo?
    4º ¿Cuantas líneas aereas comunistas existen en el mundo? cuantas navieras para confirmarnos la comparación?
    5º Jamás en mi vida me he sentido peor como en 1972. 40 años después de la gran hambruna rusa, donde miles y miles de personas murieron de hambre, en 1972 seguía habiendo muchísimo hambre en Rostov, tanto como para comer matojos y cardos hervidos en agua con unas gotas de aceite de maiz en pleno centro de la ciudad 2 veces por semana, tanto hambre como para no ver más que tortas de pan y trozos de manteca, y tanto frio como para morir de frio durmiendo en casa (los radiadores no pasaban de tibios durante el día, y durante la noche ni siquiera eran capaces de rebajar 5 grados la temperatura externa. Yo he visto hielo en el suelo de mi dormitorio y helados los grifos de la casa donde vivía y eso no se lo deseo ni a mis hijos ni a mis nietos, y eso era lo normal para el pueblo). Hice más de 30 viajes durante 3 años con una empresa familiar llevando fruta, olivas y azafran español y entregándolo en un ministerio.

    Ya está bien de tanta demagogia falsa. La historia no son leyendas, son la realidad y quienes la hemos vivido no tenemos forma de mostrarla a las nuevas generaciones que hartos y con razón de los problemas actuales, buscan e idealizan otras vías que históricamente han sido mucho peores para el pueblo.

    • Yuri dijo,
      El 12 de junio de 2014 @ 17:12

      Creo que al citarme te has dejado el final de la frase, que termina diciendo: “…más salvaje, en plan mini-chaebol.” ;-)

      Dato adicional: la crítica de una forma de capitalismo y sus prácticas, que son notorias, no implica la defensa cerrada de ninguna forma de comunismo en particular. Personalmente, en este periodo de la historia, soy más partidario de los modelos nórdicos, que sí, que también tienen sus defectos, pero muchos menos que unos y otros. ¿O es que en este mundo sólo se puede elegir entre capitalismo salvaje y comunismo estalinista?

      …y este post, evidentemente, no trataba de esto. ;-)

      Un saludo.

  43. ilde dijo,
    El 15 de junio de 2014 @ 12:22

    Que agradable sorpresa, yuri.
    No sabia q habias vuelto hasta hoy, despues del paron de tu blog, que seguia con entusiasmo.
    Enhorabuena y gracias, es de lo mejorcito q puede encontrarse por la red.

  44. luis luna dijo,
    El 23 de junio de 2014 @ 22:00

    Felicidades Yuri, una gran entrada como nos tienes acostumbrados, te pido permiso para copiar la entrada y replicarlo en mi sitio, saludos desde El Salvador

  45. Sukhoi dijo,
    El 22 de julio de 2014 @ 19:46

    Gente que tiene la desgracia, segun ellos, de viajar a Korea del Sur, dicen siempre lo mismo, Korea del Sur es un pais expeluznante, vuelven alucinando a colores, dicen que es como la inglaterra de dikens pero mas limpio.

Escribe un comentario

 

7 Trackbacks \ Pings »

  1. mayo 20, 2014 @ 10:29

    […] Park Ji-young, la heroína del MV Sewol   […]

  2. Anónimo dijo,
    mayo 21, 2014 @ 23:34

    […] […]

  3. mayo 22, 2014 @ 19:18

    […] noticia original […]

  4. mayo 22, 2014 @ 21:27

    […] noticia original […]

  5. junio 5, 2014 @ 17:40

    […] noticia original […]

  6. junio 7, 2014 @ 2:22

    […] noticia original […]

  7. junio 15, 2014 @ 3:08

    […] Park Ji-young, la heroína del MV Sewol […]