Brotes de rayos gamma

Las explosiones más energéticas del universo conocido ocurren a diario pero siguen siendo, en gran medida, un misterio.

Brote de rayos gamma GRB 080319B

El brote de rayos gamma GRB 080319B provocó el suceso más luminoso del universo conocido hasta la actualidad (en el espectro óptico) sobre las 06:12 UTC del 19 de marzo de 2008. Su “afterglow” (ver texto) pudo verse por la Constelación de Boötes con el ojo desnudo durante unos 30 segundos (magnitud aparente: 5,8) desde… 7.500 millones de años luz (z = 0,937). Con toda seguridad habrá habido otros muchos antes, pero fue la primera vez que supimos lo que estábamos viendo. Así, es también el suceso más remoto observado jamás por un ojo humano sin ayuda alguna, siendo consciente de tal hecho. Normalmente, el objeto más lejano que puede verse sin instrumentos es la Galaxia del Triángulo, a 2.900 millones de años-luz. Imágenes captadas por el Telescopio de Rayos X (izda.) y el Telescopio Óptico-Ultravioleta (dcha.) del Observatorio Espacial Swift (NASA/GSFC). (Clic para ampliar)

Imagínate una explosión. Una gorda. Gordísima. ¿Como la bomba Zar (~2,1 x 1017 J) o la erupción del Krakatoa (~8 x 1017 J)? No, no, qué va. Eso son petardillos. ¿Quizá como el impacto que se cargó a los dinosaurios (~5 x 1023 J)? Ni de lejos. Mucho más. Bueno, pues… ¿qué tal una supernova (~1 foe, o 1044 J)? ¡Ahora empezamos a entendernos! Por ahí empiezan a andar los brotes de rayos gamma (GRB), que vienen a ser como esto de los brotes verdes, pero aún más a lo bestia. Algunos, como GRB 080916C, detectado en la constelación de Carina el 16 de septiembre de 2008, llegan a los 8,8 x 1047 J; lo que los convierte en los fenómenos más energéticos del universo presente, en competencia directa (y seguramente vinculados con) algunas hipernovas.

El descubrimiento de los brotes de rayos gamma fue casual, derivado de los miedos de la Guerra Fría. Los Estados Unidos temieron que la Unión Soviética pudiera realizar pruebas atómicas en el espacio tras la firma del Tratado de prohibición parcial de ensayos nucleares de 1963, así que lanzaron unos satélites para saber si tal cosa sucedía. Estos fueron los satélites Vela (del español velador, término con el que se conoce popularmente en Nuevo México a los vigilantes nocturnos), con detectores para captar las potentes emisiones de rayos X, gamma y neutrones que caracterizan a las explosiones atómicas. Pero, un momento: ¿qué es esto de los rayos gamma?

De los espectros de la luz y sus colores.

Ya te conté en este blog lo que es la radiactividad. También hemos tocado alguna vez, aunque más por encima, lo del espectro electromagnético. Verás: hay un montón de fenómenos en este universo que son capaces de emitir fotones, en forma de ondas electromagnéticas, a frecuencias muy distintas. La forma más conocida de radiación electromagnética es la que pueden ver nuestros ojos: la luz. Otra que también conocemos todos es la radio. Y seguro que también te suenan los rayos X, que se usan para hacer radiografías.

El espectro electromagnético.

El espectro electromagnético.

Todos estos fenómenos son exactamente lo mismo: radiación electromagnética, a distintas frecuencias de onda. Por ejemplo, la radio funciona a frecuencias más bajas que la luz, mientras que los rayos X lo hacen a frecuencias más altas. Nuestros ojos no son más que receptores de esta radiación electromagnética, pero sólo pueden captarla en ese estrecho rango de frecuencias entre (más o menos) 390 y 700 nanómetros (nm) al que llamamos “luz.” Y los colores son las distintas frecuencias de este rango que podemos ver. Por ejemplo, si la luz que llega a nuestros ojos lo hace en la parte baja de estas frecuencias, en torno a los 700 nm, la vemos de color rojo. Si, por el contrario, está en la parte alta, vemos el color añil (420 – 450 nm) o incluso el violeta (380 – 420 nm). Entre medias están, por ejemplo, el amarillo (570 – 590 nm), el verde (495 – 570 nm) o el azul (450 – 495 nm). Así es como nuestros ojos ven el mundo que nos rodea, a todo color.

¿Y qué pasa cuando la frecuencia de esta radiación está por encima o por debajo de ese rango que podemos ver? Bueno, pues que… ya no podemos verla. :-P Nuestros ojos no dan para más. Pero eso no significa que no esté ahí, o que no podamos construir aparatos para captarla. Por ejemplo, un receptor de radio (o de televisión, o de telefonía móvil, o del Wi-Fi de Internet…) no es sino una especie de “ojo” que los humanos sabemos fabricar para “ver” esta “luz invisible” cuando su frecuencia es inferior a cien micrómetros, y podemos usarla para transmitir cosas como el Sálvame, las solicitudes de aterrizaje al controlador de tráfico aéreo o nuestros mensajes del WhatsApp. El radar también funciona en este rango de frecuencias inferiores a las de la luz visible. O los microondas.

Se da la circunstancia de que la frecuencia de estas ondas electromagnéticas está directamente relacionada con su energía. Cuanto más alta la energía, más alta la frecuencia, y viceversa. A frecuencias muy altas, por encima de la luz visible, los fotones vienen tan bravos que son capaces de ionizar la materia con la que se encuentran. Decimos entonces que esa radiación electromagnética se ha convertido en una forma de radiación ionizante, y esto son ya las cosas que hace la radiactividad. A energías y frecuencias muy altas, más allá de los rayos X, la llamamos radiación gamma, o rayos gamma. O sea, que los rayos gamma son como la luz, o las ondas de radio, sólo que a las energías y frecuencias más altas de todo el espectro electromagnético. En este caso, los aparatos adecuados para “verlos” son los contadores Geiger u otros dispositivos por el estilo.

La anomalía Vela.

Hay diversos fenómenos capaces de producir rayos gamma, tanto naturales como artificiales. Entre ellos se cuentan, por supuesto, la detonación de armas nucleares, que los generan en cantidades enormes. Por esta razón, esos satélites Vela de los amerikantsy que te contaba al principio llevaban dispositivos para detectarlos y así saber si alguien se había saltado el tratado con una prueba atómica en el espacio.

Y a las 14:19 UTC del 2 de julio de 1967, efectivamente, los satélites Vela 3 y Vela 4 detectaron una emisión masiva de rayos gamma. Sólo había un pequeño problema. Esta emisión no se parecía en nada a la de un arma nuclear, que suele consistir en uno o dos brevísimos pulsos con menos de una millonésima de segundo de duración y una milésima de separación. (En la práctica, con la tecnología de la época, incapaz de distinguir los dos rapidísimos pulsos de un arma termonuclear, un solo flash inicial seguido de un progresivo “fundido a negro.”) Pero lo que detectaron Vela 3 y 4  era algo totalmente distinto: dos pulsos, el primero de un cuarto de segundo largo y el siguiente de dos o tres segundos, separados por un segundo completo entre sí. Esto:

GRB 670702

Emisión captada por el satélite Vela 4 el 2 de julio de 1967 a las 14:19 UTC, que después se convertiría en el primer brote de rayos gamma conocido, con el identificador GRB 670702. Obsérvese la larga duración del segundo pulso y la separación entre ambos, incompatible con ningún diseño posible de arma nuclear. Imagen: Klebesadel, Strong, Olson, ApJ (1973) vía Sandra Savaglio (Max-Planck-Institut für extraterrestrische Physik, Garching) en First Gamma-Ray Bursts, Workshop CosmoFirstObjects, LAM, Marsella, mayo de 2011. (Clic para ampliar)

Y esto no se corresponde con ningún diseño conocido o teorizado de un arma nuclear (o termonuclear.) No es posible, simplemente no funcionan así. Esto era un fenómeno totalmente nuevo y distinto; lo que viene siendo un descubrimiento. Pero, lamentablemente, los satélites Vela 3 y 4 eran demasiado primitivos para determinar el origen de la emisión. Sus científicos al cargo intuyeron acertadamente que se trataba de alguna clase de enigma astrofísico… y, como no tenía relevancia militar y además el programa era secreto, lo archivaron. No se publicó hasta 1973. Ahora lo conocemos como el brote de rayos gamma GRB 670702 (GRB, por gamma ray burst y 67/07/02 por 2 de julio de 1967), y fue el primero que conoció la humanidad.

La (casi) inconcebible explosión.

Firma de 12 brotes de rayos gamma.

“Firma” de doce brotes de rayos gamma distintos, captada por el instrumento BATSE del Compton Gamma Ray Observatory (NASA). Como puede observarse, no hay dos iguales. Imagen: Wikimedia Commons. (Clic para ampliar)

Al principio, se pensó que estos brotes de rayos gamma eran fenómenos que ocurrían en nuestra propia galaxia, y por tanto no eran tan energéticos (o sea, creíamos que eran como una lámpara que brillaba más cerca, y por tanto no brillaba tan fuerte.) Sin embargo, el 8 de mayo de 1997, el satélite ítalo-holandés BeppoSAX detectó uno llamado GRB 970508, y pudieron determinar que había sucedido a seis mil millones de años-luz de la Tierra, es decir, una barbaridad: unos sesenta mil trillones de kilómetros. Eso es un seis seguido de veintidós ceros. Con la nave espacial más veloz que hemos construido hasta el momento, necesitarías unas ocho mil trescientas veces la edad del universo para llegar hasta allí. Yendo en línea recta y ligerito.

Desde entonces, se ha establecido que todos los brotes de rayos gamma detectados hasta la actualidad proceden de fuera de la Vía Láctea, y muy lejos. El más cercano de todos, GRB 980425, fue captado en una galaxia situada a 125 millones de años-luz. O sea, unas cincuenta veces más lejos que M31 Andrómeda, bien fuera de nuestro Supercúmulo Local (ver Esta es tu dirección, en este mismo blog.) Por el extremo contrario, el más distante –GRB 090429B– procede del universo primitivo, a 13.140 millones de años-luz (z = 9,4), lo que lo convierte en uno de los sucesos más remotos y antiguos que hemos observado. En principio nada impide que pueda formarse uno en nuestra propia galaxia, pero hasta ahora vienen todos de muy, muy lejos. Se ha postulado que un brote de rayos gamma próximo podría provocar una extinción masiva en la Tierra, pero eso probablemente no ha ocurrido en todo el tiempo que llevamos aquí (pese a que existen algunas dudas sobre el agente que disparó las extinciones masivas del Ordovícico-Silúrico, hace unos 440 millones de años.)

Resultó que son un fenómeno bastante común: estamos detectando uno cada día, de promedio, todos ellos a distancias inmensas. Como te digo, el más cercano de todos fue GRB 980425, a 125 millones de años-luz. Pero no presentan ninguna periodicidad específica y no hay dos iguales; cada brote de rayos gamma tiene una firma característica. Sin embargo, sí que los hay de dos tipos: los cortos y los largos. Los cortos duran menos de dos segundos y presentan un afterglow (postluminiscencia, a menudo visible en el espectro óptico) muy breve. Los largos son los que duran más de dos segundos, y algunos mucho más. Unos cuantos superan los 10.000 segundos, y se les llama ultralargos. Y luego hay otros –por ejemplo, GRB 110328A– que pueden durar dos días y seguir detectándose en la banda de rayos X durante meses, a los que se les llama en inglés tidal disruption events, lo que se podría traducir como sucesos de ruptura por marea.

Distribución típica de la duración de los brotes de rayos gamma (GRB)

Distribución de la duración de una muestra típica de brotes de rayos gamma. Imagen: NASA.

Durante mucho tiempo, los astrofísicos se dedicaron a buscar objetos que pudieran producir estos brotes de rayos gamma, sin encontrar ninguno en particular. Esto sugería que se originan en estrellas o galaxias muy lejanas, de las que el cielo está lleno. Satélites científicos como el soviético Granat, el estadounidense HETE-2, Swift, Fermi o el Compton Gamma Ray Observatory, junto a elementos de la red internacional ISON, entre otros, permitieron estudiarlos con mayor profundidad. Buscaban, fundamentalmente, a los progenitores; esto es, qué clase de fenómeno es capaz de producir semejantes salvajadas de energía en un tiempo tan breve.

Origen de los brotes de rayos gamma.

Origen de los brotes de rayos gamma proyectados sobre el mapa celeste. Puede observarse que tienen una distribución isotrópica, es decir, que proceden de todas las partes del universo (y no, por ejemplo, sólo del plano de nuestra galaxia.) Imagen: Instrumento BATSE / CGRO / NASA vía Wikimedia Commons.

A finales del siglo pasado y principios de este fue quedando generalmente aceptado que al menos algunos brotes largos se originan en ciertas hipernovas, una cosa parecida a las supernovas, pero todavía más a lo bruto. ¿Y qué son estas supernovas, o hipernovas?

De la muerte de las estrellas.

Todas las estrellas, como nuestro Sol, son básicamente grandes aglomeraciones de hidrógeno (el elemento más común del universo, con mucha diferencia, procedente de la nucleosíntesis primordial) que tienden a colapsar sobre sí mismas por la acción de la gravedad. Conforme “caen sobre sí mismas”, hay un punto donde la presión, y con ella la temperatura, son tan altas que el hidrógeno comienza a fusionar en una reacción termonuclear que produce, mayormente, helio y grandes cantidades de energía. Entonces la estrella naciente se agita como en un parto un poco cabrón hasta encontrar un punto de equilibrio entre la gravedad que sigue haciéndola colapsar y toda esa energía que tiende a disgregarla. La mayoría acaban estabilizándose en algún punto de la secuencia principal. Así nace una estrella. Durante su vida, produce también el resto de elementos que conocemos, mediante el proceso de nucleosíntesis estelar. De la nucleosíntesis primordial y estelar salen todos los átomos que nos constituyen, todo lo que somos.

Al igual que tú y que yo, las estrellas no viven para siempre. Conforme van consumiendo su hidrógeno, comienzan a morir. Pero mueren de distintas maneras, dependiendo más que nada de su tamaño. Las más pequeñas, duraderas y corrientes (más del 76,5% de las que hay en el cielo) son enanas rojas (hasta un 40% de la masa de nuestro Sol.) Las enanas rojas van fusionando su hidrógeno muy lentamente, tanto que continúan todas ahí y seguirán durante muchísimo tiempo. Estimamos que muy poquito a poco irán transformándose en enanas azules, blancas y finalmente negras. O sea, que morirán apagándose pacíficamente. Para cuando se apaguen las últimas, este universo habrá dejado ya de producir estrellas nuevas, habrá abandonado la era estelerífera y se adentrará profundamente en la era degenerada, camino de la de los agujeros negros, la era oscura y la muerte térmica. O cualquiera otra de las formas curiosas como desapareceremos. Todas estas cantidades de tiempo se miden en potencias muy altas de diez; lo que comúnmente llamamos eternidad (aunque técnicamente no lo sea ;-) ).

UY Scuti comparada con el Sol

La hipergigante roja variable UY Scuti, a unos 9.500 años-luz, en comparación con nuestro sol. Aunque es la mayor estrella conocida por diámetro y volumen, no es la que tiene más masa; a día de hoy, este honor le corresponde a R136a1, en la Nebulosa de la Tarántula, Gran Nube de Magallanes, a aprox. 165.000 años-luz. Imagen: Wikimedia Commons. (Clic para ampliar)

Luego tenemos, por ejemplo, las enanas naranjas y las amarillas, como nuestro Sol. Estas son más bravitas y aunque viven mucho menos (unos 10.000 millones de años), se niegan a morir sin dar algo de guerra. Cuando una enana amarilla agota el hidrógeno de su núcleo, comienza a expandirse hasta convertirse en una gigante roja durante algún tiempo (este será el momento en que el Sol abrasará definitivamente la Tierra), hasta sufrir un primer estertor bastante violento llamado el flash del helio, porque es el momento en el que empieza a fusionar… eso, helio, mediante el proceso triple-alfa, produciendo carbono. Durante estos fenómenos, la estrella pierde buena parte de su masa original en forma de espectaculares nebulosas planetarias. Al final termina convertida también en una enana blanca, como les ocurría a las enanas rojas del párrafo anterior, y va apagándose poco a poco hasta quedar igualmente reducida a una enana negra por los siglos de los siglos.

Sin embargo, en este universo hay estrellas mucho mayores, como las supergigantes e hipergigantes. Por convención, las supergigantes tienen como mínimo ocho veces más masa que nuestro Sol y las hipergigantes pueden pasar de cien masas solares. Se suponía que hay un límite máximo de 120 a 150 masas solares por encima del cual las estrellas no pueden darse en este periodo de la historia del universo. Sin embargo, ahora sabemos que existen cosas como R136a1, una Wolf-Rayet a la que le estimamos unas 265 masas solares Así que en estos momentos no tenemos muy claro dónde está ese límite máximo, si es que lo hay; creen que esta clase de monstruos son el resultado de la unión de varias estrellas más pequeñas. Por cierto que, hablando de tamaño, estas estrellas con tanta masa no son necesariamente las más grandes en volumen, y de hecho no lo son. Las estrellas más voluminosas, “más grandes” que conocemos son otras distintas, como UY del Escudo o NML del Cisne, que “sólo” tienen unas decenas de masas solares, pero su radio es en torno a 1.700 veces mayor. Si nuestro Sol fuese así, llegaría hasta cerca de Saturno y tanto nosotros como Mercurio, Venus, Marte y Júpiter estaríamos dentro. O, mejor dicho, no estaríamos.

Estas gigantonas viven muy poquito tiempo, apenas unos millones de años, pero no les gusta morirse por las buenas. Tienen la molesta costumbre de irse con unas despedidas francamente violentas a las que llamamos supernovas y, cuando el petardazo es descomunal, hipernovas. Como te decía al principio, expresar la potencia de estas explosiones a escalas humanas es difícil: una supernova normalita es entre 500 y 1.000 cuatrillones de veces más energética que la bomba termonuclear más poderosa que hicimos jamás. Vamos a intentarlo. Imagínate todos los granos de arena de todas las playas de la Tierra. Supón que cada grano de arena es una bomba del Zar. Hazlas estallar todas a la vez. Y ahora multiplícalo por entre 500.000 y un millón. Esa es la energía de una sola supernova común. Cuando explotan, brillan más que toda la galaxia por unos instantes. Y si hablamos de una hipernova, vuélvelo a multiplicar por cien. Además, no se conforman con eso, las jodías. Después, se convierten en una estrella de neutrones o incluso un agujero negro (y no, Stephen Hawking no dijo que los agujeros negros no existan, al menos para los que nos gusta leer las frases completas antes de abrir la boca.)

Jet relativista de la galaxia M87.

El jet relativista que emite la galaxia M87 (el “manchurrón brillante” arriba a la izqda.) captado en luz visible por el telescopio espacial Hubble en julio del año 2000. Estos jets están compuestos por electrones y otras partículas viajando a velocidades próximas a las de la luz, y como puede verse en este caso, pueden ser mucho mayores que la propia galaxia. Este se origina en un agujero negro supermasivo situado en el centro de la galaxia, rodeado por un disco de gas súpercaliente que le entrega constantemente masa para “tragarse.” Los brotes de rayos gamma podrían ser un fenómeno de naturaleza análoga. Imagen: Hubble Heritage Team / NASA. (Clic para ampliar)

Los astrófísicos siguen estudiando los mecanismos exactos que causan estas explosiones fabulosas, pero en general, se sabe que hay al menos dos causas distintas: el embalamiento térmico por ignición rápida del carbono y el colapso gravitatorio del núcleo estelar. Y se ha podido establecer una correlación entre algunas de estas supernovas –o hipernovas– que estallan por colapso gravitatorio y algunos brotes de rayos gamma largos, como GRB 980425 o GRB 030329. Así, los brotes de rayos gamma podrían ser los jets relativistas que se originarían al formarse la estrella de neutrones o el agujero negro, cuando coincide que apuntan directos hacia la Tierra. Esto de los jets relativistas es otra barbaridad cósmica, monstruosas emisiones de materia en estado plasmático a casi la velocidad de la luz que pueden tener cientos de miles de años-luz de longitud. Ya hablaremos de ellos en otro momento.

Según la explicación convencional, que le tomo prestada a la Universidad de Stanford, un brote de rayos gamma funcionaría más o menos así: bien porque una estrella gigantesca agoniza en forma de hipernova, o por la unión de dos objetos muy densos y compactos (como dos estrellas de neutrones), surge un agujero negro. El primer caso produciría los brotes largos y el segundo, los cortos. Los gases que quedan alrededor constituyen un disco de acreción que, al interactuar con el agujero negro, generan por sus “polos” un par de estos jets relativistas de partículas elementales propulsadas a velocidades muy próximas a las de la luz, más rayos gamma de baja energía.

En estos jets ni la presión, ni la temperatura ni la densidad son uniformes, lo que genera ondas de choque internas cuando sus partes más rápidas chocan con las más lentas. Conforme el jet se aleja del agujero negro recién formado, hace también impacto contra el medio interestelar, creando unas nuevas ondas de choque: las “externas.” Estas ondas de choque aceleran las partículas aún más. Pero, al mismo tiempo, las partículas interactúan con los campos magnéticos circundantes, que durante un fenómeno así son muy potentes. Esto hace que pierdan parte de su energía emitiendo fotones mediante radiación sincrotrónica y efecto Compton inverso.

El saldo entre la energía ganada como consecuencia de las ondas de choque y la perdida mediante radiación sincrotrónica determina la energía máxima de los fotones emitidos. Los de más alta energía constituyen el brutal pico de rayos gamma que componen el brote. Los de menor energía darían lugar a la postluminiscencia (“afterglow”) que se observa después del brote. Es decir, como en este esquema:

Generación de un brote de rayos gamma.

Generación de un brote de rayos gamma. Imagen original: NASA Goddard Space Flight Center. (Clic para ampliar)

El resultado sería algo muy parecido a lo que se ve en este video producido por el Centro Goddard de la NASA:

Sin embargo, el 27 de abril de 2013, detectamos otro muy potente: GRB 130427A, por ahí por la constelación de Leo, a unos 3.600 millones de años-luz de distancia. Su larga duración y su brillo extremo permitieron que nuestros instrumentos más modernos lo registrasen con todo detalle. Y, como decía mi abuelo, se llevó por delante un buen porción de todas estas hipótesis. En esencia, las características de GRB 130427A son incompatibles con la idea de que la postluminiscencia (“afterglow”) tenga su origen en un fenómeno de radiación sincrotrónica. Con lo cual, al menos esa parte del modelo, y puede que el modelo entero, se nos va a tomar por donde tú ya sabes.

Eta Carinae

Eta Carinae tal como la vio el Telescopio Espacial Hubble, con sus inmensas nubes de materia proyectada que forman la Nebulosa del Homúnculo. En realidad es un sistema binario, pero la estrella que nos puede obsequiar con un brote de rayos gamma próximo es el punto brillante en el centro de la nebulosa. Situada en nuestra propia galaxia, a unos 7.500 años luz, y extremadamente masiva e inestable, podría explotar en forma de hipernova en cualquier momento. :-P Imagen: Nathan Smith (Universidad de California en Berkeley) / NASA. (Clic para ampliar)

¿Te cuento la verdad sencilla? La verdad sencilla es que todavía no lo tenemos claro. Incluso antes de que este GRB 130427A nos diese la sorpresa, no teníamos ningún modelo que explicase todos los brotes de rayos gamma observados. Hay indicios, pistas, correlaciones, opiniones, conjeturas, hipótesis bien fundadas, pero eso es todo. Y en cuanto a los sucesos de ruptura por marea (tidal disruption events), los llamamos así porque nos parece que ocurren cuando un agujero negro supermasivo desgarra y se traga una estrella. Pero sólo nos lo parece. Son fenómenos tan lejanos que nuestros instrumentos actuales todavía no pueden ver bien lo que ocurre antes y después, y mucho menos dentro. Es un poco como intentar deducir el diseño y funcionamiento de un rifle estudiando el sonido de unos disparos remotos.

En general, sabemos que los brotes de rayos gamma están ahí porque son tan energéticos que lo difícil sería no detectarlos. Sí, a mí también me da muchísima rabia no poder contarte cómo funcionan con todo detalle y certeza. ;-) Pero es que precisamente la ciencia, a diferencia del dogma, va de esto: cuando no sabemos algo, lo decimos y seguimos estudiando hasta descubrirlo. Pues, como dijo el matemático David Hilbert: “Debemos saber. Sabremos.”

***

PD1. Según nuestra comprensión actual, la candidata más próxima a obsequiarnos con un brote de rayos gamma (suponiendo que su haz relativista apunte hacia la Tierra) es la gigantesca Eta Carinae, a apenas 7.500 años-luz de aquí, en nuestra propia galaxia. Con más de cien masas solares, esta variable luminosa azul explotará en forma de supernova o hipernova en algún momento del próximo millón de años; el instante exacto es impredecible con nuestro conocimiento presente. De hecho, ya nos envió un recadito en 1841 bajo la forma de una falsa supernova, dando lugar a la Nebulosa del Homúnculo. Hasta sería posible, aunque no se cree probable, que haya estallado ya y el premio gordo venga de camino. :-P Pero hasta donde sabemos, algo así sólo habría ocurrido una vez en toda la historia de la vida, y aunque pudo formar parte de los procesos que dispararon una extinción masiva, no lo hizo por sí solo.

PD2. En cuanto a “supernovas normales” (quiero decir, sin un brote de rayos gamma asociado), la candidata más próxima es IK Pegasi B, a 150 años-luz de aquí, pero es chiquitaja y no se darán las condiciones necesarias para que explote hasta dentro de muchos millones de años. Una más gorda podría ser Betelgeuse, a seiscientos y pico años-luz, pero tampoco es probable que nos vaya a hacer mucho mal. De hecho, parece ser que en torno al año 1.200 (sí, en plena Edad Media) nos arreó una desde la misma distancia y ni nos enteramos. En el hielo antártico hay indicios de otros tres impactos supernóvicos durante los siglos X-XI. Y en los árboles japoneses, señales de un posible brote de rayos gamma corto y próximo que habría ocurrido en torno al año 775, coincidiendo con un cierto “crucifijo rojo” que apareció en los cielos británicos según la Crónica Anglosajona. Aquí seguimos, como si tal cosa. ;-)

PD3. No, por desgracia, lo de la galaxia M31 Andrómeda del pasado 27 de mayo a las 21:24 UTC no fue un brote de rayos gamma. Una pena; imagínate todo lo que habríamos podido aprender de un GRB tan próximo. :-P Pero bueno, a cambio te dejo un bonito video de la NASA, con una simulación por superordenador de cómo dos estrellas de neutrones se desintegran entre sí para formar un agujero negro, lo que es una de las posibles fuentes de brotes de rayos gamma cortos: ;-)

Bibliografía:

Ah, y si te apetece un poco de hardcore del güeno sobre fuentes cósmicas de rayos gamma y otras cosillas por el estilo, pásate por esta parte del blog de la mula Francis. ;-)

Be Sociable, Share!
¡Qué malo!Pschá.No está mal.Es bueno.¡¡¡Magnífico!!! (27 votos, media: 4,96 de 5)
Loading...
Be Sociable, Share!

48 comentarios

  1. Belén dijo,
    El 6 de julio de 2014 @ 19:21

    Me encanta…..siendo una ignorante curiosa me maravillas con la forma tan sencilla de trasmitir ….Gracias

    • Yuri dijo,
      El 6 de julio de 2014 @ 19:36

      Muchas gracias a ti por maravillarte, Belén. :-)

  2. Belén dijo,
    El 6 de julio de 2014 @ 19:23

    ¡ Transmitir !

  3. arck dijo,
    El 6 de julio de 2014 @ 19:51

    Una excelente “homilía dominical” para los “creyentes” en la ciencia…aportando pruebas por supuesto.

    Magnífica lectura y muchas gracias.

    • Yuri dijo,
      El 6 de julio de 2014 @ 19:57

      Yo es que eso de las homilías… :-D Bueno, va, lo acepto etimológicamente, en el sentido de “tener interacción o conversación con otra persona.” ;-)

      Muchas gracias a ti. :-)

  4. nina dijo,
    El 6 de julio de 2014 @ 21:15

    Hola, Antonio, una preguntita tonta, quizás…

    ¿El sol es blanco, verde, amarillo?

    es que he leído algo al respecto y no me aclaro.

    El artículo, genial como siempre. Muchas gracias por escribir tan bien para que lo entendamos. Saludos.

    • Yuri dijo,
      El 6 de julio de 2014 @ 21:42

      No existe ninguna pregunta tonta, sólo respuestas tontas. ;-)

      Nuestro sol, una estrella de la secuencia principal del tipo G, emite en todas las frecuencias del espectro óptico. O sea, en “todos los colores a la vez.” A la luz compuesta por todos los colores a la vez la llamamos “luz blanca.” O sea que el Sol “es blanco”, y así se ve cuando sales al espacio exterior, por ejemplo desde las naves espaciales.

      Los distintos colores que adquiere al verlo desde la superficie terrestre obedecen a distintas interacciones de esa luz blanca con nuestra atmósfera. Una de estas interacciones es la dispersión de Rayleigh, la cual “gira” el tono del sol al amarillo (y es también la que hace que veamos el cielo diurno azul en vez de negro, y rojizo por la parte donde se encuentra el sol.) Incluso dentro de la atmósfera, a gran altitud (por ejemplo, en los aviones que vuelan alto o en las cumbres de las montañas más altas, y donde por tanto hay “menos atmósfera encima” para causar este efecto) a menudo se aprecia a simple vista que el sol es “como más blanco” y el cielo es “como más azul oscuro.”

      Y ahora, un par de matices: ;-)

      -A las estrellas de la secuencia principal del tipo G se las llama tradicionalmente “enanas amarillas”. En el caso de nuestro sol, esto es tradicional pero no es cierto: como te digo, emite luz blanca. Sin embargo, en el rango de menor temperatura superficial de las estrellas de tipo G, hay algunas que emiten con una levísima tonalidad amarilla. Pero no es el caso del nuestro.

      -El “pico del espectro” de la luz del sol se encuentra situado en la región del verde, y de ahí la idea de que el sol es verde. Pero no, no lo es, es blanco. ;)

      Si entiendes el inglés, aquí en esta página divulgativa de la Universidad de Stanford lo explican muy bien y muy accesible:
      http://solar-center.stanford.edu/SID/activities/GreenSun.html

      Y en este sentido también te puede interesar este otro post mío de hace algún tiempo:
      http://www.lapizarradeyuri.com/2010/10/14/desde-el-sol-hasta-los-ojos/

      ¡Y Muchas gracias a ti! :-)

  5. nina dijo,
    El 6 de julio de 2014 @ 21:55

    Antonio, eres un cielo, azul, o del color que prefieras. Muchísimas gracias por tu amabilidad.

    • Yuri dijo,
      El 6 de julio de 2014 @ 22:13

      Un placer. ;-)

  6. lluc dijo,
    El 6 de julio de 2014 @ 23:28

    Como siempre, un placer leerte, yuri.
    Ha sido mas corto este post o me lo ha parecido mi????
    Sea como sea, agradecido por dedicarnos algo de tu tiempo.
    Moltes gracies.

    • Yuri dijo,
      El 7 de julio de 2014 @ 1:23

      Puesss… no sé, sí, puede que me haya quedado un pelín más corto. Pero también es más largo que algún otro, como por ejemplo con el que empecé esta “temporada.” La verdad es que no me fijo en la longitud salvo cuando veo que me estoy pasando siete pueblos.

      Por cierto que tengo uno en recámara que creo que voy a tener que partirlo en dos. X-D

      Moltes gràcies a tu. :-)

      • santaklaus dijo,
        El 7 de julio de 2014 @ 9:20

        Nooo, no los recortes. Cuanta más información mejor.

        • Yuri dijo,
          El 7 de julio de 2014 @ 19:32

          No, si me refería a dividirlo en dos partes o algo así. :-P

  7. Sho dijo,
    El 7 de julio de 2014 @ 2:16

    Solo quería dejar un comentario para decirte lo a gusto que se leen tus noticias aun siendo un ignorante en la materia.. gracias Yuri!! :)

    • Yuri dijo,
      El 7 de julio de 2014 @ 19:10

      Y yo que muchas gracias a ti por leerme. :-)

  8. Bonito dijo,
    El 7 de julio de 2014 @ 2:20

    “Pero es que precisamente la ciencia, a diferencia del dogma, va de esto: cuando no sabemos algo, lo decimos y seguimos estudiando hasta descubrirlo.”

    Los axiomas son dogmas, la lógica es axiomática, el método científico es lógico, y por tanto, la ciencia se basa (en parte) en dogmas. De lo contrario, la ciencia sería relativista, y el relativismo es peor que cualquier dogma porque directamente invalida la lógica.

    La diferencia es que la ciencia se renueva, pero el método científico sigue asumiento una realidad naturalista, que sigue siendo una creencia filosófica como cualquier otra. De hecho, la ciencia no asume ningún modelo de la realidad, pues es un sistema práctico… nosotros somos los que asumimos ese modelo.

    Claro, los pedantes de la Ilustración usaron este tipo de pseudoargumentos para sofocar el poder de las instituciones religiosas, pero sus premisas eran deshonestas y vacías.

    Lo cierto es que la ciencia simplemente simplifica lo que entendemos de la realidad, y así podemos usar ese conocimiento para crear tecnologías y tener una visión intuitiva de todo, pero ¡ni siquiera podemos acceder directamente a la realidad! (Ver Qualia).

    Respecto al dogma, si se refiere al dogma religioso, no hay solo que hojear un libro de teología para darse cuenta de que la propia religión provee más preguntas que respuestas, y no pretende explicarlo todo. Pero claro, usualmente descartan la teología y sus argumentos como mentira, y al mismo tiempo hipócritamente se quejan de que la religión no provee argumentos.

    • Yuri dijo,
      El 7 de julio de 2014 @ 19:08

      Es cierto que el naturalismo filosófico, y por ende la epistemología científica, se fundamenta en dos axiomas: 1) El universo natural es real y 2) Éste puede ser conocido. En caso contrario, ningún conocimiento humano tiene sentido y la única alternativa es el agnosticismo radical e individual (“sólo mi mente existe”, à la Descartes). Que tampoco pasaría nada, pero así es como es. El hecho es que, en la práctica, todo indica que el universo natural es real y puede ser conocido; y la capacidad predictiva y “proactiva” de la ciencia es un indicio muy fuerte a su favor. Que yo pueda predecir dónde va a estar un planeta en cierta fecha, o pueda curarte una enfermedad, o pueda diseñar un sistema que hace que tú le des al interruptor y se encienda la luz, “es como si” el universo natural fuese real y pudiera ser conocido. Te acepto que es un planteamiento axiomático, pero a todos los efectos humanos, estos dos axiomas son verdaderos o se comportan como si lo fuesen. O por decirlo de otro modo, la epistemología científica “funciona” en todos los extremos que nuestros sentidos son capaces de percibir. Esta es una peculiaridad única del naturalismo filosófico y la epistemología científica, que no se da en ningún otro planteamiento.

      A partir de ahí, en ciencia, todo es discutible; incluso la naturaleza y detalles del propio método científico. No hay nada “escrito en piedra.” Ahí tienes a Gödel, a Schrödinger, a Popper, todos los debates sobre el problema de la demarcación. Lo que pasa es que el método científico “actual” ha demostrado ser singularmente eficaz a la hora de conocer el universo natural, predecir su comportamiento futuro y permitirnos actual sobre él. Es lo más parecido a “la verdad” (RAE: “1. Conformidad de las cosas con el concepto que de ellas forma la mente”) a lo que puede acceder el ser humano en cada momento de su historia. Si el método científico no es, nada es, y como digo, únicamente queda el “sólo mi mente existe.” E insisto: no pasaría nada. Pero insisto: al final, todo el naturalismo filosófico y la epistemología científica se apoyan en dos únicos principios axiomáticos: el universo natural es real y cognoscible. Todo lo demás queda abierto.

      Esto no es cierto, en absoluto, de ningún dogma religioso que yo conozca. TODA la teología dogmática, y en general toda la teología “con adjetivo” (cristiana, islámica, el que sea) se sustenta dos juegos de principios axiomáticos. El primer juego se compone de cuatro axiomas: 1) Existe una divinidad. 2) Esta divinidad es cognoscible. 3) Esta divinidad ha sido conocida. 4) Esta divinidad es conocida en exclusiva por los proponentes de mi “adjetivo” en particular. Y a partir de ahí, un segundo juego de incontables dogmas que no se pueden discutir, o “se pierde el adjetivo”: si eres cristiano no puedes discutir la Trinidad, la Virginidad de la Virgen, que Cristo es Dios o el conjunto del Credo (salvo por esa línea que divide a católicos y protestantes). Si eres musulmán, lo mismo con sus dogmas. Si eres judío, igual. Y así con todas. Toda la teología “con adjetivo”, es decir toda la que no es “filosofía de la religión” en general, y de manera particular la teología dogmática, necesariamente tiene que aceptar apriorísticamente ambos conjuntos axiomáticos (o “pierde el adjetivo”) y en la práctica, sólo puede debatir sobre los “flecos”. Si mis conclusiones teológicas dicen que Cristo era un mensajero de Dios pero no es Dios, automáticamente dejo de ser cristiano, y ya me dirás tú qué clase de teólogo dogmático hago. Si mis conclusiones teológicas dicen que Mahoma no era un mensajero de Dios, sino que es tan Dios como Dios, automáticamente dejo de ser musulmán. Etcétera.

      Con un problema adicional. A diferencia de la epistemología científica, que puede basarse en la percepción de los sentidos (por mucho que se pueda discutir), todo sistema religioso debe hacerlo “por fe”: esto es, en ausencia de la percepción de los sentidos, y a menudo contra la percepción de los sentidos (ejemplo: “¡No veo ningún Dios, no lo capto de ninguna manera, pero tengo que aceptar que existe!”). Es decir, son todas ellas cosas que deben ser aceptadas “porque sí.” En ese sentido, es cierto que no, no tienen argumento alguno. Si yo soy por ejemplo católico, tengo que aceptar el Credo de la Iglesia católica entero “porque sí.” Luego, a partir de ahí, podemos discutir sobre los detalles. Pero o me trago el Credo entero, es decir todo el doble conjunto de axiomas y dogmas que mencionaba antes, o dejo instantáneamente de ser católico. En ese sentido, no, la religión no provee argumento alguno. Todo eso ha de ser aceptado “por fe.” O sea, porque sí. No es discutible, o dejas de tener el “adjetivo” con el que te identifiques (otra cosa es la manga ancha que puedan dar unas u otras religiones en la práctica, pero teológica y filosóficamente, es así.)

      Y un cordial saludo. :-)

      • Sergio B dijo,
        El 16 de julio de 2014 @ 12:41

        Saludos Yuri,

        Al leer tu respuesta, la verdad es que me parece menos respetuosa de lo que en verdad seguramente es, probablemente por que no la entiendo bien. Yo soy un convencido agnostico en cuanto a religion (aunque no se si esa palabra significa lo mismo para mi que la que has usado tu), y me parece que tu defensa del naturalismo, justificando los dogmas con los resultados de creer en esos dogmas, no te aleja demasiado de las religiones judaicas, las demas creo que son bastante diferentes, pero quien sabe. Es decir, que tu aceptas 1 y 2 con fe absoluta, y lo justificas porque tus experiencias totalmente dominadas por 1 y 2 demuestran que “es casi” como 1 y 2. Me parece que no es ninguna peculiaridad unica del naturalismo, muchas personas religiosas ven favores de su dios en las cosas buenas, ven pruebas o aprendizajes dados por dios en las malas y todo justificado en el amor y el perdon y no tienen ninguna prueba empirica que les contradiga y hace del mundo un lugar mas racional y logico, por lo que a las evidencias de sus sentidos pueden incorporar la coherencia con su mente. Yo creo que la religion es bastante mas logica que el ateismo, por que nuestra inteligencia esta basada en buscar motivos a las cosas, en buscar soluciones, no en buscar verdades cientificas.

        El naturalismo tiene la mala costumbre de apropiarse de la tecnologia cuando le conviene en sus argumentos y despreciarla el resto del tiempo. Pero la tecnologia no es un producto de la ciencia. Sin duda estos ultimos siglos nos han dado avances muy notables, pero creo recordar que la imprenta, la agricultura, el fuego, el saneamiento, la logica, la retorica, la literatura, la musica, la rueda, la palanca, la navegacion y un largo etc son productos tecnologicos totalmente ajenos a la ciencia, como la conocemos hoy en dia. Podemos idealizar a eso grandes antiguos como cientificos en ciernes, pero no creo que ninguno de ellos fuera ateo, ni que dudase de una conciencia poderosa detras de todo lo que descubrian. El mundo funcionaba y funciona, ajenamente a cual argumentemos que es el motive para que lo haga.

        Como bien dices, en la ciencia todo es discutible, pero eso, que no deja de ser meritorio, es fruto de un tercer axioma del metodo cientifico que no has comentado: 3) Nuestro conocimiento del universe nunca es perfecto. Un axioma relativamente nuevo, ya que hasta hace bastante poco no se dudaba tanto del conocimiento. Por otro lado la ciencia esta bastante inundada de clientilismo, que con todo creo que es menos del que hace desproticar a algunos, que ha hecho que sea dificil tener voz en la ciencia para casi toda la poblacion y las dudas tardan bastante en prosperar, cada vez veo mas articulos en los que se argumenta en contra de una teoria, como si la duda no fuera tan respetada como deberia, aunque claro, esto puede ser solo una impresion.

        Argumentas en contra de la teologia dogmatica como si la religion no hubiese avanzado en la modernidad como el resto de cosas. Actualmente la base religiosa de muchas gente religiosa solo tiene un axioma, 1) Existe lo sobrenatural, de donde sale lo demas. La gente lo adapta al cristianismo o a otra religion sin darle excesiva importancia a lo que digan los proponentes, que por otro lado son bastante mas ligth en lo que a excomulgar se refiere, al menos aqui (yo no recuerdo ninguna excomunion por usar preservativos), asi que eso de que no se puede discutir, no lo veo yo tan claro. Ademas, actualmente los concilios de obispos son tan oscuros como la revision por pares para la mayoria de la poblacion.

        Creo que para la mayoria de poblacion el conocimiento cientifico se parece bastante a la fe. Por ejemplo cuanta gente ha visto con sus sentidos una prueba irrefutable de que la tierra es redonda? han reproducido los experimentos para demostrar las leyes de la optica? O la constante de la gravedad? O siquiera tiene recursos para hacer cosas mas complicadas o preparacion para entenderla? En este articulo hablas del efecto copton inverso, y hay un enlace en el que explican el efecto copton, que resulta dificil de entender, para luego comentar el efecto copton inverso diciendo poco mas que existe y estipulando que al chocar los fotones con los electrones, segun la condiciones pueden ganar energia o perderla, o diciendo nada la verdad. Se ha cuestionado aqui violentamente? La gente ha protestado fervientemente por que le expliquen algo con vagas alegorias? O se lo han comido la mar de felices y ahora tienen fe en que conocen una teoria que quiza explica brotes de rayos gamma? Quienes de nosotros tienen la capacidad de reproducir todos los experimentos necesarios para obtener el fondo basado en nuestros sentidos que justifique lo que has explicado? Y no digo que sea malo, si el hombre sobrevive es gracias al aprendizaje y si el aprendizaje funciona es por que confiamos en que lo que nos dicen es cierto sin pruebas., lo que no veo es por que eso se ve como algo horrible cuando el que lo explica es alguien desde un pulpito, y estupendo cuando lo hace desde un laboratorio. Yo no vi a moises bajando del monte sinai, tampoco vi al hombre evolucionar del mono, ni he hecho estudios geneticos ni se de quimica como para hacerlos y al final tendre que creer a alguien que escribe que lo ha hecho igual que puedo creer a alguien que escribio que dice que lo vio. Claro que si mi cuarto axioma es 4)No existe lo sobrenatural, lo de moises se cae por si solo, pero ese cuarto axioma, que no suelen reconocer los ateos como tal, no es necesario para todas las cosas buenas de la ciencia y es el que choca con las otras religiones (la ciencia no es ninguna religion, el ateismo si, y la ciencia no es atea).

        Saludos!

  9. Huntress dijo,
    El 7 de julio de 2014 @ 4:12

    No sé dónde he leído, Yuri, que estas emisiones de rayos gamma fueron tomadas, hace unos años, como pruebas de guerras nucleares entre civilizaciones extraterrestres, que dispararían estas emisiones como armas.

    Y efectivamente, si algún día uno de estos brotes alcanzase la Tierra, creo que en pocos segundos no quedaría viva ni una bacteria, ¿no ?

    • Yuri dijo,
      El 7 de julio de 2014 @ 19:27

      Pues parece ser que sí que quedaría viva bastante más que una bacteria. :-) A menos que fuese muy próximo, realmente próximo, pero no conocemos ningún progenitor posible tan próximo (ni siquiera Eta Carinae, que a lo mejor podría meternos “una buena leche” como lo del Ordovícico-Silúrico, pero al igual que en las extinciones del Ordovícico-Silúrico, no acabaría con la vida terrestre, y difícilmente con este bicho duro de pelar al que llamamos “ser humano”. Nos haría la vida más difícil durante una buena temporada… y ya está.) De hecho, como comento en el texto, hay indicios de al menos un “impacto próximo” en épocas históricas (año 774/775) y ni nos dimos cuenta. Puede que no fuera muy energético o lo que sea, pero aparentemente no nos afectó de ninguna manera notable.

      La idea de que los GRB puedan tener un origen en inteligencias extraterrestres se ha planteado varias veces en estos años. No sólo como indicadores de “guerras de las galaxias”, sino también bajo supuestos más pacíficos, como sistemas de señalización (ver por ejemplo http://www.setileague.org/articles/gammaray.htm ). Desde luego, si alguien quisiera dejar constancia de su presencia, y tuviera la tecnología para hacerlo, un brote de rayos gamma es una buena manera de hacerse ver. ;-)

      Sin embargo, debido precisamente a su cotidianeidad y su distribución isotrópica, no me parece muy plausible. Significaría que por todo el universo, hay civilizaciones constantemente guerreando/señalizando/lo que sea mediante la misma tecnología o análoga. Me parece un poquito traído por los pelos, la verdad. ;-) Máxime si, finalmente, podemos asociarlos con claridad a procesos astrofísicos conocidos.

      Y gracias. ;-)

  10. Pilar dijo,
    El 7 de julio de 2014 @ 8:04

    Increíble artículo, fantástico, y qué bien explicado!!! Para los que, por desgracia, somos unos ignorantes científicos, el poder leer explicaciones tan claras y entretenidas es un lujo. Gracias!!!

    • Yuri dijo,
      El 7 de julio de 2014 @ 19:29

      Un placer, Pilar. :-) La ignorancia no es un “ser”, es un “estar”, y puede dejar de “estarse” con relativa facilidad. ;-)

  11. santaklaus dijo,
    El 7 de julio de 2014 @ 9:15

    Los rayos gamma son los que producen el temido pulso electromagnético tras la explosión de una bomba atómica. En todas las películas yanquis vemos que los terroristas quieren hacer una bomba atómica en New York, Eso sería fatal para esa ciudada, pero poco más. En cambio una bomba atómica pequeña, digamos de 1 Megatón, lanzada a 200 km de altura produciría un pulso electromganético que quemaría todos los circuitos no protegidos de un continente, que, salvo los protegidos por los militares, son todos: redes eléctricas, condensadores, circuitos de telefonía, circuitos de los automóviles, teléfonos, cajeros, ordenadores, … todo. No habría comunicaciones ni telefónicas ni por carretra; mucho menos por avión. EEUU, y Canadá quedarían sumidos en la era preeléctrica. La gente moriría de hambre porque no habría suministros. Aparecerían enfermedades consideradas desaparecidas por la falta de salubridad. Bien, dejémoslo aquí. El caso es que una pequeña bomba atómica estallada a 200 km de altura es mucho más dañina que una estallada a ras de suelo. Aunque no por la radiación residual, sino por el EMP (el pulso).
    Los yanquis lo saben. Los rusos lo saben. Los terroristas lo saben. Todo el mundo lo sabe, salvo la gente de a pie.
    Por cierto, ya hace años que se está experimentando con la creación de pulsos a partir de explosivos convencionales, compriendo campos magnéticos mediante las explosiones. En Google lo podeis encontrar.

  12. nickenino dijo,
    El 7 de julio de 2014 @ 11:06

    Gracias por el artículo!

    • Yuri dijo,
      El 7 de julio de 2014 @ 19:33

      ¡A ti por leerlo! :-)

  13. Antonio dijo,
    El 7 de julio de 2014 @ 12:18

    Podría ser antimateria. Por aquí ya no queda prácticamente pero a esa distancia, o en esa época, aún podría abundar.

    • Yuri dijo,
      El 7 de julio de 2014 @ 19:39

      Se planteó en los ’90. La hipótesis perdió fuerza cuando se pudo establecer una correlación entre algunos GRB largos y determinadas supernovas (o hipernovas.) Tendría que explicar algunas cosas, como por ejemplo por qué ocurre tan súbita y brevemente (se sugirió la posibilidad de cuerpos de antimateria impactando contra cuerpos de materia… en todo caso estaríamos hablando de bastante antimateria para generar unas explosiones tan poderosas). Por el momento, la “hipótesis estelar” tiene más pruebas a su favor.

      Un saludo y gracias. :-)

  14. ikitonet dijo,
    El 7 de julio de 2014 @ 14:07

    Maravilloso. Muchas gracias.
    Quedo intrigado por algo que me corroe la conciencia cada cierto tiempo. Si tuvieramos una explosión de estas relativamente cerca… ¿Cuanto tardaríamos en detectarla?¿Sería demasiado tarde?¿Alguna opción de sobrevivir metiéndose en el sótano? Creo que da para post.
    Un saludo.

    • Yuri dijo,
      El 7 de julio de 2014 @ 19:40

      Efectivamente, da para post. Veremos. ;-)

      Un saludo a ti.

  15. Crastinia dijo,
    El 7 de julio de 2014 @ 17:04

    Son un fenómeno fascinante, pero jamás he comprendido de dónde viene la moda de denominar “brotes” a lo que son claramente explosiones de rayos gamma. Es como si ahora empezamos a llamar “brotes nucleares” a las explosiones atómicas.

    • Yuri dijo,
      El 7 de julio de 2014 @ 19:42

      Básicamente, de traducir el inglés “burst.” :-D

      Un saludo.

  16. KarlosMDQ dijo,
    El 7 de julio de 2014 @ 19:38

    Que felicidad volver a leerte!!! ahora tendre que ponerme al dia con tus posts, porque el último que leí fue hace como 2 años al poco tiempo de que publicastes el libro (el cual tiene un lugar especial en mi biblioteca).
    Mucha suerte y sigue así!!

    • Yuri dijo,
      El 7 de julio de 2014 @ 19:43

      ¡Muchas gracias! :-)

  17. Carlos dijo,
    El 7 de julio de 2014 @ 23:14

    Muy bueno el artículo, los estallidos de supernovas tienen que ser impresionantes, lo que dices sobre eta Carinae, ni me lo puedo imaginar, aunque está “algo lejos”, y yo me he preguntado muchas veces, ¿y Betelgeuse, habrá petado ya?, como su luz tarda cuatrocientos años en llegar todavía no lo hemos podido constatar,
    En fin vuelvo a reiterar las gracias por escribir de Ciencia en mayúsculas.

  18. Pedro dijo,
    El 8 de julio de 2014 @ 2:25

    Antonio, siempre he tenido la duda, ¿como haces para documentarte tan extensamente sobre temas tan diversos?, no es que me considere un usuario medio de la Red pero es que considero impresionante tú nivel, ¿es solo saber usar Google?

    Si pudieras dar algunos consejos para intentar imitarte te estaría muy agradecido ^^.

    Muchisimas gracias de antemano, un gusto siempre leerte ( por cierto, ansioso estoy porque me llegue ya tú libro ;-) ).

  19. xos dijo,
    El 9 de julio de 2014 @ 13:43

    Te felicito por tus escritos, que en general, hacen algo maravilloso, unen las letras con la ciencia. La divulgación científica es muy accesible a la gente cuando logra contar una historia, cuando sabe contar y explicar. Tú, en muchos de tus escritos, nos cuentas una historia, un ensayo, sobre lo que deseas explicar. Yo, que soy un tipo de letras (a mucha honra) me veo cautivado por la ciencia bien explicada, como en este blog, porque eres capaz de mantener la curiosidad a través de una especie de relato (a veces muy claro, como en la explciación del accidente del airbus francés) que reta al lector a la atención y a la curiosidad. Gran mezcla en la que usas la literatura (en el sentido de narrar algo),y reportaje periodístico, como envoltorio para mostrar el contenido, que es la ciencia

  20. Earl dijo,
    El 14 de julio de 2014 @ 10:51

    Saludos yuri, te upeo tu hilo en Forocoches, pásate a saludar a tus fans originales hombre jej

    http://www.forocoches.com/foro/showthread.php?t=1390049

  21. Gustavo Giménez dijo,
    El 14 de julio de 2014 @ 20:14

    No sólo me parecen magníficos tus artículos, tu nivel de interacción con la gente es si cabe aún más encomiable, por la escasez. Gracias.

  22. El 17 de julio de 2014 @ 22:23

    Una vez más, una delicia. Muchas gracias.

  23. Alex dijo,
    El 21 de julio de 2014 @ 12:57

    Eres un crack! ;9 da gusto leer ciencia de esta manera.

    Gracias!

  24. Mario dijo,
    El 10 de agosto de 2014 @ 11:44

    Estupendo artículo, Yuri. Te agradezco que sigas al pie del cañón.
    Sé que llego tarde (un mes ya!), pero es que tengo que hacer la pregunta: ¿se sabe si alguno de los dos polos de Eta Carinae (susceptibles de escupirnos su gammáticos rayos) nos está apuntando, o si puede llegar a hacerlo debido a su rotación?

  25. deadfunk dijo,
    El 28 de agosto de 2014 @ 3:19

    saludos yuri!, me alegra leerte, muy interesante. aunque tuve que leer casi todos los hiperlink para entender el articulo. como siempre simple y entretenido de leer.
    muchas gracias!

  26. Rubén dijo,
    El 9 de septiembre de 2014 @ 19:19

    Hola, Antonio:

    He leído este artículo (lo que he podido ya que estos conocimientos me sobrepasan en gran medida, a ver si me pongo las pilas) y una pregunta ha aparecido en mi mente: ¿sería posible aprovechar esa energía? Es decir, una explosión de rayos gamma que estuviera dirigida hacia la Tierra (supongo que esto debería ser necesario) podría ser captada y aprovechada en nuestro planeta?

    La analogía que se me ocurre (y supongo que es algo simplista y bárbara) es algo similar a pinchar el poste de la luz. No sé, creo que sería muy provechoso poder captar todos esos Julios de energía para utilizarlos en nuestro planeta.

    ¿Es viable o estoy diciendo salvajadas?

    Un saludo y gracias por acercarnos la verdad de lo que somos :) Ciencia.

    • Yuri dijo,
      El 10 de septiembre de 2014 @ 22:40

      Captada, seguro. Aprovechada… no, no tenemos esa clase de tecnología ahora mismo. ;-)

      (También dependería mucho de cómo fuese exactamente)

  27. El 15 de septiembre de 2014 @ 9:14

    My brother suggested I might like this web site. He was totally right.
    This post truly made my day. You cann’t imagine just how much time I had spent for this information! Thanks!

  28. FranM dijo,
    El 16 de septiembre de 2014 @ 20:01

    “Stephen Hawking no dijo que los agujeros negros no existan”. No dejes que la realidad te estropee un buen titular.

    http://www.abc.es/ciencia/20140126/abci-hawking-agujeros-negros-201401261021.html

    http://sociedad.elpais.com/sociedad/2014/01/25/actualidad/1390664748_232031.html

    http://www.elmundo.es/ciencia/2014/01/26/52e50614ca4741da7e8b4579.html

    ;-)

  29. Baju Bayi dijo,
    El 19 de septiembre de 2014 @ 20:16

    Thank you a bunch for sharing this with all of us you actually realize what
    you’re talking about! Bookmarked. Kindly additionally seek advice from my web site =).
    We can have a hyperlink alternate contract between us

4 Trackbacks \ Pings

  1. julio 6, 2014 @ 18:42

    […] Brotes de rayos gamma […]

  2. julio 25, 2014 @ 0:42

    […] noticia original […]

  3. agosto 28, 2014 @ 9:05

    […] ontzi ospetsu haiek. Berdin bidali zituen Vega egitasmoaren barruan Fobos zundak, eta X izpiak eta gammako Granat teleskopio espaziala (sic). Honela, kontrolpean mantentzen dute besteak beste Sektr-R […]