TEDxMalagueta: El pasado sigue siendo una mierda

Actualización (13/06): A la memoria de Hope Elizabeth Delozier, 18 meses, víctima de ignorantes y canallas. >>>:-(((

Sí, sí, lo sé: soy un gualdrapas y un malqueda y me merezco lo que me digas por haber desaparecido todo este tiempo. La vida, que no siempre viene como uno quisiera. Pero resulta que el pasado sábado 28 de mayo los organizadores del primer TEDxMalagueta tuvieron la amabilidad (y la inconsciencia) de invitarme a mí a dar una charla. :-P Y encima, en base a uno de mis posts más conocidos y polémicos: El pasado era una mierda. Se ve que no soy el único que gusta de meterse en semejantes jardines. En fin, que he pensado que lo mismo te interesa verla, así que aquí la tienes, recién publicadita:

Dos erratillas que he detectado así sólo al verlo por primera vez; el directo, que me confunde: ;-)

  • 05:30: Me lío hablando de por cientos cuando en realidad son por miles, como digo inmediatamente a continuación.
  • 14:05: Evidentemente esa no la armamos en el Paleolítico, cuando aún no había agricultura, sino más bien tirando hacia el Neolítico.

Y para que te hagas una idea de lo que cambia el directo con respecto a lo que uno tiene en mente, aquí tienes la largada que pensaba soltar originalmente:

TEDxMalagueta – Yuri – El pasado era una mierda.

Seguro que muchos habréis recibido por Internet –por Internet, precisamente– algún mensaje nostálgico de este estilo:

Mirando atrás, es difícil creer que estemos vivos:

Viajábamos en coches sin cinturones de seguridad y sin airbag. Hacíamos viajes de 10 o 12 horas con cinco personas en un 600 y no sufríamos el síndrome de la clase turista.

No tuvimos puertas, armarios o frascos de medicinas con tapa a prueba de niños.

Andábamos en bicicleta sin casco, hacíamos auto-stop. Más tarde en moto, sin papeles.

Los columpios eran de metal y con esquinas en pico, oxidadas.

Pasábamos horas construyendo carros para bajar por las cuestas y sólo entonces descubríamos que habíamos olvidado los frenos.

Comíamos dulces y bebíamos refrescos, pero no éramos obesos. Si acaso alguno era gordo y punto.

Compartimos botellas de refrescos o lo que se pudiera beber y nadie se contagió de nada.

Nos contagiábamos los piojos en el cole y nuestras madres lo arreglaban lavándonos la cabeza con vinagre caliente.

Íbamos a cazar lagartijas y pájaros con la escopeta de perdigones, antes de ser mayores de edad y sin adultos.

Nos rompíamos los huesos y los dientes y no había ninguna ley para demandar a los culpables.

Nos abríamos la cabeza jugando a guerra de piedras y no pasaba nada, eran cosas de niños y se curaban con mercromina y unos puntos.

Nadie a quién culpar, sólo a nosotros mismos.

Etcétera, etcétera, y luego se preguntan:

¿Cómo lo conseguimos?

Bien, pues es que no todos lo conseguimos:

Riesgo de muerte en España entre los 5 y los 15 años, 1975-2014. Fuente de los datos: INE.

Riesgo de muerte en España entre los 5 y los 15 años, 1975-2014. Fuente de los datos: INE. (Clic para ampliar.)

Por supuesto, esto no sólo se debe a las prácticas de ese mensaje nostálgico. Los avances en la medicina, la higiene, la vacunación y aumento del nivel y la calidad de vida en general se llevan la parte del león de esta maravilla que hemos conseguido en mucho menos de una vida humana media… de ahora. Pero esas prácticas insensatas y el atraso general de la sociedad y la tecnología también tenían bastante que ver. Por ejemplo, con los coches. Eso de embutirnos en aquellos ataúdes contaminantes e inseguros para circular como locos por carreteras anticuadas conforme el número de coches se multiplicaba dio lugar a cifras como estas:

Muertes viarias en España, 1960 - 1989 y 1989 - 2014. Fuentes de los datos: DGT, INE, RACC, Ministerio de Fomento.

Muertes viarias en España, 1960 – 1989 y 1989 – 2014. No olvidemos que una de las principales causas de mortalidad infanto-juveniles son los accidentes de tráfico. Fuentes de los datos: DGT, INE, RACC, Ministerio de Fomento. (Clic para ampliar)

…lo que incluía a un buen número de criaturas y de jóvenes. Aunque en realidad, la gráfica buena es esta otra, donde puede verse que el progreso constante en vehículos, carreteras, normas de tráfico y demás han hecho caer constantemente la mortalidad vial, tanto en números absolutos como en proporción al número de automóviles en circulación:

Muertes viales en España por millón de habitantes y millón de vehículos, 1960 - 2014. Fuentes de los datos: DGT, INE, RACC, Ministerio de Fomento.

Muertes viales en España por millón de habitantes y millón de vehículos, 1960 – 2014. Fuentes de los datos: DGT, INE, RACC, Ministerio de Fomento. (Clic para ampliar)

Claro, que para morirse de joven, primero había que llegar a joven. O sea, sobrevivir a estas tasas de mortalidad infantil:

Tasa de mortalidad infantil en España, 1975 - 2014.

Tasa de mortalidad infantil en España, 1975 – 2014. Fuente de los datos: INE. (Clic para ampliar)

…que, como podemos ver, en 1975 estaba en 18,5 de cada 1.000 nacidos vivos. Esta es más o menos la cifra actual en Brasil o Vietnam. Si retrocedemos un poquito más, hasta 1950 por ejemplo:

Tasa de mortalidad infantil en España, 1950 - 2012.

Tasa de mortalidad infantil en España, 1950 – 2012. Fuentes de los datos: UNICEF, OMS, División de Población de las Naciones Unidas, Banco Mundial. (Clic para ampliar)

…vemos que estaba en 90,5 de cada 1.000 nacidos vivos. Es decir, que casi 1 de cada 10 niños no llegaba a cumplir el año de edad. Estas son cifras que sólo se ven actualmente en el Tercer Mundo profundo; lugares como la República Centroafricana o Guinea-Bissau, peor que en Angola o el Congo.

Podríamos pensar que claro, que en 1950 España era un país que había sufrido una guerra atroz apenas una década atrás y estaba sumido en una dictadura aún aferrada a aquella estupidez de la autarquía, que nos mantuvo en la miseria y el hambre mucho más de lo que habría sido necesario. Y sí, así era, pero estos son los datos para Suiza o Canadá en el mismo periodo:

Tasa de mortalidad infantil en Suiza, 1950 - 2012.

Tasa de mortalidad infantil en Suiza, 1950 – 2012. Fuentes de los datos: UNICEF, OMS, División de Población de las Naciones Unidas, Banco Mundial. (Clic para ampliar)

 

Tasa de mortalidad infantil en Canadá, 1950 - 2012.

Tasa de mortalidad infantil en Canadá, 1950 – 2012. Fuentes de los datos: UNICEF, OMS, División de Población de las Naciones Unidas, Banco Mundial. (Clic para ampliar)

Claro, eran mucho mejores. El doble, incluso el triple de buenos. Pero en los mismos órdenes de magnitud, ¿eh? Suiza estaba peor que ahora Zimbabue. Canadá, como Tanzania o la India en el presente.

También podría pensarse que estas son cosas de países ricos. Que el Tercer Mundo está peor que nunca, y todo eso. Bien, la realidad es esta:

Tasa de mortalidad infantil y esperanza de vida en el mundo 1950 - 2015, con detalle de las regiones más y menos desarrolladas y la media mundial.

Tasa de mortalidad infantil y esperanza de vida en el mundo 1950 – 2015, con detalle de las regiones más y menos desarrolladas y la media mundial. Fuentes de los datos: División de población de las Naciones Unidas. (Clic para ampliar)

…porque a todas partes, poco a poco, mucho más despacio de lo que debería, van llegando la ciencia y el progreso. Pero si seguimos esta línea, conforme vamos retrocediendo hacia atrás, la cosa va empeorando. Y no sólo en asuntos de salud. Van desapareciendo los derechos humanos. Van desapareciendo las libertades. Lo que ahora llaman bullying era meterse con el patito feo y pasaba en todas partes, a lo bestia, pero sin Youtube. Los juicios van convirtiéndose en ordalías, vendettas y ajustes de cuentas entre clanes. La democracia, donde y cuando la hubo, queda restringida a una élite exclusiva. Y donde no, garrotazo y tentetieso. En vez del desempleo, que también lo había, nos encontramos con la esclavitud. Sí, la del látigo y las violaciones. La diferencia entre eso que llaman la casta y el pueblo llano se dispara, y con ello la criminalidad. La escasez se extiende tanto que el precio del pan podía dar lugar a rebeliones y baños de sangre. Va desapareciendo esto de que casi todos tengamos ropa digna con que vestirnos, un par de comidas al día, un médico y medicamentos que curan cuando nos ponemos malos.

Al retroceder en el tiempo, el mundo va pareciéndose cada vez más, primero, a los países en vías de desarrollo. Después, a los subdesarrollados, o a vivir como bajo el Estado Islámico. Luego, a los peores agujeros del Tercer Mundo. Eso era el pasado: un Tercer Mundo con esteroides. Yo desafío a cualquiera que me escuche a que me diga una sociedad del pasado, una sociedad concreta y no fantasías, donde la mayoría de la población viviese mejor que en cualquier sociedad desarrollada del presente.

¿De dónde sale esta idealización del pasado? Bueno, pues… del pasado. A los antiguos también les parecía que su tiempo era una mierda y que tuvo que haber un pasado mucho mejor. Los griegos, ya con Hesíodo y Platón, hablaban de edades de oro en un pasado mitológico que luego habían ido degenerando a la de plata, la de bronce, la de los héroes y luego la de hierro, en la que ellos vivían. Y donde sólo cabía esperar que siguiese degenerando a la edad de plomo. También la encontramos en el Krita Yuga, la edad primera y perfecta de los hindúes. O en el Jardín del Edén. Los nórdicos antiguos también tenían la suya. Y la civilización romana estaba basada en buena parte en el mos maiorum, las costumbres de nuestros mayores, que por antiguas tenían que ser necesariamente mejores aunque algunas fuesen auténticas salvajadas. No fueron los únicos: este culto a los antiguos lo encontramos… bien, desde siempre.

Arcadia vista por el pintor Thomas Cole (1834).

Arcadia vista por el pintor Thomas Cole (1834) en su obra The Course of Empire: The Arcadian or Pastoral State (fragmento.) Original en la New York Historical Society. (Clic para ampliar)

Los griegos, en particular, nos dieron además la Arcadia: un sueño pastoralista y bucólico, primitivista, anti-urbano –las ciudades han sido siempre el foco de toda degeneración–, estrechamente vinculado a esa Edad de Oro. Lo curioso es que Arcadia, que es una región real de Grecia, era por entonces una de las más pobres y atrasadas. Todavía hoy lo lleva mal, con unas tasas de emigración enormes a lo largo del siglo XX y ahora en el XXI también. No hay nada de particular en Arcadia. Sólo nos acordamos de ella por el nombrecito en cuestión. En cambio, parece que la corrupta y decadente Atenas nos legó una o dos cositas para la posteridad. La nostalgia por el pasado ha tenido siempre este carácter rural y anti-urbano, agrario y anti-industrial, y a menudo anti-intelectual y anti-científico. No son pocos los países donde todavía se piensa que la auténtica alma de la nación está en el agro, cuanto más lejos de las grandes ciudades mejor.

En las últimas décadas, además, este… bucolismo… ha adquirido una nueva forma: el culto de lo natural frente a lo artificial. Lo natural mola. Y la verdad es que está muy bien. Las florecitas. Los pajaritos. El aire puro. Las chicas guapas, o los chicos. Los cactus. Las serpientes venenosas. La toxina botulínica. El ébola. La viruela. O el rayo, que no se nos olvide el rayo. El rayo te llena de una energía natural ¡electrizante!

Y por supuesto, que no lleve química. Que no lleve química… No sé tú; yo estoy compuesto de carbono, hidrógeno, nitrógeno, oxígeno, fósforo, azufre en moléculas tan endiabladamente complejas que echarían para atrás a un catedrático de Química, ¡pero que no lleve química! A ver, hablemos claro: si no fuese por esa química y todas esas cosas que le echan a la comida y demás, estaríamos tan jodidos como lo estábamos en el pasado. Ni seguridad alimentaria, ni agua potable para grandes masas de población, ni leches. Nos moriríamos como chinches, igual que antes.

Tampoco nos olvidemos del síndrome de Frankenstein. O sea, eso de que no hay que jugar a ser dioses. A ver, oiga, usted disculpe: llevamos jugando a ser dioses desde que aprendimos a utilizar el fuego e inventamos la agricultura. Llevamos jugando a ser dioses desde que decidimos que un prójimo nos molestaba y le arreamos un garrotazo en toda la cresta. Llevamos jugando a ser dioses desde que inventamos la medicina, o la metalurgia. En cada generación hubo gente aterrada de sus correspondientes avances. Pero es precisamente jugar a ser dioses lo que nos sacó de las cavernas y nos llevará a las estrellas.

En vez de edades de oro pasadas, lo que sí podemos vislumbrar es una flecha dorada que apunta siempre hacia el futuro. Hay épocas en la que cuesta verla. Hay otras en las que es retorcida y parece apuntar hacia atrás antes de encaminarse otra vez hacia adelante. Pero si uno estudia la historia de la humanidad en el muy largo plazo, resulta que la humanidad siempre acaba yendo a mejor. Por supuesto, hay altibajos y épocas oscuras. Incluso siniestras, en las que pareció que todo se venía abajo.

Pero si a cualquier padre o madre del 300.000 a.C., del 30.000 a.C., del 3.000 a.C., del 300 a.C., del 300 d.C., y hasta del 1.900 d.C., le hubiesen dicho que llegaría un tiempo en que podría llevar a su hijo enfermo a un hospital con médicos científicos, antibióticos, TACs, analgésicos, de todo, y que luego se lo podría llevar curado a casa para bañarlo con agua calentita que sale de un grifo a precio ridículo –sí, ridículo: la leña y el carbón costaban un ojo–, meterlo en una cama sin piojos, chinches o pulgas y darle de comer toda clase de alimentos y agua potable que no lo pone más enfermo… si hubiera podido comprenderlo, si hubiera podido vislumbrarlo, habría pensado que éste debía ser el paraíso prometido en sus profecías. Y desde luego habría firmado cualquier cosa con tal de estar aquí, no allí. Aunque no podía. No sabía firmar.

¿De dónde sale pues, decíamos, esta mitología de la arcadia feliz? Yo creo que es una combinación de varios factores. Por un lado, la simple nostalgia. Cuando yo era joven… pues eso, era joven. Por otro, desengaños, injusticias e infelicidades vitales que nos hacen soñar con mundos mejores; si nos han vendido que hubo edades doradas, es fácil querer creer en ellas. También está la necesidad de aferrarse a cosas conocidas, tradicionales, en un mundo que cambia cada vez más deprisa y a veces parece que nos quiera dejar en el arcén a patadas. El miedo, puro y simple, a lo que ese mundo pueda traer. La presencia de alguna gente que juega con todo eso para arrimar el ascua a su sardina política. Y una montaña de sesgos cognitivos, empezando por el sesgo del superviviente: si nosotros estamos aquí para decir que íbamos 7 en un 600, o jugábamos en toboganes de bordes afilados y oxidados, o hicimos cualquier cochinada sin pillar nada que nos matara, o nos dieron una pedrada en toda la crisma pero lo arreglaron con unos puntos y no nos pasó nada… bien, pues es verdad, a nosotros no nos pasó nada. Tuvimos esa suerte. A quienes sí les pasó… no están aquí para contarlo.

Es cierto que, a veces, la ciencia y el progreso pueden traer sus propios problemas. Pero, ¿sabéis? Hace ahora 5 años entrevisté para la Pizarra a Konstantin Novoselov, premio Nobel de Física 2010 por sus trabajos sobre el grafeno. Y le pregunté sobre esto. Le pregunté qué opinaba él sobre ese miedo de mucha gente a una ciencia y un progreso desmandados. Me contestó:

“No se puede detener el progreso. No se puede detener la ciencia porque es parte de nuestra naturaleza, de nuestra curiosidad. Necesitamos a la ciencia, pero tenemos que asegurarnos de estudiar su impacto adecuadamente antes de usarla. Y esto se puede hacer siempre mejorando la ciencia, haciendo mejor ciencia. Hacer menos ciencia resulta mucho más peligroso que hacer más ciencia.”

Y a otra pregunta al respecto, añadió:

“A las personas nos encantan las cosas nuevas. Siempre nos obligamos a usar cosas nuevas, a pensar en cosas nuevas. Es absolutamente inevitable. Si se deja de utilizar la ciencia, estas cosas nuevas no serán científicas, y esto es mucho más peligroso que utilizar las nuevas respuestas científicas.”

Por su parte, el muy añorado Carl Sagan dejó dicho, en El mundo y sus demonios:

“Si no somos capaces de pensar por nosotros mismos, si somos renuentes a cuestionar la autoridad, entonces somos sólo marionetas en las manos de quienes están en el poder. Pero si los ciudadanos están educados y son capaces de formarse su propia opinión, entonces los que están en el poder trabajarán para nosotros. En todos los países, deberíamos enseñar a nuestros hijos e hijas el método científico y las razones por las que existe una Declaración de Derechos. Y con ello, una cierta dosis de honestidad, humildad y espíritu comunitario. En el mundo acosado por los demonios donde vivimos por el mero hecho de ser humanos, esto puede ser todo lo que se interponga entre nosotros y la oscuridad.”

Y tenían razón. Todos los problemas de la ciencia y del progreso se corrigen con más ciencia y con más progreso. Nunca volviendo atrás. Jamás volviendo atrás. En primer lugar, porque no hay ningún atrás al que volver: aunque algunas cosas parezcan intemporales, lo cierto es que el mundo cambia constantemente y ese pasado al que volver ya no existe ni volverá a existir… por fortuna. Y sobre todo, porque no había nada en él que nos conduzca a un mundo mejor. Esas eras doradas de la Antigüedad siguen siendo tan mitológicas como lo eran en los tiempos de Hesíodo y Platón. Son sólo miseria, tiranía, abusos, hambre, superstición, enfermedad y muerte. Y no hay un camino intermedio: toda sociedad que no avanza, retrocede. Pero retrocede a la nada. Lo que nos queda es seguir peleando para crear un mundo todavía mucho mejor. Pero ni hay ni debe haber vuelta atrás a aquella arcadia infeliz.

(Próximamente añadiré aquí las intervenciones del resto de los ponentes, conforme estén disponibles.)

Be Sociable, Share!
¡Qué malo!Pschá.No está mal.Es bueno.¡¡¡Magnífico!!! (36 votos, media: 4,86 de 5)
Loading...
Be Sociable, Share!

102 comentarios »

  1. Pepo dijo,
    El 10 de junio de 2016 @ 14:52

    Hooombre Tony, bienregresado (no tenías acojonados)

    impecable entrada, por cierto

    un abrazo

    • Yuri dijo,
      El 10 de junio de 2016 @ 15:20

      Muchas gracias, Pepo. :) Y voy a ver si puedo mantener el “regreso.” ;)

      ¡Abrazos a ti!

  2. Mario dijo,
    El 10 de junio de 2016 @ 14:55

    ¡¡¡Vaya!!! Bienvenido de vuelta, Yuri.

    Me alegro de que la charla fuera tan lejos de mi casa, porque llego a estar cerca y me entero después… y me da un perrenque.
    Aquel post de ‘El pasado era una mierda’ era uno de mis favoritos. Utilizaré tu vídeo de ahora para mandárselo a aquellos a los que les mandé tu post, pero les pareció ‘demasiado texto’ (grrrr…)

    Un abrazo

    • Yuri dijo,
      El 10 de junio de 2016 @ 15:22

      Pues nada, si no les gusta el negro, que vean vídeo. :D

      Y muchas gracias. ;)

  3. Aitor dijo,
    El 10 de junio de 2016 @ 16:43

    Madre mía! Qué gran sarta de SENSATECES! Felicidades y gracias, una gran exposición. Se lo tengo que enseñar a más de uno.

    • Yuri dijo,
      El 10 de junio de 2016 @ 17:02

      Muchas gracias, Aitor. Para eso estamos. ;)

  4. Santi dijo,
    El 10 de junio de 2016 @ 16:45

    Mi admiración por ti y tu blog será eterna y tienes razón en todo lo que dices, pero en este caso el título es tan sensacionalista que resulta erróneo.
    Me encantaría tener tiempo para argumentártelo bien pero tendrá que esperar. El caso es que hay otros factores que influyen en la vida, no solo lo larga que ésta sea. Influye mucho la calidad, la felicidad, las necesidades creadas, los amigos, la sociedad, las creencias filosóficas, la religión que te haya tocado; el rey, el amo, el señor o el jefe que te haya tocado en suerte; la época, etc.
    Yo estoy seguro que si comparas la gente feliz en la antigua roma (s. I d.C., por ejemplo) con la gente feliz actualmente, en proporción nos ganan ellos de calle, a pesar de tener menos cosas y menor esperanza de vida.
    La cuestión es que la esperanza de vida es algo macro y no tiene nada que ver con la vida de uno, que es lo que realmente te afecta. Es decir, yo puedo morir mañana, exactamente igual que un romano, pero espero que no, igual que un romano (o prehistórico, o griego, o lo que sea). A partir de ahí son las otras cosas las que definen mi vida y mi calidad de vida.
    Y ha habido muchas épocas y muchas culturas que han vivido muuuuucho mejor que nosotros.
    En fin, es un tema apasionante.
    Saludos!

    • Yuri dijo,
      El 10 de junio de 2016 @ 17:03

      > Y ha habido muchas épocas y muchas culturas que han vivido muuuuucho mejor que nosotros.

      Dime una. Sólo una. Una en concreto, no en genérico. Por favor. :)

      Y muchos saludos y gracias. ;)

  5. Víctor dijo,
    El 10 de junio de 2016 @ 17:08

    Felicidades por el post y la charla, creo que es muy sensata, sobre todo de cara a las magufadas varias que se ven por ahí. Coincido plenamente con las conclusiones.

    No obstante, haría algunas matizaciones. La primera, es que decir que una sociedad es mejor o peor que otra en términos absolutos es difícil, ya que siempre depende del contexto. La mortalidad infantil y la esperanza de vida son indicadores útiles, pero no suficientes para determinar la calidad de vida de una población. Es un análisis tremendamente simplista.

    En segundo lugar, no es ninguna fantasía, sino una triste realidad, que los pueblos indígenas de muchas zonas del planeta han empeorado sus condiciones de vida tras el contacto con el hombre blanco (conversión religiosa forzosa, represión cultural, explotación laboral cuando no directamente esclavitud, hacinamiento en ciudades y chabolas, marginación social y económica, alcoholismo, drogadicción, cambios bruscos de dieta conducentes a enfermedades inexistentes con anterioridad entre esos grupos como la obesidad, la diabetes o la hipertensión, epidemias, y un largo etcétera de males traídos por el llamado progreso). Y no me vengas con que antes del imperialismo europeo vivían peor, porque, aunque en algunos casos puede ser verdad, especialmente aquellos que estaban sometidos a estructuras estatales como el imperio azteca o los reinos de la India, otros muchos, como los grupos cazadores-recolectores o los llamados horticultores simples, no tenían que lidiar con ninguno de estos problemas. Se depende de tu discurso un cierto eurocentrismo con el que no comulgo.

    La tercera matización es que la ciencia por sí misma no es suficiente para hacer un mundo mejor: necesitamos más y mejor ciencia, sí, pero también más y mejor política. Una política que permita la existencia de una ciudadanía bien formada, crítica e inconformista, y con ello una ciencia suficientemente buena. Si no cuidamos la política, la propia ciencia puede dejar de existir o estar tan condicionada por fuerzas externas que se convierta en algo poco efectivo o en algo que no sólo no mejore la sociedad sino que la empeore. Pongo como ejemplo la Inglaterra de la primera revolución industrial, en la que a pesar de los grandes avances científicos y tecnológicos del momento, la calidad de vida de la población muy probablemente se desplomó respecto al período anterior. Las condiciones de las clases populares y trabajadoras en la Inglaterra urbana e industrial de la primera mitad del s XIX son quizás las más deplorables de toda la historia. Tanto, que inspiraron a Marx en su concepción del materialismo histórico. Y lo que sacó a esa pobre gente del infierno en el que vivían no fue la ciencia, que de hecho era una de las causas de su desafortunada situación, sino la movilización política. Es más, diría que las gráficas que expones, en las que se ve que países como Suiza eran prácticamente tercermundistas aún en la primera mitad del siglo XX, precisamente lo que muestran es que la amenaza de revolución de las clases populares durante la Guerra Fría tuvo un peso enorme en la mejora de sus condiciones de vida, y sobre todo, el miedo que produjo entre las clases altas de Occidente la aparición de la Unión Soviética. Muchos de los avances científicos y tecnológicos que hicieron el progreso posible en la segunda mitad del siglo XX existían desde mucho antes, pero simplemente no había interés desde el poder en que sus beneficios se extendieran a la mayoría de la población. Para entender esto mejor, recomiendo la lectura del historiador Eric Hobsbawn.

    En tercer lugar, creo que no puede haber demasiada ciencia, pero sí una aplicación excesiva o equivocada de algunas técnicas o conocimientos científicos, que sea contraproducente. Por ejemplo, que nuestro cuerpo esté compuesto de elementos químicos no elimina la posibilidad de que estrenos metiéndonos demasiada química en el cuerpo. A fin de cuentas, muchos productos químicos (también muchos productos mal llamados “naturales”) son venenos. Ahí tienes también el caso del exceso de antibióticos, o de la destrucción de ecosistemas y la extenuación de los recursos naturales en nombre del progreso.

    Alguno dirá que lo que he escrito son perogrulladas y que se sobreentiende en el texto de la entrada, pero desgraciadamente sin esos matices tu postura pro-ciencia puede fácilmente ser confundida con una postura altamente conservadora y pro-poder. Por ejemplo, favorable a la deforestación del Amazonas, al exterminio de los indígenas, o a los poderes fácticos (y antidemocráticos) de nuestra sociedad. Y, a lo mejor me equivoco, pero me parece que esa no era tu intención.

    • Yuri dijo,
      El 10 de junio de 2016 @ 18:12

      Muchas gracias por una exposición tan elaborada. :) Veamos: ;)

      > como los grupos cazadores-recolectores o los llamados horticultores simples, no tenían que lidiar con ninguno de estos problemas. (…) Se depende de tu discurso un cierto eurocentrismo con el que no comulgo.

      Me estás hablando del Paleolítico o como muy tarde del Epipaleolítico / Mesolítico. Porque en el momento en que llega el Neolítico con su agricultura, su ganadería y sus sociedades cada vez más complejas y organizadas, ese tiempo de los cazadores-recolectores y demás murió: o se sumaron a las civilizaciones en ascenso, o fueron destruidos o esclavizados, o quedaron relegados a márgenes que no le importaban a nadie para seguir viviendo de un modo pre-Neolítico. Y el modo de vida pre-Neolítico no era, ni es, ningún mundo feliz. Está completamente idealizado, pero un universo donde se te mueren uno de cada tres hijos en un año bueno, donde un poco de mal tiempo te condena al hambre, donde se practica el infanticidio ritual y en guerra intertribal constante, donde una simple fractura que no se pueda arreglar “a lo curandero” o un sarampión o una neumonía te condena a la muerte, bajo la tiranía del brujo o el líder del clan, no es en absoluto un buen sitio para vivir. Y esto no es eurocentrismo. Me vale igual para todas las civilizaciones, a lo largo y ancho de todo el mundo, que lograron alzarse por encima de eso.

      Sí es cierto que a estas alturas el contacto entre estas poblaciones y las sociedades modernas ha sido extremadamente devastador para las primeras, a menudo en forma de abusos terribles. Y por ello, yo comparto totalmente el espíritu de la Declaración de Derechos de los Pueblos Indígenas de la Asamblea General de las Naciones Unidas de 13 de septiembre de 2007 ( http://www.un.org/esa/socdev/unpfii/documents/DRIPS_en.pdf ), que en esencia les reconoce el derecho a vivir a su manera y en paz. El problema es que, salvo por algunos casos particulares, son precisamente esos pueblos indígenas los que de un modo u otro acaban buscando el contacto. Vivaquear por las junglas es durísimo y misérrimo. El problema, claro, es que en cuanto “salen de la jungla” no tienen habilidades útiles en una sociedad moderna y muchos acaban en lo peor de nuestra sociedad.

      > puede fácilmente ser confundida con una postura altamente conservadora y pro-poder. Por ejemplo, favorable a la deforestación del Amazonas, al exterminio de los indígenas, o a los poderes fácticos (y antidemocráticos) de nuestra sociedad. Y, a lo mejor me equivoco, pero me parece que esa no era tu intención.

      Obviamente que no lo es. Pero es que la idea de que progreso equivale a destrucción de todo lo que se ponga por medio es una idea equivocada de progreso. Y como concepto vinculado a la filosofía de la ciencia, ni te cuento. Precisamente el “progreso más progreso” es más respetuoso con esas cosas que mencionas de una manera más efectiva que nadie en el mundo. ¿Deforestar el Amazonas es progreso? Qué va, es un atraso provocado fundamentalmente (en un 80% aprox.) por la versión ganadera de la agricultura de tala y quema que data del Neolítico. ¿Aniquilar a los pueblos indígenas es progreso? ¿Por qué habría de serlo? ¿Qué tiene eso de progreso? Si en su tiempo eso significó alguna clase de progreso, a estas alturas es un atraso. Pero en todo caso, como digo en el vídeo, los problemas del progreso (y de la ciencia) sólo se pueden resolver con más progreso (y más ciencia.) Entre otras cosas, porque no hay ningún atrás al que volver, ni es deseable en absoluto.

      > Pongo como ejemplo la Inglaterra de la primera revolución industrial, en la que a pesar de los grandes avances científicos y tecnológicos del momento, la calidad de vida de la población muy probablemente se desplomó respecto al período anterior.

      …durante un periodo. Sí, todas las transformaciones acaban siendo traumáticas de un modo u otro. Pero pregúntale a los británicos a ver si quieren volver al mundo pre-industrial y me cuentas qué te dicen salvo por los cuatro neo-primitivistas de turno, que lo más cerca que han estado de un mundo primitivo fue cuando fueron de visita a Stonehenge. ;)

      > En tercer lugar, creo que no puede haber demasiada ciencia, pero sí una aplicación excesiva o equivocada de algunas técnicas o conocimientos científicos, que sea contraproducente. Por ejemplo, que nuestro cuerpo esté compuesto de elementos químicos no elimina la posibilidad de que estrenos metiéndonos demasiada química en el cuerpo. A fin de cuentas, muchos productos químicos (también muchos productos mal llamados “naturales”) son venenos. Ahí tienes también el caso del exceso de antibióticos, o de la destrucción de ecosistemas y la extenuación de los recursos naturales en nombre del progreso.

      Te aseguro que prefiero con mucho enfrentarme al problema de la aparición de cepas resistentes a los antibióticos (de lo que por cierto hablé aquí: http://www.lapizarradeyuri.com/2010/11/07/superbacterias-enfermedades-resistentes-a-los-antibioticos/ ) que a no disponer de antibióticos en absoluto. Prefiero un agua tratada con toda clase de productos químicos a un agua que me mate porque va cargadita de todas esas cosas tan naturales como las bacterias que ha cagado otro bicho un poco más río arriba, que era lo que ocurría en el pasado. Quiero mi leche pasteurizada, esterilizada, uperisada y UHT, no llena de carbunco pulmonar (“ántrax” pulmonar.) Quiero mi comida irradiada con rayos gamma a toda mecha para que no me pegue nada. Estoy deseando que obliguen a poner la etiqueta esa a los productos alimentarios transgénicos, para consumir únicamente transgénicos. Sí, como suena. Me ofrezco de conejillo de indias sin ningún problema. Por no hablar de lo de las vacunas, que me pongo de mala leche y me enciendo.

      Y precisamente, los países que más han progresado se caracterizan por destruir menos los ecosistemas y extenuar menos los recursos naturales mediante la eficiencia productiva y mejores mecanismos de protección ecológica.

      > La tercera matización es que la ciencia por sí misma no es suficiente para hacer un mundo mejor: necesitamos más y mejor ciencia, sí, pero también más y mejor política.

      Precisamente. Los problemas del progreso, como digo, sólo se resuelven con más progreso. Y eso es política. ;)

      Saludotes.

      • Victor dijo,
        El 10 de junio de 2016 @ 20:39

        Gracias por la respuesta.

        Ante todo, quiero volver a recalcar que estoy de acuerdo con la conclusión principal del artículo, que queda expresada de forma explícita al final: “Todos los problemas de la ciencia y del progreso se corrigen con más ciencia y con más progreso. Nunca volviendo atrás”. Condeno toda forma de cuñadismo y magufismo, y en absoluto soy contrario en al desarrollo científico y tecnológico. De hecho, soy investigador de profesión, y un ferviente defensor de la inversión en I+D. Entiendo que este mensaje va dirigido sobre todo a los partidarios de las pseudociencias y medicinas “alternativas”, y comprendo la frustración que produce esforzarte por hacer un trabajo riguroso y que luego te vengan unos charlatanes y te dejen por ignorante o peor, mentiroso. Es así en mi campo también, y me solidarizo.

        Dicho esto, tengo que volver a insisitir en que plantear el problema en los términos tan simples en los que lo planteas me parece peligroso desde un punto de vista político. Por eso y no por otro motivo, mi comentario. Apoyo totalmente la ciencia, pero recelo del cientifismo, ya que, como arma política, ha sido y es temible. En su nombre y en el del progreso se ha llevado al genocidio y el etnocidio de buena parte de la población mundial. Si bien es cierto que el mito del buen salvaje es muy antiguo, al menos desde los tiempos de Rousseau, y se ha utilizado (y se utiliza) para sacar tajada política y económica, la “ideología del progeso” es más antigua aún, se pueden ver ya sus fundamentos al menos en Hobbes, y desde mi punto de vista tiene un potencial más devastador. Hay que tener cuidado con lo que se dice, que nunca se sabe quién lo lee ni con qué intención puede usarlo.

        El problema está en qué entendemos por “progreso”. Porque no todo el mundo entiende lo mismo, y el concepto ha cambiado de significado con el tiempo. La cuestión es que en ningún momento defines lo que entiendes tú por progreso, y no puedes controlar lo que el lector o el observador va a pensar cuando oiga tus argumentos. Para que entiendas lo que quiero decir: tal y como está escrito el post, un capitalista explotador, sanguinario y sin escrúpulos, que son indudablemente minoría entre los empresarios, pero una minoría muy poderosa, lo puede utilizar, casi sin cambiar una sola coma, para justificar todo tipo de tropelías. Y, de hecho, así ha ocurrido repetidamente desde el siglo XVIII hasta bien entrado el siglo XX en Occidente.

        En tu comentario aclaras un poco la cuestión, como por otro lado era de esperar, ya que, aunque no te conozco, asumo que debes de ser una persona bienintencionada. Dices: “la idea de que progreso equivale a destrucción de todo lo que se ponga por medio es una idea equivocada de progreso”, y también “¿Aniquilar a los pueblos indígenas es progreso? ¿Por qué habría de serlo? ¿Qué tiene eso de progreso? Si en su tiempo eso significó alguna clase de progreso, a estas alturas es un atraso”. Pero ¿dónde está eso, no ya explícitamente dicho, sino implícitamente sobreentendido, en tu charla o en tu entrada en el blog? Yo no lo veo, y el que vea el video o lea el artículo no tiene por qué entender que esa no era tu intención.

        Aparte de esto, sólo quiero hacer un par de puntualizaciones.

        No idealizo en absoluto las sociedades de cazadores-recolectores, simplemente digo que están peor desde que entraron en contacto con el hombre blanco, y la evidencia al respecto es difícil de rebatir. De todas formas, el retrato que haces de las formas de vida pre-Neolíticas, prácticamente al borde de la extinción, está completamente desfasado desde los años sesenta en antropología, y no se parece en absoluto al que hacen antropólogos como Levi-Strauss, Pierre Clastres, Godelier o Marshall Sahlins. Sobre el tránsito de los grupos cazadores-recolectores a los Neolíticos, solo decir que las teorías modernas sobre el origen de la agricultura apuntan a un aumento demográfico que era incompatible con la forma de vida nómada, y que obligó a adoptar la agricultura como forma de intensificación económica. La agricultura permite producir más comida por unidad de superficie ocupada, lo cual es muy útil cuando la presión demográfica aumenta; llegado un cierto momento, en puntos muy concretos del planeta, se hizo inevitable. Pero las desventajas de la vida sedentaria están bien documentadas. Por ejemplo, las condiciones meteorológicas afectan mucho más a las poblaciones de agricultores que a los cazadores nómadas, por el simple hecho de que los nómadas no dependen de una sola fuente de alimento, y porque pueden moverse libremente de un territorio a otro. En cambio. los agricultores, especialmente los sedentarios, están atados a la tierra, dependen de ella y tienen una economía mucho más frágil, más expuesta a cualquier problema.

        “El problema es que, salvo por algunos casos particulares, son precisamente esos pueblos indígenas los que de un modo u otro acaban buscando el contacto. Vivaquear por las junglas es durísimo y misérrimo. El problema, claro, es que en cuanto “salen de la jungla” no tienen habilidades útiles en una sociedad moderna y muchos acaban en lo peor de nuestra sociedad”. Espero que releas este comentario y reflexiones, porque no sólo es tremendamente eurocentrista e imperialista sino que además es completamente falso. Los ejemplos son tantos que podría tirarme horas escribiendo. No lo voy a hacer por razones obvias.

        “Sí, todas las transformaciones acaban siendo traumáticas de un modo u otro”. Este comentario también puede ser interpretado políticamente de formas muy poco constructivas. De nuevo hay que tener cuidado. Lo que yo quería decir es que que la transición fuera más o menos positiva, o más o menos traumática, estuvo tan determinado por la política como por el propio conocimiento científico. El desarrollo científico y tecnológico no se desarrolla en un vacío, sino en un entorno social que puede llegar a ser casi determinante.

        Que conste que yo no he dicho nada de la pasteurización, ni de las vacunas, ni nada de eso. Simplemente he venido a decir que la ciencia y el “progreso” (entendidos de la forma más bienintencionada e idealista posible) también se pueden equivocar, y pasarse de la raya a veces. No creo que reconocer que la ciencia, como práctica humana, es imperfecta, sea niguna vergüenza, más bien lo contrario. De hecho, si la ciencia ya tiene todos los problemas resueltos, ¿para qué seguir investigando? Precisamente, una política de investigación resposable tiene que partir de la idea de que aún queda mucho por hacer, y de que las verdades de hoy pueden demostrarse erróneas mañana. Las pseudociencias son muy malas y las odio tanto como tú. Pero irnos al otro extremo y santificar la ciencia tampoco me parece razonable.

        Insisto, me ha gustado el post, pero desearía que para futuras exposiciones tuvieras en cuenta lo que he dicho en mi comentario anterior. Porque la ideología del progreso mal entendido es tremendamente peligrosa, desgraciadamente más aún que las pseudociencias, aunque ahora mismo no te lo pueda parecer. Yo sólo quería remarcar ese matiz, y de ahí mi intervención.

        Un saludo.

        • Yuri dijo,
          El 10 de junio de 2016 @ 21:51

          > Gracias por la respuesta.

          Para nada. Me encantan los buenos debates como el que me planteas. :)

          > Ante todo, quiero volver a recalcar que estoy de acuerdo con la conclusión principal del artículo, que queda expresada de forma explícita al final: “Todos los problemas de la ciencia y del progreso se corrigen con más ciencia y con más progreso. Nunca volviendo atrás”. Condeno toda forma de cuñadismo y magufismo, y en absoluto soy contrario en al desarrollo científico y tecnológico. De hecho, soy investigador de profesión, y un ferviente defensor de la inversión en I+D. Entiendo que este mensaje va dirigido sobre todo a los partidarios de las pseudociencias y medicinas “alternativas”, y comprendo la frustración que produce esforzarte por hacer un trabajo riguroso y que luego te vengan unos charlatanes y te dejen por ignorante o peor, mentiroso. Es así en mi campo también, y me solidarizo.

          Entonces estamos de acuerdo en lo fundamental. ;) Ahora vayamos a los detalles. A ver, para empezar, una cosa: contaba con 15 minutos y de hecho me excedí un poco. A la hora de repartir ese tiempo, en una cultura como la nuestra, que aún no ha superado ciertas cosas, me parecía más relevante hacer hincapié en la necesidad de más progreso y más ciencia y no de esos vanos anhelos tan comunes de un tiempo pasado e idílico (que por cierto, bajo distintas formas, se encuentran por igual entre gentes de izquierdas y gentes de derechas.) Por eso, es cierto que la charla (y el post) están fundamentalmente centrados en recalcar esa idea y en consecuencia, es igualmente cierto que la idea exacta de progreso que yo deseo queda un tanto en el aire. No obstante, creo que todos los ejemplos que pongo la perfilan bastante: si te fijas, todos ellos están basados en la idea de mejorar las condiciones de la humanidad en su conjunto. Verdaderamente no está bien delineada, pero yo creo que se destila en buena medida de estos ejemplos. Tenía que enfocarme en una idea central y en nuestro contexto y situación, consideré más importante rebatir esas nostalgias de pasados que nunca fueron. Aceptado. :)

          > No idealizo en absoluto las sociedades de cazadores-recolectores, simplemente digo que están peor desde que entraron en contacto con el hombre blanco, y la evidencia al respecto es difícil de rebatir. De todas formas, el retrato que haces de las formas de vida pre-Neolíticas, prácticamente al borde de la extinción, está completamente desfasado desde los años sesenta en antropología, y no se parece en absoluto al que hacen antropólogos como Levi-Strauss, Pierre Clastres, Godelier o Marshall Sahlins. Sobre el tránsito de los grupos cazadores-recolectores a los Neolíticos, solo decir que las teorías modernas sobre el origen de la agricultura apuntan a un aumento demográfico que era incompatible con la forma de vida nómada, y que obligó a adoptar la agricultura como forma de intensificación económica. La agricultura permite producir más comida por unidad de superficie ocupada, lo cual es muy útil cuando la presión demográfica aumenta; llegado un cierto momento, en puntos muy concretos del planeta, se hizo inevitable. Pero las desventajas de la vida sedentaria están bien documentadas. Por ejemplo, las condiciones meteorológicas afectan mucho más a las poblaciones de agricultores que a los cazadores nómadas, por el simple hecho de que los nómadas no dependen de una sola fuente de alimento, y porque pueden moverse libremente de un territorio a otro. En cambio. los agricultores, especialmente los sedentarios, están atados a la tierra, dependen de ella y tienen una economía mucho más frágil, más expuesta a cualquier problema.

          > “El problema es que, salvo por algunos casos particulares, son precisamente esos pueblos indígenas los que de un modo u otro acaban buscando el contacto. Vivaquear por las junglas es durísimo y misérrimo. El problema, claro, es que en cuanto “salen de la jungla” no tienen habilidades útiles en una sociedad moderna y muchos acaban en lo peor de nuestra sociedad”. Espero que releas este comentario y reflexiones, porque no sólo es tremendamente eurocentrista e imperialista sino que además es completamente falso. Los ejemplos son tantos que podría tirarme horas escribiendo. No lo voy a hacer por razones obvias.

          ¡Pero es que no fue (sólo) el “imperialismo del hombre blanco”! Con todos sus defectos, que los tenían y muchos, allá donde aparecen civilizaciones Neolíticas las sociedades Paleolíticas quedan desplazadas rápidamente; da igual que sean blancos, negros o indios misquitos. Y allá donde aparecen sociedades más modernas, lo mismo con las más antiguas. No me consta un solo caso (te agradecería que me dijeras si conoces alguna excepción) en que una civilización, en el territorio que controla (siempre expansivo), no absorba o destruya a los modelos de sociedad precedentes. Alguna ventaja “evolutiva” esencial tiene la civilización para que se dé sistemáticamente ese fenómeno, más allá que la de formar ejércitos más numerosos (que en sus inicios no lo eran tanto.) Y cuando hablaba de que muchos pueblos indígenas terminan “saliendo de la jungla”, lo hice precisamente porque estoy bastante concienciado de los enormes problemas que ésto les causa: hay abundante documentación tanto de especialistas independientes como de organizaciones que trabajan en pro de sus derechos analizando de qué modo esas personas acaban en lo más crudo de nuestra sociedad por motivos obvios. Aún así, incluso aquellos que tendrían la posibilidad de “volver a la jungla” raramente lo hacen. ¿Por qué?

          > No creo que reconocer que la ciencia, como práctica humana, es imperfecta, sea niguna vergüenza, más bien lo contrario. De hecho, si la ciencia ya tiene todos los problemas resueltos, ¿para qué seguir investigando? Precisamente, una política de investigación resposable tiene que partir de la idea de que aún queda mucho por hacer, y de que las verdades de hoy pueden demostrarse erróneas mañana. Las pseudociencias son muy malas y las odio tanto como tú. Pero irnos al otro extremo y santificar la ciencia tampoco me parece razonable.

          ¡Pero es que yo no planteo eso! :) Imagino que no me has leído antes, pero he dicho por ahí y escrito aquí (y en otros sitios) en numerosas ocasiones que el poder de la ciencia radica fundamentalmente en su naturaleza de corregirse a sí misma sin parar siguiendo el método científico. “Hacer más ciencia” significa exactamente eso: seguir avanzando, corrigiéndonos más y mejor. Porque al final del camino, tampoco nos engañemos: gran parte por no decir todas esas mejoras de las que hablo en el vídeo y en el post sólo han sido posibles gracias al avance de la ciencia y de la técnica, y también de la extensión del “pensamiento científico” o al menos racional (entendido aquí por oposición al supersticioso o revelado.) Demonio, los historiadores y antropólogos hasta miden los estadios de evolución de las sociedades en función de su nivel y características tecnológicas: no otra cosa es la diferencia entre Paleolítico y Neolítico, o entre la Edad del Bronce, la Edad del Hierro o la Era Atómica. ¿Esto es cientifismo? Pues no lo sé, pero así es como lo veo. En todo caso, por supuesto, una vez más, que la ciencia es siempre imperfecta y por tanto siempre puede mejorar; ahí radica su poder, de ahí nos ha dado todo lo que nos ha dado.

          > Insisto, me ha gustado el post, pero desearía que para futuras exposiciones tuvieras en cuenta lo que he dicho en mi comentario anterior. Porque la ideología del progreso mal entendido es tremendamente peligrosa, desgraciadamente más aún que las pseudociencias, aunque ahora mismo no te lo pueda parecer. Yo sólo quería remarcar ese matiz, y de ahí mi intervención.

          Sugerencia aceptada. :) De todas formas, pensaba y sigo pensando que con el tiempo limitado de que disponía, y en nuestra sociedad hispanohablante y tiempo particulares, me parecía (y me sigue pareciendo) más importante recordar que sin progreso y ciencia no vamos a ninguna parte, y que esas bucólicas ideaciones del pasado son más falsas que un euro de madera, y siempre lo han sido. ¿Acerté, me equivoqué? Por supuesto, está abierto a discusión. Pero tenía que tomar una decisión, y bajo estas condiciones particulares que te digo, yo temo más al atraso y la anti-ciencia que al progreso y la ciencia, siendo consciente de los propios problemas que éstos pueden acarrear… pero que sólo se solucionarán con más progreso y más ciencia, nunca volviendo a pasados que para empezar, jamás existieron. ;) Sagan lo expresó mucho mejor que yo con aquello de la ciencia como la última luz que podría separarnos de la oscuridad.

          Un cordial saludo.

          • Víctor dijo,
            El 11 de junio de 2016 @ 1:44

            Hola, unos comentarios adicionales, si no te importa. Cuando encuentro una conversación interesante me resulta difícil abandonarla. :-)

            No discuto que las visiones nostálgicas del pasado tienen un componente político muy importante, y que en ella se fundamentan tanto posturas de izquierdas como de derechas, como bien dices. Vuelvo a decir que no me identifico con ellas. No obstante, pienso que muchos historiadores, antropólogos y sociólogos estarían de acuerdo conmigo cuando digo que la “ideología del progreso” ha sido mucho más determinante en el pensamiento político y económico de Occidente en los últimos tres siglos que esa nostalgia del pasado. Por citar una obra, mencionaré por ejemplo “Historia de los Hombres” de Josep Fontana, un trabajo historiográfico de referencia donde se repasa la trayectoria de las teorías y filosofías de la historia desde la Ilustración hasta nuestros días, y donde esto queda patente. Lo que quiero que entiendas es que “progreso” no es un término neutral políticamente hablando. La ideología del progreso ha sido la base de los dos grandes proyectos ilustrados de la era moderna: el Capitalismo y el Socialismo. Por tanto, es fuente de posturas políticas de “izquierdas” (el materialismo histórico) y posturas de “derechas” (liberalismo, imperialismo). Sin embargo, para bien o para mal, el socialismo hoy ha perdido toda su fuerza y el capitalismo se ha alzado triunfante. De modo que, nos guste o no, la percepción de la historia, del devenir humano y de la relación entre las distintas culturas humanas que transluce en tu charla y en tus comentarios, basada en la vieja idea ilustrada de progreso, a comienzos del siglo XXI es claramente pro-capitalista e imperialista, aunque ésa no fuera tu intención.

            La transición al Neolítico es un tema clave. Cualquier antropólogo moderno te dirá que ninguna de las dos formas de vida (la cazadora-recolectora y la agricultora-ganadera) es intrínsecamente superior a la otra. Muy al contrario, la viabilidad de una u otra depende del contexto. En este sentido, creo que estás confundiendo dos cosas muy distintas. Por un lado, la calidad de vida; por el otro, las ventajas “evolutivas” de un modelo de sociedad frente a otro. Das a entender que las sociedades neolíticas son, de algún modo, más atractivas, que se extienden por el mundo a costa de los grupos de cazadores-recolectores porque proporcionan, de alguna manera, más calidad de vida. Que se vive mejor siendo campesino que cazador. Eso no es cierto universalmente, y así ha quedado patente en la investigación arqueológica y antropológica de los útlimos 40 años. Ambas tienen ventajas y desventajas.

            Los cazadores-recolectores se caracterizan por una marcada subproducción, es decir, producen muy poco, lo necesario para vivir al día, con un cierto almacenaje de productos básicos. Trabajan muy pocas horas a la semana, y el resto del tiempo lo dedican al ocio y las relaciones sociales. La forma de vida de cazadora tiene numerosas ventajas, algunas de las cuales he mencionado en un comentario anterior, pero hay muchas más. La agricultura trajo inseguridad en el suministro de comida (una mala cosecha lo echaba todo a perder), enfermedades que hasta ese momento no se conocían (contagiadas muy probablemente por los animales recientemente domesticados), epidemias (imposibles anteriormente, pues la gente vivía mucho más dispersa), peor calidad en la alimentación (excesiva dependencia de hidratos de carbono, frente a la más variada dieta de los cazadores-recolectores-pescadores-recolectores costeros), caries, dependencia de la tierra y, por tanto, imposibilidad de evitar la imposición de poderes externos al no poder fisionar los grupos con facilidad, y un largo etcétera. Todos los “horrores” de la forma de vida cazadora-recolectora los puedes atribuir sin problemas a las primeras sociedades neolíticas. El argumento de la medicina moderna aquí no vale, pues el desarrollo de los conocimientos médicos no es muy diferente en uno y otro modo de vida: ambos están basados en la tradición y las creencias, los curanderos y demás. La mortalidad infantil, etc. es prácticamente la misma. La ignorancia tampoco es argumento: está constatado que la mayoría de los cazadores-recolectores conocen perfectamente los mecanismos de la agricultura, es decir, saben que si plantan una semilla sale una planta. Simplemente no cultivan porque no lo necesitan. No viven “bajo la tiranía de los chamanes”. Si lees a Pierre Clastres, verás que, muy al contrario, los jefes no tienen capacidad ni medios de imporner su voluntad a la del grupo, sino que suelen actuar más que nada de portavoces de la voluntad general. Más de un jefe ha sido ejecutado y devorado por su propio grupo por no velar por los deseos de la mayoría (ummmm… a lo mejor podríamos pensar en hacer algo parecido con nuestros políticos…). Y si un linaje intenta dominar la comunidad, ésta se fracciona en grupos más pequeños y los aspirantes a clase dirigente se quedan sin nada que dirigir.

            Sin embargo, la economía neolítica tiene una ventaja que, en según qué circunstancias, puede erigirse en una “ventaja evolutiva” crucial: como ya comenté antes, la agricultura permite producir más comida por unidad de superficie ocupada. Es decir, los grupos de cazadores necesitan un territorio amplio para poder sobrevivir a base de lo que el entorno proporciona de forma natural. Si la población aumenta, como parece que fue el caso tras la última glaciación y el inicio del Holoceno, el grupo debe aumentar el territorio bajo explotación. Si todos los grupos hacen lo mismo, pronto el espacio disponible se acaba, y aumenta la presión demográfica. Como dije antes, las teorías modernas sobre el origen de la agricultura ponen mucho énfasis precisamente en la presión demográfica. Las comunidades de cazadores, esas que tu imaginas pasando todo tipo de penurias por sobrevivir, prosperaron más de la cuenta y aumentaron su población más de lo que la economñia cazadora-recolectora era capaz de sostener. Llegado un determinado momento, se impuso la necesidad de intersificar la producción, y apareció la agricultura, poco a poco, al principio como un recurso más, junto a la caza, la pesca o el marisqueo, pero a la larga como la única actividad capaz de alimentar a una población creciente. Con el tiempo, las sociedades ya neolíticas siguieron creciendo en términos demográficos, acumularon excedentes y se formaron élites que, ahora sí, contaban con medios para extorsionar y explotar a la población, cobrando tributos. He ahí las razones, insisto, según la antropología y la arqueología modernas, que explican el triunfo a la larga de las formas de vida neolíticas. Pero nada de ello tiene que ver con una supuesta mejor calidad de vida de los grupos neolíticos.

            Los indios desplazados de su hábitat tradicional no van a volver tan fácilmente por muchos motivos, empezando porque muchas veces los que podrían “volver a la jungla” no son los que fueron sacados de sus tierras sino sus descendientes, que no han conocido más que las favelas y las chabolas.

            “Demonio, los historiadores y antropólogos hasta miden los estadios de evolución de las sociedades en función de su nivel y características tecnológicas: no otra cosa es la diferencia entre Paleolítico y Neolítico, o entre la Edad del Bronce, la Edad del Hierro o la Era Atómica. ¿Esto es cientifismo? Pues no lo sé, pero así es como lo veo.” El sistema de las tres edades lo estableció Thomsen en el siglo XIX, efectivamente dividiendo la prehistoria de la humanidad en etapas de cariz exclusivamente tecnológico, pero ¡esa concepción de la prehistoria está completamente desfasada! Precisamente, esa visión evolucionista unilineal casaba muy bien con el imperialismo de la época. Pero hoy en día nadie lo entiende de ese modo. Los nombres de los períodos se mantienen por convención, para que los investigadores podamos entendernos entre nosotros, y porque no tenemos términos mejores, pero de ningún modo significan lo que mencionas en tu comentario. La diferencia entre el Neolítico y la Edad del Bronce ya no se establece por criterios tecnológicos (“útiles en piedra nueva” vs “útiles en bronce”), sino en función de elementos de carácter social, económico, simbólico, etc. Eso te lo dirá cualquier arqueólogo al que preguntes, o lo podrás leer en cualquier manual básico de arqueología de los últimos 60 años.

            ¿No ves ninguna contradicción entre “En todo caso, por supuesto, una vez más, que la ciencia es siempre imperfecta y por tanto siempre puede mejorar” y “Estoy deseando que obliguen a poner la etiqueta esa a los productos alimentarios transgénicos, para consumir únicamente transgénicos. Sí, como suena. Me ofrezco de conejillo de indias sin ningún problema”? Un poco peligrosa (para ti) esa postura sí que parece, ¿no? ;-)

            Un saludo y gracias por tu tiempo.

          • Yuri dijo,
            El 11 de junio de 2016 @ 5:43

            > Hola, unos comentarios adicionales, si no te importa. Cuando encuentro una conversación interesante me resulta difícil abandonarla. :-)

            Como ya habrás observado, en esta Pizarra la gente que viene a debatir como tú haces nunca molesta, en absoluto. Sino todo lo contrario. ;-) Estoy de acuerdo con bastantes de las cosas que dices, así que me centraré en las que disiento: :-P

            > Los indios desplazados de su hábitat tradicional no van a volver tan fácilmente por muchos motivos, empezando porque muchas veces los que podrían “volver a la jungla” no son los que fueron sacados de sus tierras sino sus descendientes, que no han conocido más que las favelas y las chabolas.

            A estas alturas, de acuerdo. De hecho, la generación nacida fuera del hábitat tradicional y sucesivas ya no son (no se comportan) como pobladores indígenas, sino como (más o menos) asimilados en la sociedad dominante, aunque sea en sus estratos más bajos, y no conocen otra cosa. Pero no todos fueron desplazados o expulsados de su hábitat tradicional por las bravas. También hay otros que se acabaron incorporándose a la sociedad dominante mediante procesos de intercambio, comercio y asimilación voluntaria. Ya sabes, como en los Monty Python: empiezas aceptándole un acueducto a los romanos y acabas con túnica hablando latín y echando pestes de esos aborígenes desharrapados. Parece una broma de mal gusto, teniendo en cuenta la situación de muchas de estas personas, pero no lo es. El ejemplo del imperialismo romano es magnífico. Los romanos conquistaban con la espada, pero colonizaban por asimilación en muchos casos voluntaria. En cuanto Roma comenzó a ser Roma, muchos dedujeron rápidamente que les vendría de lo más bien tener a las legiones de su lado contra el enemigo local ancestral. Y que eso de los acueductos, y las termas, y los baños, y los circos y los teatros no parecía estar tan mal. ¿Ves totalmente imposible que un cierto número de estos pueblos indígenas, colectiva o individualmente, hayan acabado decidiendo que con “los romanos” se vive mejor (o se tiene la esperanza de vivir mejor), aunque sea empezando por la chabola…? (Y a menudo acabando en ella, pero eso no es algo que se prediga antes…)

            Una de las primeras cosas que constataron los colonizadores europeos de América, y explotaron en profundidad con gran éxito, fue que gran parte de los locales —desde tribus prácticamente paleolíticas hasta civilizaciones bastante apañaditas— estaban muchísimo más interesados en pasar a cuchillo al odiado vecino de toda la vida y echarle mano a sus hijas que en defenderse conjuntamente de la (en los primeros momentos) vaga amenaza de esos blancos raros, pero con caballos de guerra, espadas de acero y arcabuces. Esto ha ocurrido una y otra vez en la historia de la humanidad, en todas partes.

            > No viven “bajo la tiranía de los chamanes”. Si lees a Pierre Clastres, verás que, muy al contrario, los jefes no tienen capacidad ni medios de imporner su voluntad a la del grupo, sino que suelen actuar más que nada de portavoces de la voluntad general.

            Discúlpame, pero esto me parece sumamente discutible. Siempre hay caciques, jefes de clan, machos alfa, tipos que dan garrotazos más fuerte. Lo vemos en la estructura social de los primates no-humanos más próximos y lo vemos en cualquier sociedad de la que yo tenga noticia (cuéntame si tú conoces alguna excepción, por favor.) La capacidad de establecer mecanismos de poder sobre los demás es totalmente factible a cualquier nivel de civilización, mediante combinaciones de tabús sociales, manipulación, coordinación de los poderosos por interés mutuo y mera fuerza bruta. Cualquier cerebro normalmente formado se da cuenta. Hasta los niños pequeños se dan cuenta, y bien que meten cañita cuando y donde pueden. ¿Que ese poder no era tan rígido, no estaba tan bien establecido y era más disputable en sociedades muy antiguas, lo que obligaba a tener un cierto grado de “mano izquierda”? Puede ser. Es que a mí eso del comunismo primitivo y sus variantes nunca me convenció demasiado. ;-) Lo más parecido a una excepción que se me ocurre podrían ser gente como los San, aunque tengan una especie de “monarquías” con liderazgo hereditario. Y son grupos muy pequeños que no “están vírgenes” en absoluto: llevan siglos interactuando (normalmente siendo apaleados) por los bantús y luego por los colonizadores europeos, así que sus mecanismos sociales podrían haber sido fuertemente alterados en este proceso. Te ruego de nuevo que me indiques posibles excepciones que yo desconozca.

            > Más de un jefe ha sido ejecutado y devorado por su propio grupo por no velar por los deseos de la mayoría (ummmm… a lo mejor podríamos pensar en hacer algo parecido con nuestros políticos…).

            Esto es una revolución de toda la vida de diox, con guillotina o con cazuela. ;-) Sí, un subgrupo dentro de un grupo puede decidir que el dirigente o dirigentes son hostiles a sus intereses y pasárselos por la piedra. Pero no veo nada novedoso, aquí.

            > Y si un linaje intenta dominar la comunidad, ésta se fracciona en grupos más pequeños y los aspirantes a clase dirigente se quedan sin nada que dirigir.

            Y esto, una secesión. :-P Me pregunto lo que le ocurre a continuación a estos grupos más pequeños, y si no son atacados y sometidos por los más grandes o fuertes.

            > …sino en función de elementos de carácter social, económico, simbólico, etc. Eso te lo dirá cualquier arqueólogo al que preguntes, o lo podrás leer en cualquier manual básico de arqueología de los últimos 60 años.

            Vale, yo tengo un problema con esto. Mientras hablemos de sociedades presentes o históricas que nos hayan dejado un rastro documental suficiente contándonos cómo llevaban lo suyo, funciona bien. En cuanto hablamos de sociedades prehistóricas, no veo más que interpretaciones en las que cada paper contradice al anterior. Me interesa mucho, por ejemplo, la civilización minoica. Leo todo lo que puedo sobre ella. Y salvo por cuatro cosas básicas, sustentadas en los “restos duros” (edificios, industria, enterramientos, etc.), como resulta que no hay quien entienda el Lineal A y además ha sobrevivido muy poco, y además al vivir en islas se encuentran bastante aislados del contexto, me encuentro con toda clase de interpretaciones a las que sólo puedo llamar especulaciones. Nadie ha podido explicarme su estructura real de poder e interacciones sociales, más allá de que debían tener alguna clase de economía palaciega. No sé si tenían monarcas absolutos o eran repúblicas autónomas asamblearias. No sé si eran belicosos o pacíficos. Su religión se deduce de estudio del estatuillas y otros objetos que, por lo que yo sé, podrían ser adornos de sobremesa y en realidad rendían culto al dios Luna en los campos de azafrán con una religión mistérica de la que no nos ha quedado rastro. Ah, sí, y de esos presuntos santuarios en lo alto de los montes que también podrían ser restaurantes al aire libre con buenas vistas para bodas, bautizos y comuniones donde dejaban objetos votivos con ocasión de la ceremonia. :-P Hay un debate encarnizado sobre si practicaban sacrificios humanos o no. Sabemos cómo vestían (algunos/as), cómo se divertían (algunos/as) y cómo eran sus barcos (algunos) gracias a que nos legaron esas impresionantes pinturas murales, pero nada más. No sabemos si utilizaban el trabajo esclavo o no. No sabemos ni siquiera lo que les pasó y cómo terminaron desapareciendo exactamente. Sí, el volcán y tal, y los micénicos dando el puntillazo y cual, pero no son más que especulaciones. Tanto es así, que alguna vez he estado tentado de escribir una novela ambientada en Phaistos o Zakro durante el periodo MMIIIA/B porque como te digo me parece fascinante y sobre todo me deja una libertad creativa total: mientras me mantenga dentro de los límites marcados por los “restos duros”, básicamente podría inventarme casi cualquier sociedad y sería tan buena como cualquier otra. A la marcha que historiadores, arqueólogos, antropólogos y lingüistas van en sus conclusiones, no me parece que nadie vaya a venir a discutirme los detalles en lo que me quede de vida. ;-) Y estamos hablando de una civilización monumental que nos dejó prácticamente de todo… salvo escritura inteligible y una buena red de contactos que la vinculen fuertemente al contexto.

            Con estos antecedentes, y a riesgo de caer en la ignorancia (y en su caso, te agradecería me ilustraras), a título provisional me vas a permitir que dude muy profundamente de todas esas interpretaciones socioeconómicas, simbólicas, religiosas, etc. realizadas sobre sociedades mucho más antiguas que nos dejaron mucho menos con lo que trabajar. Estaré anticuado y todo eso, pero si nadie me lo explica muy bien, temo que me voy a ceñir a las deducciones directas de los “restos duros” y aún así con un grano de anís, porque son deducciones difíciles y el material es a menudo ambiguo. Incluso me tomo con mucha suspicacia las interpretaciones sobre el pasado de sociedades pre-modernas existentes sin registro escrito, porque como es bien sabido eso de “pueblos no contactados” es una milonga y las sociedades pueden cambiar muy deprisa. Sin “restos duros”, lo que a lo mejor parece ancestral de milenios igual sólo tiene un par de siglos. En consecuencia, salvo que alguien me lo explique con mucho detalle, creo que voy a seguir siendo una antigualla previa a estos últimos 60 años. ;-) Tú lo has dicho: “no tenemos términos mejores.” No tenemos términos mejores porque, a falta de una máquina del tiempo y un intérprete de lenguas mesolíticas, todo lo que no se derive directamente de los “restos duros” son “interpretaciones blandas”, discutibles y discutidas. Y además, disputo que esta sea una visión unilineal, hala. :-P Es evidente que fue un proceso muy complejo, con muchas ramificaciones e idas y venidas, que se tomó mucho tiempo. Pero también es evidente que en la escala grande de las cosas, “a brochazos”, hay una “flecha” de “restos duros” más o menos retorcida y con mayores o menores interrupciones que va de menos a más evolución científico-tecnológica desde el Paleolítico hasta aquí. Y esto no es eurocentrismo ni imperialismo, porque se ve en todas partes, desde las civilizaciones precolombinas hasta las asiáticas orientales.

            > ¿No ves ninguna contradicción entre “En todo caso, por supuesto, una vez más, que la ciencia es siempre imperfecta y por tanto siempre puede mejorar” y “Estoy deseando que obliguen a poner la etiqueta esa a los productos alimentarios transgénicos, para consumir únicamente transgénicos. Sí, como suena. Me ofrezco de conejillo de indias sin ningún problema”? Un poco peligrosa (para ti) esa postura sí que parece, ¿no? ;-)

            No. :-) Todo lo que hacemos los humanos, desde meternos en la ducha por la mañana hasta tomarnos una copa por la noche conlleva un riesgo. Nadie está libre de resbalarse y desnucarse en la ducha, o de atragantarse y asfixiarse con esas endemoniadas cosas que les echan ahora a los cubatas. :-D Mi postura es un cálculo de riesgo / beneficio. Estudiado el tema, considero que el riesgo / beneficio de consumir transgénicos es favorable. Por supuesto, yo no voy a obligar a nadie a comérselos: por eso me lo aplico en exclusiva a mí mismo y me ofrezco de “conejillo de indias.” ;-) También considero mucho más seguro, por ejemplo, vivir puerta con puerta de una central nuclear que en el centro de una ciudad con mucho tráfico. ¿Puede ocurrir un accidente en la central nuclear y cerrarme esta bocaza que tengo para siempre a golpe de sievert? Sí, claro. Todo aquello en lo que metemos la zarpa los humanos corre siempre un cierto riesgo de acabar en forma de cráter humeante. :-D Pero la probabilidad es muy, muy baja y el terreno es barato, los vecinos no molestan nada y hay un montón de sitio para aparcar. :-P Si no hay un accidente o un incidente grave, difícilmente encontraré un sitio con un medio ambiente más controlado. Y además, la radiactividad es relativamente sencilla de detectar, medir y evitar en caso necesario; sé hacerlo y tengo el instrumental necesario, que es bastante económico. Por el contrario, visto cómo mentían unos cuantos fabricantes de automóviles con las emisiones de sus vehículos, no tengo claro qué puedo haber estado esnifando y qué voy a seguir esnifando en ese centro urbano durante largos años, mientras esos vehículos continúen en circulación. Eso sin mencionar las habituales alertas por polución en muchas grandes ciudades, que algo te comes, fijo. Así que sí, me parece notablemente más seguro tener de vecino a D. Reactor nº 2 que a Dª Avenida Principal. ;-) Pues con los transgénicos me pasa lo mismo.

            Un saludo y gracias por tu tiempo a ti.

      • NostromoADF dijo,
        El 11 de junio de 2016 @ 21:41

        Una puntualización, el etiquetado de alimentos transgénicos es de declaración obligatoria desde hace tiempo según reglamento europeo. Si un alimento tiene algún ingrediente con más del 0,9 % de alimento transgénico tiene que indicarse en la etiqueta. Aunque los ecologistas quieran etiquetar cualquier cosa con el 0,000001 %, es decir cualquier traza por “homeopática” que sea y por ello dicen que el actual reglamento no les vale.

  6. Rafa dijo,
    El 10 de junio de 2016 @ 17:13

    Me ha encantado la entrada como siempre, creo haberla leído en su día…
    Lo mejor de todo, volver a tener noticias tuyas y que vuelvan a haber post en “la pizarra” un blog de referencia.

    • Yuri dijo,
      El 10 de junio de 2016 @ 18:12

      Muchísimas gracias, Rafa. :)

  7. Fernando dijo,
    El 10 de junio de 2016 @ 17:38

    Maravilloso post. Y maravillosa actitud, ya está bien de oscurantismo e infantilismo, joder. EL MUNDO VA A MEJOR, y es por la ciencia (la ciencia política también). El otro día a Évole en su reportaje sobre la explotación a Camboya por parte del sector textil (que no digo que no haya mucho que discutir) se le olvidó resaltar lo que la camboyana explotada estaba haciendo: huelga y protesta en las puertas de la fábrica. Una mujer. Obrera. En Camboya. Como si eso no significara nada, cuando lo significa TODO. Y su deseo: que compren más camisetas.

    • Yuri dijo,
      El 10 de junio de 2016 @ 18:33

      Muchas gracias, Fernando. Así como dices es. Y un día tengo que acordarme de contar algo poco conocido sobre esas fábricas en los países en vías de desarrollo.

  8. El 10 de junio de 2016 @ 17:46

    Lo siento, pero no me entero de nada. La acústica grabada no es la adecuada para mí (soy sordo parcial 100% pérdidas en agudos, aprox. 30% pérdidas en graves). Necesito que para la próxima vez mejoren Vds. si es posible, resaltando lo máximo posible los agudos para que mi ecualizador pueda “trabajar” bien… Y también que vocalice Vd. un poco mejor, también si es posible. Si prueba Vd. con unas cuantas sesiones de meterse guijarros en la boca y hablarle al mar por encima del volumen de sus olas, mejor XD XD

    O bien incluir subtítulos.

    Gracias anticipadas.

    • Yuri dijo,
      El 10 de junio de 2016 @ 18:31

      Lamento eso realmente. Sí, el audio no acaba de ser ideal y yo a veces hablo como si tuviese los dichos guijarros en la boca. :) Voy a preguntar a ver si se pueden añadir subtítulos. En todo caso el contenido no difiere excesivamente del texto a continuación; es básicamente lo mismo en versión más breve y “verbal.”

      Un saludo y gracias por hacérmelo saber. :)

    • Fran dijo,
      El 10 de junio de 2016 @ 18:38

      Hay subtítulos automáticos que, aunque no funcionan bien al 100%, permiten seguir la charla. En todo caso, el contenido del vídeo está en el texto.

      Por otra parte, su sarcasmo es de lo más gratuito.

      • El 11 de junio de 2016 @ 9:03

        Sarcasmo ninguno. Se cuenta que un gran orador romano, Cicerón, tenía problemas de comunicación, y antes de entrar en el senado, los superó ejercitando con pequeños guijarros en la boca y hablando al mar rompiente.

        No sé si es cierto, pero es un pequeño mito-base de los miles que pueblan nuestra civilización.

    • Maria la Colorá dijo,
      El 10 de junio de 2016 @ 19:53

      Pues abres la ecualización de tu ordenador y la ajustas en tu tarjeta de sonido, lo cual tiene exactamente el mismo efecto a nivel de sonido que si se hace en origen.

      • JoaquinT dijo,
        El 23 de agosto de 2016 @ 11:13

        Y así es como en un solo comentario nos f*##@m@s los principios de compresión de audio y video digitales sobre red IP. ;)

        Si la fuente ha filtrado los agudos y el proceso de compresión los ha eliminado ¿cómo va amplificarlos en destino? ¿se los inventa?

        Por eso el MP3 no sirve para comprimir datos como un zip: Es compresión “con pérdidas”.

  9. Rubén Espinosa Soto dijo,
    El 10 de junio de 2016 @ 18:14

    Muy buen vídeo!!!
    Una alegría ver que has vuelto a escribir en tu blog. Actualmente creo que es muy necesario este tipo de entradas, me da mucha pena ver en mi entrono más próximo que gente inteligente e incluso con carreras técnicas y científicas se crea los pasados idílicos, la química mala, las vacunas son negocio de las farmacéuticas, etc…

    Mucho ánimo para que puedas continuar con más entradas, y sobre todo muchas gracias.

    • Yuri dijo,
      El 10 de junio de 2016 @ 18:34

      Pues difúndase, difúndase… ;)))

      Muchas gracias. :)

  10. Maria la Colorá dijo,
    El 10 de junio de 2016 @ 19:56

    Cuando estudiaba el DEA y luego la tesis trabajaba en una idea parecida, aunque partiendo del impacto de la cultura posmoderna en la música: por mucho que las discográficas lloriqueen y se victimicen, en realidad nunca ha sido más fácil acceder a la música del compositor que sea; nunca ha sido más barato acceder a un audio de una calidad buena; nunca ha sido más fácil para un niño acceder a un instrumento, un profesor de música o unas partituras; nunca se ha hecho más música que hoy, y nunca se ha difundido entre más gente.

    La industria musical ya no puede forrarse tan fácilmente, pero es porque la música (la música en sí) nunca ha gozado de tan buena salud.

    • Yuri dijo,
      El 10 de junio de 2016 @ 19:58

      No es mi campo y lo ignoraba. Muchas gracias por un buen ejemplo más. :)

  11. Kenneth_ dijo,
    El 10 de junio de 2016 @ 21:00

    Y el presente nos parecerá una mierda con lo que esta por venir.

    Este video viene que ni pintado xD https://www.youtube.com/watch?v=Gs5qxa5ogVw

    ¿Para cuando algo sobre las ondas gravitacionales? Daria mucho juego con el dispositivo de alcubierre :)
    Gracias.

    • Yuri dijo,
      El 10 de junio de 2016 @ 21:12

      Buena elección de banda sonora, pardiez. :)

      Ondas gravitacionales… ondas gravitacionales… mmmm… lo pensaré. :D Pero debo advertirte que yo, con lo del dispositivo de Alcubierre… ;)

      Muchas gracias. :)

  12. Ulysses-31 dijo,
    El 10 de junio de 2016 @ 22:15

    El ejemplo del automóvil es muy acertado, Yuri. Te lo dice alguien que ha conducido unos cuantos y perdido gente conocida en accidentes con coches viejos de los ´70 y ´80. Accidentes que de haberlos tenido con un coche actual, hubieran salido ilesos. Por poner un ejemplo rápido, te diré que hace meses un amigo iba de “copiloto” en un utilitario barato pero moderno, y chocó a casi 70 km/h con unos coches aparcados. Pese a destrozar 8 en total, sólo se le quedó brevemente rojiza la cara por efecto del air-bag. El conductor, igual. Cuando yo era joven algo así hubiera parecido magia, esto es lo que hay.
    Por otro lado, la seguridad no es lo único que ha ido mejorando, también la fiabilidad, estética, ecología, consumo, prestaciones, todo…

    Permite te sugiera crear una entrada crítica sobre ese pasado hediondo y aún reciente, como descriptiva a nivel cotidiano. Quedaría fascinante, no crees?

    • Yuri dijo,
      El 10 de junio de 2016 @ 22:38

      Pues sí, la verdad es que sí. Lo de los coches (y las carreteras, y la normativa de tráfico, y…) clamaba al cielo. Y encima, es una causa de muerte mayor para la gente jovencita. Me pareció que expresaba muy bien y de una manera muy cercana el impacto del progreso.

      Y muchas gracias. :)

  13. genkigenki dijo,
    El 10 de junio de 2016 @ 22:42

    evolucionismo roolz!

    • Yuri dijo,
      El 10 de junio de 2016 @ 22:56

      Desde hace mucho, muchísimo tiempo. ¿Hablamos de la evolución biológica o de la evolución estelar? ;)

  14. Carrasco Estrada Juan Antonio dijo,
    El 11 de junio de 2016 @ 1:12

    por estadisticas hace diez mil millones de años …. cuando no habia humanos para usarlo en la muestra

    la media de esperanza de vida la (suma de las edades finales de 0 humanos )/ 0 humanos = infinito

    conclusion: hace diez mil millones de años teniamos una esperanza de vida de infitito años :troll:

  15. gonza916 dijo,
    El 11 de junio de 2016 @ 3:57

    Que bueno leerte de nuevo Yuri! Saludos desde Buenos Aires!

    • Yuri dijo,
      El 11 de junio de 2016 @ 5:45

      ¡Muchas gracias, Buenos Aires! ¡Un placer! :-)

  16. Armot dijo,
    El 11 de junio de 2016 @ 7:35

    Me alegro por el regreso, y una muy buena manera, porque demasiada gente hay que no leerá todo semejante texto como el post original.

    Tengo una hipótesis personal, que no pienso verificarla, respecto al origen de esa nostalgia: simplemente es una extensión de la nostalgia de la felicidad en la infancia, cuando uno desconoce los problemas del mundo alrededor. La cuestión sería una generalización de La pulga snob del 3 de mayo: http://www.lapulgasnob.com/2016/05/lenguaje.html

    Creo que lo único que puede evitar esa distorsión es que una capacidad a lograr en la educación primaria sea un sentido de ubicación en el tiempo respecto a la historia humana y la historia de la vida (incluso esta última suele ser mucho más entretenida que la historia humana).

    • Yuri dijo,
      El 11 de junio de 2016 @ 21:16

      Estoy de acuerdo en que hay un cierto componente (creo que lo digo por ahí) de nostalgia por aquello de que “cuando éramos jóvenes… pues éramos jóvenes.” :-D (Aunque ahora muchos echen pestes de los jóvenes de ahora, aunque los pobres no hagan ni la mitad de las que armábamos nosotros.)

      Un cordial saludo. :-)

  17. Víctor dijo,
    El 11 de junio de 2016 @ 15:10

    Hola, respondo aquí porque al parecer el sistema de comentarios no admite más réplicas ni contrarréplicas.

    “Los romanos conquistaban con la espada, pero colonizaban por asimilación en muchos casos voluntaria”. Mucho menos de lo que imaginas. Este proceso es muy complejo, y en pocos casos se puede afirmar que los “bárbaros” se sientieran deslumbrados por la “luz del mundo” que supuestamente era Roma.

    La mayor parte de las veces la asimilación se produjo por la fuerza de las armas, o porque las personas eran vendidos como esclavos, despojados de su dignidad y propiedades, sacados de su tierra y trasladados a otras partes del imperio, donde quedaban completamente desarraigados y a merced de la cultura dominante. En el imperio, los esclavos se contaban por millones. No en vano, la sociedad romana es una de las pocas de la Historia que entra de lleno en el concepto antropológico de “sociedad esclavista”. Por otro lado, incluso los pueblos y gobernantes que se aliaban con Roma acababan casi siempre siendo pasados a cuchillo. De hecho, los romanos tenía el dicho: “Roma no paga a traidores”. Los que se asimilaron de forma menos traumática lo hicieron por un montón de motivos que con frecuencia poco tenían que ver con las supuestas bondades de la civilización romana. Roma no tenía ningún interés en el bienestar de los bárbaros; todo lo contrario, sólo los integraba cuando podía sacar provecho de algún modo. Por ejemplo, en bastantes momentos del Bajo Imperio, el estado necesitó un tapón contra la invasión de otros pueblos, de modo que hacía pactos con los más cercanos, ofreciéndoles tierras, para que sirvieran de barrera frente a los nuevos invasores. Otros pueblos, como los frisones, se establecieron en zonas despobladas del imperio como el norte de Britania por necesidad, dado que sus tierras (los actuales Países Bajos) estaban siendo engullidas por el mar. Muchos pueblos atravesaron el limes empujados por la presión de pueblos nómadas que llegaban a Europa desde Asia. Otros decidieron someterse a la autoridad romana y pagar impuestos ante la amenaza de genocidio como el que habían sufrido sus vecinos, etc. La casuística es muy variada pero en pocas ocasiones vas a encontrar un pueblo bárbaro (si hubo alguno) que simplemente se sintiera seducido por las maravillas de la civilización. A nadie le gusta pagar impuestos cuando no hay necesidad de ello. Eso sin contar que Roma está idealizada por muchos y que la mayoría de la población vivía en la miseria más absoluta.

    La resistencia a integrarse en el imperio no es inusual. La resistencia al cambio está documentada en muchísimas sociedades del planeta, en todas las épocas y lugares. Al respecto puedes leer: “La sociedad de los Individuos”, de Norbet Elias; “Arqueología de la Identidad”, de Almudena Hernando; “La Sociedad contra el Estado”, de Pierre Clastres, y otros muchos.

    El caso es que la romanización es una respuesta lógica a una situación de dominio. No se trata de que te guste o no la cultura que te imponen, se trata de no tienes más remedio que aceptarla. Imagina que eres un “bárbaro” sometido. Si quieres que se respeten tus propiedades, realizar cualquier actividad económica y prosperar, o simplemente obtener el alimento necesario para sobrevivir; si quieres ascender socialmente; si quieres tener un cargo político; si quieres que tus hijas se casen con gente poderosa; si quieres practicar tu religión; en definitiva, si quieres vivir y prosperar, al final te das cuenta de que la manera más fácil de hacerlo es aprendiendo latín, viviendo como los romanos, comportándote como ellos, utilizando su moneda, yendo a sus mercados a comerciar y al foro a hacer relaciones sociales, sincretizando tus dioses con los dioses romanos y un largo etcétera de todas esas cosas que llamamos romanizarse. La prueba la tienes en que los “bárbaros” (por ejemplo los hispanos) tardaron varios siglos en integrarse plenamente en la vida económica, social, política y religiosa de Roma, y que no fue un proceso que se hiciera de la noche a la mañana. Es lo mismo que en Al-Andalus, donde la población cristiana de origen hispanorromano se resistió a la arabización e islamización todo lo que pudo hasta el siglo X, pero llegado un cierto punto ésta era inevitable si no se quería ser un marginado social. La única alternativa era la emigración, pero ¿a dónde y en qué circunstancias?

    “Una de las primeras cosas que constataron los colonizadores europeos de América, y explotaron en profundidad con gran éxito, fue que gran parte de los locales —desde tribus prácticamente paleolíticas hasta civilizaciones bastante apañaditas, estaban muchísimo más interesados en pasar a cuchillo al odiado vecino de toda la vida— y echarle mano a sus hijas que en defenderse conjuntamente de la (en los primeros momentos) vaga amenaza de esos blancos raros, pero con caballos de guerra, espadas de acero y arcabuces. Esto ha ocurrido una y otra vez en la historia de la humanidad, en todas partes.” Esto es cierto pero no contradice para nada lo que yo estaba diciendo más arriba. Estas alianzas eran puntuales, y normalmente no se trataba de una buena decisión, pues solía salirles el tiro por la culata (véase “Roma no paga a traidores”). En cualquier caso, tiene más que ver con derrotar al enemigo tradicional que con sumarse alegremente al tren del “progreso”.

    Sobre “Siempre hay caciques, jefes de clan, machos alfa, tipos que dan garrotazos más fuerte” y “Es que a mí eso del comunismo primitivo y sus variantes nunca me convenció demasiado.” Primero, la antropología es una disciplina científica, y por tanto no es cuestión de creerse algo o no creérselo, sino de valorar los argumentos a favor y en contra. Y no veo argumentos en tu comentario. Por otro lado, el concepto “comunismo primitivo” no lo he usado ni he hecho referencia a él aquí. Es un término de antropología marxista que poca gente comparte ya, está totalmente superado. Hoy se habla más de sociedades indivisas, sociedades transigualitarias, Big Men, Heterarquías, Jefaturas y un largo etcétera de conceptos básicos en antropología social. Algunos antropólogos incluso rechazan este tipo de etiquetas por simplistas e innecesariamente homogeneizadoras. Empero, el retrato que haces de los cazadores-recolectores como gente “bajo la tiranía del brujo o el líder del clan” no tiene fundamento científico ninguno, salvo la antropología evolucionista del s. XIX que, como comprenderás, está totalmente superada a estas alturas. Si quieres tener una idea más actualizada de cómo se originan y cómo se reproducen las relaciones de poder en sociedades no estatales, hay una larga lista de títulos que podría recomendarte. Por ejemplo, “Investigaciones en Antropología Política”, de Pierre Clastres; “How Chiefs Come to Power: The Political Economy in Prehistory”, de Tim Earle; “Economía de la Edad de Piedra” y “Las sociedades tribales”, de Marshall Sahlins; “The Dynamics of Political Action: A New Look at Factionalism”, de Janet Bujra; “The Creation of Inequality: How Our Prehistoric Ancestors Set the Stage for Monarchy, Slavery, and Empire”, de Flannery y Marcus; “State and society: the emergence and development of social hierarchy and political centralization”, de Gledhill y otros; “The Sources of Social Power”, de Michael Mann; “El enigma del don”, de Godelier; “Sociología y Antropología. Ensayo sobre los dones, motivo y forma del cambio en las sociedades primitivas”, de Mauss; “El sistema económico como proceso institucionalizado”, de Polanyi; y otros muchos más.

    La Arqueología es una ciencia muy difícil por la escasez de datos con los que cuenta, no lo voy a negar. No obstante, veo una contradicción. En un párrafo anterior bebías de la autoridad científica de historiadores y antropólogos como forma de dar fuerza a un argumento: “Demonio, los historiadores y antropólogos hasta miden los estadios de evolución de las sociedades en función de su nivel y características tecnológicas: no otra cosa es la diferencia entre Paleolítico y Neolítico, o entre la Edad del Bronce, la Edad del Hierro o la Era Atómica”. Sin embargo, cuando las disciplinas históricas no te favorecen, dudas de la fiabilidad de las mismas: “a título provisional me vas a permitir que dude muy profundamente de todas esas interpretaciones socioeconómicas, simbólicas, religiosas, etc. realizadas sobre sociedades mucho más antiguas que nos dejaron mucho menos con lo que trabajar”.

    Sobre lo de que beber de principios teórico-metodológicos obsoletos no tiene importancia, que es una cuestión de preferencia personal, pues qué quieres te diga, eso no me parece propio de un divulgador científico como tú. Piénsalo fríamente, me estás diciendo que no pasa nada por hacer lecturas integrales de la Historia ignorando el trabajo de generaciones de historiadores, arqueólogos y antropólogos, que han desmontado los principios decimonónicos en los que te apoyas, y que le han dado la vuelta a sus respectivas disciplinas con posiciones mucho más sofisticadas y basadas en más datos y de mayor calidad. Imáginate la situación, por ejemplo, en física. Yo formulo un enunciado basándome en la teoría de cuerdas, o en la relatividad, y tú me contradices basándote en la teoría del movimiento de los planetas de Kepler. No tiene sentido, es absurdo. No es científico.

    “hay una “flecha” de “restos duros” más o menos retorcida y con mayores o menores interrupciones que va de menos a más evolución científico-tecnológica desde el Paleolítico hasta aquí. Y esto no es eurocentrismo ni imperialismo, porque se ve en todas partes, desde las civilizaciones precolombinas hasta las asiáticas orientales”. Lo siento, pero no es cierto, fuera de Europa hay muchos ejemplos de sociedades que no “va de menos a más evolución científico-tecnológica desde el Paleolítico hasta aquí”. La postura sí es eurocentrista. Y no sólo eso, sino que ha sido y es la base teórica en la que se fundamenta toda la argumentación justificativa del imperialismo europeo desde finales del s. XVIII hasta el s. XX. Por ejemplo, con autores como E.B. Tylor en Gran Bretaña o L.H. Morgan en Estados Unidos.

    Un saludo

    • Yuri dijo,
      El 11 de junio de 2016 @ 21:11

      > Hola, respondo aquí porque al parecer el sistema de comentarios no admite más réplicas ni contrarréplicas.

      Debería permitirlo. No sé qué habrá pasado, lo miro. :-( Pero vamos, ningún problema en seguir por aquí. :-)

      > La mayor parte de las veces la asimilación se produjo por la fuerza de las armas, o porque las personas eran vendidos como esclavos, despojados de su dignidad y propiedades, sacados de su tierra y trasladados a otras partes del imperio, donde quedaban completamente desarraigados y a merced de la cultura dominante. En el imperio, los esclavos se contaban por millones. No en vano, la sociedad romana es una de las pocas de la Historia que entra de lleno en el concepto antropológico de “sociedad esclavista”. Por otro lado, incluso los pueblos y gobernantes que se aliaban con Roma acababan casi siempre siendo pasados a cuchillo. De hecho, los romanos tenía el dicho: “Roma no paga a traidores”.

      …si no fuera por todas las excepciones. Pérgamo, y con ella todo lo que luego sería la provincia romana de Asia, mantuvo siempre excelentes relaciones con Roma hasta el punto de que su último rey Atalo III, al ver que se moría sin herederos, legó el territorio a la República Romana para prevenir una guerra civil; la única violencia fue contra unos sublevados a los que no les gustó esta decisión y que fueron suprimidos rápidamente. Entre Ptolomeo VIII Evérgetes y su hijo Ptolomeo Apión hicieron exactamente lo mismo con la Cirenaica, ahora en Libia, e incluyendo a Creta; territorios absolutamente estratégicos para el control marítimo del Mediterráneo Oriental. Rodas, una potente cultura talasocrática, fue lentamente absorbida sin ser atacada jamás. Un solo romano “conquistó” Chipre (en realidad, claro, se anexionaron un territorio que ya estaba fuertemente influenciado y romanizado.) Ibiza (Yboshim -> Ebusus), un enclave importante de los odiadísimos cartagineses, pese a la destrucción y esclavización de su metrópoli sólo sufrió un ataque menor (y fallido), firmaron un tratado que respetaba totalmente su autonomía y costumbres cartaginesas y luego simplemente se romanizó ella solita con el paso del tiempo y la interacción con el conjunto del Mare Nostrum. De hecho, Ibiza es muy notoria como ejemplo de romanización totalmente “suave.” Incontables lugares como Massilia (ahora Marsella) se aliaron con los romanos contra enemigos comunes y tras la victoria común se romanizaron pacíficamente manteniendo mayores o menores grados de autonomía. Y eso sin mencionar la compleja historia de los numerosos estados clientes. Etc, etc. “Roma no paga a traidores” es un tópico basado en un caso puntual, que puede que además sea una leyenda creada posteriormente por los historiadores romanos para “blanquear” sus acciones en ese conflicto en particular, que no pegaban muy bien con la “moralidad pública” romana. Por supuesto que Roma pagaba a traidores, como hace todo el mundo con dos dedos de seso. Y los trataba muy bien, como hace todo el mundo con dos dedos de seso. Pagar traidores y tratarlos bien es una excelente manera de conquistar cosas sin necesidad de meterte en costosas guerras de resultado incierto.

      > A nadie le gusta pagar impuestos cuando no hay necesidad de ello.

      La palabra clave aquí es “cuando no hay necesidad.” Pero, ¿y si obtengo algo útil a cambio de mis impuestos o mi vasallaje? ¿Por ejemplo, la posibilidad de aniquilar de una vez y para siempre a mi enemigo ancestral, que es ese vecino con el que llevo a palos toda la vida, no el romano al que acabo de conocer? ¿O, formando parte de la clase dominante local, una clase de riqueza como nunca pude imaginar ahí en mi aldea al sumarme a la estructura “globalizada” del comercio y la civilización romanas? ¿O garantías de estabilidad política para mí y mi clan, porque soy “el hombre de los romanos” y les conviene defenderme frente a aspirantes de propósitos inciertos? Ah, y por cierto, eso del teatro y los baños me sigue molando un montón. :-P

      En este asunto, la diferencia entre nuestras opiniones radica en que tú planteas todo el proceso en términos “negativos”: como una reacción obligada de “esas pobres gentes” a la pujanza del imperialismo romano. Yo estoy de acuerdo en la existencia de esa reacción obligada, pero añado que eso no pinta el cuadro completo. A fin de cuentas, la mayoría ya estaban pagando vasallaje a otros cuando llegaron los tipos de la toga y el gladius, a cambio de mucho menos. El vasallaje, el pillaje y la absorción cultural no los inventaron los romanos: son tan antiguos como la civilización y puede que como la humanidad. ¿De verdad te parece impensable que “esas pobres gentes”, y en particular sus clases comerciantes y mercantiles, encontrasen más interesante cambiar de cobrador de impuestos y sumarse de buenas maneras al equipo romano…?

      > Eso sin contar que Roma está idealizada por muchos y que la mayoría de la población vivía en la miseria más absoluta.

      Eso ya lo sé yo. Justamente eso defiendo en este post, en el anterior y en el vídeo: que todas las sociedades antiguas eran agujeros de tiranía, miseria, superstición y enfermedad. :-P

      > Sin embargo, cuando las disciplinas históricas no te favorecen, dudas de la fiabilidad de las mismas: “a título provisional me vas a permitir que dude muy profundamente de todas esas interpretaciones socioeconómicas, simbólicas, religiosas, etc. realizadas sobre sociedades mucho más antiguas que nos dejaron mucho menos con lo que trabajar”. Sobre lo de que beber de principios teórico-metodológicos obsoletos no tiene importancia, que es una cuestión de preferencia personal, pues qué quieres te diga, eso no me parece propio de un divulgador científico como tú. Piénsalo fríamente, me estás diciendo que no pasa nada por hacer lecturas integrales de la Historia ignorando el trabajo de generaciones de historiadores, arqueólogos y antropólogos, que han desmontado los principios decimonónicos en los que te apoyas, y que le han dado la vuelta a sus respectivas disciplinas con posiciones mucho más sofisticadas y basadas en más datos y de mayor calidad. Imáginate la situación, por ejemplo, en física. Yo formulo un enunciado basándome en la teoría de cuerdas, o en la relatividad, y tú me contradices basándote en la teoría del movimiento de los planetas de Kepler. No tiene sentido, es absurdo. No es científico.

      No, es que no es igual ni es porque a mí me guste más o menos. :-) Es que hay una diferencia metodológica fundamental entre las deducciones obtenidas de los “restos duros” (difíciles, incluso erróneas, pero posibles) y las especulaciones sobre modelos de poder, interacción social, simbolismo, etc. de sociedades de las que básicamente no sabemos nada. Que se parece mucho, me temo, a eso tan desagradable de las “ciencias duras vs ciencias blandas.” ¿”Posiciones mucho más sofisticadas y basadas en más datos y de mayor calidad”? Una vez más te pido que me digas qué datos en concreto y por qué son de más calidad. Y vuelvo a ponerte el ejemplo de mi amada civilización minoica: ¿hay por ahí alguien que pueda contarme cómo vivían, cómo pensaban, cómo se relacionaban, cuál era su cosmovisión, si se ligaban a la vecinita o el padre se la vendía? ¡Porque de veras que me encantaría saberlo… el problema es que no hay forma! Sé que tenían estructuras de tipo “palaciego”, porque tenemos sus ruinas. Sé cómo enterraban a sus muertos (o a parte de ellos), porque tenemos sus enterramientos. Sé cómo vestían, cultivaban, se divertían y navegaban (al menos parte de ellos) porque tenemos sus frescos y los rastros de sus tinajas. Sé que dejaban objetos aparentemente valiosos en unas estructuras en lo alto de algunas montañas. Pero no parece que haya nadie capaz de contarme con un grado razonable de certeza nada más allá de lo que sugieren esos “restos duros.” Y si nadie es capaz de contármelo para una civilización que está “en el borde de la historia” salvo por una escritura inteligible y un mejor contexto, pese a comerciar con los egipcios y los cananeos, ¿exactamente quién dices que es capaz de contarme con alguna certeza cómo vivían, pensaban se gobernaban, se relacionaban e interactuaban sociedades totalmente prehistóricas más allá de lo que se pueda deducir de esos “restos duros”?

      La analogía que haces con la Física es incorrecta (empezando por que, por cierto, las leyes de Kepler siguen siendo esencialmente correctas, válidas y utilizadas.) En ciencia no hay (no debe haber) ni argumentos de autoridad ni hipótesis fuera del método científico. A mí me importa un pito que algo lo dijera Einstein, Planck, Newton, Kepler o su prima del pueblo: lo que me valen son las pruebas y la demostración. En Física nunca vamos a tener un debate sobre autores o sobre si algo es anticuado o posmoderno: sólo sobre hechos, pruebas y qué modelo teórico los explica mejor, siempre sujeto a experimentación y demostración falsable. Fíjate que yo llevo todo el rato poniéndote ejemplos concretos de por qué digo lo que digo y pidiéndote contraejemplos que prueben que lo que yo digo es incorrecto (lo que estaría perfecto y me —¿nos?— ayudaría a aprender un montón); tú me respondes todo el rato con citas a autoridades y opiniones sobre si esto es eurocéntrico o aquello es imperialista. Eso sí que no es científico, en absoluto. Y en ocasiones, como por ejemplo esta:

      > Lo siento, pero no es cierto, fuera de Europa hay muchos ejemplos de sociedades que no “va de menos a más evolución científico-tecnológica desde el Paleolítico hasta aquí”.

      …demostrablemente erróneo. Ponme esos ejemplos, por favor. Porque yo sí que te puedo poner unos cuantos de lo que afirmo, todos ellos en base al registro arqueológico e histórico:

      -En Egipto o Mesopotamia, discutirlo es una especie de chiste. Su historia entera es la historia de un casi constante progreso científico-técnico, del que además tenemos registro escrito porque uno de los pasos de ese progreso fue la invención temprana de la escritura. Ya no sólo hablamos de arquitectura e infraestructuras; hablamos de cosas como astronomía y matemáticas. El caso de la astronomía babilónica es monumental: desde los primeros y precarios catálogos estelares de las partes más antiguas del Enûma Anu Enlil, pasando por el MUL.APIN y las primeras teorías del movimiento de los planetas, hasta los sofisticadísimos cálculos caldeos que luego los griegos les piratearían y ahora conocemos bajo nombres como el ciclo de Saros o el ciclo metónico, entre muchos otros, es la historia de un progreso asombroso sin parar. ¿Es esto eurocentrismo, imperialismo…?

      -En las civilizaciones precolombinas. Por ejemplo, en la civilización maya hay un claro (y notabilísimo) incremento de la sofisticación tecnológica, científica e infraestructural entre los pobladores pre-mayas neolíticos del Periodo Arcaico, el principio y el final del Periodo Preclásico y el principio y el final del Periodo Clásico (con etapas de decadencia y colapso entre medias.) No es hasta el Postclásico que esto se enturbia… coincidiendo con una fase de decadencia, y ahí al final los pillaron los españoles y los pudieron joder bien. Pero salvo por algún glifo suelto (y dudoso), en el Periodo Arcaico y Preclásico Temprano y Medio los mayas no sabían ni escribir; en el Preclásico Tardío comienzan a hacerlo tímidamente. En el Periodo Clásico nos dejan una literatura para caerse de culo y una astronomía entera basada en el famoso Calendario de Cuenta Larga (común a todos los pueblos mesoamericanos), hasta tal punto que su cálculo de la duración del año solar (entre otras cosas) era mejor que nada que tuviésemos los europeos. Y cuando van olvidándose y dejando de hacer esas cosas durante el Postclásico, fíjate qué curioso, coincide con la decadencia que luego les haría la mitad del trabajo a Hernán Cortés y los suyos. ¿Es esto eurocentrismo, imperialismo…?

      -La civilización china, conocida por sus constantes invenciones a lo largo de los siglos. La invención del papel, de la imprenta (incluyendo la imprenta de tipos móviles), del hierro colado, de la cadena de transmisión, de la brújula, de la ballesta y la pólvora o del papel moneda y hasta el papel higiénico, entre otras muchas cosas deben ser pequeñas anécdotas en el proceso evolutivo de la civilización china y todas las que emanan de ella, desde Japón a Tailandia, ¿no? Tendremos que suponer, para que cuadre con lo que dices, que nunca existieron los viajes de exploración por el Océano Índico desde como mínimo la dinastía Qin hasta los enormes del almirante Zheng He con sus juncos de hasta 800 toneladas de desplazamiento (similar a los galeones europeos del mismo periodo, pero además con múltiples compartimientos para reducir su riesgo de naufragio, algo que aquí no apareció hasta bastante después.) Y tendremos que suponer también que conforme la civilización china deja de hacer estas cosas, no entra en decadencia y se convierte en la presa fácil que se encontraron los europeos para las Guerras del Opio y demás, porque si no sería eurocéntrico e imperialista, ¿o qué? :-)

      Podría seguir toda la semana, pero evidentemente no tengo tiempo. :-) Ahora sólo te pido una cosa: contraejemplos. Casos en que en una sociedad o civilización floreciente no haya una correspondencia con el progreso material y específicamente científico-técnico. Sociedades de cualquier era o lugar donde no se dé esta correlación sencilla. No hace falta una investigación entera, me basta con 2 o 3; debe ser sencillo, cuando afirmas tan rotundamente que “fuera de Europa hay muchos ejemplos de sociedades que no “va de menos a más evolución científico-tecnológica desde el Paleolítico hasta aquí”.” Al menos, claro, de sociedades que fueran a alguna parte.

      Y cordiales saludos. :-)

      • cesar dijo,
        El 15 de septiembre de 2016 @ 17:18

        No les des importancia a los “eruditos argentinos”. Aca se enseña que las ciencias “duras” no hacen ciencia “verdadera” porque solo hacen “ciencia” al servicio del capitalismo.
        Te lo dicen mientras usan una chomba Tommy Hilfiger y/o Lacoste.

    • Rafa dijo,
      El 16 de junio de 2016 @ 17:31

      Uno de los motivos por los que necesitamos más y mejor ciencia es porque la ciencia no está libre de envidias, trampas y triquiñuelas varias. Y en las ciencias duras ocurre tanto como en las blandas, pero puesto que siempre se trata de teoremas demostrables las trampas se ven muy pronto. En las ciencias blandas, de la economía a la historia, los sesgos científicos y las modas de su tiempo tienen una influencia desmedida.
      Se podría crear una nueva rama de la antropología, la antropología antropologista o meta-antropología según la cual se podría categorizar el momento y el lugar en el que fue escrito tal o cual libro o artículo de antropología simplemente a partir del sesgo ideológico que se desprende de su lectura. :p En la actualidad se trata de un sesgo ideológico de izquierda post-marxista (que exista algo como la “antropología marxista” ya denota lo mucho que tiene de politiqueo y lo poco de científico) que no deja de ser una vuelta al mito del buen salvaje de Rousseau.
      La idea de que las tribus de cazadores-recolectores se pasaban el día a la bartola en un paraíso que los proveía de todo tipo de manjares sin tener que esforzarse en absoluto y que solo recurrieron a la agricultura – que conocían perfectamente pero no practicaban por pereza – cuando se vieron obligados por la presión demográfica es ridícula. En efecto, las tribus de cazadores que aún quedan por el mundo en el siglo XXI saben que la agricultura existe, aunque no la utilizan. También saben que existen los aviones, que tampoco usan pero ven pasar por encima de ellos. Y si les preguntas un poco igual hasta también saben lo que són los teléfonos móviles y hasta internet. Nada de eso prueba que las tribus paleolíticas del 40.000aC supieran fabricar aviones o cultivar cebada.
      Cuando la presión demográfica obliga a un grupo de depredadores a competir por la comida de un territorio el resultado es siempre el mismo: pelea. Los vencedores se quedan con todo el terreno y los recursos y los perdedores son aniquilados o desplazados a zonas estériles; el resultado es la muerte en cualquiera de los dos casos. Conforme un grupo se va haciendo cada vez más grande y ocupando más territorio, en ausencia de avances tecnológicos para mantener la cohesión grupal se acaba fragmentando en nuevos clanes, nuevas tribus que irán creciendo de forma independiente, y cuando la presión demográfica aumente de nuevo, vuelta a la guerra.
      Las civilizaciones nómadas han seguido siempre ese ciclo de expansión y colapso: se crece mucho en los años buenos, el terreno no da para sostener a tanta gente, te empiezas a meter en el terreno de otro, hostias como panes, centenares o miles de muertos y vuelta a empezar ahora que quedamos menos. El imperio romano (y el chino, y el persa, y casi cualquier otro) sufrió oleadas periódicas de ataques de tribus nómadas conforme seguían ese ciclo de expansión y colapso. Los indígenas que pierden su hábitat por culpa del hombre blanco ¿por qué salen de la selva hacia las chabolas en vez de buscar otro trozo de selva donde vivir? Pues porque esos otros trozos de selva están habitadas por otros indígenas que los recibirían a palos.
      La guerra ya estaba en nuestros genes antes de la civilización neolítica. La vida del cazador-recolector paleolítico llevaba implícita la necesidad de luchar con cualquier otro grupo de cazadores que quisiera utilizar el mismo territorio que tú. Solo había dos caminos para escapar del ciclo permanente de expansión y colapso: o controlar la natalidad (normalmente mediante infanticidios, porque de anticonceptivos andaban justos) de forma que el número de personas de la tribu nunca exceda el máximo que permite alimentar el territorio, o aumentar la capacidad de producir alimentos. Cualquiera de estos dos métodos implicaba un cierto grado de sedentarismo, porque para evitar la guerra el primer paso es no meterse en territorios ajenos y quedarte permanentemente en el tuyo, pero el segundo método además te permitía defenderte en mejores condiciones cuando son los demás los que se meten en tu zona, porque en caso de ataque los agricultores eran el doble o el triple de gente que los atacantes.

  18. Yuri dijo,
    El 13 de junio de 2016 @ 4:11

    Como a todo el mundo, me encanta clavarla, pero desde luego no cuando es de esta manera espantosa. >>>:-((( Hace un rato, un lector que ha escuchado la charla de arriba ha observado que en el 08:50 comento cómo las criaturas se morían como chinches, entre muchas otras causas, debido a simples otitis que hoy en día se resuelven con una visita al médico y unos antibióticos. Si cotejas el texto que llevaba preparado, debajo, no era algo que pensase mencionar en esta ocasión. Me salió improvisado, sobre la marcha, seguramente porque era algo que ya dije en el post original El pasado era una mierda publicado el 7 de marzo de 2010 (tercer párrafo, inmediatamente bajo el subtítulo “Vidas breves”, concretamente como “infecciones otorrinolaringológicas.”) Bien, este lector me ha hecho llegar amablemente esta horrorosa noticia de 2015, que me ha puesto de muy, pero que muy mala leche:

    http://www.abc.es/sociedad/20150903/abci-nina-muere-infeccion-medicamento-201509031512.html

    Aquí en la prensa local de Pennsylvania en inglés, con muchos más detalles:

    http://www.rocket-courier.com/news/2015-06-11/Front_Page/More_Details_Arise_on_Parents_Charged_with_Homicid.html

    Esta familia se encontraba en una situación económica difícil, lo que, como es bien sabido, en los EEUU puede significar tener que pensárselo mucho antes de acudir al médico. Pero en este caso particular, no fue eso lo que mató a Hope Elizabeth Deloizer, de un año y medio de edad, pobrecita mía. Su familia no era tan mísera como para no poder permitirse una visita al médico y un sencillo tratamiento con antibióticos (que de todos modos muy probablemente habría sido cubierto por Medicaid y además, en el estado de Pennsylvania, por el llamado “Obamacare”; PA es un “opt-in state.”) No. Lo que la mató fueron estas supercherías fomentadas por ignorantes y canallas (traduzco directamente del inglés):

    “[Cuando por fin la niña ingresó en el hospital], un/a enfermero/a del personal informó a los investigadores criminales [de la Policía Estatal de Pennsylvania] que la madre de la víctima, Christine Delozier, y su tía, Rebecca Delozier, llegaron al hospital poco después de la víctima. El/la enfermero/a dijo que los padres de la víctima dejaron claro que estaban contra los antibióticos y otros productos químicos asociados con la medicina moderna [incluyendo las vacunas.] Mientras el personal de la unidad de emergencias trabajaba con la pequeña, que no respiraba, el/la enfermero/a escuchó a Christine Delozier diciendo cosas como ‘le estáis haciendo agujeros’ y ‘le estáis metiendo química.’ ” (…) “[Después] dijo a la policía que la familia indicó que la habían estado tratando con una aproximación homeopática y remedios herbales.” (…) “Ebed [el padre] dijo a la policía que él tenía puntos de vista similares sobre la medicina moderna, pero que si se hubiese dado cuenta de que estaba tan enferma, la habría llevado al médico. Ebed informó que había recibido formación como técnico en medicina de emergencias (EMT) cuando vivía en Vermont.”

    Según la autopsia, Hope murió de meningitis meningocócica ocasionada por una infección de la bacteria Streptococcus pneumoniae (¡qué guay es lo natural, eh?!), una causante habitual de la otitis media aguda, originada en el oído izquierdo y extendida al encéfalo; lo que le provocó un absceso cerebral y finalmente un edema cerebral terminal. ¡Durante 3 semanas! la minúscula Hope sufrió fiebre alta y constante dolor (si alguna vez has sufrido otitis, ya sabes cómo es ese dolor, y ahora imagínatelo sin tratamiento científico alguno durante tres p***s semanas), hasta que el edema cerebral acabó incapacitándola por completo. Sólo entonces se asustaron y pidieron una ambulancia. Pero para cuando ingresó en urgencias, Hope ya había caído en una parada cardiorrespiratoria aguda de la que fue imposible salvarla. Eso, mientras la madre le echaba la bronca al personal médico de urgencias porque “le hacían agujeros” y “le metían química.” Desde aquí, mis más absolutos respeto y admiración a ese personal médico, por mantener la profesionalidad y la cabeza fría mientras intentaban salvar a Hope de todas las maneras posibles, viendo lo visto, oyendo lo oído y con bisturís al alcance de la mano.

    Hay más telita pero paso porque ya me he envenenado bastante la sangre. Los padres fueron detenidos y acusados de homicidio involuntario, de lo que por lo visto salieron bien parados salvo por una cosa que tenía pendiente el padre en otra jurisdicción. En realidad, esto último me da bastante igual. Así los hubiesen ahorcado de dos farolas en plena Interestatal 95 de Washington a Nueva York, eso no devolvería la vida ni le evitaría las tres semanas de dolor y desesperación a Hope, que a su corta edad apenas alcanzaría a comprender pero desde luego sí a sentir en toda su naturalidad. Aquí la foto de los interfectos y aquí, la de Hope, que no llegó a vivir mucho más. Quiero, pues, dedicar esta charla y este post a su memoria, por ser víctima del pasado que algunos nos quieren traer al presente y al futuro.

    Por favor, no bajemos la guardia. Por favor, contraataquemos con toda la fuerza de la razón. Te lo pido a ti también. Nos va muchísimo. Frente a la ignorancia y la superstición, vengan de donde vengan, puede que nos vaya todo. Sólo te ruego que recuerdes lo que dije en el último párrafo de este otro post y una vez más (nunca me cansaré y si me repito me da igual), mucho antes y mucho mejor que yo, lo que dijo Carl Sagan:

    “Si no somos capaces de pensar por nosotros mismos, si somos renuentes a cuestionar la autoridad, entonces somos sólo marionetas en las manos de quienes están en el poder. Pero si los ciudadanos están educados y son capaces de formarse su propia opinión, entonces los que están en el poder trabajarán para nosotros. En todos los países, deberíamos enseñar a nuestros hijos e hijas el método científico y las razones por las que existe una Declaración de Derechos. Y con ello, una cierta dosis de honestidad, humildad y espíritu comunitario. En el mundo acosado por los demonios donde vivimos por el mero hecho de ser humanos, esto puede ser todo lo que se interponga entre nosotros y la oscuridad.”

    • Oscar dijo,
      El 22 de junio de 2016 @ 15:28

      Hola Yuri señalar una errata: Hope murió de meningitis meningocócica ocasionada por una infección de la bacteria Streptococcus pneumoniae; Son dos bacterias diferentes, Neisseria meningitidis es un Gram -, Streptococo neumonie o neumococo es un G+. Ambos colonizan las vías respiratorias altas y ambos son causas de meningitis. Si viene precedido por otitis es probable que la causa sea un neumococo. Es españa hay vacunas frente a varios serotipos de Streptococo( ejemplo Prevenar) y el meningococo ( el Serotipo C, creo , está incluido en el calendario vacunal y para el B el más frecuente en España esta la vacuna Bexxero).
      Gracias por volver. Tu blog es extraordinario.

  19. Calist dijo,
    El 13 de junio de 2016 @ 14:24

    Felicidades Yuri, gracias por volver.
    Una curiosidad:
    ¿No crees que el hecho de que “el pasado sigue siendo una mierda” (estoy de acuerdo contigo) y que ahora estemos sobreprotegidos (desde el punto de vista de salud, seguridad, etc.), provoca que los procesos de selección natural no funcionen y, por tanto, nos perjudique como especie llevándonos a una degradación de la misma?
    Resumiendo:
    En el pasado sobrevivían los más fuertes, listos, sanos …. , en la actualidad, cualquier hijo de vecino puede transmitir su carga genética, lo cual no ayuda a seleccionar los mejores genéticamente hablando.
    ¿Tu como lo ves?
    PD: Espero no me malinterpretes, sólo hablo desde un punto de vista evolutivo. El comentario no tiene nada que ver con racismo ni nada por el estilo.

    • Yuri dijo,
      El 13 de junio de 2016 @ 20:50

      No sólo lo he pensado, sino que además hice hace tiempo una encuesta al respecto: :-D

      http://www.lapizarradeyuri.com/2011/07/12/resultados-encuesta-%C2%BFha-detenido-el-ser-humano-su-evolucion-biologica/

      Sí, tiendo a pensar que la humanidad (y en particular en los países más desarrollados) hemos eliminado la mayoría de “presiones evolutivas”; somos la única especie con la capacidad de adaptar el medio a nuestras necesidades en vez de vivir “bajo las reglas del medio”, y lo venimos haciendo extensivamente y cada vez más. Es mi opinión personal que, como especie, si no hemos detenido nuestra evolución al menos la hemos ralentizado notablemente y posiblemente hemos introducido nuevas “presiones evolutivas” del tipo social / cultural. El tiempo lo dirá… literalmente. ;-)

      Un cordial saludo.

  20. Josep dijo,
    El 13 de junio de 2016 @ 16:23

    Felicidades por la charla, Yuri.

    Solo un comentario/crítica, si me permites, y desde la mayor de las humildades: Hace poco leí el interesante artículo de WaitButWhy sobre cómo hacer un TED talk (http://waitbutwhy.com/2016/03/doing-a-ted-talk-the-full-story.html), y se nota mucho cuando el ponente (no sé si este es el término) se sabe la charla a “nivel Cumpleaños Feliz”, siguiendo la terminología de Tim Urban. La presentación es más fluida, y se puede dedicar el tiempo a observar a la audiencia, a dirigirse a ellos. Lo que me lleva a la crítica: Pasas demasiado tiempo de la charla “leyendo” el guión, y reaccionando a él sobre la marcha, lo que va en detrimento de la calidad de la misma.

    Dicho esto, espero que no te lo tomes a mal, porque la charla en sí (y tu blog) me resultan muy interesantes y amenos, y lo cierto es que la distruté mucho.

    • Yuri dijo,
      El 13 de junio de 2016 @ 20:43

      Te va a parecer de coña, pero he tenido que mirar la letra del “Cumpleaños Feliz” para ver si lo que recordaba era correcto y si era la canción completa. :-D Siempre he tenido problemas con ese tipo de memorización. Soy mucho más de tener claro en la cabeza lo que quiero decir y a partir de ahí “explayarme.” En este caso, el formato muy limitado en tiempo no me permitía hacer esto último, así que por poco no entro en pánico y tuve que trabajar sobre “guión cerrado”, que, efectivamente, no es mi estilo y forma natural de hablar. Así que en efecto, llevas toda la razón: no me quedaba otra que ir controlando ese guión y el tiempo (la mayoría de veces que bajo la mirada no es para leer el guión, sino para mirar un cronómetro que había más atrás y no se ve en el vídeo.) No me lo tomo a mal en absoluto porque así es como es. :-) Si ves alguna otra de mis charlas observarás que (aunque siempre me pongo un poco nervioso al principio, cosas del carácter de cada cual :-P ) “fluyo” de otra manera.

      Un cordial saludo y gracias. :-)

  21. Pableras85 dijo,
    El 13 de junio de 2016 @ 20:16

    Es un placer volver a saber de ti, Yuri. Espero que vuelvas a escribir más a menudo :)

    • Yuri dijo,
      El 13 de junio de 2016 @ 20:51

      Un placer verte, Pableras. Muchas gracias. :-) Se va a intentar, se va a intentar… ;-)

  22. Luis dijo,
    El 13 de junio de 2016 @ 20:16

    Cuánta razón, Yuri. Muchas gracias por poner voz para lo que otros muchos pensamos pero no sabemos contar igual.

    • Yuri dijo,
      El 13 de junio de 2016 @ 20:52

      Muchas gracias a ti, Luis. :-)

  23. Soma dijo,
    El 14 de junio de 2016 @ 5:00

    Albricias!
    Bienvenido, otra vez Yuri.

    y por favor,
    Que el que maneja el faro no deje de alumbrar, porque los que conducen barcos, son tontos, o necios…

    Gracias por venir.

    • Yuri dijo,
      El 14 de junio de 2016 @ 6:05

      Gracias a ti, Soma. Muchas gracias.

  24. Daniel dijo,
    El 14 de junio de 2016 @ 17:34

    Me alegro de volver a verte por aquí, Yuri, tras tanto tiempo y como nos dijiste que estabas un poco enfermo, algunos ya empezábamos a tener malos presentimientos, pero veo que estas en plena forma. Tómatelo con calma, pero no nos dejes tanto tiempo solos XD

  25. fm dijo,
    El 14 de junio de 2016 @ 20:28

    ¡Fantástico! ¡Muy bueno!

    A ver, una pregunta solo, (ya se que es un poco estúpida), pero oí una vez la afirmación de que cualquier occidental actual vivía mejor que Luis XIV y me extraño un poco. Esta claro que cualquier presidente de la república francés (vivo) vive mejor que Luis XIV y que cualquier agricultor francés actual vive mejor que un agricultor francés del siglo XVIII pero ¿si comparamos a Luis XIV con un currante normalito actual francés, ¿Quien sale ganando?.

  26. Serj dijo,
    El 14 de junio de 2016 @ 22:45

    Hola Yuri, tus artículos son siempre deseados, gracias por ellos y por los debates que plantean.

    Me gusta lo que dice Santi y creo que se podrían diferenciar dos cosas, por un lado el nivel de vida, que indudablemente es mejor ahora, y por otro, la felicidad de las personas, en lo que creo que no habría demasiada diferencia y podría tender a ser por un estilo debido a la costumbre, aunque suene simple. Por ejemplo, que antes una familia tuviera seis hijos y llegaran dos a los quince años y uno a los veinticinco era algo desgraciadamente normal, mientras que ahora si muere un ser querido antes de los sesenta puede ser un impacto que te hunde, ya no digamos si muere antes de los veinte. Y la ansiedad de hoy… las necesidades creadas, yo creo que son para tener en cuenta. En cualquier caso, me quedo con ahora, pero quería decir eso sobre la felicidad, que algo tiene que ver en vivir mejor o peor.

    También me interesa lo que dice Víctor. Me gusta pensar en el desarrollo científico como algo natural, pero hay que tener cuidado y que no se confunda este crecimiento con un aumento del consumo, la producción y la competitividad, cuyos niveles pienso que hoy en día están desorbitados y no pueden conducir a nada bueno. Quiero pensar que el primero es posible sin los segundos.

    Y ahora tiro por la vía fácil. Todo tiende a equilibrarse, la ciencia nos ha dado infinitas cosas buenas pero también las armas nucleares, por ejemplo. ¿Quién dice que no podrían producir una catástrofe nunca vista? Como aficionado a la ciencia, en concreto a la astronomía (desde al menos 1986 cuando tenía siete años y mi tío me mostró en el cielo los planetas, precisamente de vacaciones en la provincia valenciana), esto me duele, pero ahí está la posibilidad. Pongo la cita de Einstein que aparece en Watchmen: «La liberación de la energía atómica lo ha cambiado todo excepto nuestra forma de pensar… La solución para este problema reside en el corazón de la humanidad. De haberlo sabido, me habría hecho maestro relojero.». En fin, que el desarrollo científico tiene que ir acompañado de otro tipo de desarrollo personal, y temo seriamente que esto no sea así. La ciencia también se ve lastrada por intereses personales, económicos y ansias de reconocimiento, lo que creo que puede conducir a manipulaciones y resultados no deseados, por mucho método científico que haya (que también hace falta aplicarlo bien).

    Por otro lado, ¿tan claro ves que si no se avanza se retrocede? yo creo que eso dependería más de la educación, que pienso debe ir a la par del progreso científico, si no antes, y que se podría mantener un determinado modo de vida. Eso sí, si todos los países a tu alrededor siguen creciendo te arrinconan y es un problema, la idea sería un cambio de mentalidad más global o, al menos, que no te obligaran a seguir su ritmo o morir.

    Sobre la época que escogería, algo así como de 1969 a 1979 por el centro o el norte de Europa.

    (Te escribí este comentario más o menos igual hace un par de días con otra dirección de correo y no ha aparecido, espero que no lo identifique como spam)

    Un saludo.

  27. Luis dijo,
    El 15 de junio de 2016 @ 17:22

    No sabes cuánto me alegra que hayas publicado una nueva entrada.

    Saludos desde Guatemala Yuri. Nuevamente ;) .

  28. Jesús Varela dijo,
    El 16 de junio de 2016 @ 20:30

    Me alegro de ver este nuevo post ahondando en las diferencias con el pasado. No cabe duda que el progreso nos traerá mejores condiciones de vida.

    Enhorabuena por el blog, ya tenía ganas de que volviera a la actividad.

    Saludos cordiales.

  29. Pablo dijo,
    El 21 de junio de 2016 @ 15:09

    Estupendo trabajo. Es la primera vez que me animo a escribir desde aquí pero llevo años siguiendo tu trabajo.
    Honestamente la gente que opone al progreso, suele ser gente que le cuesta adaptarse a cambios y que en algunos casos no están dispuestos a hacer el esfuerzo que conlleva un nuevo aprendizaje.
    Tu por un momento imagínate una persona de 80 años tratando de aprender a usar todo tipo de redes sociales y demás avances, la gran mayoría tendría dificultades en adaptarse a estos avances…..
    Lo que es obvio es que los avances en medicina y seguridad nos han mejorado notablemente la vida, no obstante me gustaría que dichos avances los pudiera disfrutar todo el mundo, independientemente del país en el que se viviese (soy una persona que cree en el derecho de que todas las personas tiene derecho a la vida independientemente de sus ideas, religión, sexo y un largo etz)
    Aprovecho la ocasión para mandarte un un saludo desde Vigo.

  30. Óscar Maldonado dijo,
    El 22 de junio de 2016 @ 18:44

    Por fin de vuelta, se agradece la luz. Y sería fantástico que no te pierdas tanto.

  31. Carlos dijo,
    El 23 de junio de 2016 @ 3:13

    Aquí un incombustible que pensaba que quizas no volverías… Y ha llovido ya, desde aquellos hilos tan interesantes por FC. Me alegro de la vuelta y de que a priori todo vaya bien. Un abrazo.

  32. Tisi dijo,
    El 25 de junio de 2016 @ 4:20

    Yuri, entre a ver si aun existía esta página que desde hace tiempo no visito, muy buena noticia que sigas por aquí.
    Este artículo me terminó de enganchar con la negrita : “yo desafío a cualquiera…”, porque me carcome el síndrome de esa edad de oro, que sé que no es nada brillante, como queda bien claro.
    Y siguiendo el hilo en una de tus respuestas casi me salta el corazón: me siento varada en la misma orilla, pero enfrente. Esa cultura, ese volcán, ese palacio en donde los aposentos reales son femeninos, esa figurita con un lindo gatito en la cabeza y dos serpientes (S y Z) en las manos… Disculpa porque casi seguro perderé el hilo pero voy saltar directamente e intentar un comentario:
    Entre los años 400 y 700 en la cultura japonesa surge el hiragana, para cada vocal y para todo el silabario se escogieron ideogramas chinos simplificados. Se puede seguir el rastro etimológico chino de esos ideogramas hasta la época piromantica oracular de inscripción en huesos (sobre el 1800 a.C).
    Por ejemplo, para la vocal A se escogió el ideograma 安: “seguridad, plano, planificar”: una cúpula (parte de arriba) que envuelve o perimetra al ideograma de mujer (女), entendida como la portadora del hilo o cordón umbilical (lineaje). Sería como entender a nuestra A como “lo que envuelve” (diagonales) y el “lineaje” o contenido (el palito horizontal). O “a” (variante fenicia) y “ɑ” (latina) verlas como una mujer embarazada de perfil, o como un cordón o cuerda anudada. En el caso del hiragana, este concepto (A=seguridad, plano, planificar”) se repetiría pero mezclado con los significados de k, t,.., en ka, ta, sa…
    Lo que me hace sentir como descender la torre de babel es que si salto al silabario lineal a o b cretense, entreveo parte del mismo manual de parteras. Y voy a intentar explicarme mas adelante, porque mi respuesta al desafío la quiero exponer ya, y es:
    (lo siento, una pregunta:) ¿es la cretense ejemplo de una cultura en donde para asegurarse el lineaje no era necesario encerrarlas y capar los vigilantes, porque se seguía el lineaje de la madre? ¿fue eso viable? no sería una edad de oro, de acuerdo, pero como referente me gustaría saberlo.

    Bien, ahora que ya me veo como una loca, tranquilamente, voy a intentar explicarme:

    Si parto del concepto “Brillante”, en ideograma chino el sol va a ser una parte importante del “cuadro”. Por ejemplo: Si parto de Shoo (japones) Shao (chino) cuyo logograma actual es 昭 (brillante, luminoso, claro, obvio), etimologicamente estaría formado por los radicales “sol, día” 日 a la izquierda y 召 “evocar, llamar” a la derecha (formado a su vez por una mano (con cuchillo 刀) arriba y una boca (口) abajo). Este logograma completo aparece a partir de la edad de bronce:

    (http://www.chineseetymology.org/CharacterEtymology.aspx?submitButton1=Etymology&characterInput=%E6%98%AD)

    sólo su fonético (eco) 召 “evocar” (sin el sol) aparece en logogramas anteriores (hasta el 1800 aC oraculares):

    (http://www.chineseetymology.org/CharacterEtymology.aspx?submitButton1=Etymology&characterInput=%E5%8F%AC)

    En esta última página (uncle hanzi es quien está haciendo la recopilación y subiéndola a la red) del logograma “evocar” 召, y fijándose en la época oracular, ésta ofrece la significación visual directa: el parto (desde la perspectiva de la partera).
    En JO2138 se ven los radicales más claramente, de parte inferior a superior:
    – parte inferior: “cesto-tiesto con asas” (las montañas con la cueva por donde sale el dío) (las piernas abiertas de quien pare)
    – en la central: la “luna” (la placenta) unida al cordón umbilical
    – unido a la descendencia (de perfil)
    – y dos manos (partera/s) que lo elevan (sacar “s” y cortar-anudar(comprimir) “z” cordón)

    La cosa, y aquí vienen los saltos, es que:

    -abriendo (en la memoria o por la red) la imagen de la estatuilla cretense de pechos alegres, serpientes en las manos y lindo gatito en la cabeza. Esta estatuilla se puede entender a traves de estas logografías: (en la misma página JO2131, por ejemplo) las dos serpientes en cada mano son S (elevar, amanecer, destrógiro, este) y Z (comprimir, anochecer, levógiro, oeste). En su cinturon, el ónfalo solar (O, o punto de referencia), el vestido la cuenca terrestre (en modo campana para girar y sonar): es decir, es una figurita dedicada a evocar el amanecer solar, evocar la descendencia (lineaje) y todo ello coronado por un lindo gatito (ciclo del agua?).

    -“Si”, en silabario cretense lineal b (Paul Faure “Creta”), formado por la vocal i (articular) y consonante S (elevar,aumentar), está representado con el logograma de “montaña con la cueva” o el logograma del “cesto-piernas abiertas”, que también forma la parte inferior del logograma 召 “evocar”: mano en boca (E BOCAR: orificio superior “llamar”, orificio inferior “parto”), que acompaña al posterior ideograma 昭 (con el sol añadido): “evidente”, “claro”, “brillante” (como los chorros de la edad del oro).

    -Sílaba IO con dos vocales i (articular) y o (punto de referencia): Io (vaca,embarazo).
    -Sílaba yo (よ) en hiragana del ideograma 与 chino iu (“además”, “y”, “embarazo”)
    -“Io (vaca) y Júpiter ((iu pater) anteriormente conocido como Zeus (genitivo-posesivo “de quíen?”: D io s (de io es))”, de Caravaggio (ultima ilustración que invoco) con ciclo del agua incluido: el “roce”, que produce rozadura que genera calor que genera vapor que se consdensa en nubes que cae en lluvia, se acumula en el jarron-tierra, de donde fluyen los rios de los cuales bebe la vaca io (corzo o producción humana-animal); y todo ese ciclo entendido como el “motto”, y al que se le une la fuente-squirt femenina por la pierna de ella y unas hormiguitas intentando taponar esa corriente con guijarros… (buena resolución de foto requerida)

    Y creo que ya se me ha pasado el ataque de locura y no se si daré al subir comentario, por lo que me despido de antemano. Gracias por alegrarme la vista al seguir escribiendo en esta página.
    Bueno, lo he repasado y lo dejo así (creía estar tejiendo y parece más una maraña :S )
    ¿bibliografía que relacione evolución del trazo y su significado, algo así como “Sobre el crecimiento y la forma” de D´arcy, pero aplicado a este tema?

  33. Alejandro dijo,
    El 1 de julio de 2016 @ 11:47

    Yuri, muchas gracias por retomar la actividad (que creo muchos esperamos que sea de forma continuada)!

    A ver si nos puedes deleitar, en no mucho tiempo, con algún otro post sobre la unión soviética o sobre el espacio.

    Muchas gracias de nuevo.

  34. Angel dijo,
    El 6 de julio de 2016 @ 14:38

    Enhorabuena por la charla, Yuri.

    El tema que planteas es muy interesante aunque discrepo con bastantes de las cosas que dices en el vídeo.

    Por un lado, estoy muy de acuerdo con la generalización de que en cualquier tiempo pasado las condiciones de vida eran peores que las actuales. Lo que no comparto es, por un lado, que la principal causa de nuestro estado actual de progreso sea la ciencia y, por otro lado, que las dos únicas alternativas futuras de la humanidad sean el progreso ilimitado o la vuelta a las cavernas.

    Respecto al primer punto, creo que el acceso a cantidades ingentes de fuentes energéticas de alta densidad (hidrocarburos) ha sido tan importante y necesario para el progreso de la humanidad como lo ha sido el desarrollo de la ciencia en sí. Sin la una (ciencia) o los otros (recursos energéticos concentrados y abundantes) el progreso de la humanidad no nos habría llevado a donde estamos hoy. El problema de esto es que tanto la ciencia como los recursos energéticos son limitados. Empecemos por los segundos, el consenso científico dice que la energía fósil es limitada y muy probablemente hemos sobrepasado el cenit extractivo de hidrocarburos, que a día de hoy representan en torno al 80% de la energía primaria consumida en el mundo. Por otro lado, no hay substitutos claros: las energías renovables y la nuclear proporcionan energía principalmente en forma de electricidad y también tienen límites (al respecto recomiendo los blogs Do The Math (en inglés) y The Oil Crash (en Español). En cuanto a que la ciencia es limitada, es una afirmación sorprendente, así que tratare de explicarme. La ciencia, como casi todas las actividades humanas, está sometida a la ley de rendimientos decrecientes. Cuando se descubrió el método científico, inversiones modestas de recursos (energía, trabajo, tiempo…) dieron grandes rendimientos en forma de descubrimientos científicos y sus consiguientes aplicaciones tecnológicas. Sin embargo, hoy en día, el avance en la mayor parte de campos científicos y desarrollo tecnológicos es mucho más modesto y requiere de una enorme inversión tecnológica, energética y de tiempo y capital humano. Un ejemplo: el número, en términos absolutos, de científicos en los últimos 30 años ha aumentado exponencialmente y es el más grande en la historia de la humanidad sin embargo eso no se ha traducido en un aumento exponencial de descubrimientos científicos revolucionarios; los avances científicos y tecnológicos mas importantes se produjeron en los siglos XVIII y principios del XIX. Otro ejemplo, los actuales avances en la Física de partículas requieren de la construcción de mastodónticos laboratorios, financiación estatal y cooperación multinacional y del trabajo de miles de científicos y personal técnico. Podría poner ejemplos similares de casi todas las ramas científicas para ilustrar mi punto. El caso es que la combinación del agotamiento de los hidrocarburos y la ley de rendimientos decrecientes ponen un límite al desarrollo tecnológico y progreso humanos. *Y esto sin tener en cuenta los limites ecológicos del planeta*

    El segundo punto en el que estamos en desacuerdo es tu visión lineal de la historia como una línea ascendente desde las cavernas a las estrellas. Dices que existe el mito de una Arcadia feliz situada en un pasado remoto, pero a mí me parece que el verdadero Mito de nuestros días es la Arcadia paradisiaca situada en el futuro y llamada Progreso. Este Mito (que algunos autores consideran religión secular) y el del Hombre-Conquistador de la Naturaleza forman parte fundacional de la narrativa contemporánea. Para mí, relacionar la Ciencia con el Progreso tecnológico y el bienestar, es un error garrafal. Si, como parece que está empezando a pasar, el cénit de los recursos energéticos, los límites a la degradación ambiental y los rendimientos decrecientes en la ciencia, ponen un techo al desarrollo y bienestar humanos, la gente se empezará a volver en contra de los científicos para reclamar el Progreso y el Futuro prometidos… y eso es muy peligroso para nosotros. Si queremos salvar la ciencia y, sobretodo, el método científico, tenemos que desvincularlos de la idea de Progreso. Afortunadamente, una gran parte de los logros tecnológicos, científicos, sanitarios de los últimos siglos se pueden seguir utilizando con modestos inputs energéticos…

    Un saludo.

  35. Ramón Lago dijo,
    El 7 de julio de 2016 @ 1:23

    Hola,

    Vaya, se me ha hecho tarde para los comentarios. Lo lamento. Visito el sitio de vez en cuando pero lo hacía con menos frecuencia últimamente, dado que no había novedades. Hoy he visto que vuelve a haber actividad y me alegro mucho. Hace falta divulgación sobre ciencia y hace falta que sea buena. De las magufadas ya se ocupan otros.

    Hay un comentario más atrás de Víctor que ha quedado parcialmente respondido. Es sobre la teoría, relativamente reciente en el mundo de la antropología, de que en realidad la transición del paleolítico al neolítico se produjo con una pérdida de calidad de vida. Vamos, que la vida tras la llegada de la agricultura era notablemente más difícil, más incómoda y con mayor riesgo para la salud y para la vida. No sólo eso sino que la razón principal para el paso hacia la agricultura fue la presión demográfica, que si no seguiríamos cazando monos con cerbatanas.

    Aunque a esto último han respondido parcialmente Yuri y también Rafa, creo que no está de más aportar un granito de arena. La idea de que la presión demográfica fue la fuerza principal que condujo a la agricultura merece un comentario, y no precisamente a favor. Es como decir que el día que la Tierra se nos quede pequeña nos iremos a las estrellas. ¿Sin naves interestelares? Es lo primero que haría falta, por muchas ganas que tuviéramos de subir. Pues con la agricultura pasó lo mismo. Hacía falta desde hacía millones de años, pero hasta que no estuvo disponible el conocimiento necesario, no fue posible. Así de simple. No hay más que ver cómo ha evolucionado la población a lo largo de la historia para darnos cuenta de que la presión demográfica siempre ha estado ahí. La población no crecía, sencillamente, porque no existían las técnicas necesarias para extraer más alimentos de la tierra y las aguas. Los niños morían en gran cantidad antes de cumplir el año, antes de cumplir los cinco años y antes de hacerse adultos. En buena parte por las enfermedades, eso nadie lo duda, pero sobre todo por desnutrición. Y eso ha ocurrido sistemáticamente desde el origen de los tiempos. Las poblaciones siempre han tenido una capacidad de crecimiento muy superior a su capacidad de extraer recursos crecientes del entorno. La diferencia siempre se ha saldado con una auto-regulación de la población. Es decir: con la muerte de los menos adaptados o con menos suerte, que todo influye en esta vida.

    Históricamente la población ha sido sumamente estable. Visto desde hoy, ha estado siempre en aumento. Eso es una percepción distorsionada por la perspectiva. A todos los efectos, la población durante casi toda la historia del hombre ha sido prácticamente constante. Un incremento de un uno por ciento en un siglo es virtualmente inapreciable. Pues la variación histórica, aunque parezca siempre creciente, ha sido casi siempre inferior a ese uno por ciento por centuria. Con oscilaciones arriba y abajo, además. ¿Y cómo se regulaba con tanta precisión? Por la disponibilidad y carencia de alimentos. Ni más ni menos. Por guerras, por supuesto, enfermedades y epidemias catastróficas. Pero sobre todo por la carencia de alimentos. Por eso era más o menos estable, porque las tierras daban todo lo que podían dar. En tiempos anteriores, antes de la agricultura, ocurría lo mismo. Se extraía de la tierra todo el alimento que era posible, no más. Y eso daba para la población que daba. El resto moría de hambre.

    A título de ejemplo, en el año cero se estima que la población mundial era de unos 200 millones. En 1800, después de un par de milenios de continuos desarrollos, alcanzó los 900 millones. Eso es un incremento del 8.7% por siglo. Apenas un 2% por generación. Los ritmos de crecimiento durante el siglo XX, cuando la medicina y la agricultura han permitido salvar la mayor parte de la descendencia, han alcanzado en determinados países el 100% por generación, incluso más. Ese podríamos considerar que es un ritmo de crecimiento potencial de la población, la “presión demográfica” de referencia. Seguramente es aún mayor, pero esa cifra ya nos vale. Pues la diferencia entre ese 100% por generación y el 2% que ha mostrado en los dos últimos milenios se ha saldado siempre con la muerte de los más débiles o los más desfavorecidos. En tiempos anteriores, antes del año cero, los ritmos de crecimiento fueron mucho menores, prácticamente nulos. Suponiendo una pareja original, unos Adán y Eva (negros, por supuesto) en el año 100.000 BC, el ritmo de crecimiento para llegar a los 200 millones del año cero hubiera sido del 1.8% por siglo. Menos del 0.5% por generación. Compárese con el crecimiento potencial, con los hijos nacidos y no crecidos. Eso ha significado el hambre a lo largo de nuestra historia.

    Sobre el nivel de vida de cazadores-recolectores nómadas y agricultores sedentarios se ha escrito bastante con el argumento de su talla y el estado de salud posible de los individuos a la vista de los restos desenterrados de los yacimientos arqueológicos (los restos duros de Yuri). Digamos que del estado de sus huesos y sus dientes. Aparentemente el estado de salud de los agricultores era peor que el de los cazadores porque los dientes fósiles de estos últimos muestran más enfermedades. En consecuencia se deduce que vivían y se alimentaban peor. Bueno, pues ese argumento, que se ha popularizado así, puede interpretarse justo al revés. También se puede pensar, y con razón, que los dientes perfectos del cazador-recolector que muestra el cráneo en su yacimiento indican unas condiciones de vida sumamente exigentes. No es que viviera mejor, es que necesitaba toda su integridad física para sobrevivir. Incluso un pequeño defecto en la dentición era desventaja suficiente para que la selección se lo llevara por delante antes de llegar a la edad adulta. Eliminado el especímen, eliminados sus genes y sus defectos. La siguiente generación descendería únicamente de aquellos con unos dientes perfectos, entre otras virtudes corporales, que la selección dejó vivir hasta la edad reproductiva.

    El agricultor, en cambio, podía sobrevivir con una dentición más imperfecta porque la constancia en el suministro de alimento, y la disponibilidad de medios para triturarlo con herramientas distintas de las propias mandíbulas, le permitían alimentarse durante largos períodos aunque padeciera algunos defectos físicos. No demasiados, pero sí más que los cazadores. Por eso los agricultores prehistóricos muestran en sus esqueletos más enfermedades que los cazadores. No porque vivieran peor sino precisamente por lo contrario, porque vivían mejor. Su modo de vida se lo permitía. Hoy ocurre igual. Cualquiera que, dentro de cincuenta mil años, desentierre y analice nuestros esqueletos llegará a la conclusión de que vivimos fatal, visto el cúmulo de imperfecciones que nuestros huesos mostrarán.

    Estoy de acuerdo con Yuri en que la interpretación de los restos no debe impregnarse de ideología moderna. Eso no hace más que enturbiar la parte científica. Es imposible sustraerse al entorno de pensamiento, a las “escuelas” de interpretación, pero no hay que dejarse llevar demasiado. Lo que tenemos es lo que tenemos. Lo que imaginamos es cosa nuestra.

  36. Luis dijo,
    El 13 de julio de 2016 @ 1:04

    Saludos Yuri, encantado de leerte nuevamente. Te quiero hacer una pregunta, pregunta que debería ir en el excelente artículo de la Viruela pero ruego me disculpes.

    Se dice que la viruela apareció allá por el 10,000 AC.

    Si la tasa de mortalidad de esta enfermedad es tan alta, como logramos sobrevivir en una época donde apenas éramos unos miles de individuos?

    Jugo a nuestro favor estar desperdigados aquí y allá?

    Un saludo,

  37. JH dijo,
    El 19 de julio de 2016 @ 23:36

    Totalmente de acuerdo con el articulo casi al 100% pero en mi opinión sobra el comentario en tono burlón cuando dice “lo natural mola” “los pajaritos” “las florecitas” “las serpientes venenosas” me parece impropio de alguien con mentalidad científica y analítica. A mí me ha dado la sensación de que transmite el mensaje de que preservar la biodiversidad y la naturaleza carece de importancia.

    Un saludo.

  38. Alejandro Basiero dijo,
    El 21 de julio de 2016 @ 14:14

    Simplemente gracias por volver, por favor, no te vayas. Ahh y queremos una nueva edición del libro, no veo mejor forma de colaborar con tu labor.

  39. lunético dijo,
    El 21 de julio de 2016 @ 20:54

    Mil millones de gracias por compartir tanto conocimiento y de una forma tan amena y distendida. Son las personas como tú las que haceis esta vida, tan dura en ocasiones, mas llevadera. Descubrí tu blog en Público y poco después leí tu “Historia del fin del mundo”.

    Creo que fué el compositor Bernard Hermman el que dijo una frase que te viene al pelo “Haz mas grande tu mundo para hacer el mundo más grande”

    Mil gracias por las horas de lectura tan interesante.

  40. Jordi dijo,
    El 3 de septiembre de 2016 @ 17:29

    1. Parece que la ley del progreso establece la ley del “hoy mejor que ayer, mañana mejor que hoy”.

    2. También es evidente la ley general de la existencia de un pasado primigenio idílico, narrado por las mitologías de muchas culturas y civilizaciones. Dato a no despreciar.

    3. En mi opinión, la realidad se descompone en causas naturales, paranormales, preternaturales y sobrenaturales. El progreso se sitúa en lo natural. Lo paranormal sí existe, hay historias que lo apuntan, incluso de relaciones entre perros y amos, pero es impugado por la ciencia, y observo que es por la propia naturaleza del fenómeno: no admite experimentación, sobrepasa la física, química y matemática, no es simulable virtualmente. Lo preternatural y sobrenatural pertenece al ámbito de lo revelable por Dios, y son fuerzas pertenecientes a las naturalezas anímicas, angélicas, demoníacas y divinas.

    4. La tesis filosófica de lo incognoscible absoluto y relativo debe compaginarse con el principio de familiariedad. Sólo vale la ciencia que nos es familiar, pero hay que estar abierto al hecho de que hay fenómenos incognoscibles absolutos (no se pueden conocer por la vía científica de la experimentación por laboratorio y con fórmulas físicas, químicas y matemáticas) e incognoscibles relativos, es decir, que la ciencia de un futuro más o menos cercano provocará un cambio revolucionario del paradigma cientifico actual, que como dijo Kuhn, es un fenómeno normal en la historia de la ciencia.

    5. Considero, desde un punto de vista científico, que es muy pobre la visión darwinista de la evolución. Desde la vertiente científica, la selección natural propugnada desde 1859 acumula un conjunto de anomalías que la deberían de invalidar. Ya no es científica la visión simplista, propia de la ciencia del paradigma científico propio de 1859, de que los seres vivos son un conjunto de átomos y moléculas unidas al azar matemático y seleccionadas por el medio como las más aptas, como si todo fuera una fábrica que al loco azar va lanzando mercancías a un mercado que actúa inteligentemente comprando sólo lo mejor.

    Deben de existir muchísimas más teorías científicas, aún desconocidas y de gran complejidad, que con absoluta seguridad, en un futuro van a ser descubiertas.

    Hay una serie de evidencias de las anomalías que acumula el neodarwinismo:

    a) no es lógico que sólo unos miles de genes (que algunos pueden ser además basura), puedan diseñar al azar matemático a billones de células, y que cada una de ellas contiene en sí a cientos de miles de millones de átomos y moléculas. Todo ello entrelazado y armonizado en órganos y tejidos: el corazón como órgano complejo móvil, el cerebro como órgano interconectado complejo, la célula como lo complejo más pequeño del universo…

    b) no es lógico que sólo unos miles de genes, que en el fondo són sólo átomos y moléculas, contengan todo un gran programa invisible de ordenación de procesos complejos, de diseño biológico de cientos de estructuras orgánicas, así como de contención de miles de programas con las diferentes fórmulas matemáticas, físicas y químicas…

    • cesar dijo,
      El 15 de septiembre de 2016 @ 18:12

      Sos sociólogo o alguna cosas de esas?

    • AVix dijo,
      El 30 de octubre de 2016 @ 4:29

      Vamos, en definitiva y por abreviar: que vienes a hacer apología del diseño inteligente. ¿No?

  41. Pulpop dijo,
    El 20 de octubre de 2016 @ 7:10

    Muy ameno el articulo, poniendo realidad a las cosas
    Saludos

  42. formoso dijo,
    El 29 de octubre de 2016 @ 14:44

    No estoy de acuerdo de que vayamos a mejor. Hay mas desigualdad y mas abismo entre la minoria rica y la mayoria de la poblacion. La gente hoy en dia es mas inutil y dependiente de las multinacionales. En el pasado la dependencia del dinero era menor. Si se iba al carajo el sistema financiero la gente humilde vivia con sus recursos puesto que todo lo producia el campo y trabajaban para ellos. Las sociedades se ayudaban entre ellas y no trabajabas para hacer mas rico al que tenias arriba. Hoy en dia hay mas impuestos y leyes que en el pasado. El pasado era mejor porque habia menos borregos y menos arrogantes que se creen que todo lo saben

    • AVix dijo,
      El 30 de octubre de 2016 @ 4:27

      ¡Hola! Contesto yo para dar un poco de debate al asunto. Por partes:

      > Hay mas desigualdad y mas abismo entre la minoria rica y la mayoria de la poblacion.
      Siempre ha habido una brecha económica gigante, dada por los estratos sociales. Llámala “Patricios vs Plebeyos”, “Cortesanos vs campesinos” o “CEO vs becario”. Siempre ha estado ahí. Es mas, antiguamente era mas acentuada todavía (la diferencia de riqueza entre los distintos estratos era mas acentuada y menos escalonada que hoy día. Básicamente, porque había menos estratos sociales. La “clase media” es una modernez, que diría Yuri.)

      > En el pasado la dependencia del dinero era menor. Si se iba al carajo el sistema financiero la gente humilde vivia con sus recursos
      Salvo cuando aparecía el publicano de turno o el recaudador del faraón y se te llevaba toda la producción de grano tras darte una paliza en una mala racha.

      «Ahora es el escriba de los campos el que está junto a las tierras. Vigila la cosecha. Sus servido­res están tras él con garrotes; nubios con mazas. Uno le dice: “¡Danos el grano!”; “¡No tengo grano!”. Lo golpean salva­jemente. Atado, es lanzado a la acequia, con la cabeza sumergida. Su mujer es atada frente a él. Sus hijos tienen grilletes. Sus vecinos lo abandonan y huyen. Cuando todo acaba no hay grano» (La Sátira de los Oficios)

      > Las sociedades se ayudaban entre ellas y no trabajabas para hacer mas rico al que tenias arriba
      ¿Estás seguro? Sátrapas ha habido desde que el mundo es mundo. Desde el cacique que atacaba a otro poblado para hacerse con sus recursos y sus mujeres hasta el demagogo romano que tocase pasando por el… bueno, el recaudador del reino. Las guerras santas no se pagaban solas.

      > Hoy en dia hay mas impuestos y leyes que en el pasado. El pasado era mejor porque habia menos borregos y menos arrogantes que se creen que todo lo saben
      En el pasado gobernaron demagogos y vendehumos, que manipulaban a la gente (que eran analfabetos en su inmensísima mayoría) a su antojo por medio de supercherías o, directamente, del miedo al garrotazo y tentetieso.

      ¡Un saludo!

  43. formoso dijo,
    El 29 de octubre de 2016 @ 16:07

    ahora todo el mundo se muere de cancer gracias a que vivimos mejor, antes no ocurria eso. La gente se enfermaba menos y visitaba menos al doctor. Es cierto que la medicina ha mejorado pero parcialmente porque ahora se trata a la enfermedad mas que al paciente pero al mismo tiempo se le envenena a la gente con las farmaceuticas se las hace dependientes de tomar pastillas, las multinacionales tienen la solucion a tu problema y . Vete a las grandes ciudades el aire viciado. Recorre el mundo la gente es mas insolidaria que en el pasado. Antes se vivia peor jaja. increible.

    • A. Paniagua dijo,
      El 31 de octubre de 2016 @ 14:52

      Hablar por hablar, antes la gente enfermaba mas, y moria infinitamente mas, solo que era “de repente”, “de ah, pues no se, le dió un vahído”, o “por que diosito así lo ha querido”. Hoy, sabemos que uno de los nombres del responsable de esas muertes fué y es cancer. O SIDA. O el que tu elijas. Hoy tienen nombre, estan documentados y son un frente abierto. Ayer eran silenciosos, desconocidos y la única felicidad venia de ignorar completamente la sombra que se cernia sobre el organismo. Hoy en dia muere menos gente de cancer, no más. La diferencia es que lo que llega a tus oidos se ha multiplicado por quinientos, y antiguamente no te llegaba nada, luego te estás engañando.

      Y si, visitabamos menos al doctor por que ya estabamos muertos cuando éste llegaba, por supuesto.

      • neo dijo,
        El 1 de noviembre de 2016 @ 13:22

        Eso no es del todo cierto. Para empezar, es falso que el SIDA matara antaño igual que lo hace ahora, porque el SIDA como enfermedad surge en el siglo XX. También es falso que hoy en día muera menos gente de cáncer, en EEUU muere a día de hoy el triple de gente por esta enfermedad que la que moría en el año 1900, y estoy hablando siempre en términos relativos (muertes por cada cien mil habitantes), para evitar el argumento ese de que la población también ha aumentado. El cáncer se ha convertido en la gran plaga que se nos resiste y cada vez va a más, pero las otras enfermedades se han combatido muy bien y como consecuencia a día de hoy hay muchos menos muertes por enfermedad en el mundo, pese a que la parcela que corresponde al cáncer se ha ampliado.

        Esto viene documentado en los enlaces del comentario que publiqué más arriba, que no sé por qué me sale que está esperando la aprobación todavía pese a ser anterior al tuyo… ¿Puede ser un fallo de la web, o de Yuri?

      • formoso dijo,
        El 3 de diciembre de 2016 @ 1:37

        Hoy en dia hay mas arrogancia e ignorancia que en el pasado. Las sociedades entendian mas a la naturaleza hoy en dia no ocurre el hombre confia solo en la ciencia para todo. Pero eso no es vivir. Es normal que quieran manipular la evidencia cuando no se razona se cree lo que dicen todos…

      • formoso dijo,
        El 3 de diciembre de 2016 @ 1:54

        con que facilidad despachan verdades con repuestas de salon. Si antes se vivia peor es porque ahora hay mas libertad desde que el estado nos protege con la creacion del registro civil y el espionaje y el big data, los chips del NIF y demas parafernalia, el gran hermano nos dara la vida. Como no menuda libertad se tiene hoy en dia. Y que mal se vivia donde la gente no pensaba por si sola ahora ya piensa la tv y los mass media por nosotros que fabrican mierda diaria. Ahora la gente es mas sana el cancer se gesta en muy raras ocasiones ….

    • neo dijo,
      El 1 de noviembre de 2016 @ 13:23

      Vuelvo a publicar este comentario porque parece que, al añadirle enlaces, no se publica. He cortado los links para que esta vez sí se publique bien.

      Iba a decir que me hace gracia eso de que todo el mundo se muere de cáncer, aunque ciertamente no es un tema gracioso. A día de hoy la población mundial está en torno a 7000 millones de personas, y el cáncer mata a 8,2 millones cada año. Si dividimos las muertes por cáncer entre la población, obtenemos una tasa de 0,117% (por medirlo de alguna manera). Ahora vamos a comparar esto con la viruela, una enfermedad que gracias a la investigación y a los avances en sanidad (sobre todo a las vacunas) ha sido erradicada. Ya no existe. Pero, según un artículo de Yuri al respecto, “A finales del siglo XVIII, sólo en Europa, perecían unas 400.000 personas al año”. En esa época la población europea estaba en torno a los 200 millones de habitantes, incluyendo a Rusia en Europa (cosa que no sé si hizo Yuri con sus datos de mortalidad por viruela, así que la tasa podría ser superior). Eso nos da una tasa de 0,2% aproximadamente. Es decir, que la viruela mataba entonces el doble de lo que el cáncer mata ahora.

      Y eso sólo con la viruela, porque había muchas más enfermedades y por supuesto causaban muchas más muertes. Eso de que la gente enfermaba menos no sé de dónde lo habrás sacado, pero es mentira. Echa un ojo:

      microsiervos.com/archivo/ciencia/cambio-causas-muerte.html
      nejm.org/doi/full/10.1056/NEJMp1113569

      Los datos son de EEUU. El cáncer mata a día de hoy al triple de gente que en 1900, y a pesar de todo muere muchísima menos gente por enfermedades, debido a que todas las demás se han conseguido combatir muy bien. Y fíjate que en ese gráfico ya no aparece la viruela, porque en 1900 en los países desarrollados ya estaba en vías de desaparición, gracias a las vacunas.

      Creo que deberías informarte un poco mejor, se nota que lo necesitas.

  44. Pep dijo,
    El 13 de noviembre de 2016 @ 17:19

    Tremenda la charla, Yuri. Rendido a sus pies.

    Saludos

  45. Yo dijo,
    El 18 de noviembre de 2016 @ 13:10

    Ya se te echaba de menos, cabroncete

Escribe un comentario

 

17 Trackbacks \ Pings »

  1. junio 10, 2016 @ 14:47

    […] TEDx Malagueta: El pasado sigue siendo una mierda […]

  2. septiembre 6, 2016 @ 0:55

    https://donjbailey.com/wiki/index.php/User:TanishaQxi

    La pizarra de Yuri » Blog Archive » TEDxMalagueta: El pasado sigue siendo una mierda

  3. septiembre 8, 2016 @ 19:46

    lead paint fines

    La pizarra de Yuri » Blog Archive » TEDxMalagueta: El pasado sigue siendo una mierda

  4. diciembre 4, 2016 @ 10:22

    […] y por el iPhone, cabría decir. Del otro bando, nostálgicos de casi cualquier tiempo pasado -que por cierto, nunca fue mejor– arremeten contra quien osa decir que la derecha como tal está muerta y enterrada. Además, […]